Kim Jong Un y sus gastos

Por @Ari2PMAM para Bomba Soju

kim jong unHe estado pensando muchísimo en cómo empezar esta entrada y cómo la encabezaría. Han sido numerosas las veces que me puse a escribir y he vuelto a borrarlo todo.
Todos tenemos nuestros límites de tolerancia y cuando se rebasan, es normal que todos nos indignemos y dejemos salir esa frustración a la superficie.
Sin embargo, y al igual que hice en su día con la tragedia del Sewol, trataré de mantener la mala leche atada en corto para contaros todo lo que os tengo que contar. De esa manera, evitaré convertir esta entrada en una tesis doctoral sobre mi opinión del protagonista de la entrada. Por no hablar del estudio de historia comparativa que podría llevarse a cabo.

Como todas sabéis, la familia Kim, que lleva tres generaciones gobernando en el Norte, es la más poderosa y rica del país. Gracias a su inmensa fortuna, a lo largo de los años se han permitido darse lujos con los que el resto de la población ni se atreve a soñar. Y todas sabemos por qué.
Bueno, vamos allá con la lista de 8 de las cosas en las que se gasta Kim Jong Un el dinero.

  1. Importación del whiskey y el coñac más caros y exclusivos que existen.
    Al parecer, sus gastos en estas dos bebidas son de astronómicos, ya que las importa, en lo que podríamos llamar a granel. Y son todas para su disfrute personal.
  2. Clases de golf con profesores exclusivos.
    Y es que el hijo quiere ser mucho mejor jugador que el padre. Porque según cuenta la historia oficialista del régimen, el padre, en sus mejores tiempos, logró hacer un recorrido de 18 hoyos en 34 golpes; y de éstos, 11 fueron hoyo en uno.
  3. Un resort de ski de lujo en Masikryong.
    Construido en una zona donde apenas nieva, se pensó que atraería un gran número de turistas a Corea del Norte.
    Como todas estaréis pensando de manera correcta, el centro de esquí apenas recibe visitas ya que los norcoreanos no pueden afrontar semejante gasto.
    Kim Jong Un además, tiene por costumbre ir de arriba para abajo en los telesillas cuando hace buen tiempo. A veces, y a pesar de no recibir visitas, cierra el lugar para su disfrute personal.
  4. Posee un yate valorado en 6.298.600.
    Tiene una eslora de 30,48 metros y fue fabricado por la compañía Princess Yachts, y está considerado uno de los más lujosos del mundo. Entre las comodidades de las que disfruta en este yate, está la de tener su propio salón.
    Kim Jong Un usa este yate para controlar a la población que vive en la costa, más concretamente en la zona suroeste de Corea del Norte, ya que es el dueño casi total y absoluto de esa tierra.
  5. Comida importada.
    Al parecer, no es de comer comida tradicional coreana todos los días. Así que con muchísma frecuencia le da por pedir que le lleven: cerdo danés, caviar iraní y mangos tailandeses.
    ¿Y qué pasa con la población que vive bajo su gobierno? Pues ya todas lo sabemos.
  6. Pianos.
    Sí, en plural. Que al contrario de todos los pianistas que tienen sólo uno, él tiene 20 repartidos en múltiples propiedades. Supongo que uno por casa.
    Cada vez que compra uno, se lleva con él a sus propios trabajadores para que le escuchen tocar. Y supongo que sabéis por qué, ¿verdad?
  7. Coches.
    Su padre, el antiguo dictador, le dejó que condujese su primer coche a la edad de 7 años. A la edad en la que el resto de los mortales nos estábamos estrellando con las bicicletas y destrozándonos codos y rodillas.
    Pues bien, desde esa tierna edad empezó a coleccionar coches de lujo, siendo Mercedes su marca favorita. También tienen un gran número de coches de carreras, llegando a especularse que posee en total, unos 100 vehículos.
    Pero no acaba ahí la historia, porque según la historia oficialista del régimen, Kim Jong Un ya era un experto piloto de carreras a los 3 años de edad.
    Me parece que no hace falta añadir nada, ¿verdad? Ellos mismos se describen.
  8. Cine propio.
    Mientras que los demás vamos a salas de cine, él se gastó la friolera de 179.960 euros en construirse su propio cine, con capacidad para 1.000 personas, en su casa (no sé cuál de ellas, pero supongo que la de Pyongyang).
    Como todo cine que se precie de serlo, también posee sus propios puestos de comida con sus trabajadores, destacando sobre todos ellos, el de las palomitas.
    Algo muy estadounidense para alguien que dice odiar a Estados Unidos y considerarlo su gran enemigo, ¿verdad?
    ¿Y qué películas verá? ¿Todas aquéllas que el resto de norcoreanos tienen prohibidas ver?

Pues bien, hasta aquí un pequeño atisbo de los gastos del dictador norcoreano, mientras el resto de la población se muere de hambre y sufre el yugo de una dictadura donde todo está prohibido… Salvo para el mandamás, que hace y deshace a su antojo, que para algo tiene el mando.
En fin, me voy a preparar una manzanilla para ayudar a mi estómago y a tomarme algo para el dolor de cabeza que me ha dado.

Créditos: Koreaboo.
Esta entrada fue publicada en General, Noticias, Opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Kim Jong Un y sus gastos

  1. Hennytha dijo:

    Te felicito Ari, eso es tener autocontrol, deberías organizar grupos de terapia para el control de la ira porque sinceramente has tocado un tema demasiado espinoso y no has usado calificativos que se puedan considerar ofensivos para alguien que se merece todos porque se los ha ganado a base de mucho esfuerzo. ya todos sabíamos la clase de persona que que es pero estos datos no hacen más que cuantificar su calaña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s