Arang and the Magistrate, episodio 16

por @Ari2PMAM

Pues ahí volvemos con Arang (Shi Min Ah) que tras el tener el recuerdo de haber sido asesinada por primera vez, se empieza a preguntar por qué estaba allí el Asesino, acompañado de la Psicópata a la que además le quitó la horquilla.

Cambio rápido a Eun Oh (Lee Jun Ki), que se acerca hasta el dormitorio de Arang, recordando la charla que habían tenido por la mañana, para luego con mirada triste, aunque determinada y voz en off, pedirle perdón a Arang por no haberse atrevido a decirle que su madre podría tener algo que ver con su muerte, pero que cree que ha llegado el momento de decírselo.

Arang llega hecha polvo al tribunal, preguntándose por enésima vez que hacía Lee Seo Rim en aquella cabaña con el Asesino. En su camino, se para delante del cuarto de Eun Oh, donde él se la encuentra para preguntarle dónde estuvo que regresa tan tarde, para decirle a continuación que tiene algo que decirle, aunque ella también le tiene una bonita sorpresa.

Ya dentro del cuarto de Eun Oh, Arang se sorprende de que en verdad fuese la madre de él, por lo que con un ataque de nervios, le pregunte cómo puede ser eso pero Eun Oh no sabe lo que está sucediendo, aunque tiene que descubrirlo todo, en el orden correcto como sucedieron.

Arang quiere saber si tiene alguna manera de descubrirlo pero él no está seguro todavía de que la tendrá, considerando lo que tuvo que hacer para dar con la madre.

Luego, Eun Oh cambia de tema para pasar a su maestro que no se cree que fuese el Emperador de Jade (Yoo Seung Ho) y que Moo Young (Han Jung Soo) sólo estaba diciendo sinsentidos. Entonces Arang le dice que estuvo pensando en todo lo que pasaron y que no parece que sean coincidencias, por lo que Eun Oh la mira de manera interrogante, por lo que empieza a enumerarle las cosas: El Emperador de Jade enseñándole a pelear contra los fantasmas, el Emperador de Jade enviándola de vuelta como humana y la dichosa horquilla que le dio el Emperador de Jade que fue lo que los unió.

Eun Oh empieza a sospechar pero Arang sigue contándole sus pensamientos, sobre el descubrimiento de la verdad sobre su muerte y que él encuentre a la madre. Que todo eso parece estar de acuerdo con los planes del Emperador de Jade. Eun Oh le da la razón asintiendo para que ella se pregunte por qué lo hizo, pero después vuelve al cabreo con el Emperador de Jade, porque dice que cuando descubra la verdad tras su muerte, averiguará también qué estaba tramando el Emperador de Jade, mientras mira al cielo.

Eun Oh acompaña a Arang hasta su dormitorio, donde le dice que no se preocupe, que irá a por el CHP y que resolverá el asesinato de su ama de llaves, por lo que no debe de preocuparse y que duerma bien. Ella le dice que lo hará, por lo que se va, mientras ella lo mira alejarse y con voz en off le pide perdón por lo del Asesino, por no decírselo todavía, pero cree que no es el momento y que sólo lo hará cuando pueda recordar algo más sustancial.

Al día siguiente, Eun Oh tiene movilizado a todo el personal al que le ordena que busquen hasta debajo de las piedras para localizar el cuerpo, obedeciendo los guardias y llevándoselos el Imbécil, mientras el Trío del Ataúd está al borde del colapso, porque llegó el día en que tendrán que decidir qué hacer, aunque para ellos un caso de asesinato no tiene sentido. Dos de ellos siguen discutiendo y preocupándose, cuando al llamar al tercero, ven que se fue pitando tras el Imbécil, lo que les enfada.

En el bosque, el Imbécil va dando órdenes, lo que hace que el del Trío del Ataúd se enfade porque le está robando el trabajo, así que entra en modo mandón y se cabrea si no lo obedecen pero los hombres ni siquiera lo conocen, por lo que está al borde del colapso, para que además llegue el Imbécil a consolarlo, pero justo en ese momento anuncian que encontraron el cuerpo, por lo que lo envía a buscar al Magistrado y él tuerce la cabeza diciendo que se supone que eso no tendría que ser así.

Llegada de Eun Oh a la escena del crimen, donde al ver el cuerpo, recuerda las últimas palabras que le dedicó la mujer. Poco después llega Arang, a la que Eun Oh trata de impedir que la vea, recordando que fueron las mismas palabras que él le dijo cuando encontraron su propio cuerpo y cómo se sintió al verlo. Él la agarra por los hombros y la mira con tristeza, al igual que ella, además de incredulidad.

Al final, de manera suave, se suelta para acercarse al cadáver, junto al que se agacha, le limpia el pelo, para después, llorando, empezar a hablarle.

Eun Oh, que no soporta verla así, se acerca y le dice que busque la identificación, encontrándola en su pecho. Luego ordena al Imbécil que limpie con cuidado el cuerpo y la lleve a la oficina pero éste está cabreado y le dice que lo que tienen que hacer es atrapar al dueño de la identificación.

Ahí tenemos al cerdo – espía número uno saliendo todo confiado de su casa, cuando se encuentra con el Imbécil que le dice que está allí para arrestarlo por orden del Magistrado ya que es el asesino del ama de llaves, lo que provoca que el cerdo – espía lo maldiga y se muestre superior a el pero entonces el Imbécil saca la identificación que Arang encontró en el cuerpo y que corresponde al cerdo – espía, que trata de sacar algo del pecho pero el Imbécil le da un puñetazo que lo manda al suelo, arrancándole de paso el sombrero para ordenar después a los guardias que lo detengan.

En casa del CHP, éste se entera de la detención por el cerdo – espía número dos y que fue por el asesinato del ama de llaves, algo que empieza a inquietar al CHP, para después maldecirlo por no haber podido desarrollar bien su trabajo. Aunque tampoco es que tarde mucho en cargar contra Eun Oh, la verdad para acabar ordenándole llamar al Líder del Trío del Ataúd.

En el mercado, la gente se muestra feliz al ver que el cerdo – espía fue detenido y que tienen un Magistrado que se ocupa de las cosas, para luego ver a un iracundo y despeinado cerdo – espía en prisión.

Llega la noche y vemos a nuestros protagonistas reunidos con la hija del ama de llaves que lleva a su bebé en brazos, mientras les da las gracias por haber encontrado el cuerpo de la madre, evitando así que se convirtiera en una mala hija al no saber la fecha del aniversario de la muerte de su madre, para luego hacerles una reverencia y marcharse.

Sentados a la entrada del cuarto de Arang, ésta le dice que recordando el momento en que encontraron su cuerpo, el ama de llaves se estaba aferrando a él mientras lloraba, dándole Eun Oh la razón.

Ella sigue con que en ese entonces no vio el dolor de su ama de llaves porque su dolor era demasiado grande pero que al ver el cuerpo del ama de llaves fue cuando se dio cuenta que había otros a su lado que lloraban por ella. Si lo hubiese sabido antes, que no habría vagado por otros lugares buscando a Lee Seo Rim y que habría descubierto de manera fácil lo relacionado con el Asesino.

Eun Oh en ese momento decide meter baza en el tema para decirle que ese era el plan del Emperador de Jade, que si lo hubiese sabido en ese entonces, ella no habría se enamorado del Asesino, recordándole que le dijo que se enamoró de él a primera vista, por lo que ella le contesta que eso sería lo que habría sucedido, algo de lo que él se burla.

Me encanta, en semejante momento de seriedad, el tío está muerto de celos y lo expresa claramente.

Cambiando de tema, Arang le pregunta si va a cerrar el caso tras haber cogido al cerdo – espía número uno, por lo que él le contesta que cómo va a lavarse las manos con ese caso habiendo cogido al pez pequeño, cuando el verdadero culpable es el CHP. Entonces ella, con un puchero y sin mirarlo le confiesa que pensó que dejaría ese caso después de hacer las cosas de manera apresurada pero él le dice que no es ese tipo de magistrado.

Otro tema más que sale a colación, por qué el CHP quería conocer su identidad, pero ella no dice nada y él suspira exasperado para preguntarse si el Asesino estaba al tanto de todo, haciendo que ella lo mire sorprendida, para volver a pensar en el tema de su muerte pero enseguida niega que el Asesino lo supiese, porque no cree que Lee Seo Rim pudiese amar a un hombre así y que tiene que haber otra razón.

Ay Dios, con razón se dice que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Ella tuvo ese recuerdo de verlo con la Psicópata en la cabaña, justo en el momento de su muerte y lo sigue negando. Espabila nena, que a este paso te va a atrapar y entregarte a la Psicópata. Cuéntaselo todo a Eun Oh, leñes.

El Asesino, por su parte, está en su cuarto recordando la pregunta que le hizo Arang sobre cómo murió Lee Seo Rim y si no sintió curiosidad, para preguntarse por qué Arang le hizo esa pregunta de manera tan repentina. Tras un momento, las alarmas empiezan a saltar en su interior, así que se va a la cabaña donde está la Psicópata para preguntarle si recuerda a la hija del anterior magistrado. Ella le dice que sí, por lo que él prosigue diciendo que en aquel entonces no estaba interesado en ella en absoluto, por lo que ni siquiera recuerda su cara. La Psicópata que está cabreada, le pregunta que a qué viene todo eso ahora, que si quiere ver su cara, pero él le dice que no es eso. Lo que quiere saber es si él la mató, confirmándoselo la Psicópata. Le cuenta que la mató la noche en que los siguió y lo descubrió todo, dejando al Asesino bastante afectado, pero ella no se detiene y continúa con su perorata hasta enterarnos de que cada vez que cometía un asesinato, ella le borrada la memoria.

Él, con lágrimas en los ojos le pregunta que por qué hizo eso, borrarle la memoria y permitir que la matase pero ella lo abronca llamándolo loco y que fue el único que la mató. Que por ser un incompetente, la arrastró hasta allí.

Ella alucina al ver cómo está para preguntarle si está resentido con ella por borrarle sus recuerdos. Le dice que lo hizo para salvarlo, porque él lo quería. A continuación retrocedemos en el tiempo, para verlo dejar el cadáver de otra chica en la cabaña y volver a su casa donde los remordimientos están haciendo presa en él, aunque al momento aparece la Psicópata que tras un momento de abroncarle, le acaba borrando los recuerdos porque él se lo pide.

De vuelta al presente, ella le pregunta si ahora lo entiende, para seguir con su perorata pero él le pregunta que por qué los siguió Lee Seo Rim pero ella no lo sabe para después soltarle la perla de que si se vuelve a encontrar con ella, que se lo pregunte, por lo que él se acaba yendo atacado de los nervios, mientras que ella, en la cabaña se dice que no debe de revelar todavía que Arang es Lee Seo Rim, porque probablemente le podrá ser todavía de utilidad.

Y ahí tenemos a nuestras dos divinidades jugando al baduk, cómo no, para que Yeom Ra (Park Joon Gyu) vuelva a la carga con su interrogatorio. Quiere que le diga si de verdad no sabía eso pero el Emperador de Jade le replica que aunque sea el maestro del baduk, no puede leer todos los movimientos pero Yeom Ra no se da por vencido, diciéndole que tenía que saber que enviando a Arang de vuelta, la Psicópata no podría devorar un alma en el momento justo, por lo que tendría además que haber anticipado que la fuerza de la Psicópata disminuiría de nivel pero no hasta ese extremo.

El Emperador de Jade lo mira estudiándolo, para luego decirle que tiene razón, que tampoco conocía la fuerza de la madre de Eun Oh, por lo que eso es una variable. Eso hace sonreír satisfecho a Yeom Ra que le suelta que se sienta allí como si lo supiese todo pero que todavía hay cosas que al descubrirlas, no sabe seguro si lo harán sentir mal. El Emperador de Jade sólo le sonríe para luego espetarle que esa es exactamente la razón por la que confía en los humanos. Que la fuerza en el interior de los corazones que tienen los humanos es más de la que esperaba, para luego preguntarle si eso no es algo sorprendente. Yeom Ra enarca una ceja y cambia al tema Moo Young, del que quiere saber si todavía sigue portándose bien.

Cambio de protagonista, que nos vamos con nuestro ángel de la muerte, que anda el pobre todo pensativo y triste.

Ahí anda pensando en la hermana y sin saber lo que tiene que hacer para salvarla. Luego se plantea si sería mejor que la destruyese él mismo. Le pregunta si realmente lo ha olvidado.

Otro que se nos va a su pasado. Pues nada, ahí lo tenemos caminando por un puente, cuando llega la hermana a la carrera para detenerlo llamándolo hermano pero él le dice que no lo llamé más así, aunque ella sigue insistiendo, para luego preguntarle si de verdad le gusta estar allí y realizando el trabajo de ángel de la muerte. Lo mismo día tras día, si eso le gusta pero él le pregunta qué es lo que no le gusta, por lo que ella le grita que le dijeron que no puede tener nada. Le pregunta qué es lo que está mal al desear tener algo pero que en ese mundo no se lo permiten y que lo que quiere es ser humana.

De vuelta al presente, Moo Young suspira derrotado para luego preguntarle que esa vida en el mundo de los vivos que tanto deseaba es ahora la vida de un monstruo.

Ya en el mundo humano, Arang va por el bosque hasta la zona de la fosa común para echar un vistazo aunque el CHP lo haya cubierto todo, para de esa manera tratar de recordar algo.

Peligro, el Asesino va hacia allí también, mientras recuerda las palabras de Arang de que hubo alguien que lo llevó muy dentro de su corazón, por lo que debe de recordarlo. Cuando llega a la fosa, recuerda el asesinato de Lee Seo Rim pero no su cara y así es como se lo encuentra Arang.

Ella está asustada, teme que sus recuerdos sean verdad, se pregunta qué hace allí y se acerca a él con cuidado. Éste se sorprende al verla allí. Ella quiere saber por qué está allí pero él le devuelve la pregunta, por lo que ella, ya sospechando de él, le dice que estuvo allí antes, lo que hace que él la mire extrañado. Arang sigue diciéndole que ante allí había una casa desierta. Él se sorprende de que lo sepa, ella sabe que él conocía de la existencia de la casa pero aún así le pregunta si lo sabía, él la mira asustado negándolo pero no puede mirarla a los ojos mientras le responde, ella se acerca aún más a él que le dice que tiene que irse pero Arang detiene su marcha llamándolo para preguntarle si cuando Lee Seo Rim murió él estaba allí. Él aprieta el puño y se va sin decir nada, mientras deja a Arang, destrozada en el bosque porque ahora ya sabe la verdad sobre su muerte, que él fue el culpable.

Nos vamos al tribunal, donde el Trío del Ataúd sale de la oficina con ellos de corbata porque se acaban de enterar de que el padre de Eun Oh está allí, así que van pitando a recibirle y hacerle la reverencia.

NOTA: Este hombre es un fantástico actor, lo vi en IRIS haciendo casi de científico loco, que lo bordó, luego de padre de Kim Sun Ah en I Do I Do, donde se gastaba un genio de armas tomar y finalmente en Big, haciendo de profesor de Arte.

Eun Oh llega también a la carrera para recibirlo, para pasar luego al cuarto de Eun Oh, donde éste le hace la reverencia más educada posible y una vez sentado de rodillas en el cojín le pregunta si ha estado bien durante ese tiempo, para luego pedirle perdón por su falta de respeto.

El padre, le contesta que no importa, para luego decirle que pensó en responderle por carta pero como sentía curiosidad, decidió ir hasta allí. Eun Oh le hace una reverencia con la cabeza pero entonces el padre pasa a preguntarle por qué le preguntó por el CHP. Así que le contesta que pensó que la madre fue hasta allí porque quería ver al CHP para preguntar a continuación el tipo de relación entre su madre y el CHP.

El padre lo mira estudiándolo pero no dice nada, así que Eun Oh lo apura, por lo que le dice que es un rencor que ha durado demasiado tiempo y es muy profundo.

Y así es como nos enteramos y de paso él también, de que su abuelo materno fue Ministro de Estado de la Izquierda. Sobre las maldades cometidas por el CHP, el magistrado de aquel entonces, le enviaron tantas peticiones que no tenían fin, por lo que su abuelo materno trató de castigarlo, sin embargo, éste acusó a su abuelo de traición, provocando que sólo se salvase su madre, mientras que el resto de su familia materna fue asesinada cruelmente.

El padre, al ver que está tan afectado, le pide que entienda a la madre, que aunque lo veía pasarlo mal, debido a su propio rencor lo descuidó, por lo que cómo se sentiría como madre. Que es por eso por lo que tuvo que haber tomado esa decisión. Que tuvo que haber pensado que sería mejor para él si se marchase con todo el rencor y desaparecía de su vista, que por eso se fue.

Estas revelaciones dejan a Eun Oh triste y pensativo pero creo que ahora entiende mejor todo lo que pasó en su infancia.

Ya fuera, el padre observa el tribunal, para luego centrarse en su hijo, al que le dice que al final, el que gobierna sobre un país y el que gobierna sobre un pueblo, son lo mismo.

Que teniéndolos a su lado y escuchar sus historias, es todo lo que necesita y que no lo olvide. Eun Oh le asegura que lo recordará, por lo que el padre le pide que si sucede algo, que contacte con él de inmediato, que él, su padre lo ayudará, para iniciar así su marcha de allí, aunque mientras sale, se pregunta si la madre de Eun Oh fue realmente hasta allí, que supone que lo hizo para matar al CHP.

