De seja a jeonha y de jeonha a jeonha

Por @Ari2PMAM para Bomba Soju

Yeo Jin Goo y Lee Jung Jae 1

A las buenas, comenzamos semana y el odioso lunes llega para amargarnos la vida. Sin embargo, yo estoy feliz porque leyendo lo poco que se sabe de la película que protagonizarán Yeo Jin Goo y Lee Jung Jae, ya me dan muchas ganas de verlas.

¿Y por qué ese título? Pues porque actualmente podemos disfrutar de Yeo Jin Goo en “Jackpot” haciendo del príncipe Jeoning, que más tarde sería el rey Yeongjo (padre del príncipe Sado y abuelo del rey Jeongjo). Y aunque de momento al pobre no le sale nada a derechas, espero que como queda la mitad del drama por delante, empiecen a irle bien las cosas.

Pues bien, el caso es que va a salir de ese saeguk, para meterse en otro saeguk, “Enemy Soldier”, donde interpretará nada más y nada menos, que al príncipe, Yi Hon, más conocido por el nombre que adoptó al subir al trono, Gwanghae.
Sin embargo, en esta ocasión no veremos la película desde el punto de vista del seja y posteriormente jeonha, sino que quien nos mostrará las luchas entre las diferentes facciones para poner a su candidato en el trono, será el guardaespaldas personal del príncipe, interpretado por Lee Jung Jae.

Yi Hon (3 de junio de 1575 – 7 de abosto de 1641; reinado 1608–1623) fue hijo del rey Seonjo y de una de sus concubinas, Kim Gongbin, que se convirtió en su favorita por encima de todas las demás, a las que acabó ignorando. Por no hablar de que a cualquiera que hablase mal de ella o intentase hacerle daño, acaba en no muy buenas condiciones… Si lograba conservar la vida.
Durante la Guerra de los Siete Años contra Japón (1592-1598), cuando Japón invadió Corea, nombraron a Yi Hon príncipe heredero, mientras su padre huía hacia la frontera en el Norte.
Ante esa situación, no tuvo más remedio que actuar como el gobernante de Joseon y ponerse al frente de las tropas para luchar contra los invasores. Después de firmarse la paz (os voy a ahorrar todo la movida de cómo fueron las cosas), Gwanghae se preocupó por su pueblo y luchó para que la nación resurgiese de las cenizas. Y es que la guerra dejó devastado el país.
Tras la muerte de su padre, las luchas de poder entre las diferentes facciones fueron tremendas (las que hayáis visto saeguks sabéis cómo van las cosas). Porque aunque Seonjo había nombrado heredero a Gwanghae, frente a su hermanastro pero hijo de la reina, el príncipe Yeong Chan, uno de los enemigos políticos del primero ocultó el documento.
La facción rival, sin embargo, descubrió el pastel y acabó instaurando a Gwanghae en el trono.
A pesar de que el nuevo rey trató de modernizar y expulsar de la corte a los políticos que habían ocasionado semejante caos, no lo logró, y a pesar de los esfuerzos feroces del rey por acabar con el poder de los nobles, no lo logró. Todas las purgas que se llevaron a cabo fue incapaz de pararlas.
Por si eso fuera poco, su posición siempre estaba pendiente de un hilo, ya que era hijo de una concubina y no de la reina, por lo tanto, era un hijo ilegítimo (al igual que Yeongjo).
Gwanghae fue conocido durante años como un rey cruel (en “Masquerade” se ve esa imagen). Sin embargo, fue una leyenda creada por sus rivales políticos, que acabaron dando un golpe de estado y exiliándolo junto con su esposa, primero a la isla de Ganghwa y posteriormente a Jeju (las que hayáis visto, “Tamra, The Island”, quizá lo recordéis por una escena con el protagonista, en la playa), donde murió desposeído de su título, que nadie se preocupó por restaurar después. Asimismo, tanto su tumba como la de su esposa (están enterrados en Namyangju, provincia de Gyeonggi), son extremadamente sencillas y humildes comparadas con las de sus predecesores y sucesores.
En realidad, Gwanghae fue un rey que se preocupó mucho por su pueblo. Un hombre con los pies en la tierra, conocedor de las necesidades de su gente, que luchó por la reconstrucción y recuperación tanto de monumentos como de documentos.  También reintrodujo el uso del hopae (la tablilla de madera identificativa. Vamos, como un D.N.I.) y consiguió establecer relaciones de paz a tres bandas con el imperio Ming, con los manchúes y los japoneses, con los que reabrió el comercio tras la firma del Tratado de Giyu en 1617.
Y a día de hoy se le considera como un rey sabio e inteligente y no un tirano.

Por cierto, su sucesor, Injo, nieto de Seonjo, y considerado como un rey débil, inútil e indeciso. Vaya diferencia, ¿verdad?

Pues eso, que estoy deseando ver esta película que comenzará a rodarse en la segunda mitad de este año. Así que me va a tocar esperar muuuuuuuuuuucho tiempo, pero espero que merezca la pena.

Además, estoy deseando ver juntos a Yeo Jin Goo y Lee Jung Jae, porque creo que formarán un gran tándem y le aguantará el tipo sin problemas, teniendo en cuenta que ahora mismo, Choi Min Soo no se lo está comiendo con patatas XDDDDDD.

Eso sí, lo de “Enemy Soldier” me tiene un poco despistada porque no sé por dónde irán los tiros. Si acaso es que el personaje de Lee Jung Jae empezará odiándolo para acabar convertido en su mejor amigo y defensor más acérrimo o qué. No sé, pero vamos, que si no pasa nada, yo veré esta película que espero no me defraude.

Créditos: Dramabeans, Wikipedia.
Esta entrada fue publicada en Actores y Actrices, Cine, Historia de Corea, peliculas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a De seja a jeonha y de jeonha a jeonha

  1. Chihiro dijo:

    Esta es de las tuyas, jajajajajaja
    A mí tanta historia no me convence, ni por Jin Goo al que adoro XDDDDDDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s