Panda and Hedgehog, episodio 11

Ahí tenemos a nuestro erizo feliz y sonriente, disfrutando de una mañana maravillosa, en la que todo tiene más luz, todo tiene más color, las cabezas de los disfraces de panda escuchan y beben, y el café tiene más sabor que nunca.

Feliz como una perdiz después de la conversación que tuvo con Pan Da Yang (Yoon Seung Ah) la noche anterior, y el posterior besito. Todo da a entender, y ellos dos así lo suponen, que están juntos. Ainsss… ♥

Qué precioso es todo… Ninguno de los dos puede dejar de pensar en ello. Pan Da despierta en su habitación con unas ganas locas de verle de nuevo, peeeeero ha aparecido a primera horita de la mañana… el cliente chunguele. Oyesss qué madrugador. Y haciendo preguntas, como siempre. Así que, Go Seung Ji (Donghae) ha salido con él, y lo lleva a algún sitio relacionado con su pasado. ¿Por qué? Pues porque quiere enseñarle dónde vivía de pequeño dado que es el primer cliente que, inaudito, no se muere por sus pasteles. 

Eun Bi se aparece por el Café Panda, donde Da Yang está limpiando amorosamente la habitación de su erizo. Quiere hacerle fotos para la madre de Won Il (Choi Jin Hyuk) que está investigándola a ella y a Seung Ji. Las razones son dos: que no quiere a Pan Da para su hijo, y que quiere averiguar la identidad del erizo. Y esto último a Pan Da no le gusta nada. Le preocupa que quieran hacerle algo malo a Seung Ji, pero Eun Bi le recuerda que Won Il no permitiría que eso pasase.

Debido a la preocupación de su amiga, Eun Bi sospecha lo evidente, y Pan Da acaba confesándole que está saliendo oficialmente con Seung Ji. ♥

Ya podéis imaginar lo contenta que se pone su amiga… El problema es que Pan Da quiere ser quien se lo diga a Won Il en la “quedada de la verdad” así que le pide que se calle la boca mientras tanto. Y su amiga empieza ya a trazar un plan para cazar a Won Il.

El susodicho, anda todo melancólico dando vueltas por Saint-Honoré, e intercambiando miradas de odio y sospecha con el chef maloso.

Él y Gyun Woo se encierran al despacho para comentar los pormenores de la extraña situación del matrimonio presidencial, que no pasa por su mejor momento.

Parece que, ahora que su madre está de los pelos con el chef, Won Il está más cerca de conseguir su objetivo de librarse de su padrastro que nunca, pero esto no le hace demasiado feliz tampoco. Supongo que le preocupa mucho la reacción de Won Yi, pero también le preocupa el hecho de que su ausencia pueda perjudicar el negocio, así que, Gyun Woo le recomienda que tenga personal de reemplazo preparado, por si los empleados decidieran renunciar una vez el chef se fuera.

También hablan sobre la investigación que el amigo de Gyun Woo había comenzado sobre él. No han encontrado nada, así que Won Il se plantea recurrir a los servicios de un investigador privado. Pero Gyun Woo le desaconseja que haga eso. Los detectives privados, si encuentran algo jugoso, podrían vender la información a otras personas, y eso sería muy arriesgado para todos.

Por su parte, el chef decide enfrentar a su mujer, y le pregunta por qué está en modo bruja con él, y sobre todo, por qué Won Il anda libremente paseando por la cocina, su territorio. Ella saca el tema de las chicas con las que ligotea… y claro, no existe ningún hombre en este mundo que admita una cosa así, y menos este.

Dos de las cocineras llegan para servirles más cosas, y la presidenta se fija en lo monas que son. Son todas muy jóvenes, muy guapas, e incluso tienen las mismas medidas. El tío las contrata en serie, ejejejeejee. Ahora estos detalles ya no le pasan desapercibidos. A las nenas les pregunta si saben por qué el chef siempre lleva manga larga aunque sea verano y haga calor, y ATENTASSSSS, que la más nueva es la que contesta: es porque lleva una serpiente tatuada en el brazo (OTIAAAAAAAAAA CONFIRMADO QUE ES EL MARIDO MALOSÍSIMO DE LA NOONIM!!!!)

Sin embargo, esta chica, que ha ido de lista, acaba de meter la gamba de su vida. Si el chef nunca enseña sus brazos, ¿cómo es que ella lo sabe eso? Le acaban de dar a la presidenta la confirmación de sus escarceos, y la excusa que pone la otra cocinera, de que sólo es un rumor que circula por la pastelería, ya no le vale. Las despacha y se encuentra con que, una vez solos otra vez, el chef insiste en negarlo todo e ir de víctima por sus infundadas acusaciones (no tiene jeta ni nada, el tío). Pero esta vez ya no cuela. La presidenta no le cree ni una palabra. Ella le dice: “si consigo pillarte, te irás como viniste, sin nada” (y de hecho tiene ciertas fotos en su poder, por lo que la tía está jugando con ventaja, yeah), y entonces él dice que no vino sin nada, y pronuncia un nombre: Min Woo.

Un nombre que a la presidenta no le gusta nada y del que habían acordado no hablar. Y también saca a colación otro: Min Ho, su hijo. Que según él, por culpa de Won Il, fue echado. Le pide que le compense por haber vivido en la pobreza mientras su padre se dejaba la piel en el Saint-Honoré (ni que le hubieran prohibido criarlo bien, es que tiene co*nes la cosa, probablemente se lo quitó de encima para ahorrarse el problema).

La presidenta responde que ya compensó y le dió la pensión alimenticia a su madre (que me da a mí que nunca la recibió, oyesss) en aquel momento, pero el chef insiste en que no viven en las mismas condiciones de riqueza ahora que antes, y que tiene que pagar la diferencia.

Cuando vuelve al interior, le dice a su secuaz que saldrá pronto de allí y que tiene que investigar por él un orfanato… ¿buscando al hijo que abandonó para sacarle pasta a la presidenta a través de él? NO ME EXTRAÑARÍA NADA.

La llegada de Won Il los interrumpe, y después de un cruce de hostilidades, nuestro Poste de Teléfono vuelve a su despacho. Está serio, pensativo y preocupado.

Al preguntar por Eun Bi, su otra secretaria le dice que ha sido enviada por su madre al Café panda para investigar a Seung Ji y a Pan Da Yang. Su madre quiere saber por qué Mina escogió los pasteles del erizo en lugar de los del Saint-Honoré. La chica le dice que tiene dotes para la investigación y que si necesita ayuda en algo, puede recurrir a ella.

Mientras tanto, Seung Ji y el mini-erizo, como todos le llaman, han llegado a su destino… a una especie de protectora de animales, donde el erizo mayor comienza a descargar los sacos de pienso que ha traído para los perritos como si estuviera en su casa… De hecho, un sitio igual que ese una vez lo fue. Durante tres años.

Preparáos amigas porque las siguientes escenas os partirán el corazón mientras Seung Ji le cuenta a mini-erizo su historia.

Vemos a un Seung Ji muy pequeñito, con una herida en la frente, escondido entre los perros, hambriento, y comiendo su comida. Sí, hijas mías. Comida para perros.

Hasta que la ahjuma encargada lo sorprende.

Lejos de echarlo, esta mujer lo acoge, le da de comer y le deja vivir con ella, hasta que unos gángsters que querian la tierra, prendieron fuego al lugar. En el incendio no sólo perdió su casa, sino que todos los animales, y aquella ahjuma que tan bien se había portado con él, también murieron, dejándolo solo de nuevo. Ahora que era un niño normal que incluso iba a la escuela, volvió a quedarse en la calle y sin familia a la que recurrir. Lo único que se le ocurrió fue ir donde estaban los gángsters y hacerles lo mismo, por lo que acabó en el correccional.

Intentó denunciar a los gángsters a las autoridades, pero no le hicieron mucho caso, así que, al salir del correccional las cosas no le fueron mejor…

Parece que por fin mini-erizo es capaz de abandonar su inusitada frialdad al escucharle, y cuando vuelven juntos al Café Panda, yo le veo una actitud pelo más distendida. También llegan al mismo tiempo Tae Ji y Beom Bo, éste último con comida preparada por la noonim para él y Pan Da. Aprovechando que mini-erizo va al servicio, los tres amigos tienen un momento sólo chicos, en el que Seung Ji les confirma (ellos ya lo venían adivinando) que Pan Da y él ya son pareja oficial. Lo que no sabe, es que dentro del café, Pan Da tiene otra reunión. Ha convocado a todo el mundo para hablarles de Seung Ji, de su pasado, y pedirles que le ayuden. Están Pan Da Na, Won Yi, Eun Bi, la ahjuma clienta, y hasta Dong Goo. También les dice (y ahí es cuando mini-erizo sale del servicio y les escucha escondido atentamente) que parece haber un problema con el ex-marido de la noonim, y que es lo suficientemente serio como para no haber querido ni preguntar sobre ello. Won Yi comenta que Seung Ji debe estar atemorizado, porque al tener antecedentes, para la policía sería el primer sospechoso de cualquier cosa que pasara, así que todos quedan de acuerdo en protegerle si la policía apareciera, el primero de todos, precisamente Dong Goo. Pan Da Na incluso se emociona y llora por la pena que le da la triste vida de Seung Ji.

Mini-erizo sale furtivamente del café y se vuelve a reunir con los tres chicos que hay bromeando fuera. Les pide que no se preocupen por los detectives de policía, y ante la estupefacción de ellos, les confiesa que aquel hombre que compró los pasteles, su padre, es el policía que está investigando el caso.

Mini-erizo se va, y Seung Ji entra con sus amigos al café, donde el ambiente está muy emotivo, así que todos aprovechan para felicitarle a él y a Pan Da por su noviazgo. Cuando Seung Ji le pregunta a Pan Da Na, que todavía está llorando, por que lo hace, ella le responde que llora porque le hace feliz que salga con su hermana.

Tras esto, Pan Da Yang, su hermana y Won Yi, con Dong Goo como guardaespaldas (XDDD) van a visitar al abuelo y a la noonim para contarles la noticia también. Y os podéis imaginar el alegrón que se lleva este hombre.

Seung Ji se queda pues en el Café Panda, y se dedica a preparar otro de sus dulces. Esta vez es uno muy especial, y es para mini-erizo. Cuando Pan Da vuelve y le pregunta qué hace, él le enseña un mensaje que ha recibido del chico. En él le pide que le haga un pastel de arroz, que es la comida preferida de su padre, para que éste se detenga un rato, deje sus ocupaciones un momento, y puedan comérselo juntos y aprovechar para hablar de sus cosas. El pobre echa de menos a su padre, y el motivo por el que se apareció por el Café Panda, y por el que mintió al decir que no le gustaba nada de lo que Seung Ji preparaba, era porque así podía quedarse más tiempo, no para espiar, como todas pensábamos, sino para ver si por un casual podía encontrarse con su padre.

Y así, aprovechando que están solos, Pan Da se pone cariñosa y le propone al erizo que se vuelvan a besar, pero éste entra otra vez en modo tímido, se pone nervioso, y saca las púas para protegerse.

Pero Pan Da está por encima ya de sus pequeñas borderías, así que la cosa acaba con ella dándole ideas para ese pastel que está preparando. Todo es alegría y felicidad.

Bueno, no para todos… Won Il llega a Saint-Honoré sólo para comprobar que su padrastro acaba de colgar en la puerta un cartel de mil metros por mil metros del montaje de Mina con los pasteles. Cuando pide explicaciones a los empleados, éstos le dicen que siguen órdenes del chef, y en el interior ya es como si hubieran forrado toda la tienda con carteles iguales. Su madre y Eun Bi están grabándolo todo y el chef está dando órdenes para seguir poniendo más. La presidenta le aclara que están recabando pruebas en contra del chef, y le anima a que se haga cargo del asunto.

Allá que va Won Il a plantarle cara a su padrastro, y éste claro, no quiere hacerle caso. Al ver que la presidenta está a favor de su hijo, el chef se va sulfurando más y más. Won Il y él discuten, el tío le insulta, y por fin la madre estalla y lo echa de la pastelería. YYEEEAHHH. Ya estaba tardando, y lo que me extraña, es que lo haya hecho por el ataque de cuernos y no por todas las veces que ha malmetido y hablado mal de Won Il con anterioridad. Pero en fin, no nos quejemos, que esto lo estábamos queriendo ver todas casi desde el principio. Jejejeejjeeeee.

El chef le dice a su mujer que se irá, pero que tiene que cumplir las condiciones que pactaron (refiriéndose al dinero, claro), pero ella lo deja todo chafado diciéndole que las cumplirá, pero que lo hará directamente con Min Ho y su madre, asegurándole que los encontrará. La expresión de Won Il al escuchar el nombre de su amigo de la infancia, cambia a la estupefacción.

Más tarde, en su despacho con Gyun Woo, Won Il se lamentará de que su madre tampoco sepa dónde está Min Ho, y el cocinero, por su parte, de que hayan precipitado la salida del chef y todavía no estén preparados ni tengan pasteleros para sustituir a los que se vayan con él.

Peeeero a quién le importa si la imagen del chef saliendo del Saint-Honoré con su secuaz y cuatro cocineros (las dos amantorrias entre ellos) NO TIENE PRECIO. La presidenta les pide que solucionen el problema con la falta de personal, y como Won Il quería, por fin queda al mando del Saint-Honoré.

Pero no antes de interrogar a su madre sobre Min Ho de nuevo. Ella le dice que no sabe dónde está, y que debería preocuparse por Won Yi en lugar de por él, pero él insiste en que fue quien lo perdió (deseando que nos den más detalles sobre esto). La presidenta le dice que nada habría cambiado si no se hubiera perdido, puesto que probablemente (y ahora sí lo sabe y lo acepta), su propio padre lo habría echado. Así que, no debe culparse.

Y yo no creo que esto sea ningún consuelo para Won Il. Su nobleza y su sentido de la justicia seguro que le impiden aceptar lo que su madre dice.

Mientras tanto, Eun Bi, que se ha tomado muy en serio su nueva misión de servir de apoyo a Won Il, ha llamado a Pan Da para pedirle la ayuda de Seung Ji.

Y Seung Ji, ajeno a todo esto, está entregando el pastel a su mini-yo. El jovenzuelo sigue igual de expresivo que siempre, incluso cuando el erizo le dice que no dude en volver por allí cuando quiera al despedirse deél.

Entonces, por mensaje, mini-erizo le cuenta todo lo que vio el día anterior: cómo el abuelo los espiaba desde fuera con su explosión de alegría y cómo Pan Da quedó con Won Il en el parque (hora incluida).

Ya solos en la habitación del chico, Pan Da le cuenta a Seung Ji la información que le ha dado Eun Bi por teléfono: El chef se ha ido de Saint-Honoré a raíz de la pelea por el fotomontaje, y se ha llevado algunos de los cocineros, así que, Won Il, que ahora está al mando, tiene un buen pollo montado. Me encanta la reacción de él: “¿Seung Ji está bien?” Este bromance me tiene LO-CA, XDDD.

Seung Ji le promete que pensará algo para ayudarla y sale de la habitación, pero se da cuenta de que ella se queda dentro. ¿Qué está haciendo ahí? Cuando vuelve a entrar, la sorprende intentando llevarse uno de sus calzoncillos así que, ante el interrogatorio, sólo puede contarle la verdad: que Eun Bi tiene un método para ayudar al novio de una chica a ser más fuerte y fortalecer también la relación, y para eso necesitan su ropa interior. Automáticamente me quedé pensando en cómo narices se lo va a montar Eun Bi para conseguir la de Won Il y DESEANDO que también la pillen… no soy la única, Seung Ji tuvo el mismo pensamiento, jajajja.

Y ahí tenemos a Eun Bi, intentando montárselo para conseguirlo, sin saber ni cómo hacerlo, peeeero teniendo una actitud tan sospechosa que hasta el propio Won Il se da cuenta, y le pregunta si es que tiene que decirle algo. Ella echa balones fuera, y aprovecha para proponerle algo que se le ha ocurrido: darle a Seung Ji el puesto del chef maloso.

Nada más le gustaría a Won Il que eso, e incluso se lo propuso alguna vez, si lo recordáis… pero si trae a Seung Ji al Saint-Honoré, eso significa que éste tendría que abandonar el Café Panda, y no puede permitir eso. Pero Eun Bi cuando quiere es lista. Si los amigos y familia de Seung Ji ayudan en el Café Panda como la otra vez, éste sólo tiene que dar las directrices y dejarlo en manos de ellos, así podría compaginar las dos cosas. Pero Won Il no lo tiene claro…

Y vamos que nos vamos con el experimento del pequeño erizo, que va con el pastel derecho a comisaría a ver a su padre. ¿Resultado? Éxito total. El detective y el jovenzuelo comienzan a disfrutar de él, y éste último le enseña el mensaje que Seung Ji le envió mientras lo hacía.

No sabía qué pastel de arroz le gusta a su padre, así que, lo hice de varios tipos, porque creo que las cosas que quieres decirle también son variadas. Si va probando sabores diferentes, estará más tiempo contigo. Pero Sung Bin, si tu padre está ocupado y necesita marcharse (a trabajar), entiéndele. Sé que a veces es duro para ti, pero ser detective es un trabajo muy difícil. Así que, no te sientas frustrado, anímale y cómete toda la comida que tu padre compra con el dinero de su duro esfuerzo. Y recuerda, la escuela a la que odias ir, quizás sea un sueño para esos niños que quieren ir y no pueden. Si no me haces caso, te volveré a llevar al sitio al que fuimos y te dejaré ahí tres días. ¿Entendido? ¡FIGHTING!

Y así, por tanto, por ser como es, por hacer las cosas que hace, y por su manera de ganarse a la gente siendo así, Go Seung Ji queda biaseado por el hijo y por el padre, que incluso le mandrán una selca de los dos con el plato vacío poco después.

Y mientras esto ocurre, ahí fuera, en un parque y en mitad de la noche, Eun Bi y Pan Da están realizando el ritual con la ropa interior de los chicos, que básicamente consiste en quemarla y recitar unas oraciones mientras hacen gestos raros. Eun Bi no ha podido conseguir los calzoncillos de Won Il, así que ha traído unos random con su nombre escrito. Comienzan con el tema, y oye, debe ser que funciona, porque mientras queman los de Won Il, éste, que está en su despacho con Gyun Woo, comienza a notar un calorcillo en su entrepierna, jajajajjjajaaaaa.

Los dos amigos están hablando sobre lo que ha ocurrido. Won Il todavía no ha hablado con su hermana y sabe que debe hacerlo, peeero Gyun Woo, COMO SIEMPRE, es el de las soluciones lógicas: debería ser LA MADRE la que lo hiciera, no él, que siempre se come todos los marrones, joer.

A todo esto, Won Yi está con su padre, al que le ha llevado una maleta con sus cosas. El chef le dice a su hija que estará fuera de casa hasta que las cosas vuelvan a ser como antes, es decir, antes de que Won Il volviera… y esto a ella no le hace demasiada gracia. También le dice que al ser medio hermanos, él terminará quedándose con sus acciones y que él jamás lo vio como un hijo.

El problema es que Won Yi sí lo ve como a un hermano, y por fin se está dando cuenta de la verdadera naturaleza de su padre… Se da cuenta de que sólo le importan el dinero y la fama, y el descubrimiento la hace sentir bastante triste.

Se dirige directamente al Café Panda a buscar a Seung Ji para preguntarle qué sería lo que dejaría atrás si tuviera que dejar ese sitio. “Lo más preciado para mí, la gente que quiero, la gente que me quiere, el amor que compartimos juntos…” Won Yi le pregunta entonces qué piensa de la fama y el dinero. “¿Es que puede eso ser más importante que las personas?

Entonces le habla sobre la incapacidad de Won Il de comer pasteles, y él, que ya tenía pensado preguntarle por ello, se muestra interesado por el motivo. Won Yi solo sabe que fue cuando ella era muy pequeña, pero que, aunque sí come otro tipo de dulces, nunca le ha visto comer pasteles. Seung Ji le dice que el que está preparando es para él, y que tiene la esperanza de que acepte probarlo, y entonces, Won Yi, emocionada por el buen corazón de este hombre, le hace otra petición inaudita: “por favor, ayuda a Won Il a convertirse en el presidente de Saint-Honoré“. Y así es como esta muchacha, que es un sol con patas, se decanta por su hermano en lugar de hacerlo por el interesado de su padre.

Pan Da y su tía van en el taxi. Están dando vueltas por ahí sin más. Su tía quiere vender el taxi, porque ya le resulta difícil trabajar en ello y le da hasta miedo conducir (no me extraña… el día que subáis en un taxi en Corea, lo comprenderéis). Pan Da piensa que puede tener problemas de dinero y se ofrece a hablar con Seung Ji para ayudarla, pero la tía le dice que, aunque sea su novio, no debe aprovecharse de él (aleluya, una coreana que no tiene el símbolo del won en los ojos!!!), que no debería pedirle que se hiciera cargo de las deudas ni aún siendo su marido, así que, mucho menos siendo su novio.

Pan Da vuelve pensativa al café. Camina por la calle ensimismada en sus pensamientos cuando, de repente, enfrente del Café Panda, ve a Won Il y Seung Ji… ¡y están peleándose!

Así acaba el capítulo, chicas. Las cosas se están poniendo muy interesantes. Veremos qué ocurre con nuestra parejita, cómo se lo montará Won Il ahora que está solo al frente de Saint-Honoré, y sobre todo, qué malvado plan tramará el chef maloso para salir de la situación en la que se encuentra.

Listado de capítulos

Esta entrada fue publicada en Doramas coreanos, Dramas, Programas de TV, revisión de dramas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Panda and Hedgehog, episodio 11

  1. LV dijo:

    Gracias por el review Nuna!!!
    Con respecto a la mamá del poste, creo que lo del engaño la hizo despertar y darse cuenta realmente como era ese hombre y solo estaba esperando reunir evidencia para sacarlo del lugar como se debe, pero que insultara a su hijo, estando ella ya mas consiente de todo,. la hizo estallar y por eso lo mando a freir patatas de una buena vez.

    • Nuna dijo:

      La medio odio… ¿No le fue suficiente cuando le propuso unir las acciones de todos en contra de Won Il??? Yo por eso ya lo habría mandado a la playa, XDDDDDDDD. Yo más bien creo que en el fondo sabía perfectamente cómo era el tío, pero vivía más feliz haciéndose la cegata y engañándose a sí misma.

      Peeeeeero nena, alegrón, que al tío le han echado, ejjejejejeejejjeee

  2. abgl_vzla dijo:

    La verdad este capitulo ha sido muy bueno, ya las piezas van calzando en su sitio. Odie la parte donde Won Yi descubre la verdadera naturaleza de su padre, porque aunque ya se sabía que este tipo es de lo peor, no creí que sería tan descarado para hacerle tal desaire a su hija de decirle en su cara “me importa más el dinero y la fama que tú”, pobre, me dio mucha pena con ella, que en verdad no se lo merecía. Sigo esperando para poder ver el próximo episodio, que me huele que esa pelea entre Won Il y Seung Ji no es tan seria como la pintan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .