Reseña: Dorokei (ドロ刑 ー警視庁捜査三課ー)

Por @Ari2PMAM para Bomba Soju

dorokei

No me lo puedo creer, de verdad. Una semana después de la reseña de “Strawberry night saga” aparece por aquí otro drama, también japonés, policíaco y adaptado, aunque este de un manga en vez de una serie de novelas.

El título original del manga de Fukuda Shu es “ドロ刑 ー警視庁捜査三課ー”, o lo que es lo mismo, “Doroekei: Keishicho sosa sanka” que se empezó a publicar en la revista Weekly Young Jump el 4 de enero de 2018.

La adaptación de “Dorokei” fue obra de Koji Hayashi (“Code blue”, “BOSS” 1 y 2 y “Cold case” entre otros muchos), mientras que la dirección estuvo en las manos de Otani Taro y Nakajima Satoru.
Por cierto, que el drama se emitió en la cadena NTV entre el 13 de octubre y el 15 de diciembre de 2018 y tuvo una media de audiencia del 8,8 %.

Madarame Tsutomu (Nakajima Kento) es un policía de barrio al que su trabajo no le entusiasma mucho, pero lo eligió porque es estable, tiene más días de descanso, un horario estable sin horas extra y más vacaciones.
Un buen día, debido a un caso en el que se ve envuelto sin quererlo, acaba dando con sus huesos en la Sección Tercera de la Unidad de Robos de la Policía Metropolitana de Tokio.
Claro, él lo menos que quiere es estar ahí porque supone más trabajo, más horas en la oficina y menos días y vacaciones.
Una noche, al salir de trabajar, se va a un bar cercano a la comisaría y allí se sienta al lado de un hombre vestido entero de negro y de inmediato Tsutomu lo identifica como Kemuri Karasu* (Endo Kenichi), el mejor ladrón de Japón al que nadie le pudo poner rostro ni detener porque jamás deja rastros, sólo el olor peculiar de los cigarros que fuma.
Karasu lo flipa y le pregunta si lo va a detener, pero Tsutomu le dice que no porque ya no está de servicio y que sería perder el tiempo porque no tiene pruebas que pueda presentar para que la detención y posterior procesamiento puedan llevarse a cabo.
A Karasu le hace gracia y al ver que Tsumotu no para de quejarse de su trabajo, le dice que lo va a convertir en el mejor inspector de robos de la policía de Tokio, ante lo que el policía vago y protestón lo flipa, pero acepta porque al final su puesto de trabajo acaba en juego por otro caso.

*Antes de seguir con el argumento, os explico que el nombre del ladrón significa “Cuervo humeante”. Karasu es cuervo en japonés y lo de cuervo va porque siempre va de negro.

Tras la resolución del caso en el que el puesto de trabajo de Tsutomu pendía de un hilo, este acaba en el equipo número trece, recién creado por Kurijaoka Chisato (Inamori Izumi) y donde se junta “lo mejor” de cada casa:

  1. Kodaira Miki (Anna Ishibashi), que no tiene ni idea del trabajo policial ya que desde que entró en la policía estuvo en la banda de música.
  2. Oujiyama Takatoshi (Nakamura Tomoya), degradado del equipo 1 de homicidios de la sección primera a ese equipo por su comportamiento a la hora de llevar los casos. Además, es un fetichista de las piernas y glúteos femeninos.
  3. Samon Yosaku (Itao Itsuji), especialista en cazar carteristas, tiene muy mala leche y le da al sake que da gusto.
  4. Katteda Toshiharu (Maruyama Tomomi), degradado también por un caso, tiende a usar más fuerza de la necesaria, tiene poca paciencia, enseguida se cabrea y está coladito por Miki que pasa olímpicamente de él.
  5. Hosoomote Ruichi (Nomaguchi Toru), la base de datos humana, pero que sufre de claustrofobia, no sabe tratar con las personas y padece de una timidez extrema y una confianza en sí mismo nula.
  6. Takarazuka Yoko (Eguchi Noriko), especialista en infiltrarse y hacer que todos se crean su papel. Es borde, tiene mala leche y es una pasota.
  7. Kasumi Saori (Tanaka Michiko), no pertenece a la unidad porque ella es de la científica, pero la pobre casi nunca da en el clavo cuando le piden ayuda XD.

Así que si juntamos todo esto tenemos una unidad que viene a ser un verdadero caos y donde trabajar en pareja con Tsutomu se considera uno de los mayores castigos que pueda haber.
Sin embargo, poco a poco, con la ayuda de Karasu, va mejorando, madurando, resolviendo casos y aprendiendo a querer su trabajo. Además de que se le despierta el instinto y aprende a hacerle caso por indicación de de Karasu, demostrando tener siempre la razón.

No os pienso decir cómo acaba ni qué más pasa, sólo que como siempre que vemos un drama japonés, tiene ese toque moral que les gusta meter en las historias. También es un drama humano.
Vais a tener intriga, drama, comedia y bromance.
Aunque lo del pervertido y que lo hagan pasar como algo gracioso no me hizo ni pizca de gracia. También otro detalle que tampoco tiene gracia dada la historia ligada a eso.

Las actuaciones me gustaron todas y creo que al final se complementaron bien, sobre todo el dúo Nakajima Kento – Endo Kenichi con esa relación tan extraña entre un policía y un ladrón que quiere hacer de él el mejor de todos.
A destacar también a Nakamura Tomoya, que otra vez hace que su interpretación se recuerde y se hable de él XD.

NOTA: 8

Créditos: AsianWiki, MyDramaList
Esta entrada fue publicada en Actores y Actrices, Doramas japoneses, Dramas, Idols, Opinión, Reseña de dramas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .