“거짓말” kojitmal – Mentira. Capítulo 5

By @Jeannelok y Nuna

Capítulo 5

Keun Suk odiaba las reuniones de celebración, y normalmente su apretada agenda hacía que pudiera evitarlas. Eso de desgañitarse cantando, o incluso de beber hasta caer inconsciente, a parte de que para él era imposible, no le divertía para nada, y si alguna vez lo había hecho, sólo fue para cumplir expediente.

Pero aquella noche era distinta.

Habían terminado de rodar una secuencia bastante difícil en la que debía correr hasta caer tras el autobús en el que se alejaba la protagonista, y aunque alguien como él podía resistir mucho más que otra persona, su cáscara mortal también sudaba y se cansaba… todo tenía un límite.

Tras repetir mil veces las tomas desde distintos ángulos, la escena quedó lista para editarla, y mucho antes de lo que el director esperaba, así que, éste decidió que irían todos juntos al karaoke a celebrarlo. Estaba algo cansado, pero no se negó… Sun Rae también iría.

Mientras le desmaquillaban, ella entró con una muda de ropa. Keun Suk la miró de soslayo. ¿Por qué tenía aquella actitud tan contradictoria? Escasas horas antes se le había insinuado descaradamente, ¿por qué ahora no veía ni rastro de su anterior invitación? Poco más tarde lo averiguaría.

No mucho después, entraron al norebang, y Keun Suk dejó que algunas chicas del equipo se le sentaran a ambos lados. Sonrió satisfecho al mirarlas, y luego dirigió sus ojos al otro extremo de la mesa, donde Sun Rae se encontraba. Había esperado encontrar algo parecido a los celos en su expresión, pero sólo vio incomodidad. Definitivamente, le tenía desconcertado. ¿Qué le pasaba a esa chica?

Bebió con los demás, aunque fue totalmente incapaz de cantar, no tenía ganas, y alegó que su garganta no estaba en buenas condiciones y que debía cuidarla. Pero el caso es que no estaba de humor para cantar nada. Sun Rae no daba las señales que él quería encontrar en ella, y se estaba empezando a impacientar. Si la chica quería jugar, iban a jugar fuerte. Los dos.

Cuando vio que Sun Rae se escapaba discretamente de la habitación, dejó pasar algunos minutos y salió tras ella. Tenía miedo de que hubiera abandonado el local, pero siguió su perfume hasta los servicios. Pensó con hastío que el pequeño y estrecho pasillo que daba acceso a ellos era una ratonera, pero cuando la vio salir, mirarle, y casi retroceder, se alegró de que se hubieran encontrado en ese sitio. Sun Rae tendría que pasar junto a él, y se acababa de convertir en el ratón que un felino como él estaba deseando cazar.

Te equivocas, hermano, no lo hagas… ¡escúchame!

Alejó aquella voz de su cabeza. Esta vez no le iban a aguar la fiesta.

***

Sun Rae no había podido aguantar los estridentes gritos de sus compañeros mientras cantaban. Era de las pocas, si no la única, que no estaba borracha, y el largo día de trabajo le había levantado un molesto dolor de cabeza. Se fue a los servicios para descansar un rato de todo aquello, y estuvo un rato masajeándose las sienes para tratar de aplacar el dolor.

La actitud de Keun Suk no ayudaba para aliviar la situación. En las últimas horas le había notado una osadía más acentuada que de costumbre. La miraba de forma distinta, como si supiera algo que ella no sabía… como si tuviera la completa seguridad de que sus avances pudieran dar algún tipo de resultado. Debía escapar de él, o buscar una manera de contenerle, puesto que se sentía como una presa sobre la que él pudiera saltar en cualquier momento.

Y para comenzar, tenía que salir de allí. Volvería a entrar en el reservado VIP, se despediría de sus compañeros y se alejaría de todos ellos en el primer taxi que consiguiera.

Decidida, cogió su bolso y salió del cuarto de baño. Y entonces se encontró cara a cara con él. Al ver su mirada ávida, y comprender que estaban solos, se asustó, y estuvo a punto de volver al lavavo y encerrarse allí hasta que él desapareciera… pero no podía hacer eso. No podía dar ni un síntoma de debilidad en su presencia, pues algo le decía que aquello no era más que una lucha de voluntades. Keun Suk tenía que comprender más pronto que tarde que con ella no iba a conseguir lo que pretendía.

Pero en cuanto avanzó dos pasos y se dio cuenta de lo estrecho que era el pasillo, se arrepintió de su decisión, aunque no pudo volver atrás.

Él se puso de lado, pues era la única manera de que ambos cupieran. Sun Rae también lo hizo, y de golpe se vio cara a cara con él, muy cerca, casi rozándose. Pasó muy despacio, tratando de evitar cualquier mínimo contacto, y pegando todo su cuerpo contra la pared, mientras trataba de evitar aquella mirada que la traspasaba como si pudiera leer sus pensamientos.

Estaba a punto de librarse de su cercanía, cuando él posó una mano sobre la pared, cerrándole el paso.

– Es bonito encontrarse así, ¿verdad?

– Déjame pasar… – dijo, y su voz sonó más como un ruego, que con el tono imperativo que en realidad quería darle.

Pero él no quitó la mano. Por el contrario, levantó también la otra y la encerró completamente entre amos brazos. Se inclinó sobre ella, haciendo que Sun Rae girara la cabeza a un lado. ¿Iba a besarla?

No lo supo con seguridad, pero al notar su cálido aliento sobre la oreja, se sintió sacudida por un escalofrío.

– Quizás quieras terminar ahora lo que empezaste antes – susurró.

Sun Rae comenzó a sentirse verdaderamente asustada. No era que estuviese jugando con ella, sino que aquel tipo estaba realmente loco. ¿Qué se suponía que había empezado? ¿Es que en realidad estaba mal de la cabeza? ¡Si no había hecho otra cosa más que evitarlo todo el tiempo! Definitivamente, ese hombre era un loco peligroso.

– ¿Qué… qué dices? ¿Empezar qué?

– Podemos buscar un sitio tranquilo…

Su voz le resultó irritantemente serpentina. Hablaba totalmente en serio, y ella debía escapar de allí. Todo era demasiado irreal y confuso.

– ¿Quién… quién crees que soy? ¿Qué estás haciendo?

– Vamos, no disimules, lo sabes perfectamente.

De repente se sintió furiosa. Él la estaba tratando como a una mujerzuela de las que solían ponérsele en bandeja. Y aquella seguridad que demostraba la hacía enfadar. Se olvidó del miedo, se olvidó de cómo le afectaba su cercanía, y se enfrentó directamente a él.

– Déjame pasar – le ordenó, esta vez acertando con el tono.

Keun Suk arrugó el ceño, sorprendido. La miró unos segundos más antes de convencerse de que ella iba en serio. Sun Rae había luchado por imprimir a su mirada la firmeza de la que carecían sus piernas, que amenazaban con doblarse y traicionarla.

Finalmente, él bajó los brazos, y pudo librarse de su cercanía.

Corrió más que andó por el pasillo, en dirección a la salida, y se apresuró a buscar algún sitio donde pudiera encontrar un taxi. Erró el camino y en lugar de dirigirse a una avenida transitada, se encontró adentrándose en un callejón oscuro. Iba a volver sobre sus pasos, cuando le vio parado en la esquina. La había seguido hasta allí. Sun Rae se dio la vuelta, pensando que prefería enfrentarse al callejón antes que a él.

– ¡Eh! – la llamó.

Sun Rae corrió. Ya no le importaba que fuera su jefe, ni el hecho de que se enfadara y la despidiera… él estaba loco y parecía haberla tomado como objeto de su locura, y sólo quería correr, alejarse de él y de ese miedo irracional que había sentido hacía unos momentos.

Corrió y corrió hasta que unas manos la aferraron por el brazo y detuvieron su carrera.

– ¡Eh! ¿Qué diablos te pasa? – le dijo cuando le dio la vuelta para quedar frente a frente.

– ¡Déjame! ¡Déjame! – gritó, tratando de librarse de él sin conseguirlo.

Tenía los ojos fuertemente cerrados, y sólo podía forcejear. Estaba histérica, quería que él se marchara, dejar de ver sus ojos penetrantes y su sonrisa de suficiencia. Aquello era poco menos que acoso, y no se sentía capaz de soportarlo más tiempo…

Pero él no la soltaba.

– ¿Qué te pasa? – volvió a gritar el hombre.

Sun Rae siguió forcejeando y gritando, casi suplicando que la dejara marchar. Sin poder evitarlo, las lágrimas comenzaron a caer por sus mejillas.

– Por favor… por favor, déjame marchar…

¿Se podía razonar con un loco?

– Sun Rae… – su voz ahora era más suave -. ¿Estás llorando? Estás asustada… realmente asustada. ¿Me tienes miedo?

Asintió.

De repente, notó cómo los brazos de él la rodeaban…

– Tranquila… tranquila. Lo siento, sólo estaba jugando. No te haré nada… no podría, lo sabes, ¿verdad? Sun Rae… lo sabes, ¿verdad?

No pudo contestar. En realidad no lo sabía, pero algo en su actitud hizo que quisiera creerle…

Keun Suk la soltó, apoyó ambas manos en sus hombros y volvió a hablarle.

– Vamos a buscar un taxi, ¿de acuerdo? Te meterás en él, te irás a casa y te olvidarás de lo que ha pasado hace un momento. Lo siento mucho Sun Rae… lo siento de verdad, no prentendía…

– Sí que pretendías. ¡No me escuchaste! Claro que pretendías.

No terminó su frase, sino que la agarró de la mano y la condujo por las calles hasta que consiguió un taxi para ella.

– Descansa – le dijo, una vez que se introdujo en el vehículo.

Cuando el taxi desapareció de su vista, Keun Suk emitió un grito de rabia. Había sido un loco al creer que la chica se le había insinuado. Debió hacer caso de su intuición, debió comprender que no podía ser ella. Sun Rae jamás se habría comportado así… pero le había resultado tan delicioso creerlo, que se dejó arrastrar por ello. Ahora su mente estaba clara y todo cobraba sentido. Sabía quién había sido la persona responsable de aquello. Y cuando la encontrara, ni el mismísimo Zeus la libraría de su ira.

No le fue difícil localizarla, seguramente sus gritos mentales habían atraído su atención, llevándola hasta donde él quería reunirla. Encima de uno de los edificios más altos de Seúl se encontraban ambos. Keun Suk sintió deseos irrefrenables de arrebatarle la vida cuando la vio luciendo aquel aspecto. Se dirigió hacia ella, alargando el brazo y cogiéndola del cuello en cuanto la tuvo lo suficientemente cerca. Eris, la diosa de la Discordia, sonrió divertida al verle tan alterado, esperando que le apretase y partiese el cuello…si era capaz.

-Odio este aspecto, ¿cómo puedes tener la osadía de engañarme, y seguir usando su aspecto para verme?-gruñó al final él, soltándola despacio pero sin dejar de encararla. Podían sentir el uno el aliento del otro.

-Pensé que si venía como Sun Rae te gustaría más.

-Maldita desgraciada, voy a…

-Tsk, tsk, eres un mal hablado Ares-mientras tomaba la forma de mujer sensual que solía llevar y dejaba atrás la de la joven, dulce y difícil Sun Rae-, ¿quién te ha enseñado esos modales?

-No juegues conmigo, te mataré, sabes que lo haré.

-Si lo intentas, te ganarás la ira de Zeus. Ya estamos desterrados, si encima…

-¿Te crees que me importa su ira?-se echó a reír el joven, agarrándola de nuevo pero esta vez de los hombros, dejándola prácticamente suspendida en las alturas del edificio. La sonrisa de ella no se borró ni un ápice, pero sus ojos se volvieron ligeramente más sombríos. El actor apretó más hacia atrás, hasta que quedaron en una todavía más peligrosa y dolorosa postura. Un solo movimiento y ambos caerían al vacío sin poder evitarlo.

-Obviamente que te importa.-tanteó la chica, con un ligero temblor en su voz.

¡Detente!-ni siquiera la voz en su cabeza iba a hacerle reaccionar. Más que nunca, aquella vez hizo caso omiso a su hermana dándole órdenes y consejos.

-Pues te confundes, no creas conocerme tan bien. Esta vez lo dejaré pasar, pero escucha bien mis palabras: no te descuartizo ahora mismo, porque estoy tan cabreado que lo haría demasiado rápido y no sería capaz de disfrutar. Pero la próxima vez que me hagas enfadar, aunque sea un poco, te aseguro que borraré la estúpida sonrisa de tu rostro. Te lo dije, no tengo tiempo para perder contigo, y no volveré a malgastarlo con palabras.

Se apartó, soltando a su compañera y dejándola recuperar un aliento que parecía haber perdido mientras esperaba que él se decidiera a matarla o no. Le dio la espalda y comenzó a alejarse de ella, deteniéndose cuando escuchó lo que aquella mentecata todavía tenía que decir:

-¿Estás enfadado porque te engañé, o porque a través de mí era la manera más cercana que tenías de…?

-Ni se te ocurra decirlo.

Su voz sonó fría, helada y dura como un rayo partiendo la tierra.

Llegó a su casa empapado por la lluvia que había comenzado a caer nada más abandonó el edificio. Podría haber llegado mucho más rápido y seco hasta allí, no obstante prefirió refrescarse las ideas con el agua que caía del cielo. Poseidón quizá había visto su necesidad y había querido ayudarle…

-Ja.-se rió de sí mismo y su estupidez, sirviéndose una copa de vino y tumbándose en el sofá. Cerró los ojos mientras bebía, deleitándose. En su camino hasta allí había tenido ganas de destrozar y descuartizar todo lo que se ponía a su paso, sin embargo por mantener una imagen tuvo que resistirse. Al menos nadie se le había acercado para pedirle un autógrafo: quizá su aura asesina había sido suficiente para prevenirles de que un paso en falso sería su perdición. Mirarle siquiera, era un billete directo a estar en primera línea de fuego.

¿Pero por qué se había alterado tanto? Eris tenía aquella costumbre de meterse con él, tomarle el pelo…incluso se había hecho pasar por un famoso actor, diciendo que el muchacho tenía tendencia a llegar tarde a las grabaciones y obligándole a rebajarse y pedir disculpas, algo que sabía que odiaba hacer. Simplemente disfrutaba viéndole reaccionar ante aquellas cosas, no obstante él se lo permitía porque en realidad los juegos de aquella estúpida a él poco le importaban. Tenía cosas más importantes en las que pensar, en vez de entretenerse con niñerías.

Entonces, ¿por qué estaba tan furioso? Si no era por Eris, tenía que ser por alguna otra razón, ¿el rechazo de Sun Rae después del calentón, cuando todavía no sabía que ella no tenía la culpa?

No, maldita sea, no era nada de eso…estaba todo más relacionado con él que con ellas. El único culpable de su ansiedad era él mismo…apretó la copa en su mano hasta que estalló en miles de pedazos esparcidos por todos lados. Observó la sangre resbalando por la palma de su mano, las gotas cayendo sobre el suelo despacio, una a una, y la lamió despacio.

No podía ser, ¿se estaba odiando a sí mismo?

Sí, por asustarla. Porque la imagen de Sun Rae atemorizada por su culpa le había enloquecido más que ninguna otra. El terror que tanto le hacía disfrutar cuando brillaba en los ojos de los demás, al verlo en ella había sido como si le clavasen mil puñales a la vez.
¿Pero por qué? No tenía sentido, no había razón para que…

-No puede ser…-con el puño herido golpeó el sofá donde estaba sentado, maldiciéndose y agarrándose la cabeza, prácticamente estirándose del pelo al percatarse de algo que sabía que iba a martillearle durante mucho, mucho tiempo.

El sueño que había tenido sobre su primer y único amor no era porque ellas tuvieran ningún tipo de parecido, ni porque Sun Rae pudiera ser algún tipo de reencarnación de ella. No era por eso…

-Te has dado cuenta…

-Deja de meterte en mi cabeza, ¡déjame en paz!

Dilo, hermano, dilo…

-¡¡Ambos sabemos que es imposible!!

-Será un desastre, y tu destrucción. Pero te lo has buscado, y ahora es a ti a quien le toca encontrar la salida a todo esto…

La razón por la cual había tenido aquel sueño sobre Briseida, el por qué de aquellas ganas de poseerla, el sentido a su enfado tan terrible y lacerante…

¿Se había enamorado de Sun Rae?

Listado de capítulos.

19 respuestas a “거짓말” kojitmal – Mentira. Capítulo 5

  1. tenmachan dijo:

    AÑSDKFAJSDKFAÑSLDKFASDF JOOOOOER nenasssssssssss!!! Qué intensidad, qué pasadaaaaaaaaaaa!!!! Mordiéndome hasta la tercera falange del dedo me teneis!!!!

    Este capi ha sido el mejor de todos, si es que eso es posible!!! Además creo que cada vez tengo más metida en la cabeza la imagen de Keun Suk con ese formidable dios de la guerra y cuando habla, oigo hasta su voz pronunciando las palabras que le poneis en la bocaaaaa!!! La escena en la que ella escapa de él y él la detiene… PURA DELICIA!!!

    Ainsssssssssssss y ahora la tortura de esperar otra semana más por el capi!!! Intentaré tener paciencia!!!

    PD: Genial el toque de Lee Soon Jae… Me he partido la caja pero bien!!!

    • Tamaragua dijo:

      Lee Soon Jae?? Eins?? oO Eso no lo he pescao….

      • Nuna dijo:

        Es un actor veterano, que habló sobre los profesionales más jóvenes, y explicó que algunos no eran todo lo serios que deberían.
        En concreto, a Jang Keun Suk le acusó de llegar a los rodajes cuando le daba la gana y de hacerles esperar.
        Yo desde luego lo que diga Lee Soon Jae casi que va a misa, puesto que es uno de mis abueletes preferidos, pero Inma quiso resarcir un poquito a Sukkie de aquellas declaraciones.
        Si te vas al vídeo que colgué en la entrada de los premios a películas, verás cómo cuando aparece Sukkie, enfocan a Lee Soon Jae con toda la mala intención. Estos coreanos…
        Te dejo una foto del abuelo, que para mí es un ser entrañable:
        http://t0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQAlmKacnkkjuAoUkbEdg0Q8Iv6K10jKbu4mvynYWQslk0yi2LuzRCOBkfJ

        • Tamaragua dijo:

          Gracias Nuna!!
          Por el nombre no, pero ahora, viendo la foto ya sé quién es. Le he visto en algunos dramas, es aquel abuelete q salía en la misma serie q el abogado-no-muerto! ^^

          • Nuna dijo:

            EEEEEFECTIVAMENTE. Un gran veterano. Pues eso, entre otras cosas, hablando de cómo eran los jóvenes, tocó el tema de Keun Suk. Así que, a Inma se le ocurrió que podía adaptarlo en el fic. Una genialidad de las suyas.

  2. Alusiana dijo:

    Emoción, intriga y muchas ansias esperando al próximo!!!!
    Gracias, me gustan mucho!!!

  3. Tamaragua dijo:

    Sublimeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, joer!!!
    Llevo tal enganche a este fic q no me lo creo ni yo!!!! Me estáis creando un vicio q no os podéis ni imaginar. Táis hechas unas cracks ambas 2!! ^^
    Chicas, yo no sé como va a acabar este fic, pero si se vendiera en las librerías yo me lo compraba!!! Joer q viciooooo, q va en serio, q ahora mismo sois mi droga favorita!! XDDD
    Kiero máaaaaaaaaaaaas!!!! Pero no me keda de otra q esperar…… T____T
    *subiédose x las paredes esperando a q nuevamente sea miércoles para leer el cap 6*

  4. Agra dijo:

    ¡¡¡Qué rabiaaaaa!!! ¿Por el fic? Noooooooo, porque no han dejado de interrumpirme durante su lecturaaaaa.
    Ei, nenas, de verdad, Gracias Jeannelok, Gracias Nuna. Enganchadísima.

