My Princess, capítulo 16 (Final).

2 años después…

La princesa es una estudiante como otra cualquiera, pero que va a la universidad con cienes de guardaespaldas y en bici… todavía no ha aprobado el carnet de conducir.

Además, asiste a las clases de Oh Yoon Joo, ahora profesora, que para no perder la costumbre, sigue aprovechando cualquier oportunidad para dejarla mal, aunque sea ante el resto de alumnos.

Lee Seol (Kim Tae Hee) combina sus actividades como estudiante, con las grandes e importantes tareas que le supone su papel de Princesa de Corea. Porque sí, es la Princesa. Y vive en palacio.

Park Hae Young (Song Seung Hun) está fuera del país, cumpliendo sus obligaciones como diplomático, y mientras tanto, los políticos, encantados ahora de que la Familia Real acapare la atención del público, vuelven a dedicarse a sus cosillas.

Es el cumpleaños de la Princesa. Todo el mundo llama a palacio para felicitarla, pero ni rastro de Park Hae Young, aunque ella recibe una fiesta sorpresa de toda la servidumbre, que ahora la apoya en masa e incondicionalmente. Pero de todas las felicitaciones, ella sólo quiere recibir la de él, y de todos los regalos, ella sólo quiere abrir el suyo. Tampoco hay mensajes de texto ni llamadas. Ni siquiera contesta el teléfono.

¿Qué pasa con Park Hae Young?

A Lee Seol parece que nada le sale bien. Al margen de que Park Hae Young no da señales de vida, ha vuelto a suspender el carnet de conducir, y su intención de recuperar un antiguo documento perteneciente a su abuelo, que está en Inglaterra, se ve también constantemente frustrada.  Se trata de un diario, que el grupo financiero, con Nam Jung Woo (Ryu Soo Young) a la cabeza, también está tratando de recuperar.

Así que, mientras llega la próxima oportunidad para aprobar el examen de conducción, Lee Seol se va con su coche para practicar. Su velocidad es la de un desfile de caracoles, así que, otro conductor la alcanza, e impaciente, se pone a darle toques de claxon. El coche, finalmente, la adelanta bruscamente y se detiene algo más adelante. Lee Seol le grita enfadada, pero cuando la puerta del vehículo se abre, del interior sale, más guapo que nunca, el mismísimo Park Hae Young.

Lee Seol se adelanta y para justo a su lado, pero demasiado cerca, así que no puede ni abrir la puerta de su coche para salir. Cuando ella baja la ventana, Park Hae Young le echa un sermón sobre cómo conducir… parece mentira que lleven tanto tiempo sin verse…

Mientras él sigue echándole la bronca por volver a suspender, Lee Seol, que está atrapada, decide echársele a los brazos a través de la ventana.

Los dos se achuchan con muchísimas ganas, y ella le prohíbe volver a marcharse. Por lo contento que se ve al Principeso, creo que está deseoso de acatar ese mandato.

Por fin vuelven a estar juntos. Y la verdad que ya era hora, a ver si le dan un poco de gracia y salero al capítulo, porque vamos, poner dos capítulos de tránsito (de esos que sólo sirven para situar la trama) al final del drama, tiene tela. Para mí, el anterior fue un capi casi que de tránsito, y éste, hasta el momento que nos ocupa, va por el mismo camino.

Pero el chico de la película ya ha vuelto. A ver si nos anima el cotarro.

Tras su reencuentro, los dos se van al apartamento de él a pasar un rato juntos. A Hae Young se le ve felicísimo, y le asegura que no tiene pensado volver a marcharse.

Sobre su regalo de cumpleaños, él le dice que no se lo envió porque no quería que se perdiera entre el resto, y esto les lleva a bromear sobre la edad de la Princesa, y sobre que ésta se encuentra ya en edad casadera… pero Hae Young se hace el loco.

O no…

Porque mientras ella se retira un momento, Hae Young, saca el anillo que está a punto de darle… y lo que no sabe es que ella le sorprende en ese momento, y justamente cuando él está recibiendo la llamada del Presidente de la República pidiéndole que vaya a verle al instante.

Mala señal. Muy mala señal que este tío quiera verle…

La verdad es que el Presidente no tiene que preguntarle nada, porque sabe a través de sus informantes cada paso que Hae Young ha dado. Sabe cosas como que ha hecho amistad con la familia real Británica, pero también sabe otras, como que ha comprado un anillo de compromiso para la Princesa. Y es por esto último por lo que lo ha llamado.

Según él, tiene que desistir de la idea de casarse con ella. La relativa paz entre Gobierno y Familia Real podría verse afectada si el matrimonio entre ambos volviera a sacar a la luz viejos temas, como la evasión de impuestos del grupo Dae Han. El Presidente teme que esto pueda repercutir negativamente sobre su imagen, dado que el pueblo cree que él apoyo la reinstauración de la Familia Real todo el tiempo. Por ello, si la Familia Real se ve perjudicada, él también recibirá el impacto porque todos creen que la apoya.

Así que, para que la aparición de Hae Young no enturbie la paz, le dice que debe marcharse a Estados Unidos en una nueva misión diplomática. Si le hace caso, su carrera como diplomático puede verse catapultada de una manera maravillosa… de no hacerlo, sólo conseguiría ser una carga para todos, y su estatus quedaría reducido al simple hombre que se casó con la Princesa.

¿Qué hará Park Hae Young?

Por lo pronto pensar en ello e intentar combinar sus horarios con los de Lee Seol para poder verse, aunque sea cosa de unos pocos minutos. Mientras tanto, Lee Seol sueña con la manera en que él le va a pedir matrimonio después de verle en posesión del anillo…

El tiempo juega en contra de ellos, es muy difícil verse, y la Princesa, con su ya acostumbrado carácter infantil, se impacienta, a la expectativa de la proposición, y se enfada. Los pocos minutos en que consiguen estar juntos, están llenos de reproches y gritos.

Lee Seol está empezando a dudar de él, y Park Hae Young no sabe cómo hacer para calmarla mientras él, con toda seguridad, está tramando la manera de conseguir que puedan estar juntos. Finalmente, en un arrebato, la Princesa rompe con él.

Hae Young, desesperado, acude a palacio para hablar con ella que, a través de la puerta, finge que está tristísima para presionarlo (creo que en ese momento Lee Seol me cayó muy muy mal, no se pueden utilizar esos trucos para salirse uno con la suya, me parece fatal). Lee Seol se niega a verle, no contesta a sus llamadas ni a sus mensajes, y Hae Young ya tiene bastantes problemas SERIOS como para agobiarse por sus rabietas… pero se agobia, claro. Está enamorado y cree que puede perderla. Aunque no se rinde.

Al final consigue que ella lo reciba, y no tarda demasiado en descubrir su fingida aflicción. Viene a contarle que ha utilizado sus contactos con la Familia Real británica para ayudarla a recuperar el diario de su abuelo. Esto es bueno, claro, tanto que a él le sirve como excusa para acercarse a la Princesa, y a ella la despista el tiempo suficiente para terminar con su teatro. El trato es el siguiente: si él recupera el diario, ella se olvidará de eso de romper.

Así que hacen las paces. Todo es perfecto… bueno no.

Resulta que para discutir el asunto del diario, el partido de la oposición quiere que la intermediaria sea Oh Yoon Joo… ¿nos vamos olvidando del diario o qué?

Sea como sea, Lee Seol se ve obligada a contactar con ella y fijar una reunión, en la que la tensión entre las dos es evidente. Aunque no se puede negar que en su especialidad, Oh Yoon Joo es muy buena, así que la Princesa, confiando en que su profesionalidad sea más poderosa que su rencor, le pide ayuda para recuperar el diario.

Poco después, las dos, junto con Nam Jung Woo, comienzan a trabajar en ello. Y no mucho después, Lee Seol recibe la confirmación desde Inglaterra de que el diario será devuelto.

Un tanto bestial para la Princesa a los ojos de todos.

Mientras Lee Seol salta de alegría por todo el palacio, Nam Jung Woo, que se encuentra con ella cuando recibe esta noticia, llama por teléfono a Oh Yoon Joo, pero sin embargo, es ella quien acude a su casa poco después. Ha venido para estar con él, dejando de lado su inútil orgullo, y Nam Jung Woo la recibe con una sonrisa de satisfacción.

Sonrisa que se le congela en la boca cuando Yoon Joo le dice que será su última cita antes de marcharse a Egipto. Sin embargo, éstos dos, que no se sabe cuál tenía más ganas de estar con el otro, deciden que continuarán con su relación, sin importarles la separación pasajera.

Por fin vemos a esta mujer sonreír sinceramente…

De la misma manera, Hae Young acude al encuentro de Lee Seol, quien ya está totalmente impaciente y deseosa de recibir ese anillo que sabe que él esconde. Tan tan deseosa, que le confiesa que lo ha visto, y le pide que se lo dé de una vez, y se exaspera al ver que él se muestra totalmente reticente. No puede darse cuenta de su cara de tristeza, y mucho menos imaginarse, aunque es evidente, que algo extraño hay en su forma de evitar el tema. En lugar de ello, comienza a tener extraños pensamientos sobre que el anillo no fuera para ella, o sobre que él haya dejado de quererla… infantil, caprichosa y sí, venga, digámoslo, algo tonta.

Para darle más emoción al asunto, Lee Seol recibe la noticia de que han encontrado a su hermana adoptiva, y sale corriendo a buscarla.

Lee Dan malvive en un cuartucho, escondida. Así que cuando ve a su hermana entrar por la puerta, no puede evitar sentirse humillada al encontrarla ésta así, y se pone a la defensiva.

Gritos, reproches, ropa de cama volando, empujones, forcejeos…

Al final consiguen hablar. Lee Seol quiere que vuelva a casa, pero Lee Dan no se atreve porque sabe que se ha comportado muy mal. No quiere volver hasta que no tenga una vida exitosa, así que Lee Seol acepta darle algo más de tiempo y volver por ella más adelante.

Tras esto, le hace una visita a su madre. Como Lee Dan le pidió, le miente, diciéndole que está bien, que tiene un buen trabajo y que volverá cuando esté totalmente establecida. Y así queda la cosa.

Y como en este capi, que es el final, tiene que cerrarse todo, asistimos a la escena entre el cocinero Gun y la dama de compañía Choi. Ella está enfadada porque Gun no realiza avance alguno, y lo achaca a que es más joven e infantil. Pero con esta cara, vamos, nosotras creo que se lo perdonaríamos todo:

Pero el inocente muchacho, al escuchar que ella piensa buscar un hombre más maduro y con más ingresos, entra en “modo machote”. Porque aún siendo joven, un machote es un machote al fin y al cabo.

De eso nada monada, el hombre que buscas está aquí, le viene a decir, y ni se le tiene que pasar por la cabeza pensar lo contrario. Así que, si lo que ella entiende por “progresar” se refiere al matrimonio, también puede contar con él para eso.

Nos faltó un besito de estos dos, ¿verdad? Son adorables, pero creo que los guionistas no querían estropear ese aura de inocencia que les rodea.

En fin… Todas las parejas resuelven sus cosas menos la nuestra. Lee Seol sigue esperando su anillo y Hae Young está indeciso al respecto. Así que, en medio de la noche, visita a la Princesa para decirle que se marcha justo el día siguiente. Por primera vez, Lee Seol no reacciona como una histérica y le escucha:

Lee Seol. Casémonos ahora“.

Ufff, Hae Young debe estar desesperado para proponer una cosa así. Ella, flipando, sólo puede pensar en la cantidad de cosas que tiene planeadas para hacer, que se irían al traste si se fuga con él…

Lee Seol, si tuvieras la más mínima idea de lo mucho que te quiero, no serías así“.

Joooer, que resulta que va en serio. Que está convencidísimo de lo que dice… vaya tela.

Lee Seol se enfada por lo precipitado de su decisión, y esta vez tengo que darle la razón. Ella ahora es una Princesa y tiene responsabilidades, y además, al margen de que él entra y sale de su vida como quiere, eso de tomar todas las decisiones sin ni siquiera consultarla, y actuando a sus espaldas, es lo que viene siendo el mayor problema de Hae Young en toda esta historia.

Así que, tras una nueva bronca, la Princesa sale enchufada a su habitacion, mientras que Hae Young hace lo propio en dirección a su apartamento, no sin antes dejar el anillo allí, en la fuente donde siempre tienen sus mejores momentos (aunque este último no lo haya sido en absoluto). Ella lo encontrará poco después, cuando vuelva allí.

A la vista está que, después de deleitarnos durante todas estas semanas con su romance, parece que todo acaba en separación, dado que podemos ver a Hae Young en el aeropuerto al día siguiente.

Sería poco original que en este momento se repitiera la escena tantas veces vista de ella llegando en el último momento para evitar que coja el avión, aunque a estas alturas, preferiríamos que esto ocurriera, porque eso de verle marcharse es todavía peor.

Nuestro Princeso echa una última miradilla por el aeropuerto antes de embarcar, pero ella no ha venido, así que, rindiéndose ante la evidencia, opta por subir al avión, que despega poco después.

Está cabizbajo y muy muy triste:

Y él no lo sabe, pero en cuanto hemos visto a esa persona que hay junto a él, hemos averiguado quién es… sí. Es Lee Seol, que no es que no haya hecho nada por detenerlo, sino que ha decidido irse con él.

Y creo que le ha dado la alegría de su vida, porque la cara de alivio de Hae Young es indescriptible.

Ella, además, lleva puesto el anillo de compromiso… ¿final feliz? POR SUPUESTO. Es una comedia romántica, no podía tener otro.

Supongo que se casarán, quién sabe. Lo que es cierto es que tienen todo el viaje por delante para ponerse de acuerdo, y aunque Hae Young se conforma con darle un besito casto por el momento, la Princesa pierde todo recato, y nos da un final con un pedazo beso que parece querer dejarlo sin aliento.

Así acaban estos dos, nenas. Felices en un avión e intercambiando fluidos bucales. Ainsss, quién pudiera estar trece horas encerrada con el Principeso en este plan, ¿verdad?

Este es el final de My Princess, un drama que no será el mejor del año, pero que nos ha entretenido muchísimo.

Sólo me queda disculparme por lo tarde de la entrada. Mi problema es la falta de tiempo, pero bueno, habíamos llegado hasta aquí y había que terminar el drama.

Espero que lo hayáis disfrutado tanto como yo.

Un beso, chingunas!!

Listado de capítulos: My princess
Esta entrada fue publicada en Actores y Actrices, Doramas coreanos, Dramas, Programas de TV, revisión de dramas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a My Princess, capítulo 16 (Final).

  1. Lupemoon dijo:

    Exacto, el drama tal vez no sea el del año, pero yo lo disfrute demasiado ^^ … Debo admitir, el último capitulo se me hizo todo rápido, pero ni modo, que se le hace ~ Aparte, el final no me gusto del todo, no parece final, pero esta bien, te deja todo a la imaginación xD …

    Y sobre el tiempo Nuna, no te preocupes, se agradece que siempre te tomes la molestia de escribir ♥, creo que la mayoría estamos cortas de tiempo últimamente 😛 … ¿Que se le hace? … Fighting ! 😀 y gracias again ~ ♥

  2. angelic86 dijo:

    No importa que tan temprano o tarde hallas terminado la revisión, el caso es que me has hecho revivir la historia, como siempre tus revisiones son las mejores y me ha encantado….

    pues mira te cuento tengo opiniones encontradas con respecto a lo que pasa entre Lee Seol y Park Hae Young en este capitulo……
    Para empezar entiendo los sentimientos de ella porque bueno a mi me impacientaría estar 2 años de novia con alguien y a duras penas verlo, en 1 año ni siquiera una sola vez lo vio… se imaginan tener que pasar por ello… la vdd no se si aguantaría
    En cuanto al cumple, yo se que de cumple le iba a dar el anillo, pero minimo pudo haberle hablado para felicitarla y después caerle d sorpresa…. si de por si casi no habla ni la ve entonces la inseguridad puede entrar en la pareja
    en cuanto al dichoso anillo lo malo fue que la princess lo vio… xk obvio cuando ya sabes que te tienen una sorpresa entonces te impacientas más, además ella no sabia el entredicho que se traía Park Hae Young
    Lo que si me parece pésimo es que se ponga según a llorar para tratar d ablandar a Park Hae Young… ainss como se le llama a eso?….

    En cuanto a Park Hae Young entiendo también el momento en el que paso pues sabe que con todos los problemas que ha tenido por lo del grupo Dae Han de su abuelo y el restablecimiento de la monarquia, no es tan fácil que acepten el que él se case con la princess, la oposición facilmente podría decir que se quiere aprovechar de ello para evadir impuestos o algo asi, y el mendigo presidente que va y da en la llaga y para colmo lo manda tan lejos. Por el otro lado ama con todo su corazón a Seol y la quiere a su lado… no quiere que nada ni nadie los separe sobre todo las malas lenguas asi que se piensa muy bien que paso dar

    Las personalidades de ellos dos son diferentes Seol es impulsiva y hace las cosas muchas veces sin pensar, lo que le sale del corazón…. Sin embargo Park Hae Young por lo general piensa las cosas antes de actuar, sabe que lo hace podría traer consecuencias fatales y por ello se lo piensa dos veces

    Para mi los problemas de estos dos se resolverían si ella no fuera la princess pero como eso en la historia no ocurre pues ni modo…

    Hermoso final, me encanto ese besazo quien fuera la princess y tuviera a ese hombrezote por tantas horas

    Como siempre muchas gracias Nuna…. me supongo por el momento no vas a hacer revisiones vdd ya que andas muy ocupada…

  3. saiana dijo:

    wuooooooooooooooooooooooo nuna…..no importa lo tarde…..aun así siempre me an gustado tus revisiones……….supeeeeeeeeeeeer ….el final…es para segunda temporada..ummm estoy muy triste por q termino….´pero con ese beso…………..es para repetir y repetir..la ecena

  4. Nuna dijo:

    Muchas gracias por leer y comentar, nenas, pese a que sale tardísimo. Sóis todas un amor, de verdad.

  5. Mar dijo:

    Bueno para mi es un final abierto para la imagicion de todos o para realizar sgunda temporada lo que estoy de acuerdo con todas que me encanto es eso BESOOOO.

    • Nuna dijo:

      La verdad es que este drama sí que rompe con la media de besos coreanos por drama, tenemos unos cuantos, algunos castos y otros bastante pasionales. En fin, otro drama que hemos devorado.

  6. picuJD dijo:

    Tarde en leerlo sorry… MUCHAS GRACIASS…. esperaba la entrada… se me hace como si no la hubiera terminado todabia XD..

    la verdad nose me esperaba otro momento en el final.. bonito pero algo “soso?” nose…

    asik otro dorama terminado… con pena de no poder seguir viendo al señorito “oppestañote” joer…. y con esto y un bizcocho voy a decidir que verme de los nuevos ..

    PD: de verdad sonia muchas gracias por tu tiempo.

    • Nuna dijo:

      Guapa! Pues más lamento yo no tener todo el que quisiera para reventaros a entraditas, jajajajaaaaa. Yesss, algo soso y abierto del todo. No sabemos si se casarán o no, aunque lo que sí tenemos claro es que ambos lo están deseando. Por lo menos, cada una de nosotras puede imaginarse el fin que ella quiera.

  7. Astrid dijo:

    Ains… pensé “para decirle lo mucho que me ha gustado el drama, casi que no comento”, pero chica, te has currado tanto la revisión durante tantas entradas, que qué menos ^^

    Lo dicho, es un drama que, como tú dices, no ha sido el mejor que he visto, ni mucho menos, pero me he divertido con él cosa mala. La princesita, el oppestañote (el nick me ha matado, chicas… era de Zoak, no? xDD), la mala malosa (cabrona ¬¬), el profe cañón…. Todos diosos ^^

    En fin, muchas zenkius por tus revisiones, querida, me han hecho pasarmelo doblemente bien cn esta serie =)

  8. Stheff dijo:

    ME HA ENCANTADO!!!!!!!
    Acabo de terminarlo <333

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .