Oh, my Venus. Episodio 2.

Por @sonianuna para Bomba Soju

oh my venus 2.1

Acabáramos… ↑↑↑↑

oh my venus 1.7

Qué humillante. Young Ho (So Ji Sub) ha sido testigo de toda la escena… A ella se le cayó la tirita en su coche, y él la ha seguido para devolvérsela (joer, devolver una tirita, vaya excusa se busca para no querer irse y dejarla sola).

Ha visto cómo Joo Eun (Shin Min Ah) descubría el engaño. Le pregunta si no les va a montar el pollo… y luego añade que es mejor descubrir que tu novio te engaña antes que coger un resfriado. Sus palabras, si carecieran de toda la ironía, parecerían hasta de consuelo.

La humillación hace que Joo Eun quiera quitárselo de encima, pero este hombre es incapaz de dejar tirado a alguien en necesidad, o eso dice. No puede dejar a una mujer sola en medio de la noche con la que está cayendo. No podría dormir tranquilo.

Joo Eun no cede. Agarra su tirita, le quita su paraguas, y se va con viento fresco después de una segunda despedida aún más tensa que la primera. Hala, adiós muy buenas.

Young Ho, todavía intranquilo, es incapaz de volver a su hotel, así que se dedica a conducir por la ciudad, visitando lugares que le traen recuerdos de su infancia no muy agradables, por cierto.

Pero su familia le ha encontrado. Al día siguiente, recibe una visita del secretario de su abuela en el hotel. Quieren verle. Qué mañana. Lo único interesante es que todavía tiene el bolso de Joo Eun, desde el avión, y hay alguien que la está llamando al móvil. ¿Será ese novio infiel? Afuera le espera una legión de guadaespaldas (que es como se conoce a los secuestradores de chaeboles rebeldes), que le hacen vestirse de traje, y le llevan a encontrarse con su abuela…

oh my venus 2.1

O no. No es con su abuela con quien quieren que se vea, sino con la cita a ciegas que ella le ha preparado, ajajjajajaaa.

El pobre intenta cumplir con ella. Se muestra agradable, cortés y simpático. Se puede decir incluso que está disfrutando de la compañía de su cita.

Pero su aparente docilidad es un engaño. Tras cumplir con el compromiso, consigue que sus dos amigos le rescaten y dar esquinazo a los guardaespaldas de su familia.

Por su parte, Joo Eun empieza mal su día. Llega tarde a la presentación de su nueva jefa de equipo… que resulta ser una amiga de la juventud, Oh Soo Jin (Joo In Young). Hace un montón que no se han visto, pero lo que sí es cierto, es que ambas han evolucionado en distintas direcciones. Hace años, una era la mujer espectacular, y otra el patito feo. Ahora Joo Eun es la gordita, y Oh Soo Jin el mujerón…

oh my venus 2.2

El reencuentro es extraño. Joo Eun sigue sorprendida, mientras que su antes amiga tiene una actitud meramente cortés, ni rastro de la antigua familiaridad.

Se conocieron en la universidad y ambas estudiaban leyes. Joo Eun solía defenderla de las burlas de sus compañeros. Soo Jin, además, tenía un crush espectacular con un locutor de radio. Joo Eun también trató de ayudarla a acercarse a él…

Tras llevarse esta sorpresa, Joo Eun agarra de nuevo el teléfono de su mejor amiga, para machacar su propio número. Ha perdido el móvil, necesita recuperarlo, y tiene la esperanza de que alguien responderá.

Y sí. Quien responde es precisamente ese médico que ha presenciado el 98 % de las humillaciones de su vida en sólo dos días. Young Ho le responde, por fin ha satisfecho su curiosidad. Esas llamadas insistentes eran de la propia Joo Eun, no de su novio, muuajajjajaa. Precisamente, no había atendido antes la llamada porque pensaba que era él, pero ahora le informa de que no tiene sólo su móvil, sino su bolso entero. Con el corsé desgarrado dentro también, por el que puede compensarla si quiere. Ja, ja. No pierde oportunidad de tomarle el pelo. Adivinad quién está histérica, y quién está disfrutando COSA MALA en esta conversación, jajajajajaa.

Hola, me llamo entrenador buenorro y disfruto tomándote el pelo

Hola, me llamo entrenador buenorro y disfruto tomándote el pelo

Pero la risa le va a durar poco. Sus planes eran hacer unas compras, y volver a USA, pero un nuevo encuentro con los guardaespaldas de su familia dan al traste con ellos. No va a volver allí. Sus cosas están de camino a Corea, y su familia le ha dejado sin empleo al que volver. Tiene que quedarse y reunirse con ellos para encarnar el rol de chaebol heredero que le toca. Es más, sí que le han pillado en el escándalo con la chica americana, y se han hecho cargo a base de pasta para silenciarla y que no siga liándola en los medios. El nene ha sido malo muy malo… y ahora toca entrar por el aro y portarse bien. Vivirá dónde y cómo le digan que tiene que vivir.

¿Podrá Young Ho hacer algo para evitar esto? Pues no lo sé, pero está dispuesto a intentarlo.

Su abuela ya está preparando su regreso triunfal a la empresa como heredero, algo que parece no hacer gracia ni a su propio padre. Y como es normal en estos casos, todas las personas que esperan quitarle ese puesto, comienzan a conspirar en su contra. Sobre todo sus familiares…

Uno de los consejeros parece totalmente contrario a aceptar a Young Ho, pone a uno de sus ejecutivos a investigar todo lo que pueda sobre él a ver si pillan algo para perjudicarle, porque ni su cara conocen. Y lo más gracioso de todo, es que ese ejecutivo es, casualmente, Woo Shik (Jung Gyu Woon), el ex de Joo Eun.

Para Young Ho, puede que lo más divertido del día sea la llamada de Joo Eun, y las risas que puede pegarse cuando llegue al hall del hotel donde se han citado.

Ella llega primero, y le está esperando; él no tiene demasiada prisa tampoco.

No ha llegado, y Joo Eun no tiene ni un teléfono para llamarle y preguntarle por qué narices está tardando tanto.

Pues por allí anda ella, deambulando por el hall, cuando de repente ve a su nueva jefa. Pero lo que la deja totalmente petrificada, es que también llega Woo Shik y agarra a Oh Soo Jin por los hombros…

oh my venus 2.4

¡Es ella la mujer por la que Woo Shik la ha dejado!

¡Horror!

Woo Shik intenta ir hacia ella para darle explicaciones, pero Joo Eun le pide que no se acerque. No quiere hablar, está todo claro, y además, es mejor una salida honrosa, darse media vuelta y marcharse. Y habría sido así, si no fuera porque lo hizo de una manera tan aturullada, que dio de bruces con la puerta giratoria, y cayó despatarrada y casi inconsciente en el hall, atrayendo la mirada de todo el mundo y haciendo un ridículo de categoría.

¿Algún golpe más a su orgullo por ahí que dar?

Está tan avergonzada que no quiere ni levantarse. Prefiere fingir que está inconsciente.

Y no puede salir zumbando porque ha perdido un zapato.

¿Será posible aumentar el nivel de humillación?

¿Es que no hay nadie que pueda ayudarla????????

Pues hay que contar siempre, en casos de ridículo supremo, con el factor Murphy. Las cosas siempre pueden empeorar. ¿Estamos hablando de humillación? Pues vale, maximicémosla. Porque si alguien es especialista en empeorar esos momentazos de humillación con su mera presencia, para luego reírse de ellos, es Young Ho, que es precisamente el que aparece por fin para ayudarla.

Él es quien evita que Woo Shik se acerque, tal como Joo Eun pidió, es quien recoge su zapato, se lo pone, quien escucha por enésima vez sus súplicas de ayuda (algo ya hasta normal en sus encuentros), y aún va más allá. Se ve incapaz de irse de allí sin hacer algo para salvaguardar algo del orgullo de Joo Eun. Incluso le pide perdón por resistirse a darle una paliza al novio infiel; es cinturón negro, podría hacerle demasiado daño. Así que, la ayuda a levantarse, la esssssstruja contra él, para dar impresión de confianza, le aparta cariñosamente un mechón de la caraaaaaaaayayayayyayay, la mira con ojitos de cordero enamoraoooooo, y pasa agarrado bien fuerte a ella por al lado de Woo Shik y Soo Jin todo orgulloso.

¡Nuestro héroe!!!!

oh my venus 2.5

No contento, va lanzando miradas de desafío chulovacilesco, mientras que Joo Eun no se atreve ni a levantar la vista, XDDDDDDD.

Ella le ha pedido que la saque de allí, a donde sea, fuera del mundo si es preciso. Y a él no se le ocurre otro sitio más que su habitación. Allí se sentirá como en el espacio sólo por estar con alguien tan bien plantado como él, jajajajaaja (no pierde oportunidad de chincharla). Pero no es tanto como dice… Primero, porque después de verla en ropa interior y en sus peores momentos, no hay mucho espacio para remilgos, y segundo, porque se ha dado un golpetazo importante, y quiere estar seguro de que no se ha hecho demasiado daño. Sabe por el golpe y su postura tensa, que su hombro puede estar herido, y sabe que ella está tratando de mantener la compostura.

“Bueeeeno, sé que es tu primera vez… ¿En el sofá o en la cama?”

Joo Eun se escandaliza, y él disfruta escandalizándola. Pero se refiere a colocarle el hombro. Lo tiene dislocado.

“Si vas a gritar, te aconsejo que tengas en cuenta que estamos en un hotel”.

AJAJAJAJJAJAJAJAJAJAA.

Es tremendo.

Pero el dolor no la deja mantener en silencio sus gritos, y los comentarios entre ellos hacen que todos los huéspedes que pasan por su habitación se escandalicen de verdad.

Mientras esto ocurre, Woo Shik y Soo Jin comentan lo sucedido. Ya es mala suerte que las dos trabajen en la misma empresa, qué casualidad. Él se siente fatal, pero quiere proteger a su nueva novia. Así que le promete que se encargará de hablar con Joo Eun para que la situación no sea demasiado incómoda en el trabajo. Pero Oh Soo Jin no se siente incómoda, no. A Oh Soo Jin lo que ha pasado le divierte…

Arriba en la habitación, después de la batalla campal para colocarle el hombro a Joo Eun en su sitio, a Young Ho le sorprende la entereza y la tranquilidad con la que ella está llevando la cornamenta. Este chico, juega con la ambigüedad. Le encanta gastar bromas que pueden ser fácilmente malinterpretadas hacia el interés romántico, y luego da el palo demostrando que no van por ahí…

Conozco esta táctica. Si no fuera por el prejuicio de que él es un super hombre de diez, y ella una “gordita” simpática, yo diría que…

En fin.

Lo que sí sé es que los diálogos entre ellos son divertidos. Se caen bien aunque estén todo el rato intentando demostrar que se odian. Sin embargo, al final, la idea que se lleva Joo Eun es que él no puede evitar ayudar a alguien desvalido, sea quien sea, y que no es personal… justo la que él quiere dar. ¿Será la verdadera intención?

oh my venus 2.6

A Young Ho siguen preocupándole ciertos síntomas que ella presenta, y vuelve a recomendarle que vaya a un médico. También se ofrece a acompañarla a casa, pero Joo Eun sabe que su ex, que todavía tiene un poco de vergüenza, puede estar abajo esperándola para darle la cara, y quiere tener esa conversación que no terminaron aquella vez en el coche. Y esta vez, por lo menos tiene la situación bastante clara.

No se había equivocado, Woo Shik la estaba esperando. Primero, le aclara la situación con Young Ho, para que no piense nada raro, y después, ambos van a hablar a la cafetería del hotel. Woo Shik se explica. No sabemos si porque se lo debe después de 15 años, o porque necesita aliviar su sentimiento de culpabilidad. Por cómo ha hecho las cosas, desestimo la primera opción. Es un capullo. Sin embargo no se escapa el interés que tiene por el rollo que se lleva Joo Eun con ese otro hombre, no sé si para tener la excusa y poder decirle “y tú también”, o por la inercia de haber sido su pareja 15 años.

