“I NEED ROMANCE”, episodio 3.

¡Club de Hombres Disponibles, tenemos un problema!

Era la llamada de socorro que hacía Hyun Joo en el capi anterior. Y esta vez su SOS tendrá respuesta.

Porque todo el mundo a su alrededor, está dispuesto a ayudarla. Unos queriendo, otros siendo contratados para ello, y otros bajo amenazas.

Sus amigas, Sun Woo In Young (Jo Yeo Jung) y Park Seo Yeon (Choi Yeo Jin), la ayudarán a ejecutar su plan para suplantar a Tae Woo, el novio que la ha dejado plantada el día de su boda. Los padres de éste, serán obligados a fingir que el novio de repuesto es su hijo, bajo amenaza de denuncia por lo que Tae Woo ha hecho… y el novio de repuesto…

Joer con el novio de repuesto…

Porque madre mía, qué guapo está Kim Duk Soo (Kim Hyung Min) con el traje de ceremonia, y cuánto gana cuando se quita las gafas. Este hombre acaba de entrar en el apartado de “hombres favoritos” de entre todos los que se pasean por este drama. Kim Duk Soo es el número uno de la lista en este momento.

Y ya no solo por su aspecto, que ya le valdría el puesto si nos ponemos en modo superficial, sino por su actitud. Acude, con esa sonrisa que te mata, y no sólo interpreta su papel, sino que consciente del mal momento que está pasando Kang Hyun Joo (Cho Song Hyun), trata de atenderla lo mejor posible. Incluso le realiza un truco de magia, con el tapón de la botella que le acaba de ofrecer, para distraerla y que relaje sus nervios.

Viendo que la chica sonríe y que está empezando a prestarle atención, Duk Soo repite el truco de hacer desaparecer el tapón varias veces, mientras que Hyun Joo tiene que averiguar dónde está, pero ella nunca acierta.

Una última oportunidad. ¿Dónde está el tapón? Duk Soo le propone que lo registre si quiere, y la novia, inocente como es, poco acostumbrada al acercamiento físico y a sus consecuencias, se aproxima demasiado… tanto, que Duk Soo reacciona ante su cercanía… Para mí, este es uno de los momentazos más chisposos de todo el drama. AHÍ SALTAN CHISPAS.

Pero bueno, la situación se resuelve de la manera más tópica, es decir, ambos se separan, intentan disimular, fingen que no han pasado nada, y son interrumpidos de forma muy oportuna por la maestra de ceremonias, que viene a anunciarles que tienen que hacer su entrada ya.

Kim Duk saca el tapón del escondite, lo pone en su mano, y le aconseja que lo apriete muy fuertemente si es asaltada por pensamientos negativos, asegurándole que hacer eso le dará fuerzas. Pasea junto a ella hacia el altar, entre todos los invitados, sin dejar de sonreír, calurosamente. Luego ya, pemanecerá sereno mientras dure la ceremonia, y en cuanto le hagan la pregunta preceptiva, soltará un “¡SÍ, QUIERO!” a pleno pulmón. Es taaan perfecta esta boda falsa…

Pero después de ella, toca vuelta a la realidad. Las chicas van al hotel donde trabaja In Young para hacer otra pijama party de lujo, esta vez por Hyun Joo. Por los pasillos ésta se encuentra a Bae Sung Hyun (Choi Jin Hyuk).

Le pone al corriente de la situación. Hyun Joon pasará la noche allí con sus amigas, no con el novio que acaba de dejarla plantada, y además, Sung Hyun será el encargado de traerles alcohol para pasar el mal trago, haciendo trampas para que no les carguen el servicio de habitaciones. Al principio él se niega… eso va contra la ética de su puesto… Entonces In Young entra en modo sunbae, . Primero lo obliga a cuadrarse, y después termina convenciéndolo de que lo haga, ya que ella es una cliente, y al cliente, como regla número uno, nunca se le dice que no.

Como si a él no le hicieran falta dos de sus sonrisas para ser convencido de hacer cualquier cosa… está colado por ella, ¿verdad?

Y de esta manera, en una habitación totalmente decorada para una noche de bodas, tres amigas, y sus problemas personales, celebran una entretenida pijama party. En ella Hyun Joo les dice que piensa aprovechar su viaje de luna de miel, aunque sea sola. Parece estar bien, extremadamente bien, y sus amigas se preocupan todavía más cuando la ven entera, con intención de sobreponerse. Ni siquiera ha derramado una lágrima… raro, raro, raro.

En fin, tras pasar una noche muy divertida, In Young y Seo Yeon acompañan a Hyun Joo al aeropuerto, y luego ambas vuelven a sus rutinas habituales. La de In Young, por ejemplo, viene siendo últimamente comerse la bola con el asunto de la pinza del pelo. En su oficina, no puede dejar de pensar en cómo llegó al coche de Sung Soo. A su compañero de trabajo no le pasa desapercibido que está más rara que de costumbre, y cuando ve que ella se pone de repente a hacer flexiones contra la pared, le pregunta directamente qué le pasa y qué se supone que está haciendo.

Está claro que ella no le va a contar sus preocupaciones, ni le va a contar que hace ejercicio para ver si se quita de la cabeza su preocupación, pero es que su respuesta es del todo inesperada:

Empujar la pared. Si haces esto, te adelgazan los brazos y te crecen las te*as“.

Sung Soo se ríe, tomando lo que ella dice como una más de sus rarezas. Les llaman por teléfono. Tienen que ir a atender una queja. En el ascensor, In Young se pone a hacer ejercicio de nuevo… pero nada, sigue sin poder olvidar lo que quiere olvidar. Ahora está con los brazos extendidos y las piernas ligeramente flexionadas, manteniendo la posición. En esta ocasión, cuando Sung Hyun le pregunta, su respuesta también le hace reír: “me quedaré así hasta que bajemos. Es bueno para mantener la parte inferior del cuerpo, deberías hacerlo también. Venga, hazlo (patada), me siento idiota si lo hago yo sola. ¡Que lo hagas! Esto le va muy bien a los hombres… pero tú eres muy joven para saber eso “.

Pero la cabeza de In Young sigue funcionando y funcionando. Ha llegado a la conclusión de que la pinza pertenece a Kang Hee (Ha Yun Joo), y se está imaginando mil formas salvajes de que la pinza acabe en la parte de atrás del coche. Empieza por los besos… pero no, un simple beso no desprende una pinza, tiene que ser algo más fuerte… como por ejemplo, que Sung Soo se haya abalanzado sobre Kang Hee mientras abate su asiento, y del ímpetu, la pinza haya volado por los aires…

Se va a volver majara de tanto darle vueltas a la cabeza. Sung Hyun vuelve a preguntarle qué le pasa un rato después, pero ella no quiere dar explicaciones, así que lo envía a comprar comida. Ya por la noche, de vuelta a casa, sus pensamientos se hacen todavía más profundos. Ahora se pregunta de qué le ha servido centrar toda su vida alrededor de Sung Soo y serle fiel durante todo ese tiempo… Cuando llega a un contenedor, tira la pinza dentro. Ya el importa bien poco el objeto, total, siente que su relación está resquebrajándose por momentos, y que ella no puede hacer más para remediarlo. Mientras piensa sólo en Sung Soo, éste anda pensando en otras mujeres. Al llegar a casa, ve el coche de él en la puerta. Toda su tristeza se desvanece. Él está allí y está hablando por teléfono, con la persona que le vendió el coche. Parece ser que ha extraviado una pinza para el pelo muy cara…

In Young sólo tiene que recuperarla del contentedor y devolverla. Lo importante es que NO era de Kang Hee, MUUUAJAJAAAAA.

De esta manera, nuestra prota disipa sus dudas y sus miedos… pero le dura poco, porque se le va a abrir un frente nuevo. Y es que Sung Soo está empezando a hacer cosas no a sus espaldas, pero sí sin su conocimiento. Acaba de recibir otro guión, y es de una película romántica, de esas que no quería hacer… pero está empeñado en que la historia es buena, así que, ha decidido hacerse cargo del proyecto. También acaba de comprar un apartamento… ¿una apartamento? Y ni siquiera le ha dicho nada. In Young intenta hablar con él.

Yo la entiendo, esto es muy fuerte. Cuando tu pareja se compra una casa, se supone que va a ser para los dos… pero no, todo indica que va a ser la casa de Sung Soo (¿no le iba a proponer matrimonio cuando lanzara su primera peli?). Además, ni siquiera le ha consultado, ni le ha pedido opinión para elegirla, y lo que es más aún, ha roto su promesa de comprar una casa para los dos, como habían acordado, y en lugar de eso, ha optado por un apartamento… muuuuuuy mal.

La pobre se desvela, así que sale a correr un rato. Sung Soo está alejándola de las decisiones importantes de su vida. Ya lo hizo antes, con todo lo relacionado con su película anterior, pero esto… La sombra de Kang Hee vuelve a pesar sobre su cabeza… ¿será por ella?

Y cuando vuelve, él ni se ha enterado de que ella no estaba. Duerme plácidamente, tan tranquilo y feliz.

Anda que no tiene guasa. Él, que ha sido el que ha metido la pata, durmiendo como un lirón, felizmente; ella, que es la ofendida, desvelada y preocupada… seguro que alguna vez os ha pasado… ellos NUNCA pierden el sueño.

Pero comparado con lo que a Seo Yeon le va a pasar, se puede decir que lo de In Young tampoco es taaan importante… Nuestra ligera de cascos favorita, recibe una propuesta de una revista femenina para hacerle una entrevista. Y claro, como es lógico, acepta. Además, es tan precavida como para llevar a su propio fotógrafo, Seo Joon Yi, ese chico que es capaz de hacer maravillosas instantáneas, pero que no puede ni verla. Y así los dos llegan a la oficina de la editora… que no es otra que la mujer embarazada… osea, la mujer de su ex-novio!!!

La escena es muy grande. Delante del fotógrafo, que no sabe dónde meterse, la tía le pregunta si es verdad que hace una semana durmió con su marido, y Seo Yeon es demasiado sincera como para negarlo (osea, la noche que se encontraron en el restaurante, esa en que ella lo echó, SÍ hubo tema… y nosotras sin enterarnos). Pero Seo Yeon no deja que le carguen la responsabilidad, eso sí que no, aquí cada uno que aguante su vela. Los problemas de pareja que tengan son cosa de ellos, y Seo Yeon se preocupará sólo por los propios… a mí me parece una muy buena respuesta. Fría, pero sincera.

La señora se lo toma bastante bien… demasiado. Le dice que le regala al marido, pero que Seo Yeon tendrá que cargar con las consecuencias de lo que les ha hecho a ella y a su hijo… y es que, amigas mías, a veces ser sincero puede que no sea lo mejor. Porque que te graben hablando con toda la sinceridad, para poder demandarte por adulterio, no es nada agradable, y eso es lo que acaba de pasar. Les va a denunciar a ella y a Kango Do Kyung, su marido, por adulterio.

Cuando Seo Yeon se da cuenta de que le han tendido una trampa, se explica la tranquilidad de esta mujer. Sólo estaba intentando hacerla hablar. Sale a la calle, acompañada por Seo Joon Yi, que lleva un sofocón de muerte encima. Lo ha pasado fatal presenciando esa conversación tan desagradable, y le importan un webo de pato las protestas de Seo Yeon… él también la considera culpable, y como le dice, piensa es una egoísta que no mira por los sentimientos de las personas a quienes les hace daño.

Y como ya no puede soportar más su actitud ni su forma de ser, agarra sus cosas del coche y se va, diciéndole que se despide. No quiere volver a trabajar con ella.

Seo Joon Yi se pira dejándola con dos palmos de narices y un problemón de categoría.

Seo Yeon recurre a In Young. Ésta llama rápidamente a Hyun Joon, que todavía está de viaje. La abogada les confirma que el adulterio es denunciable, y que probablemente vayan a juicio, pero Seo Yeon no tiene que preocuparse, si pide disculpas, es poco probable que vaya a la cárcel.

Cuando Hyun Joo cuelga, sus dos amigas hablan sobre el problema. Seo Yeon confiesa que aquella noche, justo despues de echar a Kang Do Kyung, se dio cuenta de que había olvidado sacar sus zapatos, así que salió a dárselos… y entonces fue cuando él se puso maravillosamente insistente, y ella fue absolutamente débil.

In Young no puede dejar de echarle una bronca considerable. Entendedla, ella sin querer tiene que tomar partido por la mujer de Kang Do Kyung, con la que es capaz de identificarse plenamente, ya que ella también ha sufrido la infidelidad de Sung Soo, y sabe lo que esto duele. Pero al ver a su amiga abogiada, preocupada y atemorizada, deja de utilizarla como chivo expiatorio de sus propios traumas, y acaba consolándola. Seo Yeon necesita a una amiga, no a un juez, que eso ya lo tendrá más adelante. Las dos se abrazan.

Una vez que Seo Yeon se tranquiliza y se marcha, In Young va al centro comercial. Ha pensado en regalarle a su novio una cafetera para su nuevo apartamento. Se debate entre dos: una super cara, con todas las funciones, y otra más modesta pero muy funcional. In Young piensa en su cuenta bancaria y compra la más barata, que con menos tecnología, también se bebe café. Y con su regalito bien envuelto, se presenta en el apartamento de Sung Soo. Éste, se lo enseña, bastante ilusionado, incluso ha pensado en ella y ha comprado un tocador para la habitación principal. In Young está pletórica de felicidad… hasta que suena el timbre, y hace aparición Kang Hee, con belleza, su juventud, su desparpajo, su descarada forma de tontear con Sung Soo, y su regalito para el apartamento nuevo, que resulta ser también una cafetera, pero en este caso, la más cara. Justo la que In Young no compró.

Sung Soo se porta más o menos tal cual se debería esperar de él. Le pide a Kang Hee que no vaya a su casa así como así, pero ésta se hace la loca, y por contra, se encarga de que In Young se entere de que ella vive en el piso de abajo, y que sabe hasta cuándo Sung Soo va al baño por los ruidos… lo tiene total y absolutamente cercado. ¿Cómo fue este hombre tan idiota y se compró el apartamento en el mismo edificio? Se le ha puesto en bandeja, joer. Y dudo mucho que no lo supiera…

El momento de abrir el regalito de In Young no puede ser menos humillante… ella intenta evitarlo, pero es la propia Kang Hee la que abre el regalo (sí, abre el regalo de otra persona, esta tía no se frena ante nada). Menos mal que Sung Soo reacciona rápido, y le da las gracias con esa sonrisaca, afirmando que esa noche harán el café con su cafetera… Esta vez, Kang Hee pierde la batalla.

Además, Sung Soo resalta el hecho de que la cafetera que le ha traído su novia, sea igual que la que ésta tiene en su casa… son cafeteras de pareja. E In Young mete la puntilla diciendo lo muuuucho que a él le gusta el café que esa cafetera hace.

Lo caro no siempre es lo mejor…

Mientras toman café, Kang Hee intenta vengarse, demostrando la confianza que tiene (o que se toma) con Sung Soo, al que se le aproxima demasiado (él se aparta), y le coge de la mano (él la retira)… amos, que estando en la piel de In Young, ya le habríamos dado un guantazo. Esa confianza la extiende a la propia In Young, no en el sobeteo, pero sí en el trato y en la forma de dirigirse a ella. Sung Soo tiene que recordarle que la trate con respeto, porque es diez años mayor que ella… joer, ahí no ha estado fino, recordar lo jovencísima que es Kang Hee no ayuda, pero alabamos la intención.

Kang Hee no descansa. No quiere irse, y busca cualquier excusa para alargar la visita. Ahora habla sobre el trabajo. Sung Soo es muy claro: “hablaremos en mi oficina“, y “no vengas más aquí, este es mi espacio personal“.

¿Creéis que esto detiene a la niña? ¡NOP! Porque cuando al fin decide marcharse, y Sung Soo la acompaña, aprovecha que están solos en el pasillo para ponérsele SUPER empalagosa.

Pero no están solos… In Young se ha asomado para ver qué se cuece, y presencia la escena. Sung Soo la rechaza, se intenta soltar, le habla con antipatía… vamos que se porta bien…

Él, como decíamos, se porta como debe, aunque esto no tranquiliza para nada a In Young, que ahora se pregunta cuánto tiempo podrá resistirse a una chica que, como él mismo a confesado, le gusta. Siente que no puede competir con Kang Hee. Nuestra prota sufre, se agobia y llora, y lo más humillante para ella, es que a su vuelta, Seung Soo la sorprenda allí, insegura y desesperada. Ni siquiera su abrazo puede consolarla.

El bajón en el estado de ánimo de la chica es considerable. Sung Soo la observa, ve que está triste y no sabe lo que hacer. Finalmente se decide a hablar con ella. Todavía es más humillante para In Young que él le diga que Kang Hee sólo le parece una chica mona y que no siente nada serio por ella (no hace falta sentir nada serio, a ver a quién quieres engañar, ainsssss). Aunque esta vez, y con la lección aprendida de la ocasión anterior, Sung Soo sí que le quiere dejar bien claro que no la dejará, no porque tengan lazos familiares, o porque tenga responsabilidades con ella, sino porque es a quien quiere… uyssss, menos mal.

In Young no se conforma demasiado. Si tanto la quiere, si ya ha extrenado su primera película, si llevan tanto tiempo juntos… ¿por qué no le pide matrimonio de una vez?

No, él no lo hace, pero le dice que tiene “planes” para los dos, así que In Young sobreentiende que lo del matrimonio está al caer, y finalmente se anima. La chica ya sonríe, el pequeño malentendido parece haber quedado atrás. Sung Soo y ella bromean de nuevo y lo pasan bien juntos otra vez.

En ese momento, In Young recibe una llamada de Hyun Joo… no está en Bali, está en Seoul. Se encuentra justo en la entrada del edificio donde trabaja Tae Woo. Ha ido a buscarlo y cuando lo encuentre…

Tae Woo sale del edificio, y Hyun Joo de su coche. Ella se le pone delante y lo enfrenta. El careto de él no tiene precio…

In Young grita al teléfono, pero su amiga le cuelga después de decirle: “voy a matar a este cab*on“. Después se dirige directamente al cab*ón.

Esta noche voy a matarte“.

FIN del capítulo. Mmmmmm, ¿lo matará o no lo matará?

Listado de capítulos: I need romance
Esta entrada fue publicada en Actores y Actrices, Doramas coreanos, Dramas, Programas de TV, revisión de dramas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a “I NEED ROMANCE”, episodio 3.

  1. NabiNightLight dijo:

    Hola! ^^ una preguntita, dónde se puede ver este dorama? No lo encuentro por ningún sitio y con vuestra entrada me ha echo querer verlo más de lo que quería antes haha xD Gracias ❤

    • Melrose dijo:

      Nabi, está está si buscas bien lo encuentras en youtube como “Necesito un romance” aunque sólo hay 3 capis, en inglés seguramente hay más pero en español al menos yo no he encontrado más, así que este drama habrá que esperarlo pacientemente~al menos en mi caso, que no me lo pienso tragar en inglés 😛 ~ ….Nuna, la revisión me ha gustado mucho, esperemos que el drama no decaiga, que por ahora me ha enganchado 🙂 Saludos ^^

  2. Jey dijo:

    Me encantó eso de que ellos NUNCA pierden el sueño jajajaja.. cuan cierto!!!La historia va de más a más, el pedazo de bombom de su ayudante definitivamente lo sigo queriendo, lo siento jajaja… Y si, solo hay tres caps en español, incluso en inglés yo no los encontré todos. A esperar pacientemente los subs, mientras tanto me la estoy viendo en coreano ¿quien dijo paciencia? jaja

    • Nuna dijo:

      Jajajjaaaa mi chingunaza Tenmachán y yo ya la hemos terminado en raw. Los subs en inglés van por el capi 12, creo, y en español irán más lentos, pero irán. A tener paciencia, ajajjaa, que merece la pena.

  3. Jitako (Aylin) dijo:

    Nunaaaa donde los puedo ver en inglés… please help me… yo no tengo paciencia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .