“거짓말” kojitmal – Mentira. Capítulo nº 10

by @Jeannelok y Nuna

Sun Rae todavía no comprendía cómo le había dejado entrar en su apartamento, pero el caso es que allí estaban los dos.

Intentaba dominar su miedo, pero era imposible que él no viera cómo sus manos temblaban sin control, por lo que las guardó en los bolsillos de sus vaqueros.

No tenía ni idea de lo que quería decirle aquel ser, pero estaba segura de que hablar con él era un trámite forzoso. Era lo lógico después de lo que había pasado.

Cuando cerró la puerta después de dejarle pasar, se sintió como encerrada en una trampa mortal. Él había traspasado el umbral con paso vacilante, y Sun Rae sólo pudo preguntarse dónde estaba aquella seguridad que siempre mostraba. Sus hombros estaban caídos, no la miraba de frente (cosa que agradecía, no quería enfrentar su mirada), y actuaba más como un invitado tímido que como un gran dios guerrero.

Sun Rae lo siguió al interior del pequeño apartamento. La forma en que él supo dónde tenía que ir para acceder al pequeño salón comedor, le resolvió sus dudas acerca de quién la había llevado a su apartamento aquella noche.

Los dos quedaron de pie frente a frente, y en cuanto la mirada del dios griego se posó sobre la chica, ésta volvió a sentir oleadas de pánico. Quería ser fuerte, pero no pudo evitar mirar hacia otro lado.

– Te he dicho que no tengas miedo – dijo él, con suavidad.

– ¿Cómo lo sabes? – murmuró ella.

– Créeme, soy capaz de oler el miedo con mayor nitidez que el mejor de los sabuesos. Es parte de mi… naturaleza – respondió.

Sun Rae retrocedió sólo al escuchar la mención de su naturaleza. Se apoyó contra la pared, las piernas se le doblaron y cayó lentamente hasta el suelo, donde rodeó sus piernas con los brazos y hundió la cabeza entre las rodillas.

Ares la observó con pesar. Ella lo sabía. Sabía quién era él, pero no tenía claro hasta qué punto comprendía lo que eso significaba. Suspirando, se sentó cerca de ella, no demasiado para no asustarla, pero sí como para que sintiera su presencia a su lado. Quería que ella tolerara su cercanía, pero debía hacerlo con mucho cuidado y lentamente.

– Sun Rae, no debes tenerme miedo, por lo menos, no debes temerme más de lo que me temías antes de… – vio cómo ella se estremecía -. Sun Rae… antes de todo, quiero que entiendas que soy el mismo. Nada ha cambiado en mí. Soy la misma persona a la que conociste, sólo que ahora sabes algo más sobre mí. No espero que lo aceptes sin más, e imagino que debe resultar complicado… pero te agradecería que te recobraras de este… ¿shock? Y fueras la misma de siempre.

– ¿Shock? – repitió ella en un murmullo -. Fue mucho más que un shock. Casi me muero de miedo… todavía no puedo creerlo… Sé lo que vieron mis ojos, pero mi cerebro se niega a aceptarlo… me estoy volviendo loca. Ni siquiera sé por qué no salgo corriendo en este mismo instante.

Sus úlitmas palabras fueron casi un gemido. Sun Rae lloraba y al gran Ares se le partía el corazón.

Con mucho cuidado, levantó una mano y la posó sobre el hombro de la chica. Ella tembló, pero no se retiró.

– Sun Rae… lo siento. ¿Puedes tratar de mirarme mientras te hablo? – preguntó, con extrema suavidad. Sólo con un gesto o una palabra inadecuada, ella se retraería y se escondería de él. Por lo menos ahora estaba hablando, y eso ya era mucho.

Tras unos segundos que le parecieron eternos, Sun Rae levantó la cabeza, y muy despacio, le miró.

Ares se esforzó por mostrar la sonrisa más amable que tuviera en recarga… pero sólo consiguió una mueca triste.

– Supongo que ya sabes quién soy… lo que soy, pero eso no es lo importante ahora.

– ¿No lo es? – respondió la chica, con cierto grado de ironía.

Keun Suk miró hacia un lado… su gesto de desconcierto era demasiado hasta para él. Y lo que tenía que decirle no era menos desconcertante…

-Ven – le dijo, tirando de su mano y obligándola a levantarse. Después la condujo hasta el sofá, donde ella se sentó con las piernas muy juntas, las manos sobre las rodillas y algo encogida. El dios Ares se agachó frente a ella, de modo que sus ojos quedaran a la misma altura, y le agarró las manos -. Sun Rae, necesito tu ayuda – Declaró.

Ahora el desconcierto de la muchacha se transformó en sorpresa.

– ¿Mi ayuda?

– Más bien tu colaboración… Lo cierto es que… mi padre sintió mi pequeña demostración del otro día, y anda poniéndome espías – confesó Keun Suk con evidente desagrado.

– ¿Tu padre? – Sun Rae ni siquiera había pensado en que tuviera familia. ¿Los dioses tenían familia? Hizo acopio de sus limitados conocimientos de mitología… Su padre – No me digas que el tal Zeus…

– Sí, todos ellos, existen como yo, y son tan reales como yo.

Sun Rae abrió los ojos como platos.

– El caso es que mi pequeño enfado llamó su atención, y dado que estoy desterrado, no puedo hacer ese tipo de cosas… no debemos mostrarnos. No debemos interferir en el mundo humano, lo decidimos cuando vosotros dejásteis de brindarnos la merecida devoción. Por eso…

– Un momento – interrumpió Sun Rae, apartándo sus manos de las del hombre -. ¿Atención? ¿Desterrado? – La chica sacudió la cabeza, sin comprender.

Ares entendió que se encontrara totalmente perdida, pero sin embargo agradeció que la conversación pudiera ser fluida. Sun Rae seguía teniendo miedo, pero ahora estaba más intrigada que otra cosa.

– Ya te lo explicaré con detenimiento, pero ahora no hay tiempo. El caso es que mi padre está pendiente de mí, y ha enviado un espía. Quiere saber qué ocurrió aquella noche, y en realidad no sé hasta qué punto conoce los detalles, pero mi prioridad ahora es que no lleguen a ti, Sun Rae.

– ¿A mí?

– Sí. A ti. Los dioses están aburridos. Echan de menos las antiguas aventuras que vivíamos con los humanos, y tú, dado que has despertado un creciente interés en el señor de la Guerra, les podrías traer la diversión que han estado añorando… no quiero que eso pase, Sun Rae – la miró dudando sobre continuar o no, pero la vio receptiva -. Todavía tengo que averiguar qué saben sobre ti, si es que saben algo. Pero de ser así, tenemos que quitarle importancia. Debemos fingir que sólo eres una muchacha que ha despertado mi interés, una de tantas… Debes acercarte a mí sin miedo, Sun Rae, como si no supieras quién soy. Ellos no deben notar nada. Debes mantenerte a mi lado, siempre, y contarme todo aquello que veas extraño.

– ¿A tu lado? ¿Es otro de tus trucos?

La expresión serena de Ares cambió sutilmente. Hasta Sun Rae pudo sentir el atisbo de su ira, y volvió a tener miedo.

– Los dioses no mentimos, pequeña – declaró, con voz grave -. No tenemos necesidad, porque podemos hacer que nuestra voluntad se cumpla a las buenas o a las malas – sintió que la muchacha empezaba a temblar de nuevo. Suspiró e intentó calmarse. No quería que Sun Rae le tuviera miedo. Nunca quiso que eso ocurriera -. Sun Rae… sólo sé tú misma… la misma que eras antes de aquello – sonrió -. Esa que tanto me gusta. Prometo que intentaré no abordarte como solía hacerlo.

Sun Rae lo observó con detenimiento, sopesando sus palabras. Todavía no podía creer lo que estaba pasando, pero reconocía que él jamás le había hablado así. Ahora que sabía que era un dios, por primera vez estaba interactuando con él como si de una persona se tratara.

– No sé si podré…

– Tranquila, yo te ayudaré. Tienes que confiar en mí, Sun Rae. ¿Podrás hacerlo? Mi prioridad ahora es tu protección, y necesito que colabores.

– Creo… creo que sí – asintió ella… total, un mundo desconocido y amenazante había abierto sus puertas delante de ella, y lo único que tenía a mano para aferrarse era a él. Tenía que confiar en él por más que no quisiera.

Keun Suk esbozó una sonrisa triunfal.

– Estupendo – dijo mientras se levantaba -. Te he traido una cosa – dijo, buscando debajo de su gabardina. Tras unos instantes, sacó un libro -. Las Metamorfosis de Ovidio – dijo, dándoselo -. Te ayudará a conocernos mejor, pero algunos pasajes están exagerados. Pregúntame cuando tengas dudas.

Sun Rae aceptó el libro y miró la portada embobada.

– Es el mejor compendio que puedes encontrar sobre nosotros, aunque ahí me llaman Marte – explicó Keun Suk -. Léelo.

Sun Rae comenzó a pasar páginas, pero en ese momento, él volvió a agacharse, apartó el libro de sus manos, y tomó su mentón para que levantara la vista hacia él -. Sun Rae, lamento profundamente haberte puesto en esta situación, y haré lo que sea, escúchame bien, LO QUE SEA, para que todo esto no te perjudique.

Durante unos segundos, los dos quedaron mirándose. Ares sonrió al sentir que ella ya casi no tenía miedo.

– Estaré en contacto contigo, sólo tienes que llamarme – rápidamente, depositó un suave y rápido beso en los labios de la chica -. Ahora me voy… tengo algunas cosas que averiguar.
Antes de que Sun Rae se diera cuenta, él ya se había marchado. Miró el libro abierto sobre el sofá. Tenía que estudiarlo bien, Ares le había dicho que era importante… Ares… estaba aceptando su verdadero nombre con demasiada facilidad, quizás porque ello explicaba todas las cosas extrañas que le había visto hacer, así como su complicada y narcisista personalidad…

Además… la había besado. Otra vez. Por más que dijera que su objetivo era protegerla, Ares no había renunciado a su propósito inicial. Y volvería a por ella, reclamando lo que un dios consideraba como suyo.

***

Sun Rae era tan feliz en aquellos momentos que quería saltar y gritar alrededor. La oportunidad de trabajar en una entrega de premios asesorando para vestir a los presentadores se había plantado ante ellas un par de días antes, pues la persona encargada había pedido una baja repentina. Era la oportunidad más grande que le habían ofrecido hasta la fecha, y no podía permitirse no un error.

Nada de pensar en dioses o actores famosos siguiéndola para seducirla. En aquellos momentos debía mantener la mente fría y fija en un objetivo: vestir a presentadores y presentadoras como nunca se había hecho.

No se trataba solo de los trajes, los cuales ya estaban seleccionados. Era la manera de colocar una manga, los accesorios, retocar el maquillaje y ajustar el peinado. El mundo que la fascinaba desde que tenía uso de razón, se presentaba en todo su esplendor ante ella.

No era una sesión fotográfica, ni una serie. Debía darse prisa, no perder el tiempo. Los errores no entraban en el libreto.

Ares estaba ensimismado observándola. Ella no podía darse cuenta, pues él se encontraba demasiado lejos como para delatarse, sin embargo tenía los ojos clavados en aquella muchacha trabajadora que iba moviéndose frenéticamente de un lado al otro.

Si había algo que le gustaba de los humanos, y particularmente de ella, era el tesón que tenían para algunas cosas.

-Aunque también es un hastío.-se dijo en un murmullo semejante a un gruñido.

-No es propio de un dios hablar solo.-por un momento creyó estar escuchando la voz de su interior, siempre remarcándole cada acción.

-Gamínedes.

-Lee Joon, por favor-pidió con una eterna sonrisa. Se preguntó a cuántas mujeres podría desmayar a la vez solo mostrando los dos dientes delanteros-. Estás muy elegante.

-Ojala pudiera decir lo mismo-ni siquiera le había mirado, pero obviamente no iba a halagar a nadie que no fuera él mismo-, ¿qué haces aquí, copero?

-Nos han invitado a la gala. No somos el único grupo recién debutado que viene. Formalismos humanos, o como sea.

En realidad no le interesaba lo más mínimo qué estuviera haciendo allí, con saber que no era porque había descubierto a Sun Rae le bastaba. Le dio la espalda y comenzó a caminar dirección a la sala donde debían encontrarse todos los asistentes. Esperó que el muchacho le siguiera el paso, sin embargo se despidió alegando que debía marcharse con el resto de muchachos de su grupo.

Saludó a las personas que le pasaron por delante, algunas cordialmente porque en edad humana le sacaban diversos años, otros más informalmente. Cogió una de las copas que le tendían y acudió elegantemente hasta su asiento, posando la vista en el escenario. No faltaba mucho para que la gala diera comienzo.

Aunque él hubiera preferido quedarse un rato más mirando a Sun Rae, claro.

***

-¡Esto allí!-gritó para hacerse oír entre las voces de los vestidores. Fue dando un par o tres de órdenes más, ajustó la chaqueta del traje del presentador y dio el visto bueno. Era realmente un ambiente frenético, ¡y le encantaba! No había tenido ni un solo momento para entretenerse en minucias.

-¡Cuidado!-gritó una voz de repente. Sun Rae volteó la cabeza con ansiedad, a tiempo de ver cómo el carrito de las perchas se volcaba en el suelo. En seguida lo levantaron y comprobaron que nadie se había hecho daño, pero no hubo tiempo de alegrarse.

-Oh, mie…-no terminó la expresión. Sujetó entre sus manos una camisa mientras pedía que alguien limpiara un té que se había derramado.

Había quedado inutilizable. Comenzó a rebuscar entre las otras camisas que tenían, sin embargo las que tenían el color no eran del tamaño, y viceversa. O cambiaban el traje entero o no sabía cómo iban a solucionar aquel problema.

Se le vino el mundo encima. A pesar de lo que la gente pensara, no era nada sencillo. Los colores, los complementos, todo estaba adecuado para encajar con el escenario.
Se levantó de golpe y abrió la puerta, saliendo al exterior. Debía haber algo, alguien…debía encontrar la manera de solucionar aquello.

Todavía quedaban alrededor de cuarenta minutos antes de que el presentador tuviera que vestir aquel atuendo.

Finalmente encontró un cuarto de baño y se metió en él. Al menos debía probarlo, era lo mejor que se le ocurrió hasta entonces. Acercó la parte manchada de la camisa al grifo y lo abrió despacio, con temperatura media. Por suerte la tela no era exageradamente delicada, sin embargo debía llevar cuidado.

Mientras estaba intentando limpiar el estropicio, una cadena sonó y se abrió una puerta. No tuvo tiempo de voltearse, sin embargo miró por el espejo de quién podía tratarse y se encontró con un joven observándola divertida.

-…Me he metido en el baño de hombres, ¿verdad?-le preguntó entre hastiada y divertida. Quería gritar de nuevo, sin embargo no era júbilo lo que la embargaba en aquellos momentos- Lo siento, yo…

-No pasa nada. No hay…no creo que haya nadie más. Termina lo que estés haciendo.-se acercó a ella para lavarse las manos. Era un chico no demasiado alto, pero sin duda alguna atractivo. Le llamó la atención aquella camisa color burdeos…

-¡Oh dios mío!-gimió, soltando la prenda de ropa que con tanto mimo había estado limpiando hasta aquel momento. Por suerte había cerrado el grifo antes. Agarró por la solapa de la camisa al desconocido- ¡Oh dios mío!-repitió- Ya sé que no nos conocemos de nada, pero… ¡necesito pedirte un favor!

A Sun Rae no le gustaba para nada depender de los demás. Sin embargo, en un estado de alerta como aquel sería capaz hasta ponerse de rodillas…ponerse de rodillas y suplicarle a Jang Keun Suk. Porque su trabajo le importaba más de lo que podía importarle a otros.

El muchacho resultó ser un chico debutante de un nuevo grupo, Mblaq y Lee Joon, su nombre artístico. No solo era guapo, también tenía buen cuerpo y sobre todo, era simpático, amigable, agradable…y había accedido a ayudarla de inmediato. No le importó tener que vestir una camisa verde demasiado grande. Al parecer no estaba muy metido en temática de modas, y por suerte el resultado no fue tan terrible.
A cambio del favor, la muchacha le prometió invitarlo a un café la próxima vez que se vieran, pues él ya debía regresar a la sala donde estaba teniendo lugar la gala.

-¡Te devolveré la camisa!-recordó decirle de lejos. Él se volvió ligeramente y levantó los dedos en forma de “v”.

-¡Te la cambiaré por esta!-respondió.

Sun Rae respiró tranquila. Todo volvía a la normalidad, ¡no tenía tiempo para relajarse! El espectáculo debía continuar.

Listado de capítulos.

31 respuestas a “거짓말” kojitmal – Mentira. Capítulo nº 10

  1. Jey dijo:

    A riesgo de repetirme.. lo haré de todos modos jajaja… Esto se pone super mega interesante!!

  2. La PeTii dijo:

    jksdjkasjdkasjdkasjkas LA BESO DE NUEVO! ASJKAJSKAJKSJKAJK.. esa foto *¬* no conocía al chico del q hablan (NO ME MATEN PLIISSSS) .. pero ahora mismo voy a buscar todo sobre él.. q foto dios miooo q fotooooooo aiiiiiiiiiinnnnnnnnssssssssssss… morrriiii *_* ..
    PD: GRACIAS CHICAS POR EL FANFIC!!!

  3. melysa dijo:

    No se que me gusta mas, si las fotos que ponen o la historia!!! Me llama la atencion como cambio la personalidad de el, ya no es ese Dios altivo que era al comienzo, creo que ni el es del todo conciente de su condicion humana, me gusta este lado sincero de el, se nota que esta enamorado he! Me sorprende que ella solo sienta miedo y cierta curiosidad y aun no haya desarrollado otro sentimiento. Puedo ver que uri Ares conocera los celos dentro de poco se pone interesante, excelente trabajo chingus felicidades!! Por cierto, muero por saber xq motivo ella se volvio tan retraida y desconfiada… Me tienen enganchada lo confiezo

  4. Alusiana dijo:

    Muy interesante!!!

  5. cekila85 dijo:

    ay!!!!!!!!! dios mio!!!!!1
    esta super emocionante, pero se me ha hecho demasiado corto, wwwaaa no puedo esperar para leer el siguiente capitulo pero tendré que esperar una semana.

    precioso trabajo!!!!!!!!! fighting!!!!!!!

  6. La' Vete dijo:

    Ah estuvo genial! Gracias chicas ^^

  7. nanita dijo:

    Me gusta el cambio de actitud de mi querido Ares, ahora no esta tan en plan maloso sino protector-picaron.
    Y despues de ver la foto del copero..ñam ñam!
    Sigan chicas, que nos tienen esperando los miercoles mas que los domingos!

  8. Agra dijo:

    Vale, ahora llego yo a tocar la pera. Ahí falta una escena, no? O lo habéis dejado así para que yo haga volar mi imaginación, no? A ver, el bestia, digo EL BESTIA se cambia de camisa y no aprovecháis pa poner foto del cuerpo, o hacer descripción, o … porque estaba solo en el baño cuando se cambiaba? ella seguía dentro? … Perdón ya entiendo, ésto es así para que tenga algo que imaginar en mi cabecita y me dé algún que otro sangrado nasal hasta el próximo miércoles, no? XDDDDD.
    Ahora en serio, se prepara triángulo muy interesantón, y yo no me lo pienso perder. GRACIAS.

  9. thaniayamato dijo:

    genial genial simplemente excelente ja mi rpincipe apenas Sun Rae comenzo a trankilizarse y confiar en el y ia le slto un beso jaja me fascino
    Ares woo simplemente increible si bie imagino kada parte kada gesto k hace cada sonrisa k muestra me lo imagino y lo adoro mas mas cundo la mira a lo lejos
    ahora lee joon aki de verdd me gusta la idea me imagine esa escena del baño y apino como Agra falto esta parte de el prestamo de la camisa ja pero aun asi genial
    a mi se me hizo crto pero agradable o sera k leomuy rapido ja no lo se pero gracias por tan buen fic y esperare otra enorme semana para leer otro cap de Kojitmal

  10. ARI8 dijo:

    DIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS NO ME LO PUEDO CREER, AHORA SE RELACIONARÁ CON JOON. Me veo venir triángulo amoroso o peor, que él sepa quién es y jugar con ella para que Ares se descubra y armar un buen jaleo que puede acabar, nunca mejor dicho, en tragedia griega.
    Me encanta la parte del piso, cuando él le dice que la protegerá, cuando intenta tener más paciencia pero no puede y acaba saltando de nuevo y ella atemorizada. Si es que el pobre no para de meter la pata pero parece que ahora las cosas van algo mejor, aunque no creo que dure demasiado, porque la verdad, esos dos enfrentados por ella y luego si Eris mete baza y se enteran el resto de dioses…vamos, que podemos tener un buen jaleo aquí.
    Otra escena preciosa, la del beso robado, porque lo hace con delicadeza, casi como si necesitase de ese leve roce para tener más energía y de paso, dejarle claro a ella que es su macho alfa y que nadie más podrá darle lo que él le dará, pero claro, las historias entre dioses y mortales siempre acaban mal, por lo que no me espero que acaben bien las cosas entre los dos y me mentalizaré para un final trágico.
    Por cierto nenas, ENHORABUENA POR MANTENERME EN TENSIÓN SEMANA TRAS SEMANA, SOIS GENIALES.

  11. Cuando leí lo de que “sería capaz hasta de ponerse de rodillas”, mi mente voló por un instante… #NoonasDepravadasCorporation
    Ains, qué ansia por el capítulo siguiente 😛

  12. urpyi dijo:

    No puede ser , que nervios y ahora que larga se me hace la espera hasta el miercoles¡¡¡¡¡
    mil gracias por el fanfic@^.^@

  13. fumoffu dijo:

    ¿y qué hacemos?, ¿quéééé haceeeeeeeeeeeemos hasta el miércoles que viene?….¡¡¡me lo quieres explicar!!!!! ¡¡¡¡¡ME LO QUEREIS EXPLICAR AMBAS DOS!!!! , *respiro profundo y cuento ten*…..¿y la hermanísima, le ayuda o no le ayuda?, pffffff..a ver como arreglaís esto para que acabe bien, pq sino sus mato a las dos¡¡¡¡ como no cabe bien ( de tragedia griega nada eh?) sius mato seguro…a las dos ¡¡¡que es mi first fanfic!!! ( ay¡¡¡lo siento lo siento, sorry,sorry,, es que estoy en un curso de inglés intensivo y ha estas horas lo mezclo todo) …nenas, no tengo ni pajolera idea de cómo lo pensaí terminar¡¡¡Olé vuestros…mmm, vuestras narices!!!…´¡¡ale, a trabajar, que sarna con gusto no pica!!!

    Besitos desde Valencia

  14. anais dijo:

    hahhahahaahahahahah necesitoooo mass kierooo q siga …. que intriga q forma de conocerlo….Jeannelok y Nunaseria un exelente guion !!!! para un drama hahahhah lo llevan a koreay vende esto hahahah son demx de buenoo …. saludoss dede Venezuela 😄

  15. Aaaaaahhhh insisto ¿como es que cada vez se pone más bueno? sois GENIALES!!, coincido con lo que dice Anais deberían hacerlo guión y venderlo en Corea 😀
    Yo que me aguante las ganas de leer el capi de la semana pasada para que esta me durará más pero no es suficiente 😄
    Una vez más gracias por compartirnos tan estupendo trabajo y a seguir esperando que sea miércoles ^o^

  16. rosaday dijo:

    Diosss toda stresada una semana mas esperando el siguiente cap.

  17. zhio dijo:

    mañana por fiiiiiin =) !!!!!!!!!!!!!!!!

    • Nuna dijo:

      dlfjdlsjfalfdsjalf acabamos de terminar el capi 11!!!!!! nos vemos mañana!

      • La PeTii dijo:

        klajdskldjaskldjaks.km,.akjklsjaldkajldkask.,msklajlas de este lado del charco todavía es martes.. pero q ansias tengooo aiiinsssssss cada miércoles tengo un humor genial y estoy toda contenta xDDD con una sonrisa de oreja a oreja esperando cada capi.. gracias por el fanfic chicasssss!!!! 😀

  18. zhio dijo:

    hoooy!!!!! =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s