  5. thaniayamato dijo:

    en realidad deseo k no deje de escribir esta historia me fascina cada poarte tiene tanta intensidad k pareciera k la estoy viviendo mee ncanto tooodo cuando la siguio y la detuvo y cuando le dijo k no se asustara me encanto me lo imagine tan detalladamente k si supiera dibujar bien lo haria y mostraria esa imagen
    en realidad estoy enamoradade este foc creeme k esperar otra semana sera mi martirio pero ni k hacer graxias por escribir tan genial

  6. Pamela dijo:

    Gracias chicas!!, es un martirio tener que esperar hasta el miercoles, pero bien lo vale, esta de lujo …. IDOLAS !!

  7. OMG!!! Que buen capitulo!! Chicas en serio son sensacionales!! A este paso me dará un ataque porque entre lo buena que esta la historia y la espera al siguiente miércoles moriré por las ansias XD. Una vez más felicidades, y muchas gracias por todo su trabajo y esfuerzo ^o^

  8. Jey dijo:

    Vaya manera de hacerlo enfadar y ahora tenemos a Ares enamorado!! Esperando el próximo Miércoles.

  9. La PeTii dijo:

    jaskdjknsdjskdjksjakjdka… ahora si me presento xD como va chicas? hace tiempo conosco su pagina y ME ENCANTA.. pero nunca pude comentar y he aqui, no aguante mas xD jejej me encanto ese post sobre su “terminologia” jejeje me ayudo muchisimo a entender sus expresiones (ya use una al princio y me ha sido muuuuuy util xD ) espero sigan con este fanfic q me tiene completamente embobada.. SALUDOS DESDE ARGENTINA! Nuna y Jeannelok escriben de las mil maravillas! estare muy pronto comentando de nuevo jejejeje.. 🙂

  10. ARI8 dijo:

    Simplemente genial, intensidad al máximo. Es que te dan ganas de gritar de la emoción que pasas con estos dos, porque a él te dan ganas de atizarle y a ella, es que te dan ganas de protegerla, porque anda que no se lo está haciendo pasar mal.
    Ays, si es que el tío es un ceporro, no se da cuenta de lo evidente y se guía por las apariencias y luego pasa lo que pasa. Me gustó ese punto tierno que tuvo con ella en el callejón, pero vamos, que visto lo visto no le durará nada ¬¬.

    Chicas, sois geniales escribiendo. Seguid así ^^

  11. Summer dijo:

    Que puedo decir , buff … que me tenéis enganchadisima
    la intensidad de las emociones de los personajes es impresionante , es como formar parte del fic
    Espero poder aguantar mis ganas locas de leer hasta el proximo miércoles!

  12. Yuna dijo:

    Muy intenso y emocionante, como siempre. Me habéis hecho pasar un buen rato. Nada como unas rencillas de los todopoderosos dioses griegos con Ares de protagonista, nuestro Ares. 😉 Estaré esperando la continuación.

  13. Jeannelok dijo:

    Chsdfiushdifuvh

    Los comentarios siempre son la mejor obra a leer ♥ Gracias, solo hay palabras de agradecimiento >_<

  14. fumoffu dijo:

    Hola chicas¡¡¡ no había podido comentar aún en este capítulo aunque, solo para que conste, he perdido la cuenta de las veces que lo he leído. Bueno, la verdad, me he leído ese y todos los anteriores, cada vez que hay nuevo capítulo y después de leerlo vuelvo al principio ( menos mal que no me gustaban los fanfic¡¡¡jejeje). Estoy totalmente enganchada y todo por vosotras ¿cómo podeis ser tan buenas?. Por cierto, ya es miércoles ¿verdad? jejejejjejejeje¡¡¡¡. Lo que más me ha gustado la escena del callejón ( ¿y a quién no?) y deseando saber que piensa Sun Rae. Muchas gracias chicas. Besitos desde Valencia.

    • Nuna dijo:

      Peeerdón por el retraso pero es que los nenes nos tienen locas yendo y viniendo (viniendo, sobre todo) a este nuestro país, y me EMPANO cosa mala. Peeero el sexto ya está donde debe estar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s