Arang and the Magistrate, episodio 15

por @Ari2PMAM

Pues ahí tenemos a la Psicópata que baja del altar para enfrentarse con el hermano al que le echa en cara si todavía no renunció a su locura, cuando éste saca la daga dada por el Emperador de Jade (Yoo Seung Ho) para como él dice, salvarla, cuando Eun Oh (Lee Jun Ki) se mete por medio para impedirlo, dando comienzo a una pelea, en la que la Psicópata alucina por el comportamiento de Eun Oh, mientras que Moo Young (Han Jung Soo) está desesperado por acabar la tarea.

Al final consigue decirle a Eun Oh que esa mujer que ve no es su madre, lo que le hace alucinar, aunque no lo cree, mientras que aprovecha la Psicópata para traer a los espíritus malditos que empiezan a pelear contra Eun Oh y Moo Young, mientras que ella escapa, pero nuestro Magistrado la detiene llamándola madre. La Psicópata lo mira enloquecida, como siempre, sacando un pequeño cuchillo para matarlo, cuando le suelta que entonces él es el hijo de esa mujer, lo que hace que él la mire sin saber lo que está pasando.

Tras un momento de lucha, el alma de la madre consigue hacer que la Psicópata suelte el cuchillo y que su alma se haga visible llamando a su hijo, mirándola Eun Oh entre aterrorizado y roto de dolor.

Moo Young acaba con los espíritus malditos, para luego ir hasta donde están los otros dos, apartar de un empellón a Eun Oh, para acabar el trabajo encomendado por el Emperador de Jade pero no consigue atravesarle el corazón, porque un escudo de energía la protege, algo que ninguno de los dos se esperaba y de nuevo aparece Eun Oh para evitar que la mate, mientras que Moo Young vuelve a repetirle que no es su madre, lo que le lleva a preguntarle qué significa eso pero de nuevo la Psicópata vuelve a entrar en acción y aprovechando la distracción, usando la magia negra, los tira hacia los lados, haciendo surgir de nuevo más espíritus malditos y huir, dejando a Eun Oh y Moo Young muy ocupados en la cripta.

El Psicópata llega al santuario, donde se da cuenta de que pasa algo, pero ella sale atacada de los nervios pidiendo que la ayude a salvarse, momento justo en el que en Eun Oh vuelve a gritar llamando a su madre, atrayendo la atención del Asesino, pero la Psicópata consigue que la saque de allí sin prestar atención a ese grito.

Abajo, mientras tanto, sigue la pelea, aunque entre los dos consiguen darles pasaporte a todos, lo que hace que Eun Oh salga pitando llamando a la madre, mientras que Moo Young ve impotente que no podrá hacerlo entrar en razón.

El CHP llega a la caseta de la Psicópata a la carrera para encontrarse con que está vacía, lo que le hace preguntarse por el paradero de esa traicionera y si pasó algo.

Moo Young sigue en la cripta, donde le da pasaporte a todas las almas allí encerradas, para luego desaparecer, justo antes de que llegue el CHP que alucina en colorines al ver todo lo que hay allí, mientras se pregunta qué es todo eso y cuándo se construyó esa cripta bajo el santuario, para salir de allí en busca de la Psicópata.

Un frenético Eun Oh sigue buscando a su madre a la carrera y como no la encuentra se pone a gritar llamándola pero lo que no sabe es que el Asesino la puso a salvo en una caseta del bosque.

Arang (Shi Min Ah), mientras tanto, se pasea arriba y abajo por su cuarto, para acabar sentada, preguntándose por qué quieren su cuerpo, si de todas maneras cuando se vaya al otro mundo será el fin, para de nuevo preguntarse qué es ella y luego recordar lo que hizo Eun Oh con el abanico, preguntándose también qué clase de instrumento es. Recuerda que él le dijo que se lo dio su maestro pero el símbolo le resulta familiar, cuando tras un momento dándole a la pelota, recuerda dónde lo vio, en la piel que usó la Chamán para crear ese portal, así que sale para ir a hablar con Eun Oh pero ve que sus zapatos no están, por lo que se pregunta dónde habrá ido tan tarde.

Al final, como no quiere esperar a que él vuelva, entra en su habitación poniéndose a rebuscar por todos sitios, hasta que da con la dichosa horquilla.

De nuevo recuerda que Eun Oh la recibió del Maestro, lo que la hace empezar a elucubrar, ya que si ella no la hubiese tenido, Eun Oh no la habría salvado. Que la razón por la que él llegó allí fue por esa horquilla con la que todo comenzó. De nuevo el Maestro entra en escena, lo que lleva a pensar que el Emperador de Jade fue su maestro, pero no podemos ver cómo lo dice porque justo en ese momento llega Eun Oh.

Arang se preocupa al verlo llegar en ese estado, preguntándole qué le pasa y dónde fue tan tarde pero ella tiene que preguntarle dos veces, hasta que él logra responder sin recuperarse, que se encontró con la madre, haciendo que Arang empiece a preguntarle cómo y dónde, pero Eun Oh sólo se disculpa y le dice que necesita descansar. Arang se queda en silencio, mientras esconde la orquilla entre sus manos, se levanta para irse pero antes le desea que pueda descansar.

Una vez sólo, Eun Oh se convence de que era su madre pero destrozado por el dolor se pregunta qué hacía su madre allí y en ese estado, para luego preguntarse si es su madre quien controla esos demonios pero enseguida niega esa idea, ya que no lo cree posible, pero entonces quiere saber qué fue lo que sucedió en verdad.

Arang, en su cuarto se pone a pensar en lo que le dijo del encuentro con la madre, pero no entiende por qué está en ese estado, teniendo en cuenta las ganas que tenía de verla, para llevarla de nuevo a preguntarse qué fue lo que sucedió, llevándola a mirar de nuevo la orquilla.

En el bosque, el Asesino, preocupado, le pregunta a la Psicópata por qué está así, qué fue lo que sucedió, pero ella le dice que fue todo por su culpa, porque si le hubiese llevado un alma cuando se lo dijo, no habría acabado así.

Luego pasa a decirle que si esa mujer hubiese salido del todo, habría perdido toda su fuerza. Al cabo de un momento se gira hacia él, para preguntarle cómo es que todos los humanos son así, todos unos inútiles traidores que en cuanto tienen lo que quieren, tratan de cambiar los acuerdos que hicieron.

Cambio de tema, para preguntarle si el que vio era el nuevo Magistrado, obteniendo una confirmación. El Asesino no se queda callado, le pregunta si escuchó bien cuando Eun Oh la llamó madre, contestándole ella que si así la llamó, tiene que ser verdad, haciendo que le pregunte quién es ella, pero la cambia de inmediato a qué es ella de verdad. Quiere saber cómo es su verdadera apariencia pero ella le dice que con su limitada comprensión humana, ni siquiera podría empezar a comprenderlo, para confesarle su verdadero nombre y que es una dama celestial, dejándolo a él, con ellos de corbata.

Moo Young llega al lugar de reunión de Yeom Ra (Park Joon Gyu) y el Emperador de Jade, para encontrarse con el primero e informarle de que no la pudo atravesar con el cuchillo que le dio el Emperador de Jade pero entonces Yeom Ra nos descubre algo, que él no pudo atravesarla, porque ella está en un cuerpo humano y por lo tanto, siendo un ángel de la muerte, con ese cuerpo no humano, no puede hacerlo y que no podrá hacerlo a menos que él se convierta en humano, lo que hace que Moo Young le pregunte por qué se lo dio entonces, así que Yeom Ra le revela que lo estaba probando, porque podrá atravesar a la hermana con ese cuchillo si sale del cuerpo humano.

Yeom Ra se gira hacia él, para decirle que creía en él pero quiere saber por qué él no sabía todo eso, para luego meternos en algo más interesante, Eun Oh, ya que Yeom Ra le pregunta que por qué piensa que el Emperador de Jade lo había preparado. Pensaba que sabía todo eso pero Moo Young no responde, así que Yeom Ra deja de mirarlo y le ordena que se vaya pero que mantenga un perfil bajo, obedeciendo Moo Young, mientras que Yeom Ra, sólo puede suspirar desesperado.

Nuestra Arang está cómodamente durmiendo en su cuarto, cuando la voz del ama de llaves la despierta, por lo que sale a investigar, llegando hasta su antiguo cuarto, donde se encuentra con el fantasma de su ama de llaves, que se acerca a ella, para cogerle las manos, mientras le dice que se preguntaba cómo podía ser verdad pero que al final resultó ser ella.

Arang se queda un momento en silencio pero entonces se fija en la mancha de sangre y la marca del cuchillo, preguntándole asustada qué es lo que va mal, qué sucedió y quién se lo hizo, obteniendo de inmediato la respuesta, fue el CHP que la había llamado para confirmar que era Lee Seo Rim, lo que asusta a Arang, que se pregunta cómo es que el CHP la conocía.

El ama de llaves quiere saber qué fue lo que le sucedió pero Arang le contesta que no los sabe, porque no recuerda nada de cuando estaba viva. El ama de llaves sigue queriendo saber cómo perdió la memoria y si no recuerda a su prometido, por lo que cuando Arang le responde que sí, ella le dice que fue lo mejor. A continuación nos enteramos de que el CHP había roto el compromiso, provocando que ella no comiese ni bebiese durante días, que sólo se quedaba en la cama, para una vez pasado ese momento, ir todos los días al lugar donde vio por primera vez al Asesino, esperando así al menos poder tener un pequeño atisbo suyo cuando pasase por allí. Que estaba muy enamorada y que perder su memoria resulta inútil ahora. Arang se queda hecha polvo pero entonces el ama de llaves le dice que tiene que irse ya que la pudo ver, por lo que todo quedó arreglado. Arang, nerviosa, le coge las manos para prometerle que la vengará, mientras que el ama de llaves le dice que su cuerpo debe de estar en el bosque y que el que la mató fue el cerdo – espía número uno, al que le quitó su identificación y la ocultó, para sacarla de su ropa y dársela a Arang.

Ella le promete que lo atrapará y que no sienta siquiera que dejó atrás asuntos sin resolver. También le dice que ya que es una buena persona, irá al Cielo. El ama de llaves, llorando le dice que ella también, para luego despedirse e irse al otro mundo. Al cabo de un momento, la identificación desaparece de las manos de Arang que está rota de dolor y le cuesta respirar, pero le dice al ama de llaves que se adelante, que ella la seguirá pronto.

Llega un nuevo día, donde el Imbécil se está luciendo delante de los nuevos guardias mientras los entrena, aunque el Trío del Ataúd anda espiando todo eso, sin parar de quejarse de que todo ese ruido, más el volumen de la voz del Imbécil los está volviendo locos. Uno de ellos quiere contratar a más personal que esté de su lado, pero el Líder le dice que de dónde van a sacar el dinero, por lo que el otro propone que suban los impuestos pero luego pasan al tema de la lealtad de la gente y sus corazones, diciendo que son sospechosas, para que al final el Líder diga que hay que dibujar una línea y que tienen que elegir entre el Magistrado y el CHP, aunque no sabemos lo que acaban decidiendo.

Eun Oh, se despierta en la misma posición en la que lo dejó Arang la noche anterior, para que su cerebro regrese enseguida a lo sucedido pero no puede seguir mucho tiempo así, porque enseguida llega Arang a llamarlo, aunque como siempre, sin esperar permiso, entra y se asusta al ver que pasó la noche de esa manera. Se agacha a su lado para preguntarle si está bien, él le contesta con un breve sí pero Arang quiere saber qué sucedió exactamente con ese encuentro tan repentino con su madre, él sólo la mira, mientras que Arang le pregunta por qué fue solo y dónde está su madre pero él deja de mirarla y guarda silencio, lo que preocupa a Arang, que vuelve a la carga con el interrogatorio queriendo saber si sucedió algo, si le pasó algo malo a su madre, lo que provoca que Eun Oh vuelva a mirarla atormentado.

Al final opta por decirle que hablen más tarde porque hay un lugar al que necesita ir, por lo que se levanta para irse pero Arang lo detiene porque quiere saber qué es lo que está sucediendo exactamente, proponiéndole a continuación que lo descubran juntos pero él se niega, vuelve a repetirle que más tarde se lo contará todo, dejándola a ella preocupada, mientras él se va pero lo sigue fuera, haciendo que él la mire de reojo preguntándose qué debe hacer. Que llegó a ese punto para ayudarla a descubrir la verdad tras su muerte para luego enviarla al Cielo pero se pregunta por qué está su madre al final de ese camino, para acabar yéndose, mientas nosotras nos quedamos con Arang, que vuelve a preguntarse por lo que está sucediendo para acabar animándolo y diciendo que de cualquiera manera, se ocupará ella misma de sus asuntos.

Desde luego, menuda papeleta que tiene Eun Oh entre manos, por un lado, el amor hacia su madre y por el otro, el amor hacia Arang, ¿cuál triunfará? ¿Volverá a decepcionar al Emperador de Jade que tan bien lo había preparado?

Y Arang, empeñada en hacer ella sola las cosas, pasando del peligro y de la ayuda de Eun Oh, así como de su amor. ¿A alguna le recuerda a alguien? XD

NOTA: Fallo de los estilistas, porque Eun Oh sale sin el sombrero de la habitación y se va sin él, para en el siguiente plano, llevarlo puesto sin haber vuelto a por él XD.

El CHP, satisfecho en su cuarto, quema el talismán para beberse las cenizas, mientras sonríe porque no tendrá que aguantar más a la Psicópata si consigue curarse de esa enfermedad, mientras recuerda todo lo que ella le dio y beberse el mejunje ese.

En la caseta del bosque, la Psicópata dice que como no sabe cuándo la madre de Eun Oh volverá a aparecer, tiene que apresurarse a hacerse con el cuerpo de Arang.

En el otro mundo, Moo Young se pasea muy preocupado arriba y abajo, mientras vuelve a mirar la daga.

En la tierra, Eun Oh vuelve a la cripta, donde se pregunta qué estaba haciendo allí su madre, para recordar el aviso que le dio Moo Young.

Se da la vuelta para irse pero justo llega el CHP que le pregunta cómo entró allí pero Eun Oh sólo le grita cabreado por el paradero de la Psicópata pero el CHP lo acusa de haber sido el que construyó ese lugar, provocando que Eun Oh lo agarre por la pechera.

Como éste también va todo loco y desatado, en modo bruto, le pregunta a gritos qué es lo que estaban planeando. El CHP le contesta que tampoco sabe lo que la Psicópata estaba haciendo pero no engaña a Eun Oh, furioso, le dice que sabe que excavó una fosa para los cadáveres, que incluso tenía un talismán con el que bloquear al Cielo, que construyó una cripta subterránea y que incluso creó demonios. A continuación le dice que tenía el presentimiento de que él estaba detrás de todo eso, por lo que fue a investigar pero que esa mujer estaba allí y que si fue esa mujer quien lo hizo todo. El CHP le dice que no lo sabe, porque él lo único que hizo fue permitir que el monstruo residiese allí. Eso de monstruo extraña a Eun Oh, así que el CHP le informa de que no es humana, haciendo que Eun Oh lo suelte estupefacto ante esas palabras.

El CHP le pregunta si estaba asustado, si no pudo ver que era un monstruo con solo mirarla pero que ahora lo piensa, Eun Oh tampoco parece un humano ordinario, haciendo que éste lo mire todavía estupefacto. El CHP sigue diciéndole que no lo considera así teniendo en cuenta que pudo entrar fácilmente en ese lugar al que sólo la Psicópata podía acceder, haciendo que Eun Oh le pregunte cómo es que entonces semejante monstruo vivía allí. Como respuesta obtiene que fue a cambio de que le curase su enfermedad, que no sabe nada más y que el resto lo descubra él, ya que él es el Magistrado.

Eun Oh, de nuevo en su modo furioso, lo mira con desprecio para decirle que descubrirá todo lo que está pasando.

Le pregunta si cree que lo engañará sólo porque está tratando de ocultar algo. Que él lo revelará todo, para irse mientras el CHP se queda allí sonriendo.

Vale, veo a Eun Oh furioso, desatado, pasándose los estamentos sociales por el arco de triunfo ya que quiere descubrir todo lo que está pasando y no paro de pensaren Choi Young XD.

En fin, que ahí tenemos a nuestro Magistrado paseando todo apesadumbrado por el pueblo mientras piensa en lo que le dijo el CHP de que era un monstruo, algo que para él es un sinsentido.

De nuevo con el CHP, que en su cuarto, se pregunta furioso si la Psicópata también es capaz de convocar demonios, por lo que acaba llamando al cerdo – espía número uno para que queme el santuario, todo lo que esté en el edificio anexo y cubra la cripta. También le ordena que traiga soldados de las montañas para guardar la casa porque todo el mundo entra allí como si fuese su propia casa, por lo que quiere que nadie pueda entrar. El cerdo – espía se marcha a cumplir la tarea, mientras él desafía a Eun Oh.

En el bosque, el Asesino sale de la caseta para dirigirse a algún lugar, que puede que sea el tribunal para ir a por Arang para llevársela a la Psicópata.

La Chamán se despierta de una pesadilla para nada más tomar un poco de aire ir hacia el altar a preguntarle a las abuelas ancestrales si no creen que están siendo demasiado duras, porque encima de no poder verlos, sale herida por los fantasmas que no puede ver. Que no puede vivir así, que no es justo. Les pregunta cómo pueden ser tan crueles, ya que ella está al borde de la muerte.

Toda esa diatriba se acaba cuando percibe a alguien allí, que resulta ser la madre que la mira cabreada. Ella no se cree que la pueda ver porque murió pero la madre le dice que en el memorial se acuerde de incluir algo de cerdo envuelto en vegetales.

La Chamán no se lo puede creer, por lo que no para de preguntar qué le dijo, así que la madre se lo repite disgustada varias veces pero justo en ese momento llega Arang que le vuelve a repetir lo que le dijo la madre.

Arang alucina porque la Chamán pueda ver a los fantasmas pero no escucharlos y al final la madre se va, dejando a la Chamán con los ojos llenos de lágrimas y preguntándole a Arang si eso fue lo último que le dijo la madre pero Arang le dice que lo último fue que no se olvide de la ofrenda.

Se acerca a ella y sentándose, le pregunta qué deben de hacer, si puede verlos ahora, para felicitarla a continuación, pero la Chamán no le ve ningún uso, porque no puede escucharlos, así que Arang la anima.

Cambio de tema y pasamos a los libros, haciendo que la Chamán le pregunte por qué está interesada en ese libro, pero Arang no dice hasta que encuentra el dibujo y se lo enseña a la Chamán que le dice que lo usó para llamar al ángel de la muerte pero Arang quiere saber si es el símbolo del Emperador de Jade, confirmándoselo la Chamán y dejando a nuestra protagonista, patidifusa.

Ays, que ya pensé que no iba a aparecer él, pero no, ahí lo tenemos, reunido con Yeom Ra que le pregunta si últimamente ha estado usando a Eun Oh.

El Emperador de Jade escurre el bulto pero Yeom Ra le dice que lo atrapó, haciendo que de nuevo le dedique una mirada sopesando a su oponente y cuánto revelar sobre su plan. Aún así, el Emperador de Jade le pregunta que si pensó que fuese a ser atrapado tan fácilmente, que por qué estaría allí jugando al baduk. Luego le dice que hay otro movimiento más, por lo que Yeom Ra le pregunta cuál es, si fue el hecho de que Arang y Eun Oh se conociesen pero él sólo sonríe por lo que Yeom Ra le dice que descubrirán si fue un buen o mal movimiento cuando lleguen al final, lo que hace que el Emperador lo mire sonriendo orgulloso.

Eun Oh está esperando a la Chamán en su casa, por lo que nada más llegar ésta, le pregunta si aún siguen yendo por separado, provocando que el Magistrado le pregunte qué quiere decir, por lo que la Chamán le dice que antes, Arang se pasó por allí, para preguntarle a continuación qué es lo que le sucede. Eun Oh entonces le pregunta si alguien que es capaz de crear un manto protector podría ser capaz de entrar en el cuerpo de alguien más pero la Chamán le pregunta que con ese tipo de habilidad, qué no sería capaz de hacer, por lo que él quiere saber qué pasa con el alma del propietario del cuerpo, si muere, haciendo que la Chamán le diga que de nuevo está comenzando de nuevo a profundizar mucho, que espere un momento, que lo mirará en el libro de las Nueve Generaciones anteriores a su abuela.

Después de un momento de búsqueda, nos enteramos de que normalmente las almas no mueren, tienen que estar presentes para que el cuerpo pueda ser usado, lo que alivia a Eun Oh pero la Chamán no acabó y vienen malas noticias, ya que si el alma reside en el cuerpo, es lo mismo que si el alma de ese cuerpo original estuviese muerta. Que en un caso así, no puedes decir que el alma del cuerpo está viva pero tampoco muerta.

Eun Oh quiere saber si en ese caso hay manera de recuperar tanto el alma como el cuerpo, por lo que la Chamán de nuevo se pone manos a la obra pero no se puede hacer para salvarlos, dejando a nuestro Magistrado roto de dolor.

Pues no, me equivoqué, el Asesino fue a ver al CHP al que le pregunta si sabía que la Psicópata es una dama celestial, algo que éste no se cree, se lo toma a risa y encima remata el tema diciendo que creía que era una serpiente. El Asesino le recuerda que no tiene el derecho a criticarla, ya que todos sus éxitos se los debe a ella.

Aunque las noticias no acaban ahí, porque el Asesino le pregunta si sabía que era la madre del Magistrado, lo que hace que el CHP le pregunte de qué está hablando, por lo que el Asesino confirma que el CHP no tenía ni idea del tema pero que ahora entiende por qué le gritaba de esa manera.

Quiere saber si fue el Asesino quien se llevó a la Psicópata que de paso debe de haber perdido mucha energía porque no pudo devorar un alma en la pasada luna llena del mes bisinódico pero el Asesino sólo lo mira en silencio.

En su habitación, el Asesino hace llamar al cerdo – espía número dos, al que tras un momento de silencio le dice que tiene que pedirle un favor, porque no hay nadie más en quien pueda confiar salvo en él, algo que alegra al otro sobremanera.

Le pide que vaya a vigilar a una persona que está enferma, sin saber que es la Psicópata el pobre tonto. Le dice que no será mucho tiempo pero se queda estupefacto cuando el cerdo – espía número dos le pregunta si es a la Psicópata, haciendo que con cuidado le pregunte qué es lo que sabe pero le dice que no se preocupe, porque ha conocido los secretos de esa casa desde mucho antes que él, incluyendo lo que hace cada luna llena del mes bisinódico, dejándolo totalmente fuera de juego.

El cerdo – espía número dos le pide que no lo mire de esa manera, para luego decirle que cuando era joven lo llamaban manojo de huesos y que su infancia fue mucho más dura que la de él.

Le sigue diciendo que el primer día que llegó a esa casa se dijo a sí mismo que lo vigilaría sin importar lo que sucediese, por lo que no necesita preocuparse por la Psicópata, porque en realidad quien la llevó a esa casa fue él. Claro, el Asesino no sale de su asombro y apenas puede articular palabra. Además se entera de que esa no era la apariencia que tenía cuando la trajo. Que hace aproximadamente tres años, una mujer llegó diciendo que tenía tareas serviles que hacer pero lo que hizo fue echar veneno en la comida del CHP. Tendría que haber muerto de inmediato pero la anterior propietaria de la caseta le salvó la vida y que al día siguiente sucedió algo realmente alarmante, que esa mujer se convirtió en la dueña de esa caseta.

Tras un momento de silencio, el Asesino le dice que esa mujer es la madre del Magistrado, dejando al cerdo – espía boquiabierto.

Desde luego, qué poco cuidado tuvo la madre de Eun Oh tratando de cargarse al CHP, así cualquiera la atraparía a los dos segundos. Si es que…

Menos mal que volvemos con Arang, leñes, que ya me cansaban los otros.

Pues ahí la tenemos paseando por el mercado preguntándose que está tramando el Emperador de Jade, cuando tiene la desgracia de encontrarse con el Asesino, que la invita a tomar algo, para tras un momento de silencio, darle Arang puerta MUAJAJAJAJAJA.

El Asesino, le pide que a cambio acepte su petición de que si llega un momento en que tenga que entregarse para conseguir lo que quiere, nunca lo haga. Sin importar las circunstancias, nunca puede entregarse a sí misma. Le pide que se lo prometa pero Arang sonríe para a continuación decirle que está diciendo eso porque no la conoce bien, que no sabe sobre otros temas pero que nunca se entrega a sí misma.

Tras un momento se pregunta por qué fue allí y le suelta a él que es una buena persona. Ay Arang, que no sabes lo que este tío te hizo, inocente de ti.

Al final le dice que tiene que darle algo, así que hala, de camino al tribunal, donde él espera fuera de la habitación de Arang a que ésta salga y cuando lo hace, viene con su diario en las manos para entregárselo a él.

Ella le dice quién era la propietaria de ese diario y que de alguna manera acabó leyéndolo. Le dice que ahí podrá leer lo que ella sentía por él, que sorprendido quiere saber lo que está diciendo, así que ella, fingiendo alegría le recuerda que le dijo que aunque estaban prometidos, no se conocían, pero que ese no era el caso de Lee Seo Rim.

Sigue con que aunque ella no pueda tenerlo en su corazón, Lee Seo Rim lo había llevado muy dentro del suyo, por lo que debe recordarlo. El Asesino no sabe donde meterse por todo lo que está sintiendo ante esa revelación, pero empeora cuando ella le dice que es un alivio saber que es una buena persona, para acabar marchándose con su mundo patas para arriba.

Eun Oh llega al tribunal roto por lo que le dijo la Chamán pero enseguida entra en modo macho alfa cabreado al ver al Asesino allí, que pasa a su lado sin saludarlo porque está totalmente ido,

Se va a toda leche a ver a Arang y en vez de saludarla, como va como una moto, otro en modo bruto, le pregunta que por qué el Asesino fue hasta allí. Arang se sorprende pero él vuelta a la carga con la preguntita por lo que ella le dice que le dio el diario de Lee Seo Rim, porque pensó que al menos el Asesino debía de saber cómo se sentía Lee Seo Rim.

Eun Oh respira aliviado, por lo que se acerca a sentarse a su lado mientras se quita el sombrero, para después de quitárselo, llevarse las manos a la cara y suspirar agotado.

Arang le pregunta si está bien pero obtiene otra pregunta, si tenía que hacer eso. Ella le contesta que sí, porque era algo a lo que no debía de aferrarse, lo que hace él vuelva a mirarla para preguntarle si todas las cosas que Lee Seo Rim tenía que hacer ya las hizo, obteniendo una respuesta afirmativa.

Momento de silencio entre ellos, que acaba con Arang diciéndole que la luna está en cuarto creciente, mentira, está en cuarto menguante XD. Entonces Eun Oh mira también hacia arriba para decirle que la luna parece estar jugando con ellos, dándole ella la razón.

De nuevo silencio y Eun Oh que traga con fuerza y no puede más, así que se acaba recostando sobre Arang ♥♥♥♥♥. Ella se sorprende pero él le pide que lo deje estar así un momento. Un momento después escuchamos la voz en off en ella diciendo que ese día quería decirle muchas cosas, para a continuación sólo escuchar la canción de K. Will ♥.

En casa del CHP, el Asesino está en su habitación con el diario delante de él, hasta que finalmente se lanza a leerlo.

Al día siguiente, el cerdo – espía número uno llega con los esbirros, algo que alegra sobre manera al CHP.

Mientras tanto, Eun Oh, con el uniforme de magistrado, sale todo decidido hacia la casa del CHP para descubrir cómo acabó su madre allí.

Arang por su parte, se pasea arriba y abajo por delante de su dormitorio orquilla en mano, mientras se dice que por más que lo piense, no entiende qué pinta el Emperador de Jade en todo eso pero justo en ese momento, ella tiene otro recuerdo. Iba paseando sola, por la noche, a quién se le ocurre, cuando ve a una mujer con esa orquilla, que se reúne en el puente con el Asesino. Los ve hablar de algo y luego marcharse, por lo que decidió seguirlos, para acabar ahí el recuerdo, dándose ella cuenta de que vio a la madre de Eun Oh, para luego preguntarse por qué el Asesino iría con ella.

Eun Oh por su parte fue a encontrarse con un matrimonio, resultando ser ella la tabernera del primer episodio, que le pide perdón por no reconocerla pero él le quita importancia al asunto, para preguntarle si recuerda algo de su madre. El marido la mira diciéndole que no hable pero Eun Oh le pide que lo haga, así que ella le dice que su madre preguntó por el CHP y que no es algo que haya recordado ahora, que siempre lo recordó pero que no podía decírselo en aquel entonces. Eun Oh quiere saber por qué, así que la mujer le dice que en ese pueblo, hablar del CHP no es fácil, algo que pone mucho más nervioso al marido que con un pequeño empellón mete baza por medio para callarla. Ella al momento le dice que eso es todo lo que puede decirle.

Eun Oh se gira para irse pero entonces, enfadado, se gira y les pregunta si están asustados por culpa del CHP. Ellos no responden y evitan mirarlo, por lo que les pregunta que si entonces decide investigar todas las cosas malas que hizo el CHP, todos los habitantes del pueblo se van a mantener callados. Ellos no saben qué hacer, así que vuelve a la carga con otra pregunta, que cómo va a ocuparse de sus causas cuando no le dicen las dificultades que están afrontando. Se gira para irse pero entonces el marido, aún con el miedo en el cuerpo le pregunta si se ocupará de su problema por ellos si habla. Eun Oh se gira entonces hacia ellos con una sonrisa para decirles que lo hará, si tiene algo que decir, que vaya al tribunal.

Regreso al Tribunal, entrando acompañado por el Imbécil, al que le dice que cree que tendrá que enviarle un mensaje al padre. Que no importa cómo piense sobre ese tema, que su madre fue allí a encontrarse con el CHP, por lo que tiene que descubrir la conexión entre estos dos.

El Imbécil le dice que irá a entregar el mensaje en ese mismo momento pero Eun Oh le ordena que se quede allí descubriendo todas las maldades del CHP que ha llevado en contra de los habitantes del pueblo, obedeciendo el Imbécil de inmediato.

Eun Oh, mientras tanto, se queda solo y está completamente determinado a acabar con el CHP, descubrir qué le pasó a la madre y ayudar a Arang.

Ella, mientras tanto, fue a pasear por el lugar de sus recuerdos sobre el Asesino, pero resulta que éste también anda por allí, diario en mano, para cómo no, acabar encontrándose en el dichoso puente de las desgracias.

Él quiere saber qué hace allí, así que ella le cuenta que para alguien, ése es el último lugar sus recuerdos. Él le dice que estaba planeando ir a verla, lo que hace que ella le pregunte por qué, así que él le entrega el diario diciéndole que no tiene derecho a aceptar esos sentimientos, para pedirle a continuación si podría devolver eso a su lugar original.

Arang coge el diario para decirle que respecto a las circunstancias de la muerte de Lee Seo Rim, que si no siente curiosidad pero él pasa del tema y por eso no puede aceptar esos sentimientos. Que volviendo a aquel entonces, pensó que los rumores que le contaron eran verdad, por lo que lo dejó pasar todo. Si hubiese sabido que ella sentía eso por él, habría investigado un poco más. Eso se lo va a creer Rita la cantaora, no te fastidia el gilip*llas éste.

Pregunta jodía de Arang, ya que quiere saber dónde estaba durante la luna llena, pero él le dice la verdad, qué milagro, que estaría allí mirándola porque tiene una gran vista.

Ya a la noche, ella sigue allí sola, paseándose arriba y abajo, mientras se pregunta si el Asesino en verdad no tiene nada que ver con la madre de Eun Oh. Que parecía que no le estuviese mintiendo u ocultando algo. Llega a la tonta idea de que sólo podrían haber ido en la misma dirección por casualidad pero justo en ese momento, recuerda a las dos personas que la mataron, que no fueron otras que la madre de Eun Oh y el Asesino.

Listado de capítulos

Esta entrada fue publicada en Doramas coreanos, Dramas, Programas de TV, revisión de dramas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Arang and the Magistrate, episodio 15

  1. ClAudiaL dijo:

    Poco a poco se desenredan las cosas y vamos conociendo los sucesos que rodearon la muerte de Arang y como se relacionan entre si cada uno de los personajes, lo que nos lleva a hacer mil cábalas… la madre de Saato es solo una víctima y podrá ser salvada?? si el cuerpo de Arang es inmortal.. eso quiere decir que se puede quedar en el mundo de los vivos?? Si Saato fue entrenado, no para remplazar al ángel de la muerte, sino para desaserse de la hada celestial “psicópata” mientras esté en el cuerpo de una humana, quiere decir que Saato aún tiene tiempo en el mundo de los vivos??? aigoo mil cosas!!!
    Un poco lento el capi, pero al final, datos reveladores.. a ver como sigue 😉
    Gracias por la revisión XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .