ONE SHOT: Troublemaker L. Joe X N

l joeN

Maldita sea, en buena hora se les había ocurrido a Hyuna y Hyunseung hacer ese dichoso dueto que tantas imitaciones había provocado.

Y allí estaban ahora, viendo estupefactos cómo los directivos del programa musical les proponían a él y a N hacer la enésima versión de “Troublemaker”. Iba a ser un especial y a las fans les encantaba ver a dos tíos haciéndolo, las volvía locas y era algo que a ninguno le hacía gracia.

N desvió la mirada incómoda hacia L. Joe como pidiéndole ayuda para negarse, pero antes de que ninguno pudiese decir esta boca es mío, los mánagers de ambos accedieron. Su horror era más que patente, pero tuvieron que camuflar lo que sentían de verdad ante esa estúpida petición. Al final, tras un momento más de charla, los directivos se fueron y se quedaron allí con sus mánagers, que decidieron que los ensayos serían en la compañía del grupo de N, VIXX y que empezarían al día siguiente a las ocho de la mañana.

— Buenos días. — L. Joe entró sonriendo en la sala de grabaciones, donde ya estaba esperándolo N. Al verlo se levantó, le sonrió y lo saludó.

— Buenos días, sunbae. Espero que te hayas hecho a la idea de hacer esta estupidez. — La voz de N estaba cargada de desprecio ante esa idea. Aunque cuando vio a L. Joe contener una sonrisa, enarcó las cejas a modo de pregunta.

— Lo siento, es que me hace gracia que a pesar de ser mayor que yo me llames sunbae. — Aquello relajó el ambiente e hizo que el otro se riese.

— Yo te tendré que llamar sunbae, pero tú a mí me tendrás que llamar hyung. — Su tono petulante lo hizo sonreír.

— De acuerdo, te llamaré hyung. Y ahora pongámonos manos a la obra, cuanto antes empecemos, antes acabaremos. Aunque queda la tortura de la coreografía. Y por cierto, me pido el papel del chico. — Su sonrisa burlona hizo al otro palidecer.

— Vamos, no me hagas esto, no puedo ser la chica, soy el mayor.

— El papel te va de maravilla, después de todo, estás considerado uno de lo ídolos más guapos, tanto que eres más guapo que muchas mujeres. Deberías de estar contento. — Aquella pulla sobre ser más guapo que una mujer le dolió, lo miró con ceño y se metió en la cabina de grabación.

Estuvieron así unas tres horas hasta que lograron una grabación perfecta y tras un pequeño descanso pasaron a la sala de ensayos.

Cuando empezaron con la coreografía, ambos se empezaron a sentir muy incómodos. Cada roce, cada caricia hacía que la piel de ambos se volviese hipersensible. Se evitaban las miradas, aunque cuando se encontraban, ambos la retiraban de inmediato, como si no quisiesen ver en los ojos del otro sus propias emociones. Aunque al final, por exigencias de la coreografía, no tenían más remedio que enfrentar sus miradas y pegarse tanto que si no fuese porque estaba allí el coreógrafo, N habría cogido a L. Joe y lo hubiese estampado contra una de las paredes para besarlo como deseaba hacer. Quería castigarlo pero al mismo tiempo deseaba ser suave con él, lo tenía en una montaña rusa y lo peor es que L. Joe sabía lo que sentía, aunque él decidió jugar con las emociones de ambos para hacer el baile más sensual todavía y que saltasen chispas.

Al acabar, se despidieron y L. Joe se fue con una sonrisa diciendo que seguirían al día siguiente.

— Maldito crío, cuando estemos a solas va a saber lo que es bueno. — Dio un puñetazo contra la pared de la ducha en la que estaba para deshacerse de aquella rabia y aplacó su deseo de manera rápida mientras imaginaba que era otro quien se lo hacía.

Al día siguiente, el coreógrafo no estaba, pero N había dicho en la empresa que ya que habían ensayado tanto ayer, podrían seguir sin problema.

Cuando L. Joe llegó, se extrañó al encontrarse sólo a él.

— Buenos días hyung, ¿y el coreógrafo? — Su mirada inocente estuvo a punto de hacerlo gritar, ¿cómo podía mostrarse así cuando ayer había visto en su mirada sus mismas emociones?

— No podrá venir hoy, pero tampoco nos hace mucha falta. Así que cuando quieras, podemos empezar.

— Está bien. — Vio cómo dejó sus cosas en un rincón y se quedaba en camiseta de tirantes. Tenía un cuerpo muy delgado pero fibroso y a N estuvo a punto de caérsele el alma a los pies. Aquello iba a ser muy difícil.

Empezaron a ensayar y N volvió a vivir el mismo infierno, mientras que L. Joe se mostraba indiferente a todo. Actuaba como si el día anterior no hubiese pasado nada, y eso lo volvía loco.

En el descanso de la comida, le pidió que fuesen a la cafetería de la compañía como el día anterior. Allí se encontraron con el resto de miembros de VIXX y la charla fue divertida, aunque N adoptó el papel de Leo, estar callado y taciturno sin hablar con nadie y mirando de mala manera a todo aquel que intentaba bromear con él.

Volvieron a la sala de ensayos y todo fue como había sido esa mañana y cuando acabaron, L. Joe se marchó dejando a N presa de una gran frustración sexual.

Así fueron pasando los días y N pasó a convencerse de que lo que había visto el primer día fue una alucinación suya y que L. Joe sólo estaba interpretando su papel en aquel baile.

Llegó la víspera de la actuación, todo era perfecto en su coreografía y acabaron antes de lo previsto. El coreógrafo se marchó y los dejó a solas.

— Espero que mañana salga todo bien. La verdad es que ya podían habernos mandado la coreografía de otros en vez de ésta. — N estaba agotado, no podía más, quería acabar de una vez y librarse de aquel muchacho que tan mal se lo había hecho pasar.

Como no obtuvo respuesta, desvió la mirada hacia L. Joe, que lo miraba sonriendo de manera sardónica.

— Hyung, si no das emoción a la caza, no podrás disfrutar del trofeo como se debe. — Se acercó a él sin apartar la mirada, lo empujó contra la pared y agarrándole el cabello lo besó con pasión y violencia.

N se sorprendió, pero enseguida empezó a devolverle el beso de la misma manera, mientras lo abrazaba con fuerza agarrándolo por el cabello y la cintura, mientras abría las piernas para hacer que sus pelvis quedasen juntas, notando cada uno, la excitación del otro.

Al cabo de cinco minutos, N tiró del cabello y lo separó de él. Ambos se miraron con los ojos llenos de pasión, las respiraciones aceleradas y los labios brillantes e hinchados.

— Maldito sunbae, te gusta jugar con fuego, ¿verdad? — Y sin darle tiempo a responder, volvió a besarle, mientras lo acariciaba de manera febril, caricias que le eran devueltas de la misma manera. Como besarlo no era suficiente, N pasó a llenarle el cuello de besos y no lo mordió porque sabía que le dejaría marca y eso les ocasionaría problemas graves a ambos.

Le quitó la camiseta y empezó a llenarle el torso de besos que alternaba con lametones, pero escuchar los gemidos de placer de L. Joe, hacía que su propia pasión se incrementase.

Al final, acabaron ambos en el suelo, con N encima, aunque duró poco, porque L. Joe consiguió darles la vuelta, y cuando lo miró sonrió divertido.

— No te creas que vas a ser tú el que domine esto. Yo lo empecé y yo lo acabaré. — Llevó su mano hasta la entrepierna de su compañero y empezó a acariciarlo por encima del pantalón, provocando que N se mordiese los labios para evitar que lo escuchasen gemir. Tras un momento, le desabrochó el pantalón e hizo lo que él se había imaginado que le hacía en la ducha, aunque el placer que le dio L. Joe superó todas sus expectativas. Cuando acabaron, lo dejó tan ahíto que apenas se movía mover. Le costaba respirar y cuando lo miró, él sonreía divertido. Lo vio que fue deslizándose sobre su cuerpo, que N aprovechó para acariciar, hasta que dejó su cabeza contra una de sus orejas.

— Mañana, después de la actuación, acabaremos esto como se debe. Por ahora, sólo quería darte una pequeña liberación a todo el sufrimiento de estos días. — Notó el escalofrío de placer que recorrió a N y sonrió satisfecho. Centró su mirada en sus labios, mientras se mordía su labio inferior, luego levantó la vista hacia su hyung y vio que éste lo miraba expectante y no lo defraudó, lo volvió a besar, pero esta vez de manera lánguida, lenta y como si tuviesen todo el tiempo del mundo. — Será mejor que me vaya, necesitas descansar y hacer acopio de fuerzas para mañana. — Se levantó si mirarlo, cogió sus cosas y se marchó sin volver a mirarlo, aunque pudo escuchar el pequeño grito de frustración de N, algo que lo divirtió.

Anuncios

15 respuestas a ONE SHOT: Troublemaker L. Joe X N

  1. Qué voy a decir, me encanta que mis deseos se hagan realidad y tal vjdjoijdpojgpdgjdfpgfdjpgf

  2. cekila85 dijo:

    wooooooaaa!!!!! que buen yaoi!!! gracias por compartir tu creatividad y talento con nosotras!!!!! gran trabajo!!!

  3. Nana.Bid dijo:

    Ahora es l.joe la que hace sufrir! XD (Jeannelok ya me comprende lalala)

  4. holaaaaaaaa uff que te digo uff creo que me llegue a sonrojar y me dio hasta calor! xD me encantoooo!!!!!!!!!! ojala contaras lo que paso durante el baile y después de la presentación 1313 jjjjja eso me gusto mucho!!!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s