“거짓말” kojitmal – Mentira. Capítulo nº 11

by @Jeannelok y Nuna

No le gustaba tener a Ganímedes encima de él. No era como si le viera muy a menudo, en realidad, pero sabía que estaba allí, ojo avizor, y eso le bastaba para hacerle hervir la sangre.

Ares era un ser libre. Podía soportar que Atenea estuviera metida en su cabeza. En realidad aquello no le importaba demasiado… Su hermana… En definitiva, no era una diosa cualquiera.

¿Pero ser vigilado por un copero? ¿Un mísero humano convertido en inmortal por capricho de su padre, convertido en su niñera?

Debía soportarlo. El castigo no podía ser evitado, y si lo pensaba fríamente así era mejor. Un inmortal no era un dios, y por lo tanto sería más difícil que descubriera su “pequeño secreto”.

-Tú no dirás nada, ¿verdad, Pepito?

Si sigues llamándome así, me lo plantearé.- se echó a reír ante su respuesta, justo cuando llegaba la furgoneta negra a buscarlo.

Cuál fue su sorpresa y disgusto al bajar y encontrarse a Lee Joon y sus compañeros de grupo saludando alegremente.

El muchacho, al verlo llegar, se le acercó lenta y disimuladamente.

-Keun Suk hyung, cuida de nosotros por favor.-se inclinó delante de él.

A falta de palabras, simplemente devolvió el gesto, pero menos marcado. Seguramente nadie pudo darse cuenta, pero ambos se dirigieron una profunda mirada.

Era un desafío, el uno porque se sentía herido en su orgullo por tener que rebajarse (todo por salvar a su Sun Rae, se dijo) y el otro porque era su “trabajo y misión”, y no podía aceptar dicho odio.

Se separaron, porque le llamaron para cambiarse. La sesión de fotos era para la revista Ceci, así que ya se podía imaginar que iban a cargarlo de maquillaje y un peinado extravagante.

Pasó dos horas inmóvil en una silla dejando que jugaran totalmente con su piel, mientras su mente volaba a saber controlarse y disimular cuando viera a la chica, más de lo que había hecho días atrás.

Finalmente terminaron. La idea era de una imagen fuerte, provocadora, masculina y bestial. Ropa y maquillaje oscuros, mirada muy marcada…

Dejaba su físico asexual y se convertía en un ser más cercano a lo que era su imagen real. Se miró en un espejo. Era realmente atractivo.

Sin darse prácticamente cuenta, al salir del estudio buscó con la mirada a la muchacha. Al menos quería mostrarse ante ella y ver su cara de asombro y admiración.

Cada vez tienes más pensamientos y deseos humanos.-prefirió hacer caso omiso a la voz de su cabeza.

No le hizo falta buscar mucho para verla a lo lejos sirviendo un café y después clasificando algo de ropa. Sun Rae era así, incansable. Sonrió para sí mismo, encantado con ello. Sus pies se movieron automáticamente hacia la chica, esquivando a la gente sin mirar, hasta finalmente plantarse detrás de la humana.

Sun Rae se volvió al instante, notando la presencia detrás de sí. Reaccionó con un estremecimiento. A pesar de su pacto, que él estaba respetando totalmente, parecía todavía incómoda cuando estaba cerca de él.

Ares lo entendía, pero también le cabreaba.

Esperó en silencio a que ella dijera algo, un comentario sobre su aspecto. Escuchaba a la gente murmurar y las chicas reír como idiotas al verle, sin embargo a él solo le interesaban las palabras de ella.

Se hizo de rogar, pero al ver que aquel intercambio de miradas y el silencio no les llevaba a ningún lado, abrió la boca:

-Keun Suk-shi, creo que deberías ir…a hacerte las fotos… ¡oh!-de repente Sun Rae pareció divisar algo por detrás de él, en el preciso momento en que notó la presencia de Ganímedes acercándose con paso ligero. Se volteó y se le heló la sangre cuando ella alzó el brazo saludándole a él visiblemente.

En medio minuto se unió a ellos dos.

-¡Sabía que eras tú!-rió alegremente la chica, reverenciando ante la forma humana de Ganímedes, Lee Joon.

-¿Os conocéis?-preguntó alegremente, poniéndolo en tensión. Fue ella quien se animó a responder, y por suerte la respuesta era la misma que él iba a dar.

-Trabajo para él…para su compañía, ¿también le conoces?

-Mm…algo así. Hoy compartimos sesión de fotos.-la sonrisa que dibujó en su rostro ocultaba mucho más de lo que Sun Rae podría entender.

-¿Y vosotros dos?-preguntó finalmente, seguro de que ya no despertaría la curiosidad del copero al hacerla, sino que parecía adecuada a la situación.

-Él me ayudó hace unos días, ¡por cierto! Todavía te debo un café.

-¿Él te ayudó?-preguntó, incrédulo- ¿Cuándo…?

-Es un secreto.-argumentó enseguida ella, sonrojándose ligeramente.

Apretó los puños con fuerza. Los nudillos se pusieron blancos. Debía controlarse, pero…

¿Por qué Sun Rae había acudido a Ganímedes en vez de a él mismo para pedirle ningún favor?

Sun Rae y Lee Joon charlaban amigablemente en la cafetería del hall del edificio, mientras Ares los observaba de soslayo desde el otro extremo.

***

El reportaje había terminado, pero les habían preparado un pequeño cocktail al final del mismo. Algo íntimo. Para los artistas, los mánagers, y algunos miembros del staff, como Sun Rae.

Su agente le había dicho que era conveniente que hiciera derroche de su tan afamado carisma, y él habría ejecutado su orden de modo perfecto y natural, de no ser porque la chica se empeñaba en mezclarse con el copero.

Se conocían, y eso ya era peligroso. Según ella, el modo en que lo hicieron era secreto, lo cual implicaba que le guardaba secretos… a él.

Verles hablando de aquella manera tan distendida, además, resultaba extremadamente peligroso, puesto que Keun Suk empezaba a dudar que Ganímedes se hubiera acercado a ella por casualidad, y esto le ponía muy nervioso.

Pero no tanto como pensar en la facilidad con que el copero había conseguido de Sun Rae lo que a él le había costado tanto… y a veces daba la impresión de que el tal Lee Joon le había superado en cercanía con la chica, por mucho.

En el momento en que no pudo soportar más la rabia y la curiosidad, hizo ademán de dirigirse hacia ellos.

Ares, tranquilízate. Puede ser una trampa.

– ¿Sabes algo que yo deba saber, hermana?

Si lo supiera no te lo diría, pero intentaría evitar que hicieras alguna tontería. Aunque confieso que no sé nada. Zeus, por algún motivo que desconozco, trata este asunto sólo con Ganímedes. Creo que algunos de nuestros hermanos ni siquiera saben que él está aquí, y mucho menos por qué.

– Mmmm… tendré cuidado.

Ares se acercó al inmortal y a la mujer que le gustaba.

– Lo estáis pasando bien… – comentó, intentando imprimir a su tono un lenguaje casual.

– Sí -. Contestó jovialmente Joon -. Tienes suerte de tener a esta chica trabajando para ti, hyung. Es divertida, inteligente y g…

– Lo sé – interrumpió Ares. Sabía lo que iba a decir, pero su cólera creciente no toleraba escuchar lo guapa que era su Sun Rae en boca de Ganímedes -. Por eso la hice mi asistente personal. Tiene mucho potencial. Pero, ¿de qué conoce la asistente de Jang Keun Suk a un novato recién llegado?

Sun Rae bajó la mirada y se sonrojó.

– Tuve un pequeño inconveniente en la gala que me ayudó a resolver – confesó.

– ¿Ese era el secreto que me guardabas? ¡Jajajajajaaaa! – su risa le sonó falsa hasta a él mismo -. ¿Y cuál fue ese inconveniente?

– Nada del otro mundo – respondió Joon. De repente, su mánager le llamó -, tengo que irme, nos vemos luego Sun Rae, te llamaré y seguiremos la conversación tranquilamente –. Se marchó después de lanzarle una pequeña mirada de desafío a Keun Suk mientras pronunciaba la última palabra.

Ares reunió toda su fuerza de voluntad para no correr tras él y partirle la cara. Tenía que enseñarle a ese chico que un inmortal no podía tratar con tan poco respeto a un dios, por mucho que éste estuviera desterrado…

Su cólera fría golpeó los instintos de Sun Rae, que había aprendido a detectar, a base de experimentarla, cuándo ésta estaba a punto de provocarle una de sus explosiones.

– Fue algo casual -, murmuró -. Hubo un accidente y una de las prendas se estropeó. Lee Joon me prestó la suya para sustituirla.

Keun Suk la miró, y al ver su expresión sincera y apurada, relajó su semblante.

– ¿Era la primera vez que os veíais? – preguntó.

La chica asintió.

– Te pedí que me contaras todo aquello que vieras extraño… ¿por qué no me lo dijiste?

– ¿Extraño? Me lo encontré por casualidad y me salvó el pellejo, ¿qué hay de extraño en eso? – respondió ella, algo desconcertada.

Keun Suk sonrió. Sun Rae no podía ver nada extraño, ya que ni siquiera sabía quién era Lee Joon en realidad, y él no tenía intención alguna de decírselo. La chica no actuaría con tanta naturalidad si supiera su veradera identidad, y esto sería una gran desventaja.

Aunque ahora, la verdadera desventaja desde su punto de vista, era la irritante naturalidad con que actuaban los dos cuando estaban juntos.

***

Lee Joon salió a la noche abierta. Le gustaba aquel país y aquel tiempo, pero odiaba no poder ver bien las estrellas en el cielo seulense.

Miró a ambos lados para asegurarse de que no hubiera nadie y se sumió en sus pensamientos. Allí, junto a la van de su grupo, en el aparcamiento, alejado momentáneamente de las miradas de todos, se recostó sobre el vehículo sin dejar de vigilar la puerta por donde su mánager y el resto de compañeros podían salir en cualquier momento.

Pensó en lo agradable que era aquella chica que trabajaba con Ares. Sabiendo de su carácter arrogante, vanidoso y egocéntrico, lamentaba que alguien tan amable y alegre como Sun Rae tuviera que convivir con él.

Estaba tan absorto en su análisis, y vigilando con tanta atención la puerta de salida, que no vio el leve movimiento entre las sombras que se produjo cerca suya.

– Ganímedes…

Era una voz femenina, susurrante, casi viperina. Antes de darse la vuelta para mirar hacia la procedencia de la voz, ya había adivinado a quién pertenecía.

– Eris… – dijo, una vez la miró y comprobó que sus suposiciones eran acertadas -. ¿Qué estás haciendo aquí?

– Ya sabes – dijo ella, mientras se acercaba y lo miraba de arriba a abajo – divirtiéndome… me gusta el cuerpo que has elegido… ¿por qué has bajado? ¿Qué puede haber tan interesante aquí abajo como para que Zeus mande a su predilecto? – La mujer miró hacia el edificio -. Mmmmmm… ¿Ares?

– No has contestado mi pregunta. No estás aquí casualmente, ¿en qué está metido Ares que atrae a la diosa del conflicto?

– ¿Me darás respuesta tú si yo te contesto?

– Mmmmm… no eres de las que utiliza la información de que dispone para el bien, y lo sabes – dijo él, sonriendo con una inocencia que estaba lejos de poseer.

Ella se acercó y posó un dedo sobre su pecho, moviéndolo ligeramente hacia abajo.

– Y tú eres un inmortal inferior que no conoce su lugar … sin embargo, me gusta este aspecto tuyo, me es agradable, te contaré lo que sé, si tú me ofreces algo interesante a cambio… ¿Te ha enviado Zeus para vigilar a su hijo pródigo?

La sonrisa de Ganímedes se hizo más amplia.

– No es demasiado difícil llegar a esa conclusión. Estoy en la misma ciudad que él, en el mismo entorno, y soy el hombre de confianza de Zeus… – dijo. Sin embargo esto no constituía una afirmación en sí misma, y Ganímedes lo habia expresado así deliberadamente. Siempre podría decirle que había sido ella misma quien había sacado sus propias conclusiones, y que él ni siquiera había dado una respuesta rotunda -. ¿Sabes algo de Ares que pueda interesarme?

– Mmmmmm… no… pero parece tener mucho interés en esa chica, Sun Rae. Y creo que ella sabe quién es.

Ganímedes se puso alerta. ¿Sabía La Discordia que Ares había hecho una manifestación de poder? Y si era así, ¿alguien la había visto? Era una posibildad que Zeus quería descartar. ¿Podía ser Sun Rae quien la había presenciado?

– ¿Por qué afirmas una cosa así?

– Yo estaba delante…

No podía ser…

– ¿Cómo?

– Discutimos… él se empeña en proteger a esa pequeña mortal, me amenazó con matarme, jajajajaaaa, como si pudiera… entonces ella apareció y escuchó algo que dijimos…

¿Ares intentando proteger a una mortal? Era de locos… Ares más que protegerlas, las utilizaba a placer.

– ¿Algo como qué?

Discordia frunció el ceño… si le contaba que había sido ella misma, quien imprudentemente había hablado sobre la condición divina de Ares, probablemente Zeus se enfadaría con ella…

– No estoy segura… – dijo melosa, sopesando con la mirada los brazos del joven y tocándolos a continuación -. Mmmmm… son tan duros como parecen.

Ganímedes dió la conversación por zanjada. Eris era una mentirosa por definición. Le gustaba crear dudas y sembrar conflictos. Y siempre había tendio un afán especial en meter en líos a Ares. Él era muy fácil de provocar, y los enfrentamientos entre los dos habían causado alguna que otra molestia a los dioses.

– Hablaremos en otro momento – le dijo -. Los humanos que me acompañan están a punto de llegar.

Apartó las manos de la mujer de su cuerpo y le sonrió.

– Debo irme, pues – respondió ella, antes de alejarse entre las sombras con aquel movimiento sinuoso que recordaba al de una serpiente.

Ganímedes analizó la situación… no creía nada de lo que ella acababa de decir, pero lo que estaba claro, era que algo ocurría, algo lo suficientemente atractivo como para que Eris andara rondando. Y tenía que descubrir qué era.

La puerta del edificio se abrió, y Joon miró detenidamente. Esperaba ver aparecer a sus compañeros, pero se equivocó.

Eran Jang Keun Suk y su asistente quienes acababan de salir a la calle, y Joon los observó con curiosidad.

La chica tropezó, y Ares la sujetó rápido como el rayo antes de que cayera al suelo. Le escuchó preguntarle si estaba bien… y su voz le sonó tan atenta, que por un momento dudó de que fuera el dios de la Guerra.

Sun Rae asintió tímidamente.

– ¿Estás segura? ¿No te has torcido el tobillo?

– Estoy bien.

– Te llevaré a casa.

– No es necesario.

– Vamos, Sun Rae… no te estoy pidiendo una noche de amor desenfrenada, quedamos en que no volvería a comportarme así, y tú misma puedes ver que estoy cumpliendo mi promesa.

La muchacha lo miró. Había duda en su rostro. Finalmente, cedió.

– Está bien… pero sólo por esta vez. La verdad es que sí me duele un poco.

Ares esbozó una sonrisa de satisfacción que Ganímedes no había visto jamás.

– Démonos prisa entonces – dijo el Dios de la Guerra -. Tendremos que ponerte hielo en ese tobillo.

Antes de que la chica se diera cuenta, Ares la había tomado en brazos. Después se dirigieron juntos hasta un coche en el que él la introdujo con mucho cuidado.

Ganímedes observó el vehículo mientras se alejaba.

– Quizás Eres no haya mentido después de todo… por lo menos esto sí era verdad.

Ares confraternizando con una mortal… reprimiendo sus deseos y siendo humillado de esa manera por ella… probablemente Eris sabía más al respecto, pero todo lo que se podía esperar de ella era cuanto menos una visión totalmente sesgada de la realidad. Manipulada a su conveniencia para sembrar la confusión.

Ares tenía una relación especial con aquella muchacha, pero le resultaba bastante difícil creer que ella supiera quién era él, a juzgar por su modo de resistírsele y de tratarlo. Ares jamás habría dejado que alguien, y menos una mujer mortal, le rechazara… O era una nueva táctica de seducción del dios, o realmente la chica era algo especial.

La curiosidad del copero necestaba satisfacción.

Listado de capítulos.

17 respuestas a “거짓말” kojitmal – Mentira. Capítulo nº 11

  1. tenmachan dijo:

    fjkasdkfasldfasdf One more time, nos dejais con las mieles en los labiossssssssssssss!!!!
    Chicas, me he partido a base de bien con este capi en las escenas de los tres. Eso de “su Sun Rae” y lo de partirle la cara me han sacado las lagrimillas de carcajada! Madre mia, Ares celoso!!!! Cada vez va siendo más y más humano… Nos derretirá con ternuritas??? Ya veremos, ya, jodías, que vaya giros que da la trama! XDDDDDDD Ganímedes es un acierto ENORME, me encanta el personaje, me encanta su misión, me encanta que ponga nervioso perdido a Ares…. Y en cuanto a Eris… el día menos pensado se muerde la lengua y se muere, no??? Vaya petarda!!! Cómo osas tocar el body del nene!!!

    Gracias por la ración semanal… Os superais cada vez más!!!!

  2. Agra dijo:

    Sí, siente celos, pero se comporta, así me gusta, jeje. Es un buen cambio de comportamiento para acercarse a ella, pero claro los problemas están por llegar y aún se lo tendrá que currar más. Me encanta chicasss!!
    Ahora bién, no comentaré mucho más, porque las fotografias me desconcentran un montón XD, esos primeros planos tienen delito, sobretodo el de Joon, perdóname Ares, pero esa yugular esá tan bién puesta…que me voy a darme otro paseo visual, hasta luego, jaja.

  3. ARI8 dijo:

    Dios, otra vez no, no es posible, por vuestra culpa acabaré en cardiología, me lo veo venir.

    Madre mía, anda que no estuvo intenso el capítulo que digamos, me encantó, porque tuvo mucha tensión entre Ares y Joon, mientras que la pobre Sun Rae no pilla una. Ares muerto de celos y no puede decir nada para protegerla, Joon, que se da cuenta de que algo raro pasa entre esos dos y ve que Eris tenía razón.
    Vale, ahora voy con mis elucubraciones. Puede que Joon se encariñe con ella y decida protegerla también pero sin dejar que ni Zeus ni Ares lo sepan, pero al mismo tiempo hacer que Ares se delate teniendo con ella ciertos detalles y comportamientos que lo hagan enfurecer hasta descubrirse el pastel pero en ese momento, decida protegerla con la ayuda de Atenea. Puede haber triángulo amoroso pero eso la verdad no me parece demasiado factible, porque ella sólo lo ve como la persona que la salvó y con la que tiene una buena relación. Vendría a ser algo así como su Rui (mi debilidad por este personaje es enorme).
    Luego claro, hay que tener en cuenta las que puede armar Eris, a la que creo que Joon mantendrá vigilada muy de cerca, porque al caerle bien Sun Rae, no creo que deje que le haga daño e intentará siempre frustrar sus planes.
    En cuanto a Ares, pues el pobre es que los celos lo consumen. El pobre sufre tal inseguridad, que verla con cualquier hombre, ya sea mortal o inmortal hace que quiera estallar y gritar a los cuatro vientos que es su mujer, como todo macho alfa que se precie, pero claro, tiene que callar para que ella continúe con vida y no se vea envuelta en una maraña de la cual no podrá salir viva o si lo logra, saldrá tan mal que no se recuperará. Luego, el pobre, parece un quinceañero enamorado cuando ella deja que la lleve a casa y con toda la ilusión del mundo la lleva en brazos olvidándose de vigilar todo a su alrededor para protegerla, porque esta vez se dejó llevar por su corazón y no su cabeza, lo que me parece que no traerá consecuencias demasiado agradables para nuestro protagonista.
    Sun Rae, pues por suerte sigue como una maniega en el tema Joon, porque como se entere, la pobre acabará chiflando, aunque creo que no tardará mucho en enterarse, por lo que a ver lo que termina pasando.
    Dios, ya quiero el 11, que nenas, este era el 10 XDDDDDDDD

  4. Ilatsi dijo:

    Chicas me quieren matar. Gracias por el nuevo capítulo. Son maravillosas!!

  5. zhio dijo:

    Oh dios mio!!! me han dejado plasmada!! xD que buen capítulo!!! ahora esperar hasta el otro miércoles T_T … pero mi dios Ares, veo que los celos estan llegando =) … Ganímides que foto me perdí y tube que leer de nuevo todo xD .. muy bueno chicas!! =)

  6. Jey dijo:

    De diez, gracias por el cap!

  7. Summer dijo:

    Menudo cacho capitulo!
    Ares ya empieza a ponerse celoso , poco a poco se esta volviendo mas humano
    sin darse cuenta *O*
    Con Eris de por medio y Joon la que se va a liar va a ser chica (?)

    Ahora a esperar al próximo miércoles ;___;

  8. NIC dijo:

    OMO! a mi también me gusta el cuerpo que ha elegido Ganímedes, *babasssssssssssss*
    Y sí, odio y envidio a Eris a partes iguales.

  9. Carol dijo:

    Tengo personalidad múltiple. Pero el comentario de antes era mío^^

  10. La' Vete dijo:

    Los celos… XD Un encanto completo ^^ Que ya no aguanto a la otra semana.
    Muy buen trabajo chicas

  11. La PeTii dijo:

    Que foto de Joon, dios mio q fotooo.. q cuelloooo! me estoy transformando en vampirooooo *¬* … jasklaskldkjasñkañkañldkasñdkajxlkJsdqlwkajslñdlakdaskdasjxasdlñajdklasjldjaksdjklaskj .. “volveremos en breve después de usar el desfibrilador” ..

  12. cekila85 dijo:

    dios que cada ves me enamoro mas de esta historia y por supuesto de ARES!!!!!! dios mio!!!!!!!! como es posible que por una mente pasen tantas cosas no tan puras e inocentes tras leer este capitulo, me encanta!!!!! me fascina su trabajo esperare muerta de ansia el próximo miércoles (desmayada de la emoción +__+)

  13. MaDDy dijo:

    cómo me gusta este fic!!!!! no sé que más decir…es q lo encuentro genial! estoy completamente absorta en la histora……

  14. rosaday dijo:

    el siguiente xddd

  15. thaniayamato dijo:

    por dios esta historia me tiene atrapada apenas leyendo el cap pero por motivos ajenos a mi es genial la histoia me ha encantado toda todame imagine a ares con su carita de niño celoso y luego de el rey del mundo al llevarla al coche y a su casa
    me encanta JOON no es ningun tonto todas se las ha olio muy bien por eso es el preferido de zeus ja menudo chiko ha agarraado esa ris para cualkier cosa no me cae se me hace sisañosa y llego a pensar k en algun momento estubo loka por ares(no lo dudaria) ja por eso le hace maldades y lo hace enojar y si no es eso entonces es pork algo paso que hizo el para k ella lo odiara no lo se peor estoy feliz con el cap solo esperare cuatro dias para el cap es menos ja pero au asi k buna historia y mas con JKS ares es woooo
    GRAXIAS GRAXIAS GRAXIAS
    por escribir cosas taninteresantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s