Pero ella no quiere darle muchas vueltas. Sabe que la ha dejado por su aspecto físico, y sabe que la ha dejado por otra tía, por su amiga… No quiere darle más vueltas, y no le interesa nada de lo que tenga que decirle. Así que, AAAADIÓS tontolpijo, (y hola entrenador buenorro).

Al día siguiente, le queda enfrentarse a la otra parte. Joo Eun esperaba que su antigua amiga fuera a darle algún tipo de explicación, pues intuye, y nosotras sabemos, que Oh Soo Jin sabía lo que le estaba haciendo y lo hizo a conciencia. Pero ella ni tenía la intención de dar la cara, ni muestra un ápice de arrepentimiento cuando es por fin Joo Eun quien va a buscarla a su despacho. Deciden ir a comer juntas al restaurante de Lee Hyun Woo (Jo Eun Ji), la amiga de Joo Eun. Ésta entra rápidamente en modo amiga territorial, y trata a Soo Jin como la petarda que es, pero a esta tía le da igual todo… No sólo le da igual lo que piensen de ella, y tiene cero remordimientos, es que la culpabiliza por la ruptura con su novio, por no cuidar su aspecto físico, haciéndola sentir fatal.

Kang Joo Eun, le pregunta si es una venganza por aquel chico que le gustaba, aquel presentador de radio, que Joo Eun le quiso presentar, y que al final terminó fijándose en ella y no en Soo Jin. Va a ser que sí, pero ésta debe negarlo y continuar en la mentira de que el engaño con su novio ha sido casual.

De vuelta al despacho, Joo Eun por fin recibe una visita refrescante y divertida. La de Kim Ji Woong (Henry). No se ha olvidado de su “madame” preferida, y quiere saber cómo está desde la última vez que la vio super perjudicada en el avión,😄.

Le ha estado enviando mensajes, pero ya sabemos que el móvil de Joo Eun estaba en las manos de Young Ho, jajajajjaaa. Este niño es lindo con avaricia.

oh my venus 2.7

Su excusa para verla, es que le ayude a revisar un contrato de patrocinio de su representado, el boxeador, pero es que la adora desde el minuto cero, le parece guapísima, y para él, es cosa del destino (que él se las arregla para forzar si puede), haberla conocido en el avión.

Para convencerla de que cambie de hábitos y no se coma de una sentada ese bote de caramelos que tiene sobre la mesa, le pone el ejemplo de una de las chicas que Young Ho entrenó para el reality show. La anima para que haga lo mismo.

Pero Joo Eun pasa de todo, y al llegar a casa, se sienta delante de una comida abundante e hiper calórica, que ni su vecino de abajo, que ha venido a dejarle un paquete en la puerta, puede interrumpir…

Para Young Ho el día acaba también de forma incómoda, con la visita de su padre. Espera que le echen la bronca por sus deslices en Estados Unidos, que estén preocupados por ocultarlos ante la sociedad coreana que espera un sucesor impecable… y la verdad es que padre e hijo ya venían llevándose bastante mal desde antes, así que, parecen más la bronca de un jefe, que otra cosa.

De forma muy sutil, su padre se interesa por esa rodilla que tiene lesionada, para pasar rápidamente a informarle, que su puesto en Estados Unidos ya lo tiene otra persona, que no va a volver allí, y que, si su abuela lo llama para que ocupe el que le corresponde aquí, está dispuesto a dar un paso atrás y facilitarle el camino. Esto, es bonito por parte de un padre, pero la forma de decirlo, parece como si quisiera hacerle un favor que está muy lejos de merecer. Parece como si fuera la abuela quien deseara que eso fuera así y no él. Vamos, como para aceptar. Y a Young Ho, no le hace gracia ya de entrada la idea de aceptarlo y perder su libertad, como para hacerlo así. Pese al gesto de desagrado de su padre, le dice que aún está pensando si acepta o no.

Volvemos con Joo Eun, que con un muslo de pollo frito en la boca, abre el paquete. Es del hospital. Le envían las pertenencias que se dejó en la ambulancia. Entre ellas está la chaqueta de Ji Young y una tarjeta identificativa a nombre de… John Kim. Nada y menos. Eun Joo recuerda que Ji Woong le dijo que era mánager y entrenador, recuerda también la conversación que ha tenido ese día con él en el despacho. ¿Es posible que Ji Woong sea el famoso John Kim?

Ni corta ni perezosa, se presenta en casa de nuestros tres amigos. Ji Woong se lleva una alegría tremenda. Ella le pregunta si es John Kim y le enseña la tarjeta.

oh my venus 2.8

Antes de que el propio Ji Woong piense si quiera en aclarar el malentendido, el propio Young Ho aparece y confirma lo que ella está pensando. Dice que sí, que Ji Woong es el famoso entrenador. Y aquí terminamos el segundo capítulo.

Me está encantando el tipo de relación que tienen los dos protagonistas. El modo de vida de Joo Eun, es la antítesis de lo que Young Ho considera correcto. Sin embargo, no puede evitar observarla y ayudarla cada vez que tiene ocasión, disfrazando su “interés” con falsa filantropía.

Me está encantando que un tío que está super bueno, se fije y tenga en cuenta a una chica normal con una papada hasta lima. Mucho. Rompe los estándares. Young Ho tiene interés en ella. Un interés humano. Admira cómo está llevando la situación y el chasco con su novio de toda la vida, y cómo supera y se sobrepone a sus momentos de humillación máxima, en los que siempre anda cerca. Estamos enganchadísimas, y en este capítulo, ni siquiera nos ha hecho falta una escena de bañera para no quitar la vista de la pantalla. Jajajjajaaaa.

Entradas relacionadas:
Oh, my Venus. Episodio 1
Esta entrada fue publicada en Actores y Actrices, Doramas coreanos, Dramas, Programas de TV, revisión de dramas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Oh, my Venus. Episodio 2.

  1. Señora de JKS dijo:

    Me tiene enganchada la serie de la gordita y el entrenador buenorro, jajaja, mira que es trillada la historia, pero como siempre, los coreanos le dan ese toque único que mola un montón, jejeje. Encantada con los encuentros entre ellos, con ese trato adulto y entre iguales, que muchas veces cuesta encontrarlo en los dramas coreanos, me mola, me mola y quiero más, jajajaja.
    Gracias Nuna por la revisión de este drama y vuelta, aunque sea esporádica, a Bomba Soju!!

  2. Ari2pmam dijo:

    La ZP es muy ZP, se las tiene guardadas desde la universidad y ahora quiere devolvérselas todas, una por una. Y por mucho que se haga la desvalida con el CHP, lo disfruta a lo grande. Ver a la antigua Venus de Daegu humillada y sin tener tipazo.
    Pero claro, luego llega Young Ho y la salva, para además dejar a la pareja de malosos con un palmo de narices. Porque a él le gusta Joo Eun tal cual es. Aunque oculta esos sentimientos bajo la preocupación por su salud. Qué cabrito es.
    Y con lo del teléfono, es que me partí la caja. Descojone que continuó con el momento, “Pretty men”, con los otros dos pasando modelitos y Young Ho diciendo que sí o que no.
    Ah, también me gusta el bromance que se trae con el secretario Min. Éste pone cara de poker, pero está encantado de la vida con Young Ho.
    Y Ji Woong y el luchador, adorables cuando van a verla al despacho a pedirle perdón, sobre todo Ji Woong, que la adora y no le importa que esté gordita. Quiero adoptarlo.
    Lo que me reí con las caras que se les quedaron cuando ella aparece con la tarjeta y se cree que Ji Woong es John Kim XDDDDDDDDDDD.

  3. fifiorela dijo:

    Nuna eres mi “héroa” (porque heroína suena a lo que se fuman las cordinonas xD ) Me dejé las llaves dentro de la casa y mientras andaba al estilo indigente a la espera de alguno de mis padres no se me ocurrió mejor idea que ponerme al día con Bomba y zas! que me devoré las revisiones de este drama y no sabes como las he disfrutado, por favor no dejes de revisar este drama, que de seguro andas liada con tus asuntos pero Fighting!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s