De verdad, en serio, a este hombre yo le hago la ola. Qué presencia que tiene, llena la pantalla y encima borda el papel y consigue aliviar al hijo, toma ya. Espero que ayude a acabar con el CHP y limpiar el nombre de la familia materna de Eun Oh.

 A mí me encantó la aparición de este hombre, que estando tan ocupado y siendo alguien importante, lo abandona todo para tener una conversación tan importante con su hijo y para, de paso, ofrecerle su apoyo incondicional. Me asombró comprobar el profundo respeto que muestra Eun Oh, mientras que el padre es totalmente cálido y cercano con su hijo. Es un verdadero padre. Y me asombró porque en los saeguks los padres de hijos ilegítimos no suelen ser así, sino todo lo contrario. A veces, tratan a sus hijos más como sirventes que como hijos que son, (véase Hong Gil Dong). Así que, bravo por este hombre, que con su presencia, además, puede que esté marcando territorio paterno frente al malo maloso, sin saberlo, dando a entender que aprecia a su hijo y que acudirá a él si lo necesita.

De noche, un pensativo y triste Eun Oh está sentado a la entrada de su cuarto, recordando lo que le dijo ella de vengarse, para luego, de vuelta al presente, llamarla en voz baja y mirar al cielo para ver la luna, que AHORA SÍ, está en cuarto creciente.

Arang, mientras tanto, está en su antiguo cuarto, para una vez sentada detrás de su antiguo escritorio, coger la caja donde está el espejo, sacarlo y ponerse a hablar con Lee Seo Rim.

Le dice que encontrar a quien de verdad la mató, descubrir toda la verdad, que no sabe por qué, hace que le duela mucho el corazón.

Para encontrar la verdad, para ir al Cielo, necesita encontrar a ese hombre y castigarlo. Luego le pregunta si es eso lo de verdad espera, mientras no para de llorar.

Aunque todos sus pensamientos se ven interrumpidos, porque de nuevo, Eun Oh, con esa voz que derrite a todas, la llama.

Él entra, mientras que ella se apura a limpiarse las lágrimas. Tras mirarla un momento, le pregunta qué hace en esa habitación a oscuras. Se acerca a ella para nada más sentarse, preguntarle si sucedió algo, qué le pasa a su cara. Ella no dice nada, sólo baja la cabeza, así que él vuelve a preguntarle qué sucedió, por lo que al levantar de nuevo la cabeza y ver cómo está, Eun Oh le dice que está bien si no quiere hablar ahora, que no tiene que hacerlo. Luego le dice que aunque no sabe lo que sucedió, que no olvide lo que le dijo de estar con ella hasta que se fuese al Cielo, para acabar mirándose en silencio.

MALDITA SEA, ARANG, HABLA DE UNA PUÑETERA VEZ, DEJA DE ENCONTRAR DISCULPAS PARA EL ASESINO, SABES QUE TIENES A EUN OH A TU LADO PARA TODO PERO NO CONFÍAS EN ÉL.

DIOS, ME FRUSTRA TANTA TENSIÓN Y TANTO DESPERDICIO DE TIEMPO, LEÑES.

Al final, cada uno regresa a su cuarto hecho polvo y podemos disfrutar de K. Will.

Apenas ha roto el día, cuando Eun Oh, ejerciendo de magistrado, atraviesa el pueblo para ir a encontrarse con una persona que según el Imbécil estuvo sirviendo durante tres años en casa del CHP.

Se reúne con ese hombre en su cuarto, confirmándole que hace tres años, una mujer de Kimhae estuvo allí. Que hizo tareas en la cocina del CHP durante unos días, algo que extraña a Eun Oh, pero el hombre se lo vuelve a confirmar. Tras un momento pensando, le dice que no parecía una persona que hiciese esas tareas pero que rogó que le dejasen trabajar en la casa del CHP.

Al final, la dejaron entrar a trabajar a esa casa pero que ella puso veneno en la sopa del CHP y que fue atrapada. Todo eso creó una gran conmoción que hizo que al final nadie supiese dónde estaba esa mujer. Él también pensó que era extraño, porque el CHP no es alguien que deje ir a la gente tan fácilmente.

Eun Oh durante todo ese tiempo se mantiene elucubrando, hasta que al final, se levanta para irse pero el hombre lo retiene para decirle que tiene una petición sobre los trabajos forzados.

En el tribunal, Eun Oh le dice al Imbécil que descubra si es verdad o no que ese hombre tiene que realizar esos trabajos forzados, porque no paraba de decirle que no tenía por qué hacerlos. El Imbécil no para de protestar pero Eun Oh le ordena que descubra cómo está la situación en realidad.

Su conversación con el idiota se ve interrumpida por uno del Trío del Ataúd, ya que hay más gente que quiere verlo, así que allá que se va a la reunión.

La gente no habla, porque el del Trío del Ataúd está allí, así que Eun Oh lo hace salir para luego sonreírles y decirles que ya pueden hablar, comenzando así el relato de todas las atrocidades cometidas contra esas personas por el CHP, que acaban de rodillas implorando que los salve, mientras que Eun Oh se enfurece por todo lo que escuchó y por ver a esa gente así.

En casa del CHP, el Líder del Trío del Ataúd, tiene que hacer frente al enfado del CHP, que no para de llamarlo inútil y preguntarle qué estaba haciendo mientras sucedían todas esas cosas en el tribunal. El Líder se disculpa, para luego tener que responder al estado en el que están las cosas en el tribunal, así que se lo cuenta, más además, el extraño comportamiento de los habitantes del pueblo que están yendo a hablar con Eun Oh. Al final le ordena que se vaya pero antes le ordena que le dé un mensaje al cerdo – espía número uno.

En el tribunal, el del Trío del Ataúd que se puso del lado de Eun Oh, pasea arriba y abajo pensando, cuando lo interrumpe el Imbécil, que quiere saber por qué está dejando a los otros dos de lado, mientras que permanece pegado a Eun Oh. Le contesta con un tartamudeo que es lo que quiere hacer pero el Imbécil le previene de que ni se le ocurra hacer daño a Eun Oh, pero el hombre le suelta entonces que lo que hizo fue elegir su lado de la línea, algo que desconcierta al Imbécil, por lo que le explica que eligió estar del lado del Magistrado porque no importa cuánto lo piense, el Magistrado es su tipo, lo que hace salir a la esposa cornuda de nuevo al escuchar eso, pero el del Trío del Ataúd no pilla de que va el tema, por lo que el Imbécil le acaba gritando que viva como quiera que allí no hay líneas.

Mientras, el Líder llega a la carrera con el mensaje para el cerdo – espía número uno, que está impaciente por el mensaje pero el Líder le dice que cuando salga de allí, le hable bien de ellos al CHP. El cerdo – espía está todo feliz porque cree que el CHP lo sacará de allí pero el Líder del Trío del Ataúd le dice que no lo sabe, que el CHP sólo le mandó que le dijese, que si quiere vivir una gran vida pero corta o una vida sin muchas cosas pero larga.

El cerdo – espía no sabe de qué va el tema, así que antes de que se vaya el dúo les pregunta qué se supone que significa eso, pero el Líder no lo sabe, así que el otro pregunta si no significa que debe de mantener la boca cerrada, para terminar yéndose, mientras que el otro se queda boquiabierto.

El CHP, anda iracundo porque la gente del pueblo está yendo a hablar con Eun Oh, por lo que acaba ordenando a uno de sus hombres que entregue una carga urgente al Gobernador de la Provincia de Gyeongsang.

Me veo venir problemas MUY GORDOS para nuestro Magistrado, que puede que acaben con él acusado de algo muy gordo, llevándolo a la cárcel. 

Papá de Eun Oh, ya puedes tirar de todos tus hilos para que la historia no se repita. Has pensado lo mismo que yo… el padre no lo va a consentir, y supongo que el pueblbo en masa estaría dispuesto a apoyar al magistrado. 

La Chamán, en su casa, ve desesperada cómo varias de las mujeres de su familia se están dando un gran banquete con la comida del memorial que les preparó, mientras se queja porque dijo que no era justo que no los pudiese ver pero que ahora puede verlos pero no escucharlos y que si tenía que darle un don, tendría que haber sido de la manera apropiada. Luego se queja de lo penoso que es su poder y pide que se lo quite.

Sus antepasadas siguen con el banquete, mientras ella las mira desesperada para luego preguntarse cómo es que sabía del bossam para pedirlo en la mesa de ofrendas, ya que fue una palabra que ella creó, por lo que recuerda lo que pasó con el Imbécil, dándole en ese momento un ataque porque la madre viese todo eso, para preguntarse luego, cuánto sabe.

Se gira para mirar la mesa donde están las otras con el banquete, mientras se pregunta si no sabe qué es mejor si verlas o escucharlas para luego decir que nada está yendo bien.

Reunión de Eun Oh con Arang en su cuarto, donde él le informa del intento de envenenamiento de su madre al CHP para vengarse pero que en algún lugar y de algún modo, el cuerpo de su madre fue capturado por la bestia y la hicieron vivir en es casa.

Arang, preocupada, le pregunta sobre la identidad de la bestia para luego preguntarle si puede salvar el cuerpo de su madre de la bestia y él, aunque sabe que no hay posibilidad, le dice totalmente determinado, que tendrá que hacerlo, tiene que salvarla sin fallar, que la salvará.

Arang, entonces se pregunta cuál es la relación entre el CHP y la bestia, haciendo que Eun Oh recuerde todo lo que le dijeron sobre esa casa y que como esperaba cree que ese monstruo vivió en esa casa antes de que el CHP llegase a ella, lo que extraña a Arang, por lo que él le cuenta todo lo que le dijeron.

Ella le dice que si eso es así, entonces no renunciará a la bestia, lo que hace que él le diga que sin duda, la bestia se está ocultando en algún otro lugar y que tendrán que encontrar ese lugar, por lo que ella le pregunta cómo.

Y lo siguiente que vemos es a Eun Oh reunido con los fantasmas a los que está gritando dónde se habían metido, por lo que le cuentan que huyeron ya que de esa casa no paraban de entrar y salir espíritus aterradores.

Otro le dice que no quería huir pero que sólo siguió a los otros que salieron corriendo. Mientras que el otro no iba a huir pero como no quería quedarse solo, los siguió.

De verdad, menudo cuarteto están hechos estos XDDDDDDDDDDD.

Eun Oh entonces les dice que al menos tendrían que haber ido para decirles algo o mejor, que no volviesen.

Entonces, uno de los fantasmas le dice que escuchó que ya no hay más demonios allí, algo que hace sonreír a Eun Oh con sarcasmo, para decirles que fue gracias a él. Otro de los fantasmas le cuenta que por eso, entre los fantasmas a causa de ese rumor es muy conocido, lo que hace carraspear a Eun Oh, que además es miembro del CLUB DEL STREPSILS Y EL TROMBOCID.

Se apoya en la mesa, para preguntarle de qué rumor está hablando, ninguno se atreve a decírselo pero no para de apurarlos para que se lo digan, así que al final, los cuatro a coro se lo acaban contando, que es un Magistrado más temible que los fantasmas. Esto, claro no le gusta pero aún así, deja pasar el tema con un carraspeo para ordenarles que vigilen la casa del CHP y que si ven algún movimiento sospechoso vayan a decírselo de inmediato.

Dos de los fantasmas siguen al cerdo – espía número dos que va a llevar comida a la Psicópata pero huyen aterrorizados al sentirla.

De vuelta en el tribunal, los dos aterrorizados fantasmas lo gritan llamándolo para luego preguntarle qué es lo que está sucediendo. Uno de ellos le dijo que pensó que se había deshecho de todos los demonios, mientras que el otro, con la mano en el corazón, le pregunta cómo les pudo mentir así.

Eun Oh no sabe de qué va el tema, por lo que les pide que le digan de qué están hablando, así que le cuentan que es la energía más terrorífica que ha visto nunca y que ellos, los fantasmas no pueden ni atreverse a acercarse a semejante gran energía, lo que hace que Eun Oh, sospeche que dieron con la guarida.

Se levanta para ir allí también, siguiéndolo Arang pero entonces Eun Oh le pide que se quede allí porque es peligroso pero ella se empeña en que vayan juntos y ahora se le ocurre sacar el tema a ella de que no les quedan muchos días para estar juntos.

Arang, puñetera, te voy a arrear tantos pescozones que vas a tener que ser miembro del CLUB DEL STREPSILS Y EL PRIMPERÁN.

Claro, ante semejante declaración, a Eun Oh se le queda una cara de no creerse lo que acaba de escuchar.

Arang, mientras tanto, le pregunta que sea lo que sea, si no es mejor ir los dos a que vaya el solo y claro, al final Eun Oh cae, sonríe y acepta a que vaya.

Ay tontín mío, que no sabes en el embolado que estás metiendo a tu mujer.

Ya en el bosque, los fantasmas los llevan hasta cerca de la cabaña pero sienten tanto pánico que no pueden acercarse más, por lo que él les felicita por el trabajo y salen pitando.

La Psicópata se da cuenta de la presencia de Arang pero no creo que de la de Eun Oh, que se acercan hasta la casucha, aunque Eun Oh le ordena a Arang que se mantenga detrás de él. Se quedan parados a corta distancia, mientras ven cómo se abre la puerta para que la Psicópata haga acto de presencia y las primeras palabras que salen de su boca son para alabar el estilo de Arang que recuerda el encuentro de aquella noche y al decir lo de que es tía del Asesino, Eun Oh se gira para preguntarle de qué va el tema pero no hay tiempo porque la Psicópata empieza a jugar con él y decirle que le llevó tiempo reconocer a su hijo, dejándolo otra vez sin poder reaccionar.

Ella aprovecha para acercarse a ellos, recordando entonces Arang el cambio de cuerpos y que el Asesino estaba allí. Vemos cómo la madre de Eun Oh aunque es poseída, trata de luchar e incluso quitarse la vida pero el Asesino la detiene. La lucha entre ambas sigue, mientras la madre de Eun Oh lo amenaza con el cuchillo que recogió del suelo y justo en el momento en el que lo va a apuñalar, se interpone Arang, salvándole la vida al Asesino y muriendo ella.

La madre de Eun Oh sufre por lo que hizo, el Asesino no reacciona, sólo las mira a ambas sin hacer nada, mientras Arang cae al suelo donde muere y la Psicópata consigue dominar por fin el cuerpo de la madre de Eun Oh.

El Asesino la lleva a la caseta, donde llega la Psicópata que lo manda hacerse a un lado, para tras mirarla, preguntarle quién es y cómo llegó allí pero el Asesino no sabe nada de nada sobre ella, mientras que la Psicópata decide borrarle la memoria a Arang para que no recuerde nada de nada sobre lo sucedido allí, para luego ordenarle que se ocupe del cuerpo de Arang, a la que se le cae allí la orquilla de la madre de Eun Oh.

Arang está traumatizada tras haberlo recordado todo, por lo que no es capaz a apartarse cuando la Psicópata va a tocarla y es Eun Oh quien la sujeta para que eso no suceda.

Y así, nos dejan, teniendo que esperar hasta el miércoles para saber lo que pasa, porque no hay avance de ningún tipo.

Listado de capítulos

Esta entrada fue publicada en Doramas coreanos, Dramas, Programas de TV, revisión de dramas, Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Arang and the Magistrate, episodio 16

  1. ClAudiaL dijo:

    Ari, me dejas acompañarte a darle una puñetera a Arang???
    que le pasa a esta chica?? otra prota tonta?? pero parecía distinta.. tanto que prometía.. pero estoy que la acabo a palos :@
    Saato, Saato y esa voz que me va a matar, veo a un asesino arrepentido siendo determinante para salvar a Arang.. pero otra que nos deja con una cierta certeza de que nos esperan capítulos de “muerte”
    Nos leemos 😉

    • ARI8 dijo:

      De acuerdo, vente conmigo y a ver si a base de capones y voces la espabilamos, porque qué manera de hacer sufrir que tiene la jodía al pobre Eun Oh.

  2. marybv dijo:

    dios este drama tan bueno que es y una historia tan compleja y hermosa y que en cada capitulo nos descubren cosas que nos dejan con la boca abierta, pero que a su vez entre que arang estamos por darle un pescuezon para q se decida y hay algunas escenas lentas e innecesarias, hacen que no sea un drama al 100%
    Siempre pensare que hubiese sido mejor que arang siguiera siendo un fantasma. no se por que para mi fueron los mejores capitulos.
    Hablando de este episodio impresionante nunca imagine que ese hubiese sido el final de arang , por mi mente nunca paso, eso quiere decir que su asesina es la mama del Sato por lo tanto que a ella es a la que debe matar para ir al cielo O_O . esperando la semana

  3. Amo a Eun ho, pobechito, espero que se quede junto a arang, ya sea en la tierra…o … en el cielo, pero los quiero ver juntos. El que tambien me da pena es el asesino y Muyeong, no quiero un final tragico par el asesino, espero que le puedan dar un buen final.
    Espero con ansias los prox episodioa, y muchas gracisa por los recasp, me ayuda a reafirmar lo que entiendo de la novela, es como si pudiera hablar con una amiga sobre el drama ^^

  4. yon dijo:

    muy buena pagina grasias por su trabajo que tiene muchisimo merito

  5. Malena dijo:

    lindas novelas (Arang y el Magistrado y Faith), extraordinarias, la trama y los actores, lo maximo, gracias por bajarla para poderla ver, a nuestro país (Perú) no se cuando llegará, todas las semanas espero que pongan los capitulos correspondientes para verlas, gracias otra vez.
    Malena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .