Reseña: Rookie historian Goo Hae Ryung (신입사관 구해령)

Por @Ari2PMAM para Bomba Soju

rookie historian goo hae ryung

Bueno, acabamos el mes con esta reseña (que cambia también su día de publicación) de un drama que parecía que no iba a ser gran cosa pero que consiguió la nota para estar aquí.

“Rookie historian Goo Hae Ryung (신입사관 구해령)” fue el proyecto debut del guionista Kim Ho Soo, mientras que los directores fueron Kang Il Soo (“Solomon’s perjury”) y la novata Han Hyun Hee.
La cadena que lo emitió fue la MBC entre el 17 de julio y el 26 de septiembre, contando con un total de 40 episodios (veinte de los de antes).
En el tema audiencia no les fue muy bien: a nivel nacional estuvieron entre el 4 y el 7,3 %; mientras que en Seúl anduvo entre el 4,1 y el 7,6 %.

Goo Hae Ryung (Shin Se Kyung) es una joven a la que su hermano Goo Jae Kyung (Gong Jung Hwan) crió más al estilo occidental que siguiendo la educación confuciana donde la mujer era un mero florero decorativo.
Hae Ryung sabe: leer, escribir, matemáticas, filosofía, idiomas, astronomía, literatura, historia y política. A ello se suma que tiene también instrumentos occidentales como relojes y mapas del mundo.
Todo aquello que quiera aprender, su hermano se lo consigue. Tampoco la coarta a la hora de expresar sus opiniones y bebe con ella cuando tiene tiempo mientras, como se suele decir, hablan de lo divino y de lo humano.
Otra cosa que tiene muy claro Hae Ryung es que no se quiere casar bajo ningún concepto porque sabe que su marido no la respetará y porque ella quiere tener su propio trabajo, aprender más y ser su propia dueña sin que le digan cómo comportarse, lo que decir o lo que hacer.

Lee Rim (Cha Eun Woo), es un príncipe marginado al que su padre Lee Tae (Kim Min Sang) encerró desde pequeño en una zona de palacio olvidada de la mano de Dios. Sólo cuenta con la compañía de su fiel eunuco Heo Sam Bo (Sung Ji Ru) y dos criadas, que por cierto, nunca se callan lo que piensan y el príncipe les deja hacer.
En palacio, las únicas personas que quieren a Lee Rim, además de Sam Bo, son su abuela, la reina viuda Im (Kim Yeo Jin) y su hermano, el príncipe heredero Lee Jin (Park Ki Woong).
Como no tiene nada que hacer, Lee Rim pasa el tiempo escribiendo novelas románticas que son un éxito en Hanyang y que traen a las jóvenes de cabeza.
Un buen día, Lee Rim logra salir de palacio porque quiere ver cómo va la venta de su último libro y las reacciones de las personas que lo leen. Al principio está encantado de la vida porque son todo reacciones buenas, entusiasmo, ilusión y alegría… Hasta que se topa con Hae Ryung y la ve bostezar mientras lee su libro. Cuando va a preguntarle, sin revelar su identidad, ella pone al autor de vuelta y media y Lee Rim casi sufre un ataque XD.

Tras cierto tiempo y unos cuantos avatares para nuestros protagonistas, Hae Ryung acaba pasando el examen nacional para las primeras historiadoras que habrá en la historia de Joseon y que trabajarán en el palacio interior, es decir, se ocuparán de relatar lo que hace cada día la familia real y donde los demás no pueden entrar.
A Hae Ryung la acompañan otras tres historiadoras: Song Sa Hee (Park Ji Hyun), Oh In Im (Lee Ye Rim) y Heo Ah Ran (Jang Yoo Bin).

Estas cuatro mujeres tendrán que enfrentarse con la discriminación por parte de sus compañeros que no quieren mujeres allí porque las consideran inferiores y que traen mala suerte.
Estos idiotas integrales son: Yang Si Haeng (Heo Jung Do), Hyun Myung Mook (Kang Hoon), Song Gil Seung (Nam Tae Woo), el general Hwang (Yoon Jeong Seob), Sung Seo Kwon (Ji Geon Woo), Ahn Hong Ik (Oh Hee Joon) y Kim Chi Guk (Lee Jeong Ha).
El único que está del lado de ellas, o más bien que le da igual que sean mujeres porque sólo le interesa que hagan bien su trabajo, es el otro historiador jefe, Min Woo Won (Lee Ji Hoon).
Tras una serie de choques y algo que hace Hace Hae Ryung, las acaban aceptando a regañadientes y Woo Won le presta mucha atención al trabajo que hace Hae Ryung porque es pasional, lucha por lo que cree, va siempre de frente y no se calla ante nadie. Como Woo Won sabe que eso puede costarle la vida, intenta que sea algo más cerebral y que se piense bien las cosas antes de actuar… Aunque ella jamás renunciará a sus principios ni lo que cree justo aunque suponga arriesgar su vida.

Os reconozco que fueron muchas las ocasiones en las quise ver juntos a Hae Ryung y Woo Won porque tienen muchísima química juntos y porque les veía más en posición de igualdad.

Por cierto, que Hae Ryung acaba siendo la historiadora encargada del príncipe marginado y del que nadie conoce su aspecto, por lo que corren todo tipo de leyendas sobre él.
Ya os podéis imaginar las expresiones de ambos cuando descubren la identidad del otro jajajajajajajajajajaja.

A partir de este momento empieza a desarrollarse una historia ligerita sin la extrema densidad de los saeguks tradicionales. Sí, hay dosis de politiqueo, malos de por medio, secretos, conspiraciones y verdades que empiezan a salir a la luz poco a poco y que en los ocho últimos episodios (cuatro de los de antes) acelera y os tendrá en un “ay” deseando ver el siguiente para ver qué pasa.

La relación entre Hae Ryung y Lee Rim es bonita y sana, ya que ambos aprenden a entender al otro y no fuerzan sus sentimientos ni su manera de ver el mundo para que el otro lo acepte con la excusa del amor. Poco a poco, ambos se van aceptando y encajando sabiendo respetarse en todo momento. Son dos iguales que quieren lo mismo, aunque de manera distinta.

Se ve poco juntos a los dos hermanos pero tienen momentos divertidos, el seja oculta sus escapadas y le da permiso, va a verlo siempre que se puede escapar para no atraer atención no deseada… Pero también tiene una parte triste.

La relación entre el príncipe, el eunuco y las sirvientas es divertida de ver, aunque a veces el eunuco grita mucho y dan ganas de ponerle un esparadrapo en la boca. Son una familia algo peculiar jajajajajajajajaja.

Me gustó muchísimo la relación de Hae Ryung y Jae Kyung, porque para él lo más importante es su hermana, quiere protegerla como dé lugar y sabe que él no estará ahí para siempre para ayudarla y protegerla.

Ah, a destacar a los historiadores que van cambiando y aceptando a las historiadoras, considerándolas de las suyas, ayudándolas y defendiéndolas cuando ellas no pueden hacerlo. Es gracioso ver sobre todo a Gil Seung, al que todos le tienen miedo porque saben que tiene una fuerza enorme y que cuando se pone a repartir estopa lo hace a lo grande jajajajajajajajaja.

En cuanto a las interpretaciones, me gustaron muchísimo todas, aunque reconozco que con Cha Eun Woo tuve problemas al principio porque los demás se lo comían con patatas, ensalada, postre y cafelito, sobre todo cuando compartía escena con Park Ki Woong. Eso sí, poco a poco va mejorando y consigue aguantar y demostrar que aunque está verde, puede acabar siendo muy buen actor.

Os aseguro que apenas os puse algunas pinceladas del drama y que todavía queda mucha lana por cardar, por lo que dadle una oportunidad que no os arrepentiréis ^^

NOTA: 8’5

Créditos: AsianWiki, MDL, DramaWiki
Esta entrada fue publicada en Actores y Actrices, Doramas coreanos, Dramas, Idols, Opinión, Reseña de dramas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.