Hyung, capítulo 7. Heechul, aquel que es herido

by @Jeannelok

VII. Heechul, aquel que es herido

Ji Sang suspiró por enésima vez aquella noche. Se encontraba tumbada en la cama, mirando al techo con los brazos extendidos. Se sentía estúpida, porque durante dos días lo único que había hecho instante tan instante era rememorar la mirada que había cazado en los ojos de Heechul. Las piezas habían encajado, su rostro semblante lo había confirmado todo. Sólo de pensarlo se ponía a dar patadas histéricas en la cama y la invadían las ganas de coger el teléfono, llamarle, quedar con él y preguntarle cara a cara qué sucedía. Plantearle sus propios sentimientos y que si tenía que rechazarla, lo hiciera…pero luego se decía que no, porque le gustaba su relación y no quería perderla.

-Maldita sea, idiota…-comenzó a hablar en la oscuridad de la habitación, dando vueltas de un lado al otro en la cama- ¿Desde cuándo eres tan monotemática? ¡A distraerse!-se puso en pie de un salto, dispuesta a vestirse y marcharse a correr, a gritar, a lo que fuera, a despejarse, cuando su móvil sonó, sorprendiéndola a esas horas de la noche. Lo agarró y la desconcertó todavía más que el número fuera el de su mánager.

-¡Ji Sang!-gritó la mujer antes de dejarle decir esta boca es mía- No sabía si llamarte, pero me acaban de decir que… Ji Sang, Heechul ha tenido una…una fuerte discusión. Una pelea. Le han ingresado.

La chica notó que el teléfono resbalaba de sus manos y caía sobre la cama, mientras la habitación daba vueltas a su alrededor. Comenzó a respirar demasiado deprisa, y al darse cuenta intentó regular la respiración lo más posible y volvió a agarrar el aparato, desde el cual su mánager la llamaba desesperada. Con escasas y secas palabras le sonsacó la información de hospital y habitación y aunque su mánager se negó, le dijo que iría a buscarla al día siguiente y la llevaría en coche, que no fuera sola, que no, que mejor pasaba en cinco minutos a buscarla, Ji Sang insistió con voz serena y metálica. Finalmente se encontraba delante del portal de su casa, esperando un taxi con la mirada perdida.

Una pelea.

Eso no significaba nada.

Él estaría bien. Tenía que estarlo.

Era Heechul, el gran Heechul. El presumido, el insoportable, el egocéntrico, el exigente,…él tenía que estar bien.

-Claro que sí.-se dijo a sí misma, sentada ya en la parte trasera del vehículo, apretando los puños de tal manera que se clavó las uñas en la palma de la mano hasta hacerse sangre, aunque no la notó.

Cuando llegaron al hospital salió tan escopetada del taxi que le dio mucho dinero de más y no se detuvo a esperar el cambio. Simplemente corrió hacia la puerta y cuando vio la cantidad de gente que esperaba el ascensor, buscó con desesperación las escaleras y accedió a ellas por la puerta cristalina. Corrió hacia arriba con desesperación, sintiendo una mano que no sólo le oprimía el pecho y le revolvía el estómago, sino que también ralentizaba sus pasos. Cuando llegó al tercer piso, acabó por hacerlo ella misma, mordiéndose el labio e intentando acompasar su respiración y los latidos del corazón a un estado normal. Se mantuvo varios minutos así, y al final giró la manecilla de la puerta que la llevó al pasillo. Prácticamente arrastró los pies hasta hallarse ante una puerta custodiada por un guardia. Se acercó a la puerta sin mirar y fue a entrar, sin hacer caso a la voz que le pedía que se detuviese. Finalmente un brazo le impidió el paso y ella carraspeó, frunciendo el ceño.

-¿Qué haces, imbécil?- gruñó en castellano. Generalmente era racional, al menos lo más que podía, pero en aquellos momentos lo único que tenía en mente era asegurarse de que Heechul se encontraba bien. Sólo eso, y maldecirle por haberla preocupado, gritarle, odiarle,…alegrarse…

-No puede pasar.-la voz del guardia era severa, seria, inflexible. Aunque sabía perfectamente que sólo estaba haciendo su trabajo, tuvo la tentación de golpearle la entrepierna. Por suerte se acercó a ellos un trabajador de la SM que la conocía y al reconocerla, le dijo al guardia que la dejase pasar. Él se disculpó y ella sólo asintió ligeramente con la cabeza, sin ser capaz de saludar con palabras al recién llegado, quien creyó adecuado dejarla entrar sola a la habitación.

El cuarto estaba en penumbra, tenuemente iluminado por la luz de la luna que entraba por la ventana. Heechul parecía dormir tranquilamente en la cama del centro, con la pierna escayolada en alto y en el rostro una tirita en la frente. Lo único que se escuchaba en la habitación era su respiración tranquila y suave. Ji Sang de repente sintió que las piernas no la sostenían y cayó de rodillas al suelo, con el rostro alzado hacia él.

-¿Quién es?-preguntó de repente el muchacho con un hilillo de voz, intentando incorporarse- ¿Eres tú, Soo Jong…?

-Hyung-musitó ella, poniéndose en pie rápidamente para que él no se percatase de lo que acaba de sucederle. Se acercó con paso decidido a su cama-. Me alegra ver que estás bien.

-Lo que se dice bien…-comentó con tono irónico- ¿Qué haces a estas horas aquí? No hacía falta.-de repente parecía molesto, ella supuso por qué. Se acercó a la silla y se sentó en ella, sacándose tranquilamente la chaquetilla, doblándola para dejarla sobre sus piernas cruzadas y retirándose el cabello suelto detrás de las orejas.

-¿Siempre tienes que llamar la atención?-preguntó ácidamente la muchacha. Heechul fue incapaz de decir esta boca es mía, sorprendido por sus palabras y maneras- ¿Cómo pudiste ir solo por la noche, con copas de más y pelearte con unos desconocidos? ¿No tienes conciencia?

-No tienes derecho a…

-¿A qué no tengo derecho, hyung? El que no tiene derecho a hacerme preocupar así eres tú. Temiendo por tu vida, creyendo que esos depravados podían haberte hecho cualquier cosa. Sólo quería saber cómo estabas, confirmar con mis ojos tu estado. Capullo, eres un capullo insensible, creí que…-hasta ese momento no las había notado, pero repentinamente las lágrimas acudieron a su garganta con furia y desesperación- ¡Da igual! ¡No me importa!-le dio la espalda, apretando los dientes con tanta fuerza que comenzaron a chirriar. Heechul alargó el brazo y agarró su mano, notándola húmeda.

-Estás sangrando…-musitó, sorprendido. Ella reparó en ello por primera vez y simplemente se restregó la mano por la ropa- No soy el único que no tiene cuidado de sí mismo.

-Descansa. Buenas noches, hyung.

-¿Antes de irte no me preguntarás por qué me pelee?

-¿Acaso importa?

-No. En realidad, no. Me alegra que no seas un gato curioso. Buenas noches…-dicho esto, Ji Sang se marchó cerrando con cuidado la puerta detrás de sí y tapándose la boca con el brazo para ahogar un sollozo, mientras Soo Jong (dedujo que aquel era su nombre) se acercaba y la dirigía a sentarse en la sala de espera. Ella prácticamente se dejó caer sobre el asiento, temblando de pies a cabeza pero sin llorar del todo. El hombre le tendió instantes después un café caliente que ella agradeció en silencio, tomándoselo como si le renovase los nervios.

-Este chico es impresionante-parecía ser que se sentía nervioso ante el silencio que ella mantenía-. Parece que no le importe nadie, y sin embargo en cuanto escuchó que hablaban de ti puso el oído y antes de que nos diésemos cuenta, se estaba golpeando con ellos. Aunque él es un tipo temperamental y se enfada fácilmente, jamás le había visto llegar a pegarse…-Ji Sang apretó los puños de nuevo, tensando la espalda y abriendo los ojos hasta que le escocieron. ¿Se había peleado por ella? Aquello no tenía sentido alguno, Heechul no hacía ese tipo de cosas, aunque le tuviera cariño, no las hacía…o al menos…eso creía ella.

Ji Sang se despidió de sus compañeros. Mientras Heechul se recuperaba de las heridas, aunque no tardaría demasiado, habían adaptado el guión y trabajaban en las escenas en las que él no aparecía, sin embargo al ser el coprotagonista esto resultaba muy difícil, incluso con los retoques. Desde que fue a verlo al hospital habían pasado un par de días (le habían estado haciendo pruebas por una costilla que parecía estar algo tocada), y como le acababan de dar el alta suponía que al día siguiente ya aparecería por el rodaje, aunque fuera para hacer acto de presencia. La muchacha no dejaba de darle vueltas a la revelación de Soo Jong. No estaba para nada de acuerdo con que se peleara, no obstante el que lo hiciera por ella se le antojaba de lo más extraño. Mientras cavilaba perdida en sus pensamientos comenzó a sonar su teléfono móvil, cuál fue su sorpresa al ver de quién se trataba.

En principio su “relación” con Rae Wook terminaba junto a la grabación del vídeo, sin embargo allí se encontraba el hombre llamándola, interesado por cómo se encontraba y si quería quedar con él algún día para tomar algo. Era normal que artistas de diferentes compañías tuvieran amistades, sin embargo era menos típico entre un artista de una compañía y uno de los superiores de otra. Ella aceptó encantada la invitación, a pesar de todo, dado que Rae Wook le caía muy bien y cuando colgó con una sonrisa de oreja a oreja, poco le faltó para no caer al suelo al casi chocar contra alguien.

-¿Feliz?-preguntó Heechul, apoyándose en una muleta.

-¿Qué haces aquí?-inquirió ella, tensando el cuerpo.

-Estaba cansado de estar encerrado en casa, ¿tan pocas ganas de verme tenías? Ah…o déjame adivinar, es porque sería mejor si fuera Rae Wook.

-¿Qué estás diciendo?-la respuesta del muchacho fue una de sus sonrisas torcidas, molestando todavía más a la muchacha, quien no se dio cuenta de estar alzando la voz a pesar de la gente alrededor que se detenía a mirarlos- ¿¡Por qué siempre te comportas como un idiota cuando él está de por medio!?

-¿Seguro que quieres saberlo? ¿Tienes ganas de que desmitifique al hombre idílico y perfecto en tu cabeza?

-¿¡De qué narices estás hablando!? ¿Idílico, perfecto? ¿Acaso crees que me gusta?-murmuró abriendo mucho los ojos. La sonrisa torcida se hizo más amplia.

-Como a todas…como a todas-acabó susurrando más para sí mismo que para ella al final, después siguió en voz normal-. No importa, haz lo que quieras, no me interesa, pero después no vengas a llorarme al hombro. Estoy harto, de él, de vosotras, ¿por qué cuándo crees que una será diferente…?

-¡No te entiendo! ¡No haces más que quejarte de algo que no comprendo! ¿Cómo quieres que lo evite entonces? ¿Crees que entiendo lo que pasa por tu mente sólo con mirarte? ¡No, nunca te entiendo! Así que…vamos a calmarnos, por favor y…

-Escúchame-dijo, acercándose a ella hasta tener la boca sobre su oreja-, sólo te diré que tengas cuidado y…confía en mí, y sobre todo, no te enamores de él. Porque te hará sufrir.-y cuando quiso darse cuenta, Heechul ya le había dado la espalda y con su particular elegancia incluso con la pierna escayolada, se iba apartando de ella.

-Hyung…Siempre confío en ti.

A pesar de las palabras de Heechul, Ji Sang acudió al día siguiente a la SM dispuesta a encontrarse con Rae Wook, aclarar lo que fuera que tanto atormentaba a Heechul sobre aquel hombre. Cuando llegó arriba la secretaria le dijo que aunque Rae Wook la estaba esperando, se encontraba reunido así que debería esperar. Ji Sang se sentó tranquilamente, sin estar muy segura de qué quería decirle para sonsacarle la verdad del comportamiento de Heechul. En un momento dado, la secretaria se levantó y desapareció con unos papeles en la mano. Sin poder estarse más rato quieta, la muchacha se acercó a la puerta del despacho que se mantenía ligeramente abierta y cuál fue su sorpresa al escuchar la voz de Heechul llegar a sus oídos.

-¿…utilizarla?-fue lo primero que le escuchó decir.

-Te lo dije hace mucho tiempo, ¿cómo no puedes entenderlo?

-¡Pero no tengo nada con ella!

-Os veo, hay algo entre vosotros, a mí no me lo ocultáis. No soy imbécil, estáis manteniendo un romance y eso acabará con tu carrera…

-Estás loco…

-Llámame loco o genio, son dos caras de una misma moneda. El hecho es que te lo prometí hace tiempo y mantengo mi promesa.

-Una maldición, eso es lo que eres. Incluso sedujiste a mi hermana, Heejin lo pasó muy mal por tu culpa, y sólo por ser una mujer cercana a mí…después, cada una de las chicas con las que he estado, te la has llevado a la cama. Y ahora, ¿Ji Sang? ¡No tengo nada con ella!

-Cuando más insistes, más me cuesta creerte. Ambos sabemos lo que sentís el uno por el otro, y te dije…-sin soportarlo más, Heechul dejó caer la muleta al suelo y golpeó con ambos puños la mesa del otro hombre, sentado detrás mientras él permanecía de pie.

-¿¡Por qué te inventas cosas!?

-¿Lo ves? ¿Cuándo has perdido los estribos de esta manera?-Rae Wook se puso en pie, y Ji Sang se tapó la boca para ahogar la exclamación de sorpresa que se le escapó al ver agarrar al otro del cuello de la camisa y acercarlo hacia sí, olvidando las lesiones de Heechul y obviando su expresión de dolor- Te dije que ninguna mujer iba a distraerte. Eres uno de nuestros tesoros más valiosos y…

-¡¡Ya basta!!-sin poder soportar más el rostro de sufrimiento de Heechul, Ji Sang abrió la puerta de un golpe y en dos zancadas se puso a su lado, agarrando el brazo de Rae Wook para que soltara la mano con la cual sujetaba a un sorprendido Heechul- ¡Suéltale, suéltale o te juro que…! ¡¡Maldita sea!!-de los nervios, al ver que Rae Wook no reaccionaba a sus intentos de liberación de cachorro, le mordió la muñeca arrancándole un pequeño quejido y logrando su propósito-¿¡Por qué has hecho eso!? ¿¡No ves que está herido!?

-Tampoco tenías por qué morderme, querida-era normal en él aquel tipo de expresiones, y a ella no le habían molestado nunca…sin embargo, en ese momento un frío le recorrió la espalda-. Sólo me sulfuré un poco…Discúlpame, Heechul.-el muchacho no respondió, recogiendo como buenamente pudo la muleta del suelo.

-Yo…soy quien debe disculparse por morderte, me puse nerviosa-comentó la chica, la respuesta fue una sonrisa y un ligero movimiento de mano- vine a hablar contigo, pero me surgió un imprevisto y por eso entré de esta manera. Es una suerte que él esté aquí, porque es algo sobre la serie e…igualmente iban a localizarle.-era actriz, estaba acostumbrada a actuar y sin embargo, sentía que el corazón se le iba a salir por la boca. Antes de esperar respuesta, agarró a Heechul de brazo y lo arrastró con fuerza pero evitando hacerle daño hacia la salida, sin detenerse a pesar de las quejas de él, recordándose de final cuando les acogió el aire de la calle.

-¿Lo has escuchado tod…?

-No puedo creerlo-la interrumpió-, no puedo. Cómo alguien… ¿cómo puede ser alguien tan rastrero? Y cuán dolido te habrás sentido siempre. No puedo, yo…

-No quería que te enterases, esperaba poder evitarte el disgusto hablando con él…

-No, no es eso lo que… si tú me dijiste que tuviera cuidado y me pedías que confiara en ti, ¿realmente creíais que no lo iba a hacer? Por eso he mentido en vez de soltarle todo a la cara, porque debo mantener distancia contigo, para que vea que no hay nada fuera de lo relacionado con la serie…

-Vamos a tomar algo.-al ver la conmoción de la muchacha, fue esta vez Heechul quien estiró de ella al exterior y haciendo caso omiso de la gente, de las cámaras que sacaban fotografías a doquier, de los gritos histéricos, de la gente preguntando qué le había ocurrido en la pierna, la llevó a una cafetería y allí se mantuvieron unos instantes en silencio, sentados en un rincón lo suficientemente apartado para que nadie les escuchara u observara indiscretamente (las fans habían sido lo suficientemente educadas como para no entrar en manada en el local).

-Hyung…-musitó de repente la chica- Tú…realmente, muchas veces…has sido herido por él, ¿verdad?

-No es por él, lo que me dolía era que ellas pudieran dejarme con tanta facilidad para ir a su lado. A él le odié desde el instante en que supe que había utilizado a mi hermana, pero ella me pidió que no dijera nada y continuara mi carrera… Pero ellas…dos caricias y dos sonrisas, eso es suficiente para enamorarlas. Decían comprender mi carácter, que no les importaba que no fuera el novio más cariñoso… Las palabras siempre se las lleva el viento, porque en cuanto él aparecía atento y amoroso de por medio, enseguida…-se calló dejando la evidencia en el aire.

-Has querido proteger nuestra amistad.-musitó compungida ella, arrepintiéndose de haberse enfadado con él cuando estaba ingresado y queriéndole cada vez más.

-He querido protegerte a ti, no puedo ver cómo vuelve a hacer daño a alguien de mi alrededor…

-Hyung…

-¿Qué?

-Eres increíble.

-Lo sé-sonrió él, y ambos estallaron en carcajadas, liberando la tensión contenida que tenían en los cuerpos-. Tú también eres increíble, a pesar de sentir lo que sientes por él…

-¿Por qué insistes con eso?

-Está claro, esas sonrisas, esa emoción… No te preocupes, lo entiendo: es atractivo y sabe conquistar. Es algo que me ha dejado claro.

-Quería comportarme bien con él porque es un trabajador importante en tu compañía y no quería traerte problemas, y después me cayó en gracia. Pero ya está, no siento nada y mucho menos después de lo de hoy… ¿y tú, cómo llevas el que mantenga una relación con quien te gusta?-Ji Sang ya no se iba a callar la duda que la carcomía: si Heechul abría la puerta, ella podía perfectamente seguir por aquel camino.

-¿Cómo dices?

-Por lo que me cuentas, y aunque no peguéis mucho, supongo que saliste con la mujer aquella con la que está. No me mientas, la mirabas celoso…

-¡Por favor, no me hagas reír! No todas las mujeres con las que sale, estuvieron primero conmigo. Y mucho menos, la miraba con celos, ¿cuándo fue eso que dices? Ni lo sé, ¿no dices que no sabes leer mi mente? Tampoco intentes comprender mi mirada. Debería ser obvio que lo que estaba haciendo, era clavarle dagas con los ojos. Seguro que era eso.

-Estaba segura de que…Aunque claro-meditó en voz alta-, contigo nunca puedo estar segura de nada.

-Me alegra que vayas madurando.-y le dio un sorbo al café que tenía delante y que se estaba enfriando. Ella le imitó.

-Lo que te he dicho antes…

-¿El qué? Dices muchas cosas.

-Lo de que eres increíble. Lo decía en serio. Si yo –serena, mantente serena, estás ofreciendo una suposición, no proponiendo nada, así que relájate, se decía a sí misma- fuera tu novia, no podría mirar a otro.

-Si yo fuera mi novia, tampoco podría.-asintió él, haciendo que ella volviese a reír casi escupiéndole encima lo que estaba bebiendo. La gente alrededor se volvió para verlos cuando comenzó a ser tan estridente y se serenó a duras penas.

– Me vas a llamar ridícula, sé que estas cosas no van contigo…Pero no me importa. Me importas mucho, y por eso… A partir de ahora me esforzaré para que no vuelvas a ser herido, ni por él, ni por quien sea la futura ella, ni por nadie, hyung.

12 respuestas a Hyung, capítulo 7. Heechul, aquel que es herido

  1. Liiz dijo:

    Porque porque!! Cada vez que leo un capitulo me quedo más enganchada!! Muchisimas gracias por escribir este fic y hacerme olvidar un poco la realidad 🙂

  2. brenda dijo:

    muyyyyy bueno este capituloooooooooooooo. me encantooooooooooooooooooo. felicidadessss, estare esperando el siguiente capitulooooooooooooo.

  3. JeSsiKa dijo:

    mmmm no se por que derrepente me dieron ganas de leer el fic y lo akabo de leer completo esta cada dia mejor esperare con ansias e4l siguiente capitulo

  4. tomodachi005 dijo:

    recontra bueno el capitulo, felicitaciones, sigue asiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.
    gracias por el ficc

  5. marybv dijo:

    gracis por el capitulo . no me podia ir a dormir sin leerlo . mañana no aguantaria en el trabajo.
    quiero el siguienteeee

  6. Summer dijo:

    Estaba esperando este capitulo con muchísimas ganas , después de leerlo ya estoy mas tranquila es que la intriga me estaba matando. Ahora espero poder relajarme un poco para esperar el siguiente capitulo ! *-*

    Me encanta ! ❤

  7. Alhena dijo:

    Waaa!!! Me prometí a mi misma no leer el fic hasta que estuviera acabado o al menos más avanzado para no estar después sufriendo la espera pero no pude resistir la tentación y me he leído hoy todo de un jalón. Otoke!! Ahora quiero más!! Muchas felicidades, la trama me tiene totalmente enganchada, esperare con ansias el siguiente. >w<

  8. toita dijo:

    Hola ^^
    Yo creo que es muy cruel de su parte tenernos aqui dandole actualizacion cada 5 min
    usualmente no leo fics pero HYUNG es lo mejor *saca su cartel de Fighting* pues
    aqui ando pensado cuando vere la proxima parte, y escribiendo a @Jeannelok cofcofstalkeandolacofcof para que no nos tenga en este suspenso, espero el siguiente
    cap con mucha emoción GRACIAS

    • Nuna dijo:

      Jajjajjaaaaaa, pero si el fic está completo!!! Quiero decir, que todos los capítulos están escritos, e Inma ha cumplido de sobra.

      Si alguna vez he tardado más de la cuenta en publicar algún capi, échame la culpa a mí, chingu, Inma no tiene nada que ver en eso. Ella me envía el fic y yo lo voy publicando.

      Ainssssss. Sólo nos quedan 3 capis. FIGHTING!!!

  9. Patty Elsevyf dijo:

    Waooo kada vez esta mas interesante!!!! me encantaaaa, a seguir esperando

  10. tamaraguawak dijo:

    @Jeannelok, dsd el fondo de mi kokoro te confieso aquí y ahora q me he he vuelto una ADICTA-INCONDICIONAL de tus fics. Las historias son buenas, con ritmo y no te vas por los cerros de Úbeda ni nada por el estilo. Se entienden y se leen perfectamente. Además de q he de agradecer el hecho d q al estar escritos sin faltas ortográficas y bien estructurado me evita los terribles “dolores de cabeza” q en alguna ocasión me han producido otros q he leído por ahí y en los q, me paso más tiempo corrigiendo mentalmente las faltas o intentando comprender la forma en q está escrito q centrada en la historia q me están contando en sí. Chica, será una manía pero no lo soporto, eso me puede!! La suma d todos estos puntos par mi son un aliciente más para seguir tus fics, guapa!!
    En estos años de asiadicta, tan sólo una chica d un fansub q de cuando en cuando escribe fics tan “limpios” como los tuyos y q cuenta buenas historias tb, había conseguido engancharme realmente, capítulo tras capítulo. Pero lo tuyo, Inma, es ya anormal. Me gustan, me encantan, me enganchan cual droga… en fin, son geniales, y este en particular me tiene en plan mordiéndome las uñas y subiéndome por las paredes cada vez q termino de leer un nuevo cap y me quedo esperando al siguiente.
    Y ahora, va! En serio, te has planteado alguna vez escribir algo e intentar de publicarlo o presentarlo a algún concurso?? Sinceramente, creo q fijo, q algo conseguías!! Me encanta leer y tengo muy claro q no todo el mundo tiene el don de “enganchar” al lector.

    Gracias Nuna, por publicar las joyitas de esta mujer, se agradece este pequeño rinconcito de los adictos tb a la lectura, q en cuestión de fics iloveo lo más, pq creo q es una parte más de mi adicción al mundo asiático y a sus idols…pa q negarlo!! XDDD

    PD: @Jeannelok, no trato de ser pelota ni mucho menos, al contrario, te alabo pq así lo siento, si tuviera q hacer alguna crítica en plan constructiva o de algo q no me gusta o no me cuadra tb te lo diría. Y una cosa más, aparte de aquí en Bomba, has publicado en algún otro blog, foro o web tus fics?? Si así fuera te agradecería q me dijeras dnd pq tengo ganas de leer más cositas tuyas, q me gustan y me hace una ilu q te mueres, jeje!! ^^
    Y perdón nuevamente por mi megacomentario, joer, q por mucho q haga siempre me salen tochos mortales. Y añadir q estoy deseando leer el siguiente capítulo de Hyung, pq estoy en ascuas de saber si Heechul se decide o no de una vez, leñe!! Q la pobre de Ji Sang sin querer ha acabado enamorándose hasta las trancas de él… =P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s