Reseña: “Roaring Currents (명량)”

Por @Ari2PMAM para Bomba Soju

Roaring Currents, The AdmiralBueno, esta película la tenía yo pendiente, por fin logré verla y tengo que decir que he acabado ENAMORADA de ella.

A ver, os pongo en situación, en “Roaring Currents (명량)” vemos cómo el almirante Lee Soon Shin, se enfrentó con doce barcos a 350 japoneses en la batalla de Myongnyang el 26 de octubre de 1597… Y ganó.

Por si no lo sabéis, ya os lo cuento yo. El almirante Lee Soon Shin es una de las figuras más importantes, respetadas y famosas de Corea. Y muy conocido por los historiadores militares de todo el mundo.
En la plaza Gwanhwamun, tiene una estatua en su honor. El mismo lugar, donde también está la de Sejong el “Grande”.

El estrecho de Myongnyang se sitúa en el suroeste de Corea del Sur, y allí se sitúa la isla de Jindo, un lugar que los japoneses ansiaban tener en sus manos; porque según ellos, les supondría tener libre acceso al mar Amarillo.
Esta batalla se sitúa dentro de la Guerra de los Siete Años o Guerra Imjin (1592-1598), durante la cual Japón intentó hacerse con el dominio de Corea y empezar a expandirse por Asia. Algo que no lograrían hasta varios siglos más tarde.

Esto llevaría mucho más tiempo explicarlo, pero no estamos en una clase de lección de historia… Bueno, no del todo.

A ver, esta película la dirgió Kim Han Min, que también se encargó del guión junto con Jun Chul Hong.
Big Stone Pictures invirtió 16.912.980 euros en su producción y obtuvo unos beneficios de 123.573.870 euros. Todo un bombazo en taquilla, y no sólo en Corea, sino también en los países en los que se distribuyó.

 A ver, la película comienza con el almirante (Choi Min Shik) siendo torturado y marcado a  fuego acusado de traición. Y todo, por las envidias de otro alto mando militar.
Además, los ánimos coreanos estaban por los suelos, ya que en la batalla de Chilcheollyang (27 de agosto de 1597) perdieron 159 de los 167 barcos que tenían; mientras que en el bando japonés, las bajas fueron ínfimas.

Finalmente, el rey Seonjo, le perdona y lo restaura en su posición de almirante, encargándole la defensa de Joseon… con sólo 12 barcos. Poco se puede hacer así comparado con el tamaño de la armada japonesa.

El caso, es que Lee Soon Shin se reúne con los hombres que están a sus órdenes, bueno, en realidad son también almirantes, pero él está por encima de todos ellos.
Entre esos militares, hay uno muy puñetero que no para de exigirle al almirante que tome medidas drásticas ya… Que tienen que cuadrar con lo que él quiere. Sin embargo, Kim Joong Gul (Kim Tae Hoon), le planta cara al tocanarices y como se sulfura tantísimo, Lee Soon Shin tiene que acabar poniendo orden. Y otro almirante, Ahn Wi (Lee Seung Joon), consigue que todos dejen la sala de reuniones.

Los coreanos cuentan con dos espías: Im Joon Young (Jin Goo) y Junsa (Otani Ryohei). Éste último es un oficial japonés que decide trabajar para el bando coreano.
Y según reconoció el mismo Otani Ryohei, fue un papel difícil, porque siendo japonés, sus compatriotas no lo recibieron muy bien que digamos.

La armada japonesa está comandada por Todo Takatora (Kim Myung Gon), y a sus órdenes están: Wakisaka Yasuharu (Cho Jin Woong) y Katsura (Joo Suk Tae).
Aunque estos tres tienen muy mala leche, son muy sibilinos y saben cómo se las puede gastar Lee Soon Shin, sobre todo, Wakisaka Yasuharu, se les une un hombre más: Kurushima Michifusa (Ryu Seung Ryong).
Éste viene enviado por Todotomi Hideyoshi, el hombre más poderoso de Japón en esos momentos (el emperador era una mera marioneta). Kurushima tiene muy mala leche… Y es un antiguo pirata que intenta vengarse de Lee Soon Shin.

Aunque la película tiene un comienzo muy lento y sin que el almirante apenas hable; en cuanto llegan las escenas de acción, el ritmo coge muchísima velocidad y se te hace corta. Al menos en mi caso, claro está. Pero es que a mí me van las bélicas.

Durante toda la película, vemos cómo el hijo del almirante, Lee Whe (Kwon Yool), intenta entender la mente de su padre, la cual le resulta un verdadero misterio.
Tienen escenas muy buenas juntos, donde el almirante hace que su hijo madure y entienda cómo funcionan las cosas. Me encantaría poder contaros una de ellas, pero es que eso hay que verlo, porque es bestial. Sin embargo, no os la puedo contar, porque esa escena está relacionada con el final de la película y con otras escenas más.
No hay puntada sin hilo y todo está relacionado. Sólo que el único que consigue verlo todo, es el almirante.

A medida que la tensión va creciendo y el enfrentamiento con los japoneses se acerca, los hombres del almirante van teniendo cada vez más, y alguno acaba cometiendo una locura… Que paga muy cara.

También vemos cómo al contrario de la imagen impertérrita que muestra a los demás, Lee Soon Shin tiene sus propios demonios personales, con los que le toca lidiar a diario… Y sin que nadie lo sepa.
Y es que no le queda más remedio que mantener la cabeza fría, para infundir valor y esperanza a sus hombres y a los civiles que están allí.
Hay un momento en el que se aborda el tema de la deserción, que resuelve sin vacilar, instaurando el miedo entre sus hombres… Y que más adelante tratará de convertir en valor, aunque eso le cueste la vida.

El paso de los japonese por Joseon es a sangre y fuego, por lo que el trabajo de Joon Young y Junsa, se hace cada vez más difícil, algo que propiciará que Lee Soon Shin se ponga nervioso, aunque no lo demuestre.
Será el anciano Kim, quien le muestre una manera de aprovechar la ventaja del terreno en el que están, propiciando así otro arma al almirante.

Llega la batalla y los doce barcos salen en paralelo para enfrentarse a la armada japonesa. Sin embargo, será sólo el barco del almirante el que se enfrente al enemigo. Y como éstos se confían demasiado… Pues pasa lo que pasa. Que les da una lección de estrategia naval que les deja temblando.
Eso sí, Kurushima sigue muyyyyyyyyyyyyyy cabreado, y es el que encabeza el ataque. Contando además con un francotirador (No Min Woo) que intentará matar al almirante.

Deciros que toda la parte de la batalla, es impresionante. Cómo usa las corrientes, los cambios de éstas, los remolinos, el uso del barco, del armamento… Es simplemente genial.
A pesar del miedo, sus hombres siguen adelante con todas las órdenes, mientras los otros once navíos esperan bien escondiditos (en esos momentos me dieron ganas de cogerles a todos y colgarles del palo de mesana) y sin ayudar a su almirante.

En serio, toda esa parte, hay que verla, porque da igual las descripciones que os haga de sus miradas, de lo que hacen… No podría jamás hacerle justicia a lo que se ve.
Por cierto, si la veis, no os asustéis ni os indignéis al ver que los monjes guerreros, llevan una esvástica en sus vestimentas. Es que en Oriente significan el renacimiento, si no recuerdo mal. También podéis encontrar esvásticas en las antiguas Grecia y Roma. Pero es que los nazis distorsionaron su verdadero significado.

Hay un momento, en el que los japoneses con muy mala leche, envían un barco a por el del almirante, y claro, Jun Young se la juega para salvarle a él y a los demás.
De paso, el hijo del almirante (está herido y no puede luchar) y los civiles están observando lo que puede pasar, así que toman cartas en el asunto y gracias a su acción, consiguen que no haya una desgracia.
Tengo que decir que tras resolverse eso, la mujer de Jun Young, interpretada por Lee Jung Hyun, me da muuuuuuuuuuucha penita.

El resultado final fue una victoria del almirante y sus hombres. Aunque los otros once barcos aparecen en el último momento para disparar los cañones y espantar a los japoneses.
Cuando por fin todo está en calma, hay un momento muy bonito entre el almirante y Soo Bong (Park Bo Gum), que es el hijo de un hombre que estuvo a las órdenes del almirante y al cuál, éste le tenía mucho cariño.

Se puede ver también, cómo todos los hombres que quedaron con vida, disfrutan de esa victoria, de la alegría y de la seguridad. Hay una frase de uno de ellos que está cargada de significado: “¿Sabrán alguna vez nuestros descendientes por el infierno que tuvimos que pasar para que ellos sean libres?”
Un mensaje de no olvidar el pasado. Porque la primera vez se libraron de la invasión, pero no de la segunda. Y esos descendientes, lucharon mucho y se perdieron muchas vidas, para recuperar la libertad.

Quiero que cuando veáis la película, prestéis atención a las dos espadas del almirante y las inscripciones que éstas llevan:
“Juro por mi espada que el mundo me temerá.”
“Con un golpe, teñiré el mundo de sangre.”
Porque habrá un momento en el que podremos ver una de ellas y entonces… Pues eso, que lo veáis.

Como resumen general, deciros que están todos espectaculares, sobre todo los veteranos, encabezados por Choi Min Shik. Tanto como le odié en “I saw the devil”, tanto como me conquistó aquí.
Y aunque la película es una epopeya, vemos también el lado humano del almirante. Sus miedos, sus esperanzas, sus sueños, sus creencias. Estas últimas no las puede dar a conocer por una sencilla razón, porque le pondrían de nuevo en peligro.
El subidón de adrenalina es bestial, os lo aseguro. Y aunque no seas coreana, te sientes muy orgullosa porque ves cómo un gran militar, un gran estratega, se la juega por hacer que su pueblo sea libre. Él representa esa lucha y ese deseo de no ser sometidos por otro país y discriminados por ser quienes son.
Para mí, una de las películas más bonitas que he visto, a pesar de que tiene momentos duros y tristes. Aunque sólo sabréis de lo que hablo si la veis.
Os contaría más cosas, para hacerme entender, pero no puedo, porque la destriparía entera y no es plan.

La banda sonora que tiene “Roaring Currents (명량)” es también buenísima y hay ciertos planos que se las traen. En serio, dadle una oportunidad porque merece muchísimo la pena.

NOTA: 10

Y os dejo el tráiler

Créditos: Wikipedia, AsianWiki, CJ Entertainment Official
Esta entrada fue publicada en Actores y Actrices, Cine, Opinión, peliculas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Reseña: “Roaring Currents (명량)”

  1. cheetah dijo:

    Amé esta película. Tanto que quiero volver a verla. No solo divierte, también emociona, y mucho. Es una producción muy bien cuidada. La direccion, los personajes, la puesta en escena, las interpretaciones, todo es espectacular. Mención especial a Choi Min Sik, grande como siempre.
    Si tuviera que describir a Roaring Currents con tres palabras serían: impresionante, maravillosa e imperdible.

    PD: Otra frase que me pareció muy significativa nos llego al final: ¿Qué vamos a hacer con este odio entre nosotros?

    ¡Gracias por la reseña, Ari!

  2. Mace68 dijo:

    Gracias por la reseña y estoy de acuerdo contigo es una película muy bien hecha me tuvo pegada a la pantalla todo el tiempo y aunque sabía la historia ,las escenas de acción están también hechas que te mantiene con un nudo en el estomago hasta el final .Para mi ,es una muy buena película ,hacía tiempo ,que una película me emocionara tanto y la actuación simplemente genial

  3. ahjumma75 dijo:

    GOMAWO, lob@s.
    Annyeong haseyo!!
    Ari , ¡has traído la pedazo de reseña de “El almirante”!!!. ¡Bien hecho!!! Gran película, sobretodo para el público coreano, que la ha posicionado como la película más vista en SU país, “forever and ever”?????…. BULÁ…. pero nunca hubo tantos coreanos dispuestos a desprenderse de unos cuantos “wones” para ver en “celuloide” a uno de SUS grandes personajes… y en su momento…. en pleno acto de heroicidad(aunque la película se inicie con unos planos de él sometido a torturas por “sus propios”).
    La película a mi personalmente me atrajo por…. Choi Min Sik, que aunque no me sorprendió todo lo que esperaba, no me decepcionó.
    Hubo muchas cosas que me gustaron de la película… a nivel técnico los coreanos son superlativos, y con los efectos digitales nos regalaron escenas increíbles… aunque, paradójicamente otras escenas de acción fueron “borrables” por exageración o “exaltación” del heroísmo. Está claro que está película, es 100% PATRIOTICA… y si bien el almirante es todo un merecido héroe de guerra… el cine tiende a cargar de “efectos y espectacularidad” cualquier hecho que se tilde de HEROISMO, y más cuando el héroe… LOS HÉROES… forman parte del ADN PATRIOTICO de muchos coreanos de hoy. Dicho esto, aclaro(por si “las flys”) que los japoneses eran el ejército INVASOR(que por cierto su protagonismo “ha padecido” a demasiados personajes que alcanzaban tintes de caricatura).
    Es una película bien hecha, con una descripción “a lo grueso” de los personajes , rica en simbolismos, cargada de descriptivos detalles, algunos sútiles pero la mayoría “demasiado explícitos” … vamos una película al servicio de la nación… que no del almirante, en mi humilde opinión. Él recuerdo que me ha quedado de ese personaje es algo borroso…. no consiguió marcarme… quién si lo hizo y de una manera “mágica” fue el señor mayor que se encargaba de construir los barcos tortuga y que parecía conocer a la perfección los “roaring currents” o también la “voz de la conciencia/inocencia” de su hijo(del almirante). Vamos el primero, el “naviero tortuga master” fue eso, todo un maestro y EL MEJOR consejero-espectador silente para un atormentado almirante… al que esas corrientes le sonaban alegóricamente(metáfora) como el “rugido de todos sus muertos”, dando voz a esas torturadoras pesadillas…. INTERESANTE PARADOJA.
    En definitiva, una buena película…. bien hecha, que se toma su tiempo en describir personajes y época…. pero que una vez se “entra en acción” y se mete en el mar, en el campo de batalla…. esas “corrientes rugientes” y todos los que se mantienen a flote(en vida y en mar, y también en tierra -el pueblo que observa en la lejanía la batalla-), te arrastran y “te sumerges” con ellos, te hacen participe de una manera más que lúdica e interesante, y así “de paso”, puedes conocer(en parte) a un personaje histórico y COREANO, muy importante para ellos……. a ellos… que en parte también son “tuyos” ya que le sigues la pista…. “por culpa” y gracias a estas lob@s…. y en parte y gracias a….. BULÁ.😉
    GOMAWO, Ari.

    P.D.: La verdad es que es una película que bien daría para varios comentarios tan largos como este…. ¿no?, ¿y tú qué esperas?. Ánimo y que las “roaring currents” te lleven hasta aquí.

  4. ahjumma75 dijo:

    Perdón, perdón…. que no me he podido ir sin coger la llamada de teléfono de cierto chico que “bannea” vuestro blog…. ¡Segggiiiiiii!!!! por toda la mitología que se alinea con la telefonía…. call me, call me toooooooo meeeeee!!!! y de paso déjame tu eyerliner que TÚ SI SABES sabes como ponérteloooo….. y avisa a Yoona….. jeballl!!.
    Miané…. pero es que OMG de los OMG….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s