“거짓말” kojitmal – Mentira. Capítulo 4

By @Jeannelok y Nuna

Capítulo 4

Había tenido que reunir toda su voluntad para marcharse de allí aquel día. El incidente con los tres maleantes, y la posterior lucha, si es que podía llamar así a aquel sencillo encuentro, no había bastado para aplacar su ira y para evitar enfocar su rabia contra ella, así que había preferido quitarse de en medio. No quería dañarla.

Ahora se alegraba. Aquella forma de largarse era, como a los jóvenes de aquella época les gustaba decir, muy “cool”.

Sin embargo, esto no le suponía consuelo alguno. Seguía con la chica clavada entre ceja y ceja, viendo cómo ella evitaba acercársele a menos de diez metros. Si él hubiera querido, nada habría podido librarla de su presencia, pero su orgullo le impedía acercarse si esta vez no iba a ser para ganar la batalla, aunque en los rodajes, seguía manteniendo con ella pequeñas escaramuzas visuales que servían para atenuar su ansia.

Ella le temía. Ahora sí que se estaba comportando como se esperaba de una mortal. Ni siquiera sabía quién era él, y el temor ya emanaba de cada poro de su cuerpo… temor y algo más… lo sabía. Lo olía. Los siglos de experiencia no podían engañarle.

Ahora bien, ¿hasta qué punto ese otro sentimiento podía contrarrestar su miedo?

Cuando quería, o cuando no le era posible evitar que parte de su verdadero ser emergiera, era sobradamente capaz de hacer que alguien se muriera de miedo sólo con una expresión… y esa era la parte de sí mismo que le había mostrado a Song Sun Rae. Una mínima parte. Y como todo mortal, ella había reaccionado tal cua se esperaba.

Pero además de mortal, ella era una mujer… y como muchas otras anteriormente, parecía sentirse atraída hacia su parte oscura, por lo visto, mucho más que hacia la apariencia de actor guapo y famoso.

Hasta el momento, ella se había limitado a mantenerse alejada de él, como siempre. Pero aquellas miradas curiosas que le dedicaba, cuando pensaba que él no se daba cuenta, le decían que algo en ella había cambiado. Y esto, suponía una conveniente ventaja.

Ahora tenía que conseguir mantenerla cerca… tenía que mostrarle que temerle y adorarle al mismo tiempo no era tan malo. Pero su orgullo no podía tolerar ni un rechazo más… Ahora sería Sun Rae, quien tendría que ir hacia él. ¿Pero cómo?

Aquella noche, la compañía era envidiable. La mujer que tenía debajo de él, era una de las más deseadas. En sus escasos encuentros, había detectado el interés que tenía por él, pero la había reservado para una ocasión especial.

Y ese día había llegado. Quizás ella le sirviera para quitarle del pensamiento el recuerdo de Sun Rae, que se empeñaba en permanecer enquistado en su mente.

Pero no estaba funcionando. La mujer se esmeraba, incluso tomaba la iniciativa e intentaba estimularlo, pero se él sentía incapaz de seguir jugando a ese juego… cuando cerraba los ojos, la imagen de Sun Rae lo llenaba todo.

Se levantó exasperado, dejando a su pareja desconcertada y llena de apetito por él.

No quería sustitutivos. Quería a Sun Rae, y acababa de encontrar la manera de mantenerla cerca…

– Levántate – dijo -. Acabo de recordar que tengo algo muy importante que hacer.

Sin siquiera reparar en la cara de estupefacción de la chica, salió de la habitación y buscó su teléfono móvil. Con una sonrisa retorcida en la cara, buscó el número de su mánager.

***

Sun Rae se dirigió al edificio de la compañía como si en realidad se encaminara al matadero. Uno de sus sunbaes la había llamado muy temprano para citarla a una reunión en la empresa.

No quería ser paranoica, pero en su mente se repetía la idea de que todo aquello tenía mucho que ver con Keun Suk.

Desde el incidente de los matones, no había vuelto a molestarla… pero aquella sonrisa autosuficiente que exhibía cuando sus miradas se cruzaban, más frecuentemente de lo que ella quería, le decían que él no se había rendido.

Pasó el control de seguridad con su tarjeta de empleada y llegó al ascensor. Se apretujó entre todas las personas que subieron hasta que llegó a su planta: Dirección. La secretaria que la recibió parecía estar esperándola, porque en cuanto le dio su nombre, la hizo pasar a uno de los despachos de reuniones.

Sun Rae escuchó una animada conversación cuando se abrió la puerta, así que, entró con la mirada baja, saludando formalmente con una reverencia, y diciendo su nombre.

– Acércate – dijo una voz masculina.

Sun Rae reconoció enseguida el tono de voz grave del presidente de Tree J, y obedeció, sin siquiera levantar la mirada.

– ¿Es esta la chica? – preguntó la misma voz.
– Sí – respondió otra voz, todavía más grave, que ella conocía demasiado -. Es eficiente, discreta y muy trabajadora. Llevo observando su trabajo todo el rodaje, y parece tener conocimiento en casi todas las áreas. La quiero en mi equipo.

Hubo un silencio que a Sun Rae le pareció eterno.

– Está bien – dijo el presidente -. Song Sun Rae-sshi, acabas de ser contratada como la asistenta personal de Jang Keun Suk. Debes ser muy buena en tu trabajo para que una gran estrella como él insista en tenerte bajo su mando. Espero que des lo mejor de ti.

Sun Rae asintió. No le quedaba de otra. Se sentía como un ratón que había sido atrapado en una trampa, pero no podía negar que aquella era una oportunidad magnífica para promocionarse en su trabajo. De alguna manera, conseguiría manejar a Keun Suk, o por lo menos eso esperaba… Tampoco le quedaba otra opción. Acababa de romper la regla de no mezclarse con los famosos… pero no había podido evitar que todo terminara de aquella forma.

Dio las gracias y repitió la frase formal para aquellos casos:

– Muchas gracias. Jang Keun Suk-sshi, cuide de mí…

Levantó la mirada y se encontró con la sonrisa de él, llena, triunfal.

La seguridad de su voz la sacudió:

– Descuida. Lo haré.

***

Tras cumplimentar las formalidades de su nuevo contrato, que incluía un conveniente aumento de sueldo, Sun Rae se dirigió hacia el aparcamiento, donde la van negra con cristales tintados, que transportaba a la estrella, la esperaba.

Él todavía no había llegado. Según le dijeron, se encontraba grabando una entrevista en el edificio. El mánager, un hombre de grande energía y no menor jovialidad, se presentó en cuanto la vio acercarse.

– Lo tenemos todo preparado, esta vez lo he hecho yo, como siempre, pero a partir de ahora te encargarás tú – le explicó -. Para mí es un alivio que se haya decidido a tener una asistente, eso me dejará más tiempo para dedicarme a su agenda y a sus contratos. Debió hacerlo mucho antes…

Tras explicarle las costumbres del actor, sus manías, y todo lo que se suponía que debía saber para tenerle satisfecho, la envió a recoger el vestuario que ese día debía llevar. Antes del rodaje, tenían una sesión de fotos al otro lado de la ciudad, y la compañía a la que iba a promocionar, no terminaba de enviar la ropa que debía ponerse.

Sun Rae se dirigió a uno de los despachos y marcó un teléfono. La persona con la que habló le garantizó que la ropa estaba en camino. Se dirigió como las balas a la entrada principal, y paseó de un lado a otro nerviosa hasta que vio acercarse un vehículo con el logo que esperaba. Corrió hacia él y cuando se abrió la puerta corrediza, alguien la empujó al interior del coche.

Mientras se recuperaba de la impresión, miró a la persona que la había empujado.

Era él… había entrado tras ella y había cerrado la puerta tras de sí.

– Qué agradable ocasión – dijo sonriente -. ¿También les habías llamado? Veo que eres muy eficiente. Vámonos al lugar del reportaje – ordenó al conductor.

Y tras esto, llamó a su mánager para decirle que se adelantara, que él llegaría a no más tardar.

Aunque sintiera un temor irracional hacia aquel hombre, un sentimiento de rebeldía se apoderó de ella. No podía dejarle hacer lo que se le antojara. ¿Quién se creía que era?

– ¿Por qué has hecho eso? – preguntó, obviando intencionadamente el lenguaje formal .

– Tenía prisa – respondió él con picardía.

– Sabes que no puedo creerte.

– Me pareció divertido, además, habríamos perdido un tiempo precioso volviendo al parking.

Sun Rae iba a protestar, pero él le dedicó una mirada seria, peligrosa. Una mirada muy parecida a la que había visto el día en que se enfrentó a los tres matones. Optó por el silencio.

Jang Keun Suk iba ganando, ¡obviamente! Si ella no quería entrar en el juego de la manera típica, jugarían las cartas como a él le apeteciera obviamente. Así la tendría a mano siempre que quisiera y podría vigilarla completamente, sin darle oportunidad a la muchacha de escaparse de sus garras.

La chica era un animalillo acorralado en sus manos, quería huir de él pero se veía incapaz porque él dominaba la situación, al fin y al cabo era un Dios y ella una simple humana que no sabía dónde había puesto los pies. Se bebió el último trago de la bebida que le habían servido, sin apartar los ojos de la nuca de ella y a sabiendas de que la muchacha sabía que él la estaba observando.

La sesión fotográfica se estaba haciendo eterna porque la chica con quien debía hacerla estaba demasiado nerviosa, pero al tratarse de la hija de un tipo muy importante no se decidían a sustituirla. De momento ya sabía que no terminarían la sesión para ese día y tendría que volver al siguiente.

Se plantó al lado de la muchacha, suspirando profundamente porque sabía que aquello iba para largo.

Hasta veinte minutos después no les mandaron a cambiarse de nuevo de ropa. Él solo tenía una hora más antes de irse a grabar y todavía faltaban varias fotografías para hacer. Se estaba poniendo nervioso: hasta él tenía un límite en su paciencia. Se sentó en su silla de un golpe, y buscó con la mirada a su entretenimiento. Como si la hubiese llamado la chica apareció de la nada cargando la ropa que debía ponerse a continuación.

-Estás muy tenso.-dijo, con una sonrisa aterciopelada.

-¿Te encuentras bien?

-Por supuesto. Vamos, debes cambiarte Keun Suk-sshi.-su voz y su aspecto eran el mismo, incluso las palabras que usaba, pero esa manera de sonreír… ¿algo realmente bueno le había sucedido mientras él se amargaba tomándose algunas fotografías?

Se metió en la furgoneta que tenía asignada y comenzó a cambiarse, notando cómo de repente entraba alguien. No pudo quedarse más sorprendido al ver de quién se trataba, y corta ni perezosa en vez de darse media vuelta y sonrojarse al verle descamisado, la muchacha se acercó despacio pero marcando cada uno de sus sensuales pasos.

-Pareces muy tenso, Keun Suk-sshi.-la muchacha pareció una serpiente arrastrando las “ss” de su nombre. El aludido no se echó para atrás, aunque su mente no dejaba de dar vueltas preguntándose qué narices le estaba sucediendo a Sun Rae. Prefirió quedarse callado viendo qué estaba tramando, ¿sería un ataque contra la actitud de él? Pues lo llevaba claro si creía que podría ganarle en su propio jueguecito…

Sun Rae se pasó la lengua por los labios, tentándole a mirárselos y consiguiendo sus propósitos. Cuando llegó hasta donde se encontraba él alargó el brazo en un movimiento eternamente lento y lo colocó sobre su hombro, sin apoyarlo totalmente, usándolo de eje para dar la vuelta alrededor de él hasta quedar a su espalda.

-¿Te ayudo a relajarte?-le preguntó al oído, comenzando a masajearle los hombros. Piel contra piel, lo que él tanto había estado ansiando y la chica parecía querer evitar a toda costa. Las manos se movían expertamente en los hombros de él, paseándose por los brazos sin bajar demasiado, regresando y apretando puntos estratégicos de su espalda desnuda.

-Debería estar ya cambiado y abajo…-comentó él, intentando cortar aquella situación sinsentido.

-Todavía tienes cinco minutos.

-¿Estás segura de querer seguir con esto?-le preguntó sin poder resistirlo más. Por más que intentaba comprender aquello la situación era de lo más disparatada. Incluso si era la manera de Sun Rae de “vengarse”, no la veía capaz de aguantar aquel tipo de papel mucho rato. Además, uno de los factores que a la vez le enfadaban y le atraían de ella era que era una muchacha dura de pelar, no una fulana que estaba deseosa se acostarse con él a las primeras de cambio.

-¿Tú qué crees?-fue el sensual ronroneo de ella. Sin soportarlo más, dejó caer la pieza de ropa que todavía sujetaba en sus manos y se vio velozmente la vuelta, atrapándola por los hombros y arrimándola contra la pared de la furgoneta. No tuvo ni tiempo de pensar si alguien en el exterior, al ver el vehículo sacudirse ligeramente, se preocupó por si algo sucedía.

Sun Rae alargó el cuello, esperando que él disfrutara del espectáculo de su tersa piel. Acercó la boca hasta allí, desviándose en el último instante y susurrándole al oído igual que ella había hecho.

-Sal, voy a terminar de cambiarme.

Sin darle más explicaciones, la soltó y esperó ver su reacción. Sun Rae pareció tardar en captar la información, pero finalmente lo hizo, sonriendo en vez de mostrarle una mueca de enfado.

-Estaré esperando fuera.

Y salió del vehículo. Mientras el actor agarraba la ropa del suelo no podía dejar de repetir la situación en su mente. Había hecho lo correcto.

Aquella no era Sun Rae. Al menos no la Sun Rae que él deseaba poseer.

La sesión finalmente terminaba, aunque tal y como suponía al día siguiente tendrían que volver a reunirse para terminarla. Se metieron de nuevo en el coche negro que les llevaría hasta el rodaje y no pudo apartar los ojos de Sun Rae. En realidad nunca podía, pero aquella vez era más intenso que nunca. Cuando se habían vuelto a encontrar la muchacha se comportaba como siempre, huidiza. Se preguntó si al verse rechazada se había molestando, sin embargo en caso de ser así… ¿a qué venía aquella sonrisa?

Sun Rae le miró por el rabillo del ojo, sonrojándose y hastiándose al ver que sí, seguía con los ojos puestos en ella.

-¿Te encuentras bien?-le preguntó nuevamente. Ella alzó una ceja graciosamente.

-¿Algo te hace pensar lo contrario, Keun Suk-sshi?-volvía a tener el tono normal de voz que a él tanto le excitaba, mucho más que aquel de gata traviesa que sabe lo que un hombre busca y desea ofrecérselo.

-Nada, perdona…es solo que…hoy estás muy guapa.

Se rió interiormente cuando la vio enfurruñarse y retirarle de nuevo la palabra y la mirada.
No acababa de terminar de entender lo que sucedía, no obstante aquello estaba mejor. Su plan seguía tal y como había comenzado…con ella resistiéndose y él atacando. Preguntándose qué era lo que había sucedido una hora antes, desde luego, pero recobrando el nervio y la energía para querer hacerla suya.

Listado de capítulos.

Anuncios

19 respuestas a “거짓말” kojitmal – Mentira. Capítulo 4

  1. Summer dijo:

    Creo que no hay nada mejor como leerse un buen capitulazo de este fic un día como hoy 😉
    Me habéis dejado a cuadros con lo que ha sucedido , aunque la verdad es que en cierto modo esperaba algo asi , teniendo en cuenta que no sabemos todavía nada de lo sucedido en el pasado de nuesrta prota parece ser algo oscuro en cierto modo.
    La intriga me mata! , estaré esperando con muchísimas ganas el próximo miércoles

  2. Pamela dijo:

    Cada capitulo me deja peor…por favor QUIERO MAS….
    Nuna y Jeannelok GRACIAS !!!

  3. Alusiana dijo:

    El instinto de caza!!!!…… se dispara ^^

  4. Yuna dijo:

    Interesante, very interesante… Me gusta como le dais una vuelta inesperada a la trama en cada capitulo.

  5. ARI8 dijo:

    La madre que os pan con queso, no nos podéis dejar así, eso no se hace. Ahora sufriendo otra semana hasta saber lo que pasa en el 5 ¬____¬
    Vale que esté ofuscado por el deseo que siente por ella ¿pero tan ciego está como para no darse cuenta de que la que lo puso a mil en la furgoneta fue Afrodita celosa de que se haya fijado en una mortal y pase de ella? Bueno, al menos eso es lo que yo supongo. Definitivamente y a pesar de ser un dios, se deja llevar por las apariencias y se nota que no la conoce en lo más mínimo.
    Anda, que ahora la pobre tener que trabajar para él tiene tela. LA pobre está en siempre en tensión pero también se siente atraída por él. Ahora a ver cómo sale del embolado ese de la confusión, porque el otro no la va a creer, eso seguro. Me encantaría una gran bronca en la que él saliese bien escaldado y no se fiase de las apariencias.
    Chicas, como siempre, maravillosas. Muchísimas gracias por hacernos disfrutar, aunque también tengamos que sufrir a partes iguales XD

  6. Omo!!!! no hay nada como un buen capitulazo para empezar el dia (aca en peruXD)…..ainss la intriga me mata!!!…quiero massss …Gracias Nuna y Jeannelok^^

  7. thaniayamato dijo:

    woooooo en verdd fue in capitulo lleno de cosas interesantes imaginaba cada reaccion de los dos y me sentia con la piel chinita me encanto de verdd entraba cada rato a boba suju para checar si ia staba el capitulo pero nadha y hoy lo veo y enlokci de felicidad realemnte me encanta por favor subir pronto el capitulo siguiente

  8. Waa!!! Pedazo de capitulo que han subido, de verdad que adoro la manera en la que escriben y como cada capitulo que pasa logran engancharme más a la historia. Muchas gracias por compartilo y creo que si es posible quedo con más ansias que la semana pasada y nuevamente esperando que vuelva a ser miércoles XD

  9. rosaday dijo:

    joooooooooooo , me quede corta como siempre x cierto que subidon.

  10. Agra dijo:

    Éste tipo de personaje me tiene en tensión desde el minuto 0.
    Ya sé que estará hecho con toda la intención del mundo, pero no puedo dejar de destacar, que la escena que acompaña a la segunda foto, tiene todavía más efecto, cuando vas bajando la página y aparece su cabecilla con la mirada que precisamente te estás imaginando que tiene en ese instante.
    Soys geniales, pero un poco malas, por hacer que la semana se haga tan laaaaaarga joer, jeje. Ánimos, y fighting!

  11. fumoffu dijo:

    De verdad nos vais a dejar una semana de esta manera, en este estado catatónico, ¡hijas, por dios!!! ke una no esta ya para este suspense, ¡¡¡venga, poneros las pilas y sed buenas!!! ¿un pequeño adelanto, nota, preview?, ¿algo?…….buen trabajo¡¡¡

  12. Jey dijo:

    ¿Que cosa la pasó a la chica en la van??? Wauuu intriga! intriga!!!! genial como siempre.

  13. wow… ¿alguien poseyó a la chica?? Afrodita tal vez? … XD muy bueno!!! ¿cada cuando publican? ya quiero leer el otro capi!!! ahhh !!! maldita la hora en que me envicie con su fic…. XD jajaja

  14. nanita dijo:

    Y yo me pregunto: ¿sera que Sun Rae es bipolar? jejeje ¿o tiene su hermana gemela malvada? me estan haciendo alucinarrr!!! excelente lobitas, nos tienen pegadas esperando el proximo capítulo, Gracias!!!

  15. asdwafasfdafdafaf NOOOOOOOOOOOO, BOBAAAAAAAAAA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s