Reseña: Operación Chromite (인천상륙작전)

Por @Ari2PMAM para Bomba Soju

Operación Chromite 1

Hala, hoy toca reseña, y además de una película, que hacía mucho tiempo que no aparecía ninguna por aquí.
Y posiblemente, en estos momentos muchas estéis queriendo colgarme del palo de mesana porque os traigo una película bélica y porque parece que sólo soy capaz de reseñar películas históricas o bélicas XDDD. Pero qué se le va a hacer, son mis favoritas XDDD.

Operación Chromite fue el nombre en clave que se le dio al desembarco en la bahía de Incheon durante la Guerra de Corea ( 25 de junio de 1950-27 de julio de 1953), liderado por Estados Unidos, con el general Douglas MacArthur al frente de una fuerza multinacional bajo mandato de la ONU.
Sin embargo, para que esta operación pudiese llevarse a cabo con éxito, antes había que lograr que las fuerzas de la inteligencia del Sur completasen con éxito la misión, Rayos-X, que aseguraba el terreno para las fuerzas aliadas.
La batalla de Incheon tuvo lugar entre el 15 y el 19 de septiembre de 1950.  Y si queréis más información y saber cómo acabó, podéis hacerlo aquí.

Esta película, basada en una historia real, fue dirigida por John H. Lee, o si usamos su nombre coreano, Lee Jae Han, que además, también escribió el guión junto con Lee Man Hee.
Estos dos también trabajaron juntos en la película en: “71: Into the fire”; ambientada también durante la guerra de Corea y basada en una historia real. Os advierto, que esta película tenéis que ir muyyyyyyyyyyyyyyyy mentalizadas.

Jang Hak Soo (Lee Jung Jae), lidera un grupo de ocho hombres que se infiltran entre las líneas norcoreanas, cuando éstas han ocupado ya casi toda la península.
Hak Soo es un desertor del Norte tras ver cómo su padre era asesinado por su mejor amigo, porque era un burgués, y según el ideario de los locos del Norte, las ideas del régimen son más importantes que la sangre.
Para llevar a cabo su misión, tienen antes que ocuparse de Park Nam Cheol (Park Sung Woong) y además, lograr engañar al loco-radical-psicópata de Lim Gye Jin (Lee Bum Soo), el coronel a cargo de las fuerzas de la zona de Incheon y que no quiere rendir cuentas a nadie, salvo al loco cabr*n del Norte, Kim Il Sung (Lee Won Jong).

Mientras, MacArthur (Liam Neeson) tiene planeado el desembarco en Incheon y seguir peleando hasta que derroten del todo a las fuerzas comunistas. Sin embargo, se topa de frente con la oposición de tres generales, aunque al final consigue salirse con la suya.

Hak Soo y su grupo, mientras tanto, tienen que encontrar el mapa donde se planificó la colocación de minas submarinas para impedir el acceso a la bahía de Incheon. Por cierto, que las posibilidades de éxito de este desembarco eran de 5000 contra 1, ya que la diferencia en las mareas en esa zona es la mayor, no sólo de Asia, sino del mundo.
Este grupo de infiltrados cuenta además con la ayuda del Servicio de Inteligencia de Corea del Sur:  Seo Jin Chul (Jung Joon Ho), Kim Hwa Young (Kim Sun Ah) y Choi Suk Joong (Kim Byung Ok), entre otros.

Entre Hak Soo y Gye Jin empezará el juego del gato y el ratón, que llevará a una escalada de la violencia, cuando se descubra que no son quienes decían ser y empiecen los combates. Eso sí, Gye Jin como buen loco cabr*n del Norte, asesinará a cuantos se le crucen en su camino, porque fallan en su misión o porque descubre que colaboran con el Sur.

Mientras tanto, vemos cómo MacArthur sigue esperando por las noticias del grupo de Hak Soo para llevar a cabo la misión y cómo es el único en el bando aliado, que confía en él y los suyos a ojos cerrados.

¿Cómo acaba la historia? Pues no os lo puedo contar porque os revelaría lo que pasa con todos los personajes XDDD.

A ver, es una película bélica y basada en hechos reales, por lo tanto ya sabéis a lo que os enfrentáis si decidís verla. Tiene momentos crueles, emotivos y de esperanza.
Además, se complementa con una banda sonora muy buena.

Las relaciones entre los personajes del grupo con la misión Rayos-X, me gustaron mucho, sobre todo, una de ellas, donde nos encontramos con un criado y su joven señor. El segundo insiste en que le llame por su nombre, pero el otro, se niega en redondo a hacerlo.
También me gusta cómo Hak Soo y Nam Ki Sung (Park Chul Min), cuidan y se preocupan por todos los demás, sobre todo, por los más jóvenes del grupo.

Las interpretaciones me gustaron mucho, sobre todo ese duelo entre Lee Jung Jae y Lee Bum Soo. El primero, repugnado por lo que hace el extremismo de unas ideas comunistas que no permiten la libertad individual; y el segundo, con el cerebro lavado y enloquecido por esas ideas, incapaz de ver que no tiene razón por muchas pruebas que se le pongan ante los ojos. Puede catalogarse como un duelo entre la razón y la locura.

Nota: 9

Créditos: AsianWiki, Wikipedia, CJ Entertainment Official
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actores y Actrices, Cine, Historia de Corea, Opinión, peliculas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s