49 days, capítulo 7. Enfermos.

Aquí estamos, en pleno capi siete de 49 days, el drama del momento para mí. Hacía tiempo que no me ilusionaba tanto con un drama. Creo que desde Bad Guy. Osea, que puede que para mí, y estamos en abril todavía, 49 days sea el mejor drama de este año, tal cual lo fue Bad Guy el pasado.

Este capítulo empieza con el retorcido Kang Min Ho (Bae Soo Bin), proponiéndole a la chica que le obsesiona que trabaje en su casa.

E inesperadamente, ella acepta. Ni siquiera Min Ho puede creérselo, así que le pregunta por qué lo hace. De boca para afuera, YiJei sólo puede responderle que necesita el dinero, pero de boca para adentro, todas sabemos, como os dije en el capi anterior, que el cuerpo de Yi Kyung (Lee Yo Won) es un perfectísimo caballo de Troya para que Ji Hyun (Nam Gyu Rin) investigue y espíe al que ahora es su enemigo.

Min Ho sonríe. Esto supone para él una alegría inesperada. Tendrá a la chica a tiro. Sin más dilación, se apresura a darle su dirección. Ella ni la mira, y cuando se da la vuelta, la recita de memoria mientras arruga la nota de él en su mano y se la tira.

Tras verla marchar, Min Ho se mete en su coche. Está contento. Tiene la oportunidad perfecta para hacer que esa mirada desafiante se borre de los ojos de YiJei para siempre. Pero ella sabe de sus intenciones. Sabe que su interés se debe precisamente a que ella es indomable. Una chica que lo desprecia de esa manera, es algo a lo que él no está acostumbrado, y es algo que no puede soportar.

YiJei va corriendo entonces a la cafetería donde ha quedado con una de sus antiguas amigas para su búsqueda de lágrimas. Esta vez tiene menos suerte que la anterior. La tía ni siquiera se ha presentado. Así que, tras ponerse hasta la bandera de comida y recobrar fuerzas y energías, corre a casa a descansar, ya que quiere cuidar el cuerpo de Yi Kyung, que todavía no está recuperado.

Y por otro lado tenemos a nuestro Kang (Jo Hyun Jae), intentando engañar a todo el mundo, y a él mismo, con eso de que no se arrepiente de haber echado a la chica, jajajajaa, ¿alguna se lo cree? No se lo cree ni él. Y claro, el ahjussi tampoco.

Este hombre todavía está esperando que la chica suba en cualquier momento las escaleras que llevan a la terraza del Heaven. Pero esta vez tendrá que esperar tal cual está, osea, sentado,  no vaya a ser que se canse.

Han Kang, animado por el ahjussi, que quiere que siga dedicándose a su profesión, decide retomar un proyecto muy importante que había dejado aparcado. Siguiendo sus consejos, acude a la cita. Está con el dueño examinando el solar… no le parece bien lo que está viendo… estamos ante un arquitecto con moral, chicas. Un hombre con ética y valores. ¿Puede ser Han Kang tan perfecto?

Se da cuenta que el edificio que se planea construir allí taparía la luz a las viviendas que hay detrás, y pone objeciones. La respuesta del dueño le deja algo mosqueado: le pide que soborne a los vecinos para que se vayan. Kang no responde positivamente, y entonces le ofrece el doble de lo acordado. Ante su reticencia, ahora le quiere pagar el triple…

Ni el triple ni el cuádruple. Kang no traga. “Ahjussi, no me vuelva a llamar“.

¿Por qué nos ponen esta escena si no es relevante en la historia? Muy sencillo, para que conozcamos mejor a Kang, para que nos rindamos ante sus pies y sus camisetas grises sin condiciones. Para que sepamos que es un tío con valores éticos, con moral, además de un arquitecto de lujo que ganó un premio en los Estados Unidos por el diseño de un museo.

Quieren que nos enamoremos más de este personaje… como si no estuviéramos (yo lo estoy) ya coladas hasta las trancas por Han Kang…

Pero este capi, si va a ser duro y difícil, es para las dos mujeres que comparten el mismo cuerpo. Ambas lo van a pasar mal, tanto cuando son una, como cuando están desdobladas. Esa noche, Ji Hyun ve cómo su posesa se despierta antes de lo acostumbrado. Sin tener tiempo a salir tras ella cuando Yi Kyung sale corriendo, nuestra almita errante debe esperar hasta que ella vuelva.

Yi Kyung corre por la calle en busca de un teléfono. Durante su carrera, alguien la ve… Es Han Kang, que se encuentra en la zona (ooootra vez las casualidades de los dramas). Él la ve pasar corriendo, pensando que es YiJei, y su primera reacción es la de ir tras ella.

Seguro que aquí más de una pensó “la va a interrogar, la otra no tendrá ni idea de quién es, y Han Kang lo descubrirá todo”. Yo también lo pensé, y casi me dió un chungo en este momento. Pero no. Kang duda… quiere ir a buscarla, pero acaba de echarla porque no quiere verla. Su cara de ¿otokeio? (esta es mi preferida, la cara de confusión, de LOST total) dura unos instantes. Suspira, vuelve hacer ademán de seguirla, suspira de nuevo… y decide marcharse. En esta ocasión, le ganó la razón, aunque el corazón estuvo a un pelo.

Sin embargo, este encuentro, aunque fugaz, dejará mella en él. Más tarde, durante la noche, Kang no podrá dormir recordándola, reviviendo en su memoria aquellas últimas palabras que ella dijo antes de marcharse. No deja de pensar en ellas, buscándoles algún sentido. Esas palabras, junto con los remordimientos y la ausencia de YiJei, le están quitando el sueño.

Yi Kyung, tras salir corriendo de su casa, está llamando por teléfono a su trabajo, explicando que no fue a trabajar el día anterior porque estaba enferma. Pero su jefe no quiere escuchar excusas. La chica es despedida. Abatida, regresa a su hogar, donde Ji Hyun la observa con preocupación. Malinterpretando que está enferma, parece que en su preocupación pensara que la puede oír, cuando le aconseja que coma adecuadamente hasta que se encuentre mejor.

Yi Kyung, que desde luego no la oye, se echa en la cama a pasar el tiempo. Que la despidieran era ya lo único que le faltaba. Ya es bastante que sólo viva para arrastrarse hasta y desde el trabajo a casa, como para no tener tampoco esa parte del tiempo ocupada.

Y al día siguiente, justo cuando Ji Hyun tiene que ir a casa de Min Ho, Yi Kyung sigue sin dormir, sentada, con la mirada perdida, sumida en algo parecido al estado catatónico. No sabiendo qué hacer, llama al Programador (Jung Il Woo), quien la pone al corriente del despido.

También, qué poca comprensión la de su jefe, ¿no? Ni una enfermedad de un día toleró… en fin.

¿Y de quién es la culpa? De Ji Hyun, que comió demasiado, puso enfermo al cuerpo de Yi Kyung, y por ello resultó despedida. Según el Programador, sólo ella es la culpable, ya que ha actuado como si el cuerpo de Yi Kyung fuera suyo, cuando en realidad ella es la huésped. Así que, le aconseja que no la posea mientras el ciclo vital de la chica no esté restablecido, porque puede despertarse en cualquier momento, y encontrarse donde quiera que Ji Hyun la hubiera llevado… menudo trauma. Lo que le faltaba.

Pero Ji Hyun, a quien le puede la impaciencia, no le hace caso, y en cuanto la chica echa una cabezadita, entra en ella. Sin embargo, nada más salir de casa, se arrepiente y vuelve. Piensa en el problema de Yi Kyung… ella debe tener algún motivo para estar así. El doctor debe saberlo. YiJei se pone a rebuscar entre las cajas que contienen sus cosas personales… y en ese momento, Yi Kyung despierta, arrojándola de su cuerpo.

Una vez despierta, mira a su alrededor confusa. Está lejos de donde se durmió… su ropa… ¿cuándo se ha cambiado? Empieza a comprender que algo está pasando cuando recuerda ciertos detalles que había pasado por alto: su pelo, la torcedura del tobillo que no se hizo nunca, la casera afirmando que había hablado con ella, los vómitos de comida que nunca ingirió… De repente siente algo en su rodilla, y mira con desesperación, para descubrir en ella un moretón que tampoco recuerda haberse hecho. Se asusta… y Ji Hyun, que lo está presenciando todo, se asusta todavía más. ¡Están a punto de descubrirla!

Pero ahí no acaba la cosa. Yi Kyung descubre también que la caja que contiene sus cosas está abierta. Se levanta y rebusca en el interior… para encontrar los productos de belleza que esconde ahí Ji Hyun. Tampoco recuerda haber comprado eso, ni mucho menos haberlo guardado ahí.

Tantas cosas extrañas y sin explicación… ¿Qué está pasando? La mente de Yi Kyung está ahora tan tan llena de cosas negativas, que simplemente no puede aceptar ni una más. Y se rinde. Está harta. Harta de vivir así, harta de que le ocurran cosas malas.

Con impotencia, Ji Hyun ve cómo ella busca una cuerda, ata el lazo corredizo en un extremo, y busca un soporte en el techo para fijar el opuesto. NO PUEDE SER, ¡SE QUIERE SUICIDAR!

Mientras se sube al taburete para terminar la operación, Ji Hyun llora, le grita que no lo haga. Llama al Programador, él es el único que puede ayudarla a evitar que la chica se mate.

Pero la respuesta de él es fría. ¿Que se quiere suicidar? ¿Otra vez? Bien, si quiere hacerlo, que lo haga, es su decisión. Ji Hyun insiste, pero no le sirve de nada. Libre albedrío. La decisión le corresponde a Yi Kyung, y nadie puede hacer nada por evitar que se suicide si ella está decidida a hacerlo. Además, él tiene otra cita urgente, así que le cuelga.

Su actitud es fría mientras le responde a Ji Hyun, pero al terminar con la llamada cambia, reflexiona unos instantes, y se entristece… “¿qué le pasa a Yi Kyung?“, se pregunta, visiblemente abatido.

En casa de la aludida, todo continua. No hay forma de que oiga las súplicas ni los llantos de Ji Hyun, así que Yi Kyung sigue a lo suyo.

Todo parece inevitable. En pocos momentos, acabará con su vida, y con las posibilidades de Ji Hyun de recuperer la suya… Ésta ya no sabe ni cómo pedirle que no lo haga, “¡¡Unnie, no hagas esto, no lo hagas!! Es culpa mía, por eso te lo suplico, ¡por favor, por favor, Unnie, no lo hagas!”

Y en ese instante, alguien aporrea la puerta… Yi Kyung duda… Son momentos muy tensos, en los que no sabemos si ella irá a abrirle la puerta al recién llegado, que no es otro que el doctor, o si pasará de él y terminará lo que está haciendo.

Creo que no he sufrido más en todo el drama que en este momento. De verdad. Aún sabiendo que la historia era insostenible si finalmente Yi Kyung moría, joer, lo he pasado mal en esta escena.

Mientras Yi Kyung duda, el doctor la llama a gritos, y la amenaza con romper la puerta si no le abre. Este hombre, que sí sabe realmente cuál es su historia personal, extrañado al no encontrarla en su trabajo y que no se sepa nada de ella, ha ido a buscarla, intuyendo de alguna manera que algo no estaba bien. Bendita sea su obstinada intromisión en los asuntos de Yi Kyung, porque al final, ella opta por abrirle la puerta. Y él, que viene a darle la rosa marchita que ella perdió, no sabe que acaba de salvarle la vida.

Sobre la rosa, sólo podemos especular, al margen de saber que alguien muy importante para ella se la dió, y que la guardaba celosamente, llevándola consigo el día que intentó suicidarse arrojándose a la carretera, donde el doctor, al salvarle la vida, la recogió cuando ella quedó inconsciente. Y ahora ha venido a devolvérsela. Joer, qué sentido de la oportunidad.

Yi Kyung, la toma, como también toma la tarjeta de presentación que le da. “No importa lo que sea, si me necesitas, llámame a cualquier hora“, le dice él.

Todavía nos quedan unos segundos de agonía tras esto, en los que Yi Kyung entra en casa y mira pensativa la cuerda, que sigue todavía colgada del techo. Nos va a dar algo. Finalmente, se sienta en un rincón, con la mirada perdida…

Ji Hyun le da las gracias por el cambio de intenciones. Es una lástima que ella no oiga el monólogo del “fantasma” que tiene delante, porque es precioso.

Gracias. Muchas gracias por no haber muerto. Aunque no sé por qué deseas la muerte, te envidio. Unnie, no sabes lo preciado que es tener un cuerpo, ¿verdad? Poder tocar… y sentir calidez. Tienes una voz que puede escucharse, y tienes gente que puede oírla. Puedes mirar a otra persona y sonreír con ella. Unnie, por favor… sé fuerte… Tienes que ser fuerte para que yo también pueda vivir…. no… para que yo pueda hacer algo por permanecer viva…

Y más precioso aún es verlas a las dos, ahí, llorando frente a frente, como colofón a esta super tensisísima escena.

Así es como transcurre el día en que Ji Hyun pensaba en meterse en casa de Min Ho para buscar información… por lo tanto, y como es obvio, Ji Hyun no puede acudir a la cita.

Él la espera durante casi una hora, nervioso, y se va de mala gana al trabajo, donde se encuentra en el ascensor con In Jung (Seo Ji Hye), que ya viene intuyendo que al chico lo tiene medio despistado, y anda toda mosca.

Él, manipulador consumado, la convence de que les queda muy poco para materializar sus planes, y que tras eso, podrán salir como lo hicieron siempre, sin esconderse. In Jung recuerda entonces cómo se conocieron… Él la rescató cuando volvía de una de sus excursiones por el monte, cuando ella fue asaltada y secuestrada por dos tíos. Verle en plan salvador, corriendo por las calles, parando un coche en fuga solito, y dándole una paliza a los malos, como que no nos pega nada, ¿verdad? Como tampoco nos pega (será porque ahora lo conocemos bien) esa cara de bueno que pone cuando después de rescatarla cuida de ella. Es como si fuera otro Min Ho distinto, ¿verdad? ¿Cuántas caras tiene este tío? Intuyo que muchas, y todas falsas.

Porque lo mismo está con esa sonrisa inocente que le véis, que tramando con sus socios la forma de destrozar la empresa familar de su prometida, estando ella en coma irreversible en un hospital, y sus padres hechos polvo con esto.

Bestial. ¿Pero qué es lo único que le preocupa? Pues en cuanto tiene tiempo libre, nos lo demuestra. Una vez que sale de trabajar, se dirige directamente al Heaven, donde nuestro Kang permanece triste y lánguido, tirado sobre el sofá, escuchando canciones igualmente tristes y lánguidas.

Así lo encuentra Min Ho, que lo primero que hace es preguntarle por Song Yi Kyung… Kang le dice que la ha despedido (se arrepiente, jejejeee, le quita el sueño, jejejeeee), y también le pregunta si eso le molesta. Min Ho le responde que no, que se alegra, porque así ya no habrá forma de que Kang le malinterprete con ella.

CORRECCIÓN: este tío es un k*pullo, y perdón por el taco. Es bestialmente desfachatado. Ha ido a buscar a Yi Kyung, ya que al no acudir a su casa, ha pensado que volvía a trabajar en el Heaven. Peeero no la encuentra allí, así que se alegra de que Kang tampoco la haya vuelto a readmitir. Donde quiera que esté, por lo menos ya no está con Kang, al que, como él intuye, la chica no le pasa desapercibida. Maldito hij….dkfjlkdls. LO ODIO.

Una vez que se queda tranquilo, y acepta las disculpas de Kang (ENCIMA!!!), le ataca otra vez con eso de que quiere que él diseñe el resort que están planeando construir. Espero que Kang no se meta en negocios con este estafador, por su propio bien.

Min Ho se va… y Kang no sabe si aceptar su propuesta o no. Ladino Min Ho… a saber qué trama… espero que no quiera liar a este pobre hombre en sus tejemanejes. Ji Hyun va a tener que poner todos sus esfuerzos en protegerse y proteger a los suyos contra él… y ahora la necestian más que nunca. Ella no lo sabe, pero su padre anda muy enfermo…

No sabemos exactamente qué le pasa, pero le podemos ver discutiendo con su amigo médico. Éste, intenta convencerle de que se someta a cierta operación, y ante la negativa del paciente, amenaza con poner al corriente de su enfermedad a su mujer. El padre de Ji Hyun entra en cólera. No puede permitir eso. A malas penas ella puede soportar la desgracia de su hija, no puede echarle encima la suya…

¿Qué pasará aquí? ¿Tan grave está este hombre? Empatía, empatía… pobre familia, pobre madre…

Ji Hyun tiene que trabajar duro para salir de ese estado de coma, pero el abatimiento de Yi Kyung no le permite moverse de su casa. Lleva encerrada allí con ella cuatro días.

Hasta el Programador, vestido de cuervo tamaño brutal, ha acudido a su casa, para junto con Ji Hyun, tratar el asunto. Se supone que no debe intervenir en cosas de humanos, pero está preocupado, se le ve en la cara (sí, entre todas esas plumas negras hay una persona).

Ya no es sólo que Yi Kyung permanezca encerrada allí sin hacer nada por mejorar su vida, es que Ji Hyun está perdiendo un tiempo precioso. Así que, previa consulta con sus superiores para pedir permiso, el Programador decide poner en marcha un plan para resolver la situación.

Primero, busca una cafetería en los alrededores. Segundo, va hacia ella, después de cambiar su disfraz de cuervo por uno de hippie recién salido del Woodstock. Tercero, aprovechando sus habilidades como Programador, convence al dueño de que es un vidente, y de que sus “poderes” le dicen que debe contratar a una chica, describiéndola justo con el perfil de Yi Kyung.

(que alguien me jure que este es Jung Il Woo, porque lo veo y no lo creo)

Más tarde, aprovechando la primera salida al exterior de Yi Kyung, llenará todo el barrio de carteles anunciando ese empleo… carteles que aparecen cuando ella pasa y desaparecen cuando se ha ido… son carteles para que sólo ella los vea. Sólo Yi Kyung puede enterarse de esa oferta de trabajo. El plan funciona, y la chica es contratada.

Pero a Ji Hyun no le basta. Los últimos días que ha compartido con ella, han hecho que se decida no sólo a cuidarla más de ahora en adelante, sino a intentar resolver su problema. Y esto empieza por saber sobre ese pasado que la atormenta tanto. El Programador se niega a ayudarla en esto (aunque lo está deseando), pero también tiene curiosidad por sabe qué es lo que le ocurre… ¿la ayudará o no lo hará?

Quién sabe, este chico está implicándose cada vez más en la vida de estas dos mujeres, a las que sí que acaba de ayudar para que sigan adelante, cada una en su camino. JiYei sale de casa al día siguiente, contenta, renovada… por fin ha recuperado la posibilidad de tener un cuerpo humano. Y el tiempo corre. Así que, se presenta en casa de Min Ho, que ya no la esperaba. Han pasado cinco días.

Claro que él le echa la bronca, claro que sí, pero por fin la tiene delante. Tiene la posibilidad de tenerla en su casa, así que, la admite. Pone la excusa de que se siente culpable por su despido, pero ya sabemos que no. Yi Kyung es la nueva obsesión de Min Ho.

Así que, después de intercambiar teléfonos, Min Ho pone las condiciones de trabajo sobre la mesa. En principio, y como tiene prisa, debe esperarlo hasta que regrese de trabajar (con la casita recogida, y la comidita hecha… osea, como una esposita obediente). A ella, que le conviene estar allí para espiar a todo dar, no le queda otra opción más que aceptar.

Así que él se va, contento. La tiene allí, esperándole, en sus dominios… no tardará demasiado en conseguir que ella deje de lado esa actitud de indiferencia y desprecio… miradle qué cara cuando sale… está ENFERMO con ella.

Enfermo, niñas. Pero de la cabeza. Pasa de su novia (no la del hospital, sino la otra) hasta el infinito y más allá. La otra no sabe por qué, y está hecha un mar de nervios. Hasta Seo Woo (Bae Geu Rin) se ha dado cuenta. Así que para animarla, le vuelve a proponer ir juntas a ver a Ji Hyun… jajajaaaaa, qué despistada está. Es a la última a la que In Jung quiere ver. Ella quiere a su oppazo, al medio psicópata este que creo la ha engañado también. Porque el medio psicópata ahora tiene nuevo juguete. Una chica a la que dominar. La única persona que conoce que lo desprecia, pero porque sabe cómo es su verdadero rostro (aunque esto él ni se lo imgina). Así que está muy ocupado regocijándose en que la tiene encerrada en su casita, para él solo, con o sin desprecio.

Pero claro, se equivoca. Ella no está encerrada en plan sumiso ni esperándole. Ella está poniendo su casa patas arriba en busca de alguna pista… y la encuentra, pero no la que ella creía.

Lo que encuentra son pruebas de que Min Ho lleva saliendo con In Jung unos cinco años… para flipar. Engaño tras engaño… la chica alucina. Pero bueno, ya está tan pasada de vuelta con estos dos, que a parte del asombro inicial, tampoco es que le duela demasiado. Su reacción es más bien en plan “joer, os habéis pasado siete pueblos… qué tonta he sido”.

Así que, mientras el psicópata piensa que ella está allí en plan mujercita-no-complaciente, la niña se escapa un ratito de casa, aprovechando que sabe la contraseña de la puerta, osea, su cumpleaños (Min Ho no es más cínico porque NO PUEDE).

¿Y a dónde va nuestra niña? Al Heaven, ¿a ver a Kang? Supongo que lo echa de menos, pero no podría asegurarlo del todo, porque ella no es tan obvia como él, que está hecho una piltrafilla emocional desde que la despidió.

Por eso, el ahjussi intenta activarlo, lo saca a la calle y lo obliga a desentumecerse un poquito haciendo ejercicio.

INCISO: VIIIIIIVA el color gris en todas sus facetas coreanas, y en toda la gama de sus tonos conocidos y por conocer. Y vivan esos pectorales sugeridos y sugerentes, que hacen que sea la única que no se ha fijado en cierto detalle… ainsssss. ENAMORÁ TOTAL, TOTALLLL.

Pues eso, en plena sesión de estiramientos, y sin siquiera avisar, de golpe, Han Kang tiene a YiJei al lado, preguntándole qué narices hace. En muy pocos segundos, pasa por varias emociones: reconocimiento, sorpresa, alegría mal disimulada pero fugaz… nuestro Han está que se sale. ¿Habrá venido ella a pedirle que le devuelva su empleo? Seguro que él estaría dispuesto a hacerlo. Vaaale se haría un poco el duro, como es su estilo, pero acabaría cediendo.

Peeeero NOP. La chica no ha venido a trabajar, sino como cliente. ¡Un plato de pasta para la niña! YiJei no tarda demasiado en devorar su plato preferido, mientras charla con la ahjuma. Y Han Kang, ha encontrado en el exámen de los discos de la estantería, un motivo perfecto para permanecer cerca y poder escuchar lo que ellas hablan. Como se puede ver en la imagen siguiente, el exámen de los discos es minucioso… XD.

Así es como la escucha decir que ha encontrado otro trabajo, uno donde le pagan más, la dejan ir y venir a su antojo, sólo tiene que atender a una persona, y no es tan cansado. El gozo de Han Kang en un pozo, la chica se le ha escapado del Heaven definitivamente…

La ahjuma insiste: parece emocionalmente cansada a pesar de ese trabajo tan bueno. La respuesta de YiJei deja a Kang algo más aliviado, en grado babosil: “emocionalmente, me siento cómoda aquí“. Ya ha escuchado lo que quería, así que sale al exterior después de gritarle al ahjussi que no debe cobrarle a YiJei. Está fuera cuando ella sale acompañada de la ahjuma, y la escucha atentamente mientras ella dice que volverá de vez en cuando para comer pasta. Y también cuando afirma para que él la oiga que ha pagado su consumición.

Han Kang cae en la provocación, gritando que había ordenado que no le cobraran. “¿Me tomas por una vagabunda? ¿Por qué no aceptas mi dinero? Me despides y luego finges que te preocupas... Te lo diré por última vez: no me interesa el prometido de tu amiga“.

Pero a Kang no le importa eso. Más bien le importa saber si está bien o no. Ella le dice que sí antes de marcharse corriendo.

Mientras la ve alejarse, detrás de él, la voz de la camarera lo saca de la tranquilidad que YiJei acaba de darle. La chica tiene la loca teoría de que, por la descripción que ha dado, YiJei está trabajando en un “bar”.

INCISO: supongo que, por la reacción de todos, se trata de un bar de esos donde se bebe y se entretiene a los clientes… no estoy segura del tipo de sitio al que se refieren, pero no debe ser nada recomendable.

Kang la mira con incredulidad… “¿Bar?”… y sale corriendo tras YiJei, llamándola a gritos por la calle.

Se para, mira a todos lados, enfermo de preocupación. No la ve. Ella está escondida tras un árbol de mielda que no le tapa ni un brazo, vestida con un jersey lleno de colores cantosos, pero Kang, que más que un oculista, necesita un neurólogo con urgencia, no la ve.

YiJei lo mira satisfecha al comprobar que la está buscando, pero triste al verse impedida de acudir a él. Necesita su nuevo trabajo, y no por el dinero, sino porque es su oportunidad de investigar a Min Ho a placer.

JY: “Kang-ah (forma cariñosa e intima de llamar a alguien), sé que por quien te preocupas es por Yi Kyung y no por mí, pero aún así quiero darte las gracias. Tengo suerte de tener a alguien como tú en mi vida“.

HK (mirando alrededor sin verla, y mientras ella le escucha): “Song Yi Kyung, ¡¿dónde te has metido?!”

JY: “No te comportes así… haces que quiera ir a tu encuentro. La persona por la que te preocupas, no soy yo…“, y llorando, sale corriendo, con su jersey cantoso y en los morros de Han Kang, que más que un neurólogo, necesita un cerebro nuevo especializado en ver a “YiJeis que están delante de sus narices”, porque sigue sin verla.

Pues eso, que la niña vuelve a casa del ENFERMO PSICÓPATA, que está en el trabajo, sabiendo que la tiene allí metidita, y sin poder concentrarse en sus cosas. Recibe una llamada de In Jung, recordándole que habían quedado para cenar porque es su aniversario… el tío se la quita de encima, le dice que está ocupadísimo con un asunto extremadamente importante y que no cree que pueda cenar con ella.

(Malditooo, malditooooo. Hay que ser malo con avaricia. Dejar a la novia tirada el día del aniversario para ir a encontrarse con YiJei. Está OBSESIONADO y totalmente EN FER MO de la cabeza).

Pero In Jung no se queda conforme. Prepara unos paquetes con comida y acude a casa del “novio de medio Seoul y gran parte de Corea”, sin avisarle, por su cuenta. Y claro, así es como cuando llega y entra, se encuentra de morros con YiJei…

Y así termina el capi… a ver cómo salen de esta, sobre todo Min Ho. Va a tener que dar muchas explicaciones…

Pues como reza el título, este capi de “49 days” es un cúmulo de enfermos:

Ji Hyun: obvio. Enferma la pobre, totalmente.

Yi Kyung: enferma de tristeza y desolación.

Han Kang: enfermo de preocupación por el “bar” de Yi Kyung, sin saber que tendría que estar mucho más preocupado por sus propios ojos.

Min Ho: ENFERMO, del verbo, ser un obseso rozando el modo “perver”, al que le gusta encerrar a las mujeres que le gustan en su casa.

In Jung: muerta de celos, y lo que le queda. Enferma de amor malsano.

Il Shik (padre de Ji Hyun): enfermo, físicamente, no sabemos de qué, pero nos preocupa…

Seo Woo: enfermita de amor del bonito… por Kang… sentímoslo por ella, porque es NUESTRO.

En fin… veremos qué ocurre en el octavo, porque vaya final, para variar.

Listado de capítulos: 49 DAYS.
Esta entrada fue publicada en 49 days, Actores y Actrices, Doramas coreanos, Dramas, Jo Hyun Jae, Programas de TV, revisión de dramas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a 49 days, capítulo 7. Enfermos.

  1. ara dijo:

    me encato reseña del capitulo, coo la cuentas y me hiso mucho reir, estare esparando por el siguiente reseña y el capitulo siguiente

  2. may dijo:

    Por Diossss kiero mass….. con este drama!
    estoy enganchadisima tambien, me encantan las actuaciones y la trama es buenisima y ya leyendo tu entrada Nuna termino de entender todo el capi! ^0^….. Gracias por tu traducción de este capi Genial como siempre

    Salud222

  3. *Fi* dijo:

    woooooooooooooooooooow!!! Las leo hace aproximadamente un mes y me encantan, a pesar de que ando contra el reloj busco un ratico para *escuchar* sus aullidos y cada vez que lo hago me la paso bomba.

    Aún no veo el cap 6 ni mucho menos el 7, sin embargo con sus geniales revisones ya tengo más que suficiente para sobrevivir a la curiosidad hasta ponerme al día.

    Y quiero agregar que a pesar que el malo maloso y mega enfermo de MinHo le echa una patada a nuestros hígados, muero por sus huesitos desde que lo vi en Brilliant Inheritance, vamos, que el tío tiene lo suyo, aunque nos deshidratemos y desangremos por Kang-ah hay que reconocerle los méritos al perver. xD

    PD: Kamsahanida!!!

    • Nuna dijo:

      Gracias!! Adjudicado el perver para ti, ajajjajaaaaaaa.

      En el drama lo hace de lujo. Si consigue que le odiemos, es porque está haciendo muy bien su papel. XD

  4. nanahachi dijo:

    Muy buena la reseña como siempre. Yo tb lo pase fatal con el casi suicidio de la depre… muy muy mal. Me encanta que luego te hagan reir un rato con el programador y sus cosas… Ya lo he dicho unas cuantas veces, una de las mejores cosas de este drama es que pasan tantas cosas en un capi!!!! Te pones a verlo pensando: que pasara??? y nunca decepciona.

    PD: me ha encantado la coña con lo de los ojos de Kang. Con el ultimo comentario casi me meo LOL

    • Nuna dijo:

      Jajjaaa, joer, es que hay que estar MUY CEGATO, si podría olerla!!! Total, cosas de dramas.

      Sí, nena, todo segundo es importante, todo comentario que hacen, tiene su significado… es una locura. Pedazo de drama, no me canso de decirlo.

  5. maritza dijo:

    GRACIAS NUNA,DE VERDAD LEO LAS REVISIONES EN OTRO LADO PERO LAS TUYAS INSUPERABLES,ERES UNA GENIO,POR TUS REVISIONES ESTOY VIENDO LA SERIE PORQUE LA HAZ HECHO TAN INTERESANTE,AH CREO QUE EL PROGRAMADOR ERA NOVIO DE LA CHICA DEPRIMIDA VERDAD ES INDUDABLE SE NOTA A LEGUAS,QUE PENA QUE ESTE MUERTO EN LA SERIE CLAROOOOOOOOOOOO!!!!!!AHORA LOS TRES SON GUAPOS NO PODEMOS NEGARLO,TE LEO PRONTO UN BESO.Y GRACIAS!!!!!!!!!!!!!!!!

  6. angelic86 dijo:

    Me muero sigo sin ver los episodios d la semana pasada O_O, pero aun asi ando leyendo tus revisiones porque quiero saber que paso, ya os comentaré que tal cuando lo vea bien, muchas gracias Nuna
    Solo puedo decir que entre más veo el drama más me gustan Kang y el Programador
    Kang es un amor, es guapo, ético, trabajador, atento, etc k más puedo pedir, yo lo kiero!!!!

  7. Lupemoon dijo:

    ¿Por qué nos ponen esta escena si no es relevante en la historia? Muy sencillo, para que conozcamos mejor a Kang, para que nos rindamos ante sus pies y sus camisetas grises sin condiciones. <— Jajajajaja morí de risa con eso!!!? xDDD …

    Bueno, este capitulo, nos deja ENFERMAS a nostras tmb, este drama ya sin duda, se convirtió en mi nueva droga, está EXCELENTE! ♥ …

    Hablando del oppazo mendigo, yo digo, que cuando conoció a la tipa esta, "la amiga" de Ji Hyun, de seguro también se fue planeado, de seguro los secuestradores eran sus amigos xD jajajaja … así como lo hizo con Ji Hyun, y solo lo está usando para sus planes maquiavelicos de quedarse con el dinerito (mo) … La verdad ya no me extrañaría para nada :/

    Luego, nunca había amado tanto la impertinencia de alguien como la del doctor, digo, este señor está en el momento adecuado siempre jajaja … El típico stalker que se necesita en un drama…

    Y bueno, el tema obligado referente a Han Kang, no chingu, no hablaré de su playera y sus tonaliadades grises como deseas xD ♥ … SINO DE SU CEGUERA!!!! JAJAJAJAJA Dios! Creo que fue en la parte que más me reí, jajaja no podía faltar el cliché del típico KDRAMA!!! jajaja pero no supero, osea, como no verla? La ropa que traía la mujer hablaba por sí sola! XD jajajaja y lo mejor, se escondía atrás de un pequeño árbol jajaja … Bueno, ya dejo por la paz esto, no sin antes decirte gracias, jajaja como siempre, tan acertadas tus revisiones ! 🙂

    • Nuna dijo:

      Te juro que estoy amando el gris como nunca, y era de los colores que menos me gustaban… XDDD. Cegato total, tía, osea, es como si su cerebro lo procesara todo menos a las YiJeis, de verdad que se han pasado tres pueblos con esa escena. No sé, se podía haber escondido detrás de una cabina telefónica, de una estatua.. lo que sea. Pero es que directamente NO está escondida!!

      Yesss, tu teoría… Nanahachi y yo lo hablábamos el otro día… ella piensa lo mismitico. Ahora bien, tanto tiempo invertido (seis años), tanto planear para acercarse primero a una y luego a la otra… ¿por qué? Algo gordo debería ser. En fin, especulaciones, especulaciones… ahhh, este 49 days no nos deja parar de hacerlas!!

  8. lupita dijo:

    no encerio no m canso de leer esto cada vez se m ase emocionante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .