아무도 몰래 사랑해 Amudo mollae saranghae, capítulo 3

Autores invitados @Jeannelok

TE AMO SIN QUE NADIE LO SEPA

Youngjae y DaehyunCapítulo 3

La verdad era que se habían dado más prisa incluso de la que él se esperaba. Habían alquilado un yate y por la tarde iban a ir a buscarlo. La cantidad de dinero que habían conseguido era tal, que podrían despilfarrar durante bastante tiempo. Incluso le arrastraron a tiendas de marca para comprarse trajes y bebida de la buena. Young Jae había llevado trajes buenos, pero nunca tantos ni tan variados.

Cargaron la furgoneta hasta los topes y se dirigieron al puerto. Allí no solo les esperaba la embarcación, sino una serie de mujeres, a cada cual más bella y con más pecho. Iban vestidas con la menor tela posible, aunque con el calor que hacía allí no era nada de escándalo. Se preguntó qué iban a hacer a partir de entonces, ¿vivir en el yate con sus trajes, las mujeres y bebiendo sin parar?

Sin duda, lo peor planificado de todo el plan era esa parte.

Se subieron a la embarcación, y poco después ya se encontraban en alta mar. Yong Guk lo llamó para que saliera con los demás a disfrutar de las vistas. Agarraba a una chica, de su misma altura gracias a los tacones de infarto, con el cabello largo, casi rubio y unos tejanos tan cortos, que si se movía más de la cuenta podría verle las intimidades. Aunque el chico nunca había sabido tratar a las mujeres, no parecía del todo incómodo con aquella. Young Jae siempre había creído que las muchachas eran una petición de Him Chan, quien estaba bastante ocupado con dos de ellas.

Se sentó al lado libre de Yong Guk y sin percatarse de lo que hacía, buscó con la mirada a Dae Hyun. Lo encontró en la proa, disfrutando de las vistas que le ofrecía el mar, agarrando por la cintura a una de las chicas, mientras que en la otra mano sostenía una copa. De repente se dio la vuelta y besó a la muchacha con tanta intensidad que le obligó a apartar los ojos, avergonzado.

— ¿Estás solo, guapetón?—una de ellas se le acercó, con claras intenciones de recibir el mismo trato que las demás. Se preguntó de dónde las habrían sacado, o si habrían llegado hasta ellos atraídas por el dinero que parecían tener. Young Jae se apartó de ella cuando la chica se acercó más de lo necesario. Podía verle el canalillo y no quería.

—Estoy bien así, gracias. —escuchó a Yong Guk reírse a su lado y pedirle a las chicas que los dejasen conversar a solas.

—Sabía que esto no te gustaría demasiado. En realidad, a mí tampoco, pero le prometí a los chicos que le pediría a unas muchachas que vinieran para acompañarnos en el viaje. Entiendo que estar demasiados días tantos chicos solos, teniendo ciertas necesidades, es un poco incómodo.

—A mí no me molesta la compañía entre hombres…—se dio cuenta de lo que había dicho y de que podía ser malinterpretado con facilidad— ¡Es decir…!

—Jajaja, no te agobies. Entiendo lo que quieres decir. Esa chica… está bien y era agradable de sostener—se miró la mano que había estado a su alrededor, cerrándola y abriéndola—, pero ya está. Al cabo de un rato me cansa.

—Pues parecías estar muy cómodo.

—Tampoco digo que me disguste. Es guapa y atractiva, podría pasármelo muy bien con ella, claro. Pero las mujeres nunca han sido una de mis principales distracciones, a diferencia de…—señaló a Him Chan con la cabeza, ¿era cosa suya o estaba tocándole el culo a una mientras se besaba con la otra?

— ¿Ponemos algo de música?—Jong Up había aparecido de la nada. Tenía el rostro sonrojado y una de las chicas iba detrás de él. Zelo los seguía, y cerrando el camino, otra. Parecía que los dos chicos estaban tan o casi más azorados que él con la situación. Se echó a reír. No se dio cuenta hasta de que lo miraron sorprendidos porque la situación se le había hecho tan absurda, que se estaba carcajeando de ella. Se detuvo y bajó la vista, cohibido.

—Ponedla. —aceptó Yong Guk, y pronto el yate se llenó de música y gente moviéndose al son de ésta. Young Jae se quedó allí solo, sin vaciar la copa y mirando al horizonte. No había avisado a sus compañeros de a dónde iban. Por primera vez, no iba a pasarles informes, aunque les había avisado de que eso sucedería. No sabía cuántos días querían pasar allí, en el mar, con sus trajes de gala bajo el calor abrasador. De momento ya todos se habían sacado las sudadas chaquetas y arremangado las camisas.

La noche fue llegando, y con ella el cansancio. Algunos se fueron a dormir, como por ejemplo Zelo o Yong Guk. Otros se quedaron durmiendo allí fuera como Jong Up. Las chicas también se despidieron entre bostezos, mientras que Him Chan se llevaba a la zona de popa a tres de ellas, comentando que la fiesta para él aún continuaba. Young Jae prefería no saber a qué se estaba refiriendo.

Dae Hyun apareció a su lado. Se había desabrochado la camisa y retirado el flequillo hacia atrás. Le brillaban los ojos, quizá de la emoción y la bebida. No llevaba zapatos ni calcetines y movía los dedos de los pies divertido.

— ¿Por qué estás tan serio?—le preguntó. El aliento le olía a alcohol.

—Sólo… me aburro un poco.

—Sí, no te he visto ni bailar ni pasártelo bien con ninguna de esas chicas. Pero como te he visto hablar con Yong Guk, al principio no me he preocupado demasiado, y ya sé que no te gusta demasiado bailar… no sabía si venir a hacerte compañía pero…

— ¿Por qué me hablas como si te disculpases por haber hecho algo mal?

—Porque preferí quedarme con las chicas bailando y bebiendo que venir contigo. —puso cara lastimera y Young Jae sintió un pinchazo en el pecho que no le gustó nada.

—Ambos hicimos una elección. No tienes por qué sentirte mal, me gusta estar solo. Aunque no sea lo mío, entiendo que a otros les guste contonearse contra otros cuerpos y besarse…

— ¿Me has visto?

—Como para no verte. Him Chan y tú estáis en vuestra salsa.

—Lo de Him Chan es otro nivel—se rió, tumbándose y cruzando los brazos detrás de la cabeza—. Pero por alguna razón, cada vez es menos divertido esto de… de besarse y acostarse con ellas. Por eso la he dejado marcharse con él, aunque sé que yo le gusto más.

— ¡Vaya, qué crecido te veo!

—Me llevaban diciendo demasiado tiempo que soy guapo como para no tenérmelo al menos un poco creído, ¿no crees?—se volvió a reír. Young Jae encogió más los pies. El pecho seguía pinchándole y estaba comenzando a preocuparse, porque él siempre había sido un chico sano, ¿sería culpa de la comida que habían estado picoteando en el yate?

—Pues sigue besándote y acostándote con ellas, será que necesitas intentar… no sé… cosas nuevas.

— ¿Cómo qué?

—No lo sé. Yo no entiendo de eso.

—Pero ha sido tu idea.

—Eso…—se sonrojó. Al girarse a responder y ver el torso desnudo de Dae Hyun, pensó en la de muchachas que lo habrían acariciado y no pudo evitar avergonzarse. En los últimos meses se sentía azorado demasiadas veces.

— ¿Eso?

— ¡Eh, déjame en paz!—se puso de pie, frunciendo el ceño. No le gustaba ni esa conversación ni lo que le hacía sentir.

— ¿Qué te pasa?—Dae Hyun se sentó.

—Me voy a dormir.

— ¿Sin darme una respuesta? ¿Qué cosas nuevas tendría que probar?—lo había agarrado del pantalón para no dejarle marchar y se puso también de pie. El olor a alcohol se mezcló con el de sudor y colonia. Young Jae siempre había sido algo remilgado en cuanto a los olores, y sin embargo algo que tendría que haberle resultado del todo desagradable, no le molestó.

— ¿Pos… posturas?—Dae Hyun rió.

—No es solo en el sexo. Te he dicho que no siento lo mismo que antes al besarlas, ¿o hay posturas para besar? La única que conozco es ésta. —Young Jae, a pesar de sus desarrollados reflejos, no vio venir las manos del otro chico que le pasó por la cintura y la por la nuca, acercándolo a su cuerpo. Pudo sentir el pecho desnudo de Daehyun contra su camisa y se percató de que era más fina de lo que se pensaba.

Dae Hyun ladeó la cabeza un poco y entreabrió sus labios. Por inercia, Young Jae los apretó. El otro comenzó a cerrar los ojos y él sintió el pánico acudiendo, aunque se fue incapaz de moverse.

—Éste es el único modo que sé de besar. —de repente, lo soltó, igual que Young Jae dejó escapar el aire que había estado conteniendo. No entendía qué acababa de pasar, sólo que tenía ganas de matar a Dae Hyun. Y sobre todo a sí mismo por no haber sabido actuar. Tanto tiempo en ese papel, acabaría hasta por creérselo…

—No hacía falta ser tan gráfico. —le empujó para apartarlo un poco más. Dae Hyun sonrió con una dulzura e inocencia tan grandes, que Young Jae volvió a notar los pinchazos y le maldijo.

—Lo siento, soy un tipo cariñoso por naturaleza.

—No, si eso ya me ha quedado bastante claro…—musitó— Voy a irme a dormir.

—Creo que nos hemos quedado sin camas. —le advirtió. Pues menuda mierda de yate, pensó.

— ¿Vas a proponerme que durmamos juntos?—arqueó una ceja.

— ¡No!—dijo Dae Hyun divertido por su pregunta— Pero tendremos que dormir aquí, aunque no se debe estar tan mal—miró a Jong Up—. Le puedo oír roncar desde aquí. —señaló. Young Jae asintió con la cabeza volviéndose a sentar. Usó la chaqueta de almohada y le dio la espalda a Dae Hyun, esperando que entendiera la indirecta. —¿Tienes miedo de que me abalance sobre ti?—por lo que escuchó, también se había tumbado. Le respondió sin volverse a mirarlo.

—Si así fuera, ni siquiera dormiría aquí. —no dijeron nada más. El silencio los rodeó, de no ser por las risas que de vez en cuando se escuchaban provenientes de donde se encontraba Him Chan con las muchachas, y los ronquidos de Jong Up. No supo cuánto tiempo estuvieron así, pero no lograba dormirse y esperó que Dae Hyun lo hubiera hecho.

Sin embargo, de repente, le escuchó enderezarse y él cerró los ojos por inercia. Dae Hyun no dijo nada. Volvió a moverse y esta vez, Young Jae notó cómo le tocaba el cabello con suavidad. Fue sólo una caricia suave y casi imperceptible, pero sintió cómo se le ponía la piel de gallina y se le formaba un nudo en la boca del estómago. Dae Hyun jugó con su pelo en silencio durante un rato, antes de suspirar y volver a acostarse.

¿Se podía saber qué demonios estaba sucediendo?

A la mañana siguiente tocaron tierra, y Young Jae pensó que iban a desembarcar, pero lo que hizo Yong Guk, para desgracia de Him Chan, fue hacer bajar a las chicas. Se despidió de ellas con todo el dolor de su alma, y después maldijo a Yong Guk diciéndole que si él no sabía apreciar un buen par de pechos no era su culpa. Young Jae observó de nuevo sorprendido, cómo éste no se enfadaba, y sólo sonreía divertido por las palabras del otro. Al cabo de unos minutos, estaban charlando y jugando entre ellos como si nada.

Dae Hyun se había levantado el primero y preparado el desayuno. Tostadas con zumo, no gran cosa pero sí en gran cantidad. Regresaron a mar abierto llevados por el piloto automático. Estaban viviendo una vida de película, y parecía que no fuera a terminarse nunca. Comieron en cubierta, todavía con los trajes de la noche anterior, arrugados, con olor a alcohol y sucios, pero a ninguno parecía preocuparle.

—Esto es vida. —se escuchó decir a Zelo, y los demás le dieron la razón. Yong Guk le pasó el brazo por el cuello y le removió el cabello. El otro se quejó pero no llegó a apartarse. Young Jae notaba que entre ellos dos había una relación muy especial, y sabía por qué. A fin de cuentas, venía en los informes. Yong Guk había estado al lado de Zelo casi como un hermano mayor, mientras la madre de éste se prostituía y el padre traficaba. Como Yong Guk se había criado con su madre, el más joven del grupo casi acababa cada día en su casa. En cada gesto, en cada mirada, podía verse que una relación muy especial los unía. Young Jae sabía que Yong Guk era el tipo de persona que daría la vida por cualquiera de sus amigos, pero con Zelo iría incluso más allá. Por Zelo… se estremeció. Por Zelo, Yong Guk mataría, y por alguna extraña razón Young Jae no quería llegar a ver eso nunca.

Desayunaron como siempre, entre risas y tonterías. Him Chan estaba a su lado y acabó haciéndole cosquillas. Young Jae intentó impedírselo de todas las maneras, pero no pudo y acabó retorciéndose en el suelo, riendo y devolviéndoselas. Se olvidó de quién era, de qué hacía allí y de que estaba traicionando a esos chicos con los que estaba compartiendo comida y risas.

Habían llevado al yate videojuegos y música suficiente para estar allí semanas, así que tras asearse en los dos únicos cuartos de baño que había, Dae Hyun se quedó en el camarote que tenía la televisión (la cual ocupaba casi todo el espacio) jugando con Zelo, Him Chan se fue a tomar el sol, Jong Up se puso la música en el exterior y volvió a bailar como si le fuera la vida en ello, mientras que Yong Guk y Young Jae se quedaron el uno sentado al lado del otro, en silencio.

Yong Guk le transmitía cierta paz y tranquilidad. No desprendía ningún tipo de malicia. Young Jae estaba hasta las narices de sentirse tan confundido por culpa de aquel tipo. Todo sería más sencillo si fuera tal y como se había imaginado al principio. De repente pudo escuchar su profunda y grave voz sacándolo de su ensimismamiento.

— ¿Te diviertes?

—… No es que esté haciendo nada en especial. Y los del trabajo me van a despedir como no les envíe… artículos pronto.

—Con el dinero que tenemos ahora mismo, podrías comprarles la compañía, ¿quieres que lo hagamos?

—El dinero se acabará algún día…

—Lo sé hombre, lo sé. En realidad alquilé el yate hasta mañana, porque sé que pronto los chicos añorarán tierra. El resto del dinero… ya he pensado qué hacer con él, pero me falta comentároslo a todos. Cuando regresemos, lo haré. Creo que es la mejor opción.

— ¿No será seguir despilfarrando como locos? ¿O te pondrás a comprar acciones de algún tipo…?

—Nada de eso. Es algo mucho más bonito y desinteresado, te lo aseguro. Pero ya os lo preguntaré cuando estemos todos juntos, ahora sería injusto. Es sólo una idea que he tenido.—Young Jae asintió, sin querer indagar más. Volvieron a quedarse en silencio. Se abrazó las piernas y apoyó la cabeza en las rodillas. El viento le soplaba en la cara y ayudaba a que el calor no fuera tan sofocante, mientras, la música de Jong Up seguía sonando y los pies del chico resonaban cuando saltaba. Era bastante bueno. Zelo y Dae Hyun no tardaron en aparecer, y el primero se le unió. Él no había vuelto a hablar con el segundo, y no se sentía con fuerzas de hacerlo aún, porque recordaba su boca, su aliento y sus caricias y se le revolvía el interior de un modo demasiado agradable para su gusto.

Escondió el rostro entre las rodillas para ignorarlo. Se dejó capturar por la música y vació la mente. Quiso deshacerse de cualquier sensación extraña y se obligó a pensar sólo en su misión, en la misión en la que estaba arriesgando la vida. La misión… la voz de Dae Hyun… la misión… la risa de Dae Hyun…

Su aliento…

Sus labios…

Young Jae quería gritar. Gritar, agarrar a Dae Hyun del cuello y preguntarle qué narices le pasaba y qué estaba haciendo con él, por qué no salía de su cabeza y dejaba de torturarlo, porque una parte de sí le susurraba que entendiera de una vez qué estaba sucediendo y la otra le obligaba a desechar la idea.

Levantó la cabeza y ahí estaba, con la luz del sol recortando su silueta, sonriendo mientras hablaba con Yong Guk a su lado. Con sus labios gruesos, sus ojos oscuros. Young Jae lo maldijo, a él y a ese estúpido malestar en el estómago que no dejaba de molestarle cada vez que pensaba en Dae Hyun…

2 respuestas a 아무도 몰래 사랑해 Amudo mollae saranghae, capítulo 3

  1. Perry la berry dijo:

    Vale, lo primero, primero. Me ha encantado el capítulo. Muy bien llevado, y un toque bonito que hayáis añadido la escena del barco.
    Por fin algo de “acción” (por llamarlo de alguna manera, aunque en realidad no haya pasado nada en sí), aunque he de admitir que no ha sido con quien me esperaba, aunque sí con quien me temía. No me mal interpretéis, que a mí Daehyun me encanta, y me parece que hacen buena pareja. Pero en el vídeo es que, bueno, ya sabéis, el bromance es más bien con Yongguk. Así que, ¿me huelo triángulo amoroso? Por que el Daehyun quiere marcha, pero Youngjae tiene que tener algo con Yongguk al menos (o eso espero XD).
    En fin, que me tenéis con mucha curiosidad y ganas por ver como se desarrolla la historia.

    • ari2pmam dijo:

      Muchas gracias a ti por comentar y me encanta que te esté gustando la historia. Yo sé cómo va toda la historia pero no te haré spoilers😄

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s