“거짓말” kojitmal – Mentira. Capítulo 3

by @Jeannelok y Nuna.

Capítulo 3

El humo era tan real que hasta podía olerlo, pero también era consciente de que estaba inmerso en un sueño… le resultaba agradable recordar aquellos tiempos, así que se dejó ir. Restos de batalla, fuego, espadas ensangrentadas, monturas y carros. Todo era agradablemente familiar.

Troya…

La muerte del héroe más grande de todos los tiempos… habría sido un digno hijo suyo. Pero sin embargo, sólo era mitad humano y mitad divino, y su destino había estado escrito… Aquiles tenía que morir allí.

Recordaba el reparto de sus posesiones, la lucha entre sus antiguos compañeros por agenciarse lo que había dejado detrás… y ella… ella también había sido una de sus posesiones.

Ares se había fijado en aquella mujer mucho antes, y la había visto cambiar de dueño varias veces entre los griegos. No tenía que haberle molestado demasiado, ella era una propiedad y así debía ser tratada en el mundo en que le tocó vivir, pero con Briseida había sido distinto.

Por eso, cuando la larga batalla se decidió, y todos miraban hacia la ciudad en destrucción, fue él mismo quien la sacó en secreto del campamento griego, para salvarla de su esclavitud y para protegerla… había dejado de lado lo que más le gustaba hacer por aquella mujer. Fue presa de un instinto más fuerte que su propia voluntad.

Ni siquiera sus hermanos, que estaban demasiado pendientes de lo que sucedía, se habían dado cuenta de aquello. O por lo menos, no todos, ni los más peligrosos.

Y allí estaba otra vez, en sueños, caminando bajo figura mortal entre los restos del desastre, tirando de su mano, arrastrándola lejos.

Era un buen sueño… se dejó llevar.

Conocía la historia que ahora rememoraba. La había puesto a salvo y luego había regresado rápidamente, a luchar esta vez del bando griego, el ganador. Cuando todo terminó volvió a ella, y desde aquel momento, su corazón dejó de pertenecerle.

Él era un dios enamorado, realmente enamorado, y de una mortal. No se trataba de un escarceo, ni de diversión, aquello era amor… sus padres y hermanos se habrían reído a carcajadas si lo hubieran sabido. Todos menos Atenea, que fue la única que descubrió la historia, pues sólo ella lo echó de menos aquella noche. Pero su hermana siempre mostraba la actitud perfecta para todo, por algo era la más sabia de todos. Probablemente le había entendido, o probablemente fue su forma de compensarle por el incidente de Diomedes el día que éste le clavó su lanza en la ingle; él era el único ser que consiguió herirle alguna vez, y que le causó tanta humillación… con ayuda de su hermana. No sabía por qué Atenea nunca habló de su relación con Briseida. El caso es que ella había mirado a otra parte y había guardado su secreto.

Y él se había enamorado de Briseida como de ninguna otra.

Algo había sentido por Afrodita, de hecho, ese instinto irrefrenable que les llevaba a encamarse cada vez que tenían la oportunidad, para disgusto del cornudo Hefesto, había causado su destierro a la tierra mortal. Pero con Briseida había sido distinto. Se había enamorado totalmente, locamente, y para proteger su amor y su orgullo, jamás consintió que nadie supiera de ello. Ningún libro, ningún poema, ninguna fábula, ningún ser humano o divino, al margen de su hermana, conocían este hecho.

Pero el caso es que ella lo había abandonado. Sí. A él. Maldita mujer. Con aquellas peroratas sobre su miedo a la ira de los dioses, o sobre sus destinos divergentes: él era un dios, no moriría nunca; ella una mortal, su destino serían los campos Elíseos y el dulce olvido junto a las aguas del Leteo.

¿Es que no sabía que la habría seguido al Averno, y habría movido cielo y tierra para sacarla de él? ¿No sabía que Hades era su hermano? ¿No sabía que él era un dios poderoso? El amor de Briseida no había sido tan grande como el suyo. Un amor que sólo entregó una vez y de forma completa, sin reservas.

Planeó miles de venganzas contra ella por su abandono. Quería herirla para que volviera a mirarle, aunque fuera con odio… y nunca pudo ejecutarlas. La amaba demasiado.

Pero era tan agradable volverla a ver, aunque fuera en sueños…

En ellos, Briseida era ahora quien tiraba de él entre las columnas de humo y fuego. Era ella, que había vuelto a salvarlo de su soledad, igual que él la salvó de su esclavitud.

Corrían entre las sombras, sonriendo, alejándose de todo y de todos… Era real, pero al mismo tiempo, como era normal en los caprichosos sueños, algo empezó a cambiar sutilmente a su alrededor.

Corrían ahora por la ladera de una montaña… una muy familiar… ¿Era Seúl? La chica ya no llevaba túnica, sino vaqueros y camiseta. Su pelo ya no estaba recogido, sino que ondeaba lácidamente al ritmo de su carrera.

Daba igual, seguía siendo ella. La seguiría donde fuera, y vistiera como vistiera.

Ella se volvió a mirarlo… sus ojos eran rasgados, su nariz era chata, sus facciones no eran tan bellas… ERA SUN RAE.

Jang Keun Suk despertó en la habitación de su apartamento envuelto en sudor.

¿Por qué había soñado con ellas? ¿Por qué? ¿Por qué volvía a recordar a Briseida? Hacía años, quizá siglos, que eso no sucedía. Briseida ya no ocupaba su corazón. Le había costado mucho desembarazarse de sus sentimientos, pero lo había conseguido. Ella y Sun Rae no se parecían en nada. No había nada físico o espiritual en que pudieran asemejarse, eran totalmente distintas…

Él sabía que todos los sueños tenían un mensaje. ¿Cuál era en esta ocasión?

Se levantó maldiciendo a Morfeo.

– ¿Inquieto otra vez?

– Maldita sea, Atenea, no estoy de humor – gruñó, mientras daba grandes zancadas hasta la cocina, donde se sirvió un vaso de agua fresca.

Lo sé. ¿Qué ha pasado? El gran Ares teniendo sueños que le provocan ansiedad… no es nada convencional.

– No eres mi niñera, ¿por qué debería preocuparte?

– Eres mi hermano…

– No necesito tu ayuda ni tu preocupación – tragó el contenido del vaso de un trago -. No te molestes.

Todavía no podía evitar sentir aquel hormigueo en su ingle cada vez que hablaba con Atenea. Era su hermana, y por su carácter tranquilo la adoraba como tal, pero no dejaba de guardarle un secreto rencor por aquel incidente de su herida. Un incidente que también acababa de recordar…

La voz dejó de molestarle, y él se calmó un poco. El recuerdo de Briseida había resucitado toda la rabia que sintió cuando ella lo abandonó.

Quizás tenía una interpretación propia sobre su sueño, aunque no fuera la correcta… quizás su subconsciente sólo quería manifestar su deseo dormido de tomar venganza. Y quizás aquella niña que pretendía rechazarlo iba a ser el objeto perfecto para su desquite.

***

Como si el cielo conociera sus propósitos, aquella mañana de grabación en el campo hermoso y perfecto había quedado fastidiada por una repentina lluvia que nadie había podido preveer, ni con los anuncios del tiempo. Fue así como discretamente se escurrió entre la gente que corría para salvar el material y chocó, a primera vista accidentalmente, contra la muchacha que se había convertido en su objetivo y deseo sexual.

Ella le saludó cordialmente con una inclinación de cabeza, intentando esquivarle sin conseguirlo pues él le agarró de las manos la caja que estaba llevando y se la llevó donde ella debía dejarla. Así comenzaron a trabajar codo con codo para salvaguardar las cosas, y todo el equipo se quedó en lugares cubiertos observando cómo llovia, mientras se comenzaban a cambiar planes y horarios por aquí y por allá.

Podía sentir las miradas discretas de ella buscándolo, posándose sobre sus hombros y enseguida apartándose tímidamente. Disfrutaba de ello, porque era precisamente lo que esperaba y deseaba que ella hiciera. Se la estaba ganando, ninguna fémina podía resistirse a él demasiado.

Se las ingenió nuevamente para terminar colocado a su lado mientras esperaban que terminase aquella intensa lluvia o llegaran nuevas instrucciones, a pesar de que él, como actor de reconocida fama, no debiera colocarse al lado de una desconocida, sino que su sitio era en un cómodo coche esperando a que todo terminase, o yéndose a la próxima localización donde debía grabar. No obstante, eso a él poco le importaba, teniendo una meta mucho más interesante y deliciosa entre ceja y ceja.

Se acercó más a ella, notando cómo instintivamente la muchacha se ponía tensa. Prácticamente estaban solos allí en el rincón, bastante apartado de las miradas indiscretas y sabiamente escogido por él mismo. Demasiados años de tácticas y estrategias como para no poder conseguir algo tan simple y sencillo como aquello.

Sus dedos se tocaron y ella apartó a la velocidad del rayo la mano.

-Lo siento, Keun Suk-sshi.-su voz sonó ligeramente cortada, deliciosa como la de un corderillo. Sin que ella lo viera, se relamió los labios.

-No tienes por qué disculparte…¿tienes frío?-preguntó cordialmente, sacándose la chaqueta sin esperar respuesta y colocándosela encima. La táctica del galante que nunca fallaba. Sun Rae se estremeció ligeramente y alzó el rostro hacia él, clavando los ojos rasgados y oscuros en los suyos, que sonreían prácticamente sin pretenderlo, creyendo que nuevamente había ganado la batalla y la guerra. Sorprendentemente, ella se sacó la pieza de ropa y se la tendió para que la tomase de nuevo.

-Estoy bien.

-Eso no es cierto.

-Preferiría mojarme a tomar esta chaqueta.-las palabras tardaron varios segundos en procesarse en sus oídos y más tarde, en llegar a su cerebro.

-¿Cómo has dicho?

-Primero, si se resfría por mi culpa lo pasaré realmente mal. Y segundo, ya entiendo qué es lo que pretende hacer y no me gusta nada. Lo siento mucho, sé que le es fácil conquistar a las mujeres. Guapo, atractivo, simpático, buen actor y cantante, ¿qué más se puede pedir? Acostarse con un famoso es algo a lo que aspiran muchas jóvenes. Pero lo lamento, yo no soy una de ellas.

-No sé de qué me estás hablando.- Estupenda. Era simplemente radiante, le dejaba pasmado rechazándolo, aunque podía sentir cómo el cuerpo de ella también le estaba buscando. La delataba el temblor de su mirada.

-Sí, sí lo sabe. Me voy, que pase un buen día Keun Suk-sshi.-dijo, ofreciéndole una reverencia y dándose la vuelta echando a correr lejos de él. Quería huir de Jang Keun Suk…¡no! De un Dios, de Ares, ¿cómo podía él permitirse algo así?

Chasqueó la lengua, en parte todavía más interesado en ella, en parte molesto por aquella reacción que no se habría esperado. Sí, podía rechazarle una vez, ¿pero dos? No, no podía permitirse algo así, no podía mancillar su perfecto…o casi perfecto historial…

Sun Rae se escabulló entre un montón de gente, huyendo de él con desesperación. La caza estaba tomando lugar de manera más literal de lo que al actor le hubiera gustado, así que paulatinamente se detuvo en la lluvia, empapándose. Al verle varias personas se acercaron hacia él para cubrirle y llevarle a un lugar seco, sin embargo se quedó estático viendo la espalda de ella desaparecer.

Huir…huir de él… ¿por qué huía de él? De nuevo le hacía pensar en Briseida, quizá fuera simplemente porque había soñado con ella aquella noche, y la muchacha tenía un aroma embriagador que le recordaba a ella. Aunque lo más normal hubiera sido pensar que se trataba de una reencarnación de su único amor real, sabía que ese no era el caso. Entonces, ¿por qué huía?

¿Por qué sentía tal desazón al verse rechazado?

Apretó con furia los puños, clavándose las uñas en las palmas y haciendo manar ligeramente sangre sin darse cuenta. De repente, estaba furioso, muy furioso, ¿con qué derecho se atrevía a rechazarle?

Si quería acostarse con ella, lo hacía. Si se cansaba del sabor de su piel, la dejaba. Es lo que había hecho en el pasado, lo que hacía entonces y lo que haría en el futuro…¿por qué tenía que cambiar sus planes?

-Te has encontrado con la horma de tu zapato.

-Déjame en paz.-gruñó, asustando a las muchachas que intentaban cubrirlo y llevárselo de allí. Se deshizo de ellas agitando pesadamente los brazos y comenzó a caminar de nuevo tras su presa. No iba a pensar más en Briseida, ni en ser amable. Su orgullo acababa de ser puesto en juego. “Lo lamento, yo no soy una de ellas” había dicho ella con toda su elegancia y educación. Mas se había atrevido a despertar a la bestia que dormía dentro de él, así que ahora le tocaba pagar las consecuencias.

Caminó despacio por donde sabía que ella había pasado, podía olerlo. Si ponía todos sus sentidos, los objetos que acariciaba con la yema de los dedos le indicaban el camino. La pequeña cervatilla había abandonado el lugar de trabajo, marchándose lo más lejos de él que le fuera posible. Se rió en su interior, alguien debería decirle a aquella muchacha que se le iba a hacer imposible rehuirle.

La lluvia no se detenía, llevándose la sangre que emanaba de un hilo por la palma de su mano, manchándole ligeramente los pantalones pero sobre todo el suelo, dejando un rastro tras de sí que sería fácilmente detectable. La gente le dejaba pasar, seguramente notando la furia que emanaba de él y sintiendo un inexplicable temor por aquel delgado y ligeramente afeminado muchacho.

Al fin sus ojos detectaron los cabellos de ella flotando en el aire, la vio meterse en un callejón y enseguida sacar un pie de nuevo, introduciéndose en él de golpe. El ver esa extraña situación hizo que en parte calmase de repente su ansia y necesidad. En parte mejor, porque posiblemente la hubiera sometido, por más que ella no quisiera, de tan ofuscado que se encontraba en aquellos momentos.

Se acercó hasta el lugar y escuchó unas voces provenientes de allí. Al asomarse se encontró con una situación que en realidad se había imaginado a medida que iba hasta allí. Unos muchachos con el rostro cubierto por una mascarilla tenían a la chica retenida por el brazo y estaban intentando robarle, haciendo caso omiso a las palabras de ella de que no llevaba ni siquiera el monedero encima y registrándola, deteniéndose en los lugares más beneficiosos al palpar.

Fantástico, era lo que realmente necesitaba para deshacerse del enfado que lo tenía totalmente enajenado. Crujió el cuello y los dedos de las manos, sonriendo maliciosamente y llamando la atención de los tres ladronzuelos.

-No os atreváis a tocar de nuevo a mi amiga.

-No nos hagas reír, capullo.-uno de ellos no dudó en acercar hacia él la navaja con la que había amenazado a la chica para que estuviera quieta y sin moverse. Eran más grandes que él y en apariencia la pelea estaba perdida antes de comenzar.

-Soltadla.-dijo amenazadoramente, con un tono de voz que en su vida como actor coreano nadie había escuchado jamás. Pareció no ser lo demasiado potente para amedrantar a aquellos tipos, así pues lo repitió de una manera que fue más el rugido de un animal salvaje que palabras salidas de la boca de un ser humano.

Los chicos se miraron, y saltaron sobre él.

Lo que los ojos de la joven observaron a partir de ese momento fueron una danza entre el actor y tres bestias enormes, lentas y torpes. Él se movía suavemente, con maestría pero a su vez fiereza, y solo le hicieron falta tres golpes secos, uno para cada uno de ellos, para hacerles marcharse de allí lloriqueando y llamando a sus madres.

-Pero qué…-comenzó a decir, estupefacta y paralizada. El hombre que se encontraba frente a ella no era el mismo al que había dejado atrás minutos antes. Era alguien diferente, mucho más fiero e imponente. Su cuerpo empapado parecía crecer y la sombra de aquel hombre la estaba engullendo.

Por otro lado, él la miró severamente y sonrió de lado. No era una de sus espléndidas y hermosas sonrisas, sino una que hizo que la chica temblase.

-Deberías ir a secarte. O quizá alguna bestia quiera atacarte.

No se refería a aquellos ladronzuelos. Lo supo al instante. Hablaba de sí mismo. Sintió miedo, muchísimo más temor del que había sentido nunca. Un miedo irracional que le duró incluso cuando él le dio la espalda lentamente y se marchó de allí con toda la elegancia que poseía.

Se dejó caer al suelo. Por alguna extraña razón, sabía que algo importante iba a cambiar en su vida y que él sería el culpable.

Listado de capítulos.

Anuncios

25 respuestas a “거짓말” kojitmal – Mentira. Capítulo 3

  1. ARI8 dijo:

    MADRE DE DIOS, ME HABÉIS MATADO, PAR DE CABRITAS.
    Ese comienzo haciendo referencia a la Ilíada me dio un subidón del doce y cuando pensé que era un sueño, no, zas, sorpresa, resulta que él es el verdadero Ares pero con apariencia humana y la voz de su conciencia, es nada más y nada menos que la de los Ojos Glaucos.
    Mitología griega y temática oriental, nada mejor para hacer que mis sentidos se intensifiquen.

    La historia desde luego dio un giro que no me esperaba para nada pero eso de que ella no sea la reencarnación de Briseida pero que al mismo tiempo tenga algo de ella, hizo que me quedase estupefacta. Él también podría haber entendido a Briseida, leñes en vez de dejar que le gobernase su orgullo de dios.
    Bueno, pues empieza a dar caza a su presa pero al final se echa para atrás y la deja marchar ¿es que sabe lo que es la piedad? ¿Es que se dejó gobernar por su corazón? Dios, esta incertidumbre me mata.
    Resulta que ella huye de él porque la hirieron profundamente, le canta las cuarenta pero tras habela defendido parece que sus defensas se derrumban ante él, o al menos una parte y que le dará una oportunidad.
    Por Dios, sacad pronto el cuatro puñeteras que me estáis haciendo sufrir ya demasiado XDDDDD.
    Que se me olvidaba, sois unas maestras escribiendo las dos, mi más sincera enhorabuena ^^

    • Nuna dijo:

      Jjajajajaajaaa Ari, lo sabes perfectamente. Los dioses son orgullosos y MUY caprichosos… es divertidísimo hacer esto si identificamos al actor con el Dios, por favor, es que son tal para cual los dos!!!

  2. Jey dijo:

    wau, simplemente wau… dejen me recupero y luego comento con mas coherencia jajaja

  3. Agra dijo:

    Vale, ahora que me he recuperado un poco de mi entrada en SHOCK, me dirijo presta a comentar. (es que me he contagiado del nivelazo, nenas menudo principio XDDD).
    Veía que acercábais el personaje al Dios, pero no me imaginaba que le íbais a convertir en su reencarnación, y lo que me flipa más es que casan perfectamente. El carácter del personaje es de los que personalmente me dan más rabia, ya estoy expectante para ver cómo será su evolución. Y creo que nos va a ser muy fácil ponernos en la piel de la protagonista. Así que, seguid así, nos tenéis a todas pendientes, esperando por más.

    • Nuna dijo:

      Claro nena, por qué te crees que llamé Ares a KeunSuk??? Es que están hechos el uno para el otro. Son de guerreros… ÑAJDFÑADSJFKAFHDAS.

  4. Alusiana dijo:

    Muy bueno!!

  5. thaniayamato dijo:

    espero sin mas el siguiente capitulo no negare k me confundio un poko la tematica griega pero imaginarlo como un dios fue genial y luego lo demas la part en la k el la persigue realmente me la imagine con su carita y o por dios cuando la ayudo woooo
    estoy encantada es el primer fic k me leere con ustedes pero kreo k leere mas fics aqui
    graxias por escribir y por favor cntinua

  6. Wowwww…….me encanto…..el principio como q me confundio un poco pero después le agarre el hilo……..Jeannelok y Nuna son lo maximo he leido todos los fanficXD….acabo de terminar de leer Hyung y ahora este uffffff….ya quiero el capiiiiii 4………Un besote….Saludos desde Peru ; )

  7. dan dijo:

    hola io nunca habia sido fan de los fanfics dehecho ni siquiera hacia el intento de leerlos, pero hubo algo en el este que dije por que no??? y saben me han atrapado ahora solo espero con ansias que salga el proximo capitulo y me formulo en mi cabeza un monton de escenarios posibles para continuarlos o para virar el rumbo del mismo. por favor continuen su duro trabajo que en verdad me encanto, me encanta jajajaja

  8. urpyi dijo:

    Este fanfic esta cada vez mas intenso, me declaro fan y a esperar que la cuarta parte llegue pronto.

  9. Pamela dijo:

    PERO COMO?…. ME DEJAN ASI?… YA QQUIERO EL OTRO CAPI… ME VOLVERE LOCA ESPERANDOLO, GRACIAS NIÑAS … ESTA BUENISIMO …

  10. Summer dijo:

    LOL , menudo inicio de capitulo , esto es una mezcla explosiva !
    las cosas esta empezando a dar un vuelco muuuuy interesante , me ha encantado , tengo unas ganas enormes de leer el próximo capitulo!

    😉 ❤

  11. rosaday dijo:

    XXDDDD sin palabras y el principio demasiado , quieroo masss por favor.

  12. Laura Duran dijo:

    acabo de leerme la historia esta super buena
    pregunta cuando vuelven a subir cap

  13. tenmachan dijo:

    Chicassssssssss chicassssssss!!!!! Me teneis locaaaaaaaaaaa!!!! Genial, genial, no podía quitar la sonrisa de Namgilip*llas mientras leia!!! A medida que iba avanzando con la lectura la sonrisa de placer crecía más y más!!!!

    Yo os digo que me encanta la personalidad con la que habeis dotado a Keun Suk. Oseaaaaaaaaaaa, es totalmente creíble!!!! Estoy encantadísima en serio!! Os animo a que envieis el fic a Corea!!! Menudo drama saldría de estooooo!!! * babea y tiene convulsiones mientras lo imagina*

    Quiero mássssssssss!!!! Esperaré muelta al miércolesssss!!!

  14. tomodachi dijo:

    wauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu me mato el capitulo yo dije que es esto al empezar a leer la iliada, y luego resulta que es la reencarnacion de ares, wuauu este fic promete como todos los que sacan muero de ganas por más y felicidades…

  15. Genial capitulo!! Me encanta como se va develando la historia de uri Dios Ares, como siempre muchas gracias por compartirlo y mucha felicidades su trabajo es estupendo. Waa ya quiero que sea miércoles >o<

  16. estuvo fantástico el capitulo y me han matado con eso de “para disgusto del cornudo Hefesto”
    jajajajajajja me parti de la risa. sigue con este trabajo tan maravilloso espero con ansia el siguiente.

  17. fumoffu dijo:

    Bueno, primero me presentaré para situaros. Soy un ajhuma para nada aficionada a los fanfic, siempre me han parecido historias, como decirlo… infantiles (normal teniendo en cuena mi edad, que no la voy a poner pq algo de amor propio aún me queda). Dicho todo esto tengo que deciros que con este fanfic acabo de cambiar de opinión…¡por Dios, hijas! menuda imaginación que teneís, habeís conseguido que me pase la semana esperando los miércoles,jajjaja¡¡¡ de verdad que me lo estoy pasando cañón (aún se dice esto?) leyendo vuestra historia. Enhorabuena, de verdad me encanta visitar vuestra página ( no veaís lo que me río con algunas entradas por no decir con todas, locuelas, que sois unas locuelas) y encontrarme con esta joyita…seguid así, ¡¡¡fantásticas!!!. Un besote desde Valencia.

    • Nuna dijo:

      Y yo soy una ahjuma a la que su pequeña maknae ha convencido (con un cebo como Keun Suk y la mitología) para escribir uno, ajajajajjaaaaa.

      Me alegra que te guste!!!

      Un beso desde Alicante.

  18. me quede en K.O!!
    debo confesar que no pensaba leer el fic pero estaba aburrida y comencé a leer, al principio mi mente se resistía a seguir leyendo por que se me hacia algo exagerado pero me he quedado clavada … muy genial la historia.

  19. franx dijo:

    guaooo!! mitología y Sukkie, no puedo con mi vida.. me tengo que ir a domir para ir al trabajo, pero me como las garras de las ansias por seguir leyendo. AAah!!
    p.d. que más da Caray! iré a trabajar en calidad de bulto, pero continuo con la historia esta buenísima

  20. Alexandra dijo:

    Me encanta la historia y te ase volar la imajinacion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s