My Princess, capítulo 13.

Qué lujo, qué placer, qué pasote. Dos oppazos y una mujer…

O no…

Porque como ya señalábais algunas ayer, ver a Tae Joon en la puerta de la casa, sólo era una alucinación de Lee Seol (Kim Tae Hee).

Lo cual significa dos cosas: que ella estuvo allí alguna vez, y que de alguna manera, conoce al padre de Park Hae Young (Song Seung Hun).

La buena noticia es que la intención de éste último al llevarla allí, se corresponde totalmente con lo que le dijo, es decir, con pasar un buen rato juntos, y la mala es que parece ser que Lee Seol no va a necesitar que ninguna de nosotras se sacrifique cambiándose por ella.

Y como él dice, esa casa es un lugar “lleno de recuerdos”, parece que sólo para él, por el momento. Por aquí y por allá podemos ver rastros de la infancia del diplomático; sus fotos, su piano (en el que ella llega a tocar algunas notas), sus libros de estudio… Lee Seol va curioseando por aquí y por allá, y se ríe al ver que en los libros hay por todas partes pegatinas de princesas…

Dos conclusiones sobre esto último. O los libros son de Lee Seol, o eso de que él los tuviera llenos de princesitas Disney es consecuencia de lo que quiera que hubiera oído sobre el término “princesa” cuando era niño. Ya lo sabremos. Estamos a punto de saberlo todo.

Pasamos a tener a los nenes comiendo juntos. Cada pequeño detalle de lo que ocurre es revelador. Entre los cubiertos, Lee Seol encuentra una cuchara infantil. No es de Hae Young, él dice que sólo iba allí en periodos vacacionales… Lee Seol, sin embargo, la utiliza para comer. ¿Será la primera vez que lo hace?

Lo importante es que el diplomático está en modo “tevia seducir toa” ON. Recordando aquellos consejitos que le dio en aquella escapadita que tuvieron, sigue con las lecciones, aunque esta vez ni se molesta en fingir que forman parte de su plan de estudios:

Desde este momento, todo el tiempo que pases conmigo en esta villa, tienes que olvidar todo lo que ha pasado antes. Sólo puedes mirar a Park Hae Young y pensar en Park Hae Young. Solo escucharás a Park Hae Young“.

Acabáramos. ¿Y tiene que pedirle que haga todo esto como si supusiera un esfuerzo? Estoy segura que cualquiera de nosotras ya lo hace desde el minuto cero del primer capi. Ainssss.

Luego tenemos a los piolines compartinendo taza, manta y chimenea. Ainsssss. El muchacho sigue con el modo tonteo activado, pero ella parece como si estuviera viendo llover. Porque me pregunto cómo puede ser alguien capaz de quedarse dormida cuando se está rodeada por semejantes brazos. Inconcebible. Debe ser cosa del drama. Que levante la mano la que se dormiría… no veo a nadie.

Pero ella, inexplicablemente, se queda totalmente sopa.

Ver para creer, oyesss. Así que, aquí el muchacho la acuesta en el suelo y se la queda mirando con cara de bobín. Luego le hace una caricia por aquí, y otra por allá. Lee Seol se medio despierta, aunque por lo que vemos creo que más de un cuarto de despierta no está. Le pregunta por qué no duerme, y le dice que si no lo hace, ella tampoco dormirá. Pero nuestro caballero la vuelve a arropar, y mientras ella vuelve a dejarse llevar al mundo de Morfeo, le sale con otra de sus frases magistrales: “Duérmete, rápido, porque si hoy te miro a los ojos, no sería capaz de dormir“.

Pero al día siguiente, se despierta solo. Como ya es frecuente esto de que uno de los dos se dé el bote sin avisar al otro, Hae Young se alarma, y comienza a buscarla por la casa. Pero no hay peligro de fuga esta vez. Lee Seol entra por la puerta en ese instante. Viene de dar un paseo por los alrededores.

Y a partir de aquí, es cuando yo por lo menos, y la mayoría de vosotras, comenzamos a derretirnos, o a combustionar espontáneamente en algún momento, con los detallazos de Hae Young.

Le seca la cara con la toalla, la peina… ainsssss.

Mientras hace esto último, utilizando la goma del pelo que conserva desde la infancia, Lee Seol le pide que lleve cuidado con ella, porque es un objeto que le regaló “el amigo de su padre”… ambos se dan cuenta de que está empezando a recordar… ¿será la influencia de la casa? Yo ya no lo dudo. Creo fervientemente (creía cuando vi el capi por primera vez) que Lee Seol ha estado antes ahí, y que debería recordar muchísimas cosas sobre ese sitio.

Hae Young, cuando termina con ella, se marcha a preparar café. Y durante este lapsus en el que él no se encuentra presente, Lee Seol recibirá una llamada que lo cambiará todo.

Es Park Tae Joon.

Quiere reunirse con Lee Seol para responder y aclarar todo el asunto de Lee Han, pero dado que tiene prohibido regresar a Corea, le pide que consiga que se le permita la entrada al país. Él quiere volver a Corea, y ella quiere saber la verdad. Pero Lee Seol no puede más con la duda que la atenaza, no sólo a ella, como le dice, sino también a Hae Young, así que le pregunta de forma directa si tuvo algo que ver con la muerte de su padre.

Yo no maté a tu padre. No puedo hacer nada si no me crees, pero esa es la única verdad. Sólo fue un accidente. Y después cuidé de ti. Los detalles deberán esperar al momento en que nos veamos“.

Y cuelga, dejándo a la princesa llena de dudas… o no. Porque escuchar su voz, y los pocos datos que a través de ella ha recibido, ponen en marcha su mente dormida, y empieza a recordar justo en el instante en que se quita el teléfono de la oreja.

Mirando a la puerta de acceso a la casa, recuerda el momento en que ella misma llegó allí, después de que su padre muriera, llevando esa mochila que le pertenecía y de la que no se separaba.

Lee Seol corre al interior de la casa, donde sigue recordando, esta vez algo muy doloroso para ella… Cómo la pequeña princesa le pregunta a Tae Joon cuándo va a volver su padre, puesto que él le dijo que volvería en 10 días, y ese plazo ya ha pasado una y otra vez… ¿cuánto tiempo estuvo Lee Seol viviendo con él? ¿Es Park Tae Joon ese tío “campeón de las lágrimas”? ¿Es posible que incluso ese “amigo de su padre” que le regaló la goma del pelo, con que Hae Young la peinaba instantes antes, también fuera Tae Joon?

Pero la escena que Lee Seol está recordando, continua cuando este hombre le dice (de una manera algo brusca, eso sí) que su padre no volverá porque ha muerto, cosa que como es normal, provoca un ataque de llanto importante en la pequeña…

A mí esto me deja bastante confundida. Creo que Park Tae Joon trató bastante bien a la niña, y que ese tío por el que ella preguntaba en el orfanato era él, así que, quiero pensar que esta manera de comunicarle algo tan fuerte como la muerte de un padre, sólo sea que nos quieren dar la sensación de que él fue cruel, para confundirnos. Quiero pensarlo…

Es por esto que la princesa abandona el lugar maleta en mano, con una sola dirección: el palacio. Pero no es para quedarse, es para resolver sus dudas frente a frente con el Presidente Kang. Por el camino, Hae Young, que la ha estado buscando desesperadamente, la llama.

No voy a volver. Te dejo. Todo lo que dijo mi hermana, el asunto de tu padre, es cierto. Incluso si no quiero creerlo, es cierto“.

Hae Young insiste en que deben hablar, en su promesa anterior de buscar la verdad juntos. Pero ella ahora mismo no puede cumplirla, porque se siente fatal por su padre. Así que, le cuelga, y sigue su camino.

Mientras ella se dirige al palacio, allí se da una reunión interesantísima entre el Presidente y el profesor Nam Jung Woo, donde éste último confiesa que ha intercambiado los saquitos, devolviéndole a Lee Dan uno falso y custodiando el verdadero. Ante la curiosidad del presidente, el profesor explica que cree en la Princesa, y que de esta manera quiere ganar tiempo para descubrir quién está intentando perjudicarla. Claro está que no le dice el nombre de esa persona, sino que le pide que confíe en él para solucionar la situación.

Tras conseguir el consentimiento del Presidente, Nam Jung Woo busca a Oh Yoon Joo, para ponerla al corriente de su conversación con él, y del intercambio de los saquitos. Ella, en principio, piensa que es un farol, pero el profesor la reta a que lo verifique.

Hazte responsable por el asunto del saquito falso, y renuncia a tu puesto de directora“.

Esta es la solución que se le ha ocurrido al profesor. No puede atacarla de frente, no quiere perjudicarla en público ni a los ojos del Presidente, pero no puede consentir que siga atacando no sólo a Lee Seol, sino a la institución histórica que él tanto admira. Pero sobre todo, no puede consentir que On Yoon Joo siga inmersa en ese círculo de maldad y conspiración en el que se ha metido. Sobre todo por ella.

La arpía está bien atrapada ahora. Probablemente habría intentado remover el corazón del profesor para impedir sus planes, o probablemente habría seguido adelante sin hacerle caso, esperando que sus amenazas fueran vanas… pero el mensaje avisándola de que Lee Seol acaba de llegar y está reunida en esos momentos con el Presidente Kang, hace que salga escopetada hacia el despacho del abuelo. Tiene que averiguar qué está pasando.

Llega toda decidida a irrumpir en la reunión, pero su padre se lo impide. ¿Cómo va a interrumpir así como así al Presidente? Es lo que pasa con las personas estas, que quieren cumplir sus objetivos a costa de todo. Están tan convencidas de tener el poder y la autoridad para hacerlo, que se endiosan hasta el punto de pensar que están por encima de todo y de todos… pero no. Oh Yoon Joo tiene que esperar afuera, sin saber qué está ocurriendo dentro.

Y ocurre que el Presidente está intentando convencer a Lee Seol para que vuelva a ocupar su puesto en el palacio. Pero Lee Seol le responde que sólo está allí para preguntarle si realmente Park Tae Joon fue el responsable de la muerte de su padre. Ella lo recuerda todo, pero sigue sin tener claras las ideas al respecto.

El abuelo, que está flipando en colores, intenta explicárselo todo.

Su hijo sólo fue el responsable de las amenazas, ocasionando que Lee Han tuviera que vagar de un lado para otro durante mucho tiempo, pero no le hizo ningún daño. Fue en cambio él quien, en medio de la persecución y por accidente, provocó la muerte del heredero imperial, algo que ha estado atormentándolo durante todo ese tiempo.

La visión de Lee Seol sobre el asunto, ahora es clara: para limpiar su conciencia, el Presidente se ha empeñado en llevar a cabo la instauración de la Familia Real, pasando por encima de todos, de ella misma, de su hermana, de su madre, de Tae Joon, de Hae Young…

Y aunque el abuelo trate de explicarle que es su destino, que representa a una institución histórica y muy importante para el país, Lee Seol piensa que lo ha hecho sólo por motivos egoístas, para saldar las deudas, pretendiendo por el camino que el destino de la Familia Real esté en manos de personas que sólo la han perjudicado. Y por esto, le pide que renuncie a la reinstauración.

Cuando Oh Yoon Joo y su padre entran, alertados por las voces del Presidente, ven que éste ahora se encuentra arrodillado ante Lee Seol, suplicándole que no se vaya e implorando perdón. Y finalmente, ante los ojos de todos, el abuelo se desmaya.

Esto era lo que la bruja quería. Que al abuelo le diera el telele antes de formalizar eso de trasladar su fortuna a la Familia Imperial.

Y no es la única que se alegra. El Presidente de la República, que no tarda en enterarse, ve venir el lío que será el traspaso de bienes, y lo ve como una oportunidad para acercar a la Princesa a su partido. Así que manda a uno de sus hombres a buscarla. Además, sea o no sea la auténtica Princesa, tiene prisa por demostrarlo como sea, antes de que llegue la votación.

Y al líder de la oposición también le llegan las noticias rápidamente. Sabe de la influencia que tiene el abuelo sobre el Presidente de la República, así que se pone rápidamente a planear cómo la desaparición de éste puede beneficiarle.

Y mientras todo esto ocurre, en el hospital, donde están dándole las primeras atenciones al pobre viejo, Oh Yoon Joo no tarda en culpabilizar de todo a Lee Seol. Como si no fuera ella quien ha planeado y hostigado a todo el mundo para que las cosas llegaran a este punto…

Es ahí donde nuestra parejita se vuelve a encontrar, cuando Hae Young llega a la carrera para ver a su abuelo. Él ignora el saludo de Oh Yoon, casi con desprecio, y antes de entrar a la habitación del Presidente, le pide a Lee Seol que le espere.

Mientras él dentro se entera de que Lee Seol sabe todo acerca de Tae Joon, y que es muy probable que haya hablado con él, la princesa tiene que defenderse fuera de las acusaciones de la bruja, que no deja de culpabilizarla hasta de la Crucifixión. Pero cuando llega el profesor Nam Jung Woo, se le acaba el chollo. Ya no puede seguir atacando a la Princesa, sino ver cómo él habla con Lee Seol en lugar de dirigirse a ella. Dos veces en menos de dos minutos. Tus chicos te ignoran, tía. Y para hablar con el profesor, incluso tiene que pedírselo.

Los dos se van para poder hacerlo tranquilamente. Nam Jung Woo flipa cuando Oh Yoon Joo le dice que, según su punto de vista, el repentino desmayo del Presidente es para ella ese milagro que esperaba.

Y como el problema ya no estriba en el saquito sino en algo más que le insinúa pero no le dice (en la implicación del padre de Hae Young), le pide que le devuelva el objeto, acusándolo de robarlo. De su amenaza, sólo consigue que él lance otra: “es tu última oportunidad. No te metas en los asuntos de la Familia Real“.

Viendo que no cuela, entonces ella intenta implicarlo sentimentalmente para que se mantenga a su lado… tampoco cuela. Jejjejeeee. Oh Yoon Joo cada vez está más sola.

Su próximo paso es el de deshacerse de Lee Dan, puesto que, sin en saquito verdadero, ella ya no le sirve para nada. Lee Dan tiene miedo de que, una vez abandone el hotel donde la tiene confinada, Oh Yoon Joo la culpe de todo el incidente de la supuesta falsa princesa…

¿No lo sabías? El incidente de la falsa princesa fue maquinado por Lee Dan. La Familia Real lo lamenta profundamente. Pero algunas noticias hablan de que has sido perdonada porque eres la hermana de la Princesa“.

Esa es su respuesta… ha conseguido que la prensa diga estas cosas utilizando su dinero y su poder, y si Lee Dan intentara decir la verdad, con ese mismo dinero y ese mismo poder, Oh Yoon Joo haría que su voz fuera silenciada en los medios.

Lee Dan, no esperarías que se echara la culpa ella misma, ¿verdad? Y no esperarías que te diera la oportunidad de defenderte, ¿verdad? Es lo mismo que has hecho tú con tu hermana, aunque ella sí estuviera dispuesta a echarse la culpa para defenderte. Sólo tienes lo que te mereces. Bueno, tienes algo más, porque para ahorrarse problemas contigo, esta tía por lo menos te ha dado dinero, que también podía haberte dejado sin un won si hubiera querido. Ainsssss. Llámalo karma, y fastídiate.

Peeero dejémos a estas dos revolcándose en su propia maldad, y vayamos a lo que nos interesa, que es el reencuentro de nuestros dos protagonistas en el hospital, donde por fin hablan.

Hae Young está profundamente dolido. A la preocupación por su abuelo, y al abandono de Lee Seol, se le une el hecho de que su propio padre haya preferido hablar con la Princesa antes que con él. Pero en definitiva, los detalles sobre los que ambos hablaran, le importan un huevo de pato, lo mismo que le importa que las acusaciones sobre Tae Joon sean ciertas o no. Lo único que este hombre quiere, es tener a Lee Seol a su lado, y estar al lado suyo para ayudarla.

Viéndolo así, y para darle un poquito de paz, ella le cuenta que el Presidente admitió la inocencia de Tae Joon en cuanto a la muerte de su padre. Pero no puede perdonar que por culpa de todos ellos (aquí se equivoca, porque en ese entonces Hae Young era un niño inocente, sin culpa de nada), Lee Dan viviera una vida huyendo y lleno de miedo, así que le pide que si quiere ayudarla, la ayude para no ser Princesa. Y eso de estar juntos… que lo olvide.

Así es como Lee Seol vuelve a la pensión de su madre, de donde ahora mismo, seguro que no hubiera querido salir nunca. Su madre la recibe con los brazos abiertos, claro está, aunque no tarda en marcharse para ocuparse de unos asuntos, dejándola sola… para ir a ver a Lee Dan.

Le veis la cara, ¿verdad? Está flipando. Porque cuando le afea la conducta, y le dice que sabe que ha mentido para perjudicar a Lee Seol, ella comienza a soltar una perorata en plan “lo hice para que me quisieras más que a ella”… osea, que ahora la culpa de que Lee Dan sea una envidiosa que siempre ha tratado mal a su hermana, es de la madre por querer a Lee Seol… ¿puede ser más absurda la lógica que la envidia impone al razonamiento de las personas?

La culpa de que ella haya intentado destruirle la vida a su hermana, es de su madre porque parece que la quiere menos… flipante.

Y digo yo, cuando has sido buena madre, o te has esforzado para serlo ¿cómo se come que una hija te diga algo así? Esta mujer opta por asegurarle que la quiere tanto como a la otra, pero si estar tantos años demostrándolo no ha conseguido convencer a Lee Dan, ya sólo nos queda la ensalada de host*as para quitarle la tontería, ¿no?

Yo es que con este tipo de personas, que hacen maldades escudándose en la falta de amor o en el odio de terceros, no puedo. Ese falso victimismo para hacer sentir mal a los demás y así poder seguir en el círculo de envidia y odio, no lo trago. Lo quitaba a h*stias, en serio. Porque personas así, encima creen que tienen la razón, y que comportarse como verdaderas pérfidas está justificado por esas paraonias que tienen en la cabeza… mucha terapia hace falta en el mundo…

En fin. De pérfida a pérfida y lo reviso porque es importante para la historia, porque cada escena de esta tía me da más asco que la anterior. Oh Yoon Joo va a hacerle sentir pena (victimismo, pena, siempre el mismo patrón) a Nam Jung Woo porque resulta que el abuelo no se ha muerto y ha recuperado la conciencia… qué malo es el abuelo, oyesss, que no se muere cuando a ella le conviene. Y encima ha tenido la osadía de, nada más abrir los ojos, preguntar por Lee Seol… Así que, para consolarse, le pide que la acompañe a comprarle un traje a su padre ¿¿?? Vaya inestabilidad mental que se gasta esa tía.

O no… puede que solo sea una excusa para pasar un rato con él, que es su debilidad. Y puede que esté intentando ablandarlo. Pero no es su día de suerte. El profesor le vuelve a pedir que deje de hacer tonterías, porque antes o después, la verdad de lo que ha hecho, saldrá a la luz. Así que, cuando ella le vuelve a pedir el saquito, Nam Jung Woo entiende que esta mujer es un caso perdido, y que debe hacer lo que debe hacer con ella.

A Lee Dan no le van las cosas mejor, porque ahora tiene que enfrentarse a Hae Young. Él ha invalidado su pasaporte y ha congelado sus cuentas, y aún puede dar gracias de que no haga que la detengan por sus acciones. Y puede dárselas a su hermana, ya que él no la ha acusado por no causarle más dolor. Pero tiene que enmendar su mal comportamiento, y tiene totalmente prohibido acercarse a su madre, a Lee Seol o a la misma Oh Yoon Joo. Ooootra que empieza a recibir su merecido.

Y a partir de este punto, preparáos chicas, porque viene lo realmente interesante del capítulo. ¿Alguna pensó que Park Hae Young se iba a rendir con Lee Seol? La verdad es que no lo creo, ninguna lo creía, pero nadie esperaba que él pudiera ser tan persistente, hasta el punto de rogar y suplicar.

Allá que se presenta él, en la posada.

Quiere hablar con ella, pero Lee Seol no está dispuesta, así que entra en casa. Desde la puerta, él le suplica una y otra vez que le abra.

Sé que estás delante de la puerta y que quieres oír mi voz. Porque intentar con todas tus fuerzas no verme no te deja ir más allá de ahí. Aunque cierres la puerta, todavía puedo escucharte y verte, así que no seas así“.

Como si en realidad pudiera verla, y para llevarle la contraria, Lee Seol va hacia las escaleras, desde donde vuelve a oír su voz.

No es propio de mí esperar. Pero hoy he decidido cambiar mi personalidad, así que, no perdamos el tiempo… ¡Lee Seol! ¡Abre la puerta!

Pero ella ni siquiera responde, y se queda allí, aguantándose las ganas locas de abrirle.

Las horas pasan, anochece, hasta los perros duermen, pero ninguno de los dos se ha movido de su posición. Lee Seol sigue sentada en las escaleras, incapaz de moverse, y Hae Young permanece apostado en la puerta.

Por fin él vuelve a tomar la iniciativa, y se acerca para volver a hablarle.

Sí. Si pienso en lo que mi padre hizo… si pienso en lo que te duele eso… sé que no debería haber venido. No debería haber vuelto a aparecer delante tuya. Sé que lo correcto sería comprender tus sentimientos, y lo siento… (su tono empieza a ser lastimero). Pero hoy no puedo hacerlo”.

Lee Seol levanta la cabeza, que tenía hundida entre sus rodillas, y presta atención.

Todo este tiempo, he utilizado cualquier tontería para meterme contigo, para molestarte, y para que no pudieras tener clara la situación (osea, la situación entre ellos). Pero ahora no pudo seguir haciéndolo… (se entusiasma en el discurso): lo que quiero decir es que este Señor P., que te deja sin aliento y hace que tu corazón se acelere, no puede rendirse”.

Hae Young empieza a emocionarse, y suspira antes de continuar…

Como he sido un mimado toda mi vida, no tengo paciencia para esperar. Nunca he tenido que renunciar a nada. Sí. Como tú dijiste, soy un ka***n. Aún así… aún así… (se le empiezan a escapar las lagrimillas)  te echo de menos, ¿qué puedo hacer?

Ella, ahí dentro, hace rato que también está emocionada, pero este instante, por su intensidad, nos tiene a todas centradas en las expresiones y las palabras de Hae Young, que continua hablando.

¡Te echo de menos las veinticuatro horas del día! ¡¿Qué hago?!

Ahora ya el pobre llora sin contemplaciones.

Pero aún así, entre suspiros, continúa.

¡Te echo de menos incluso ahora! ¡¡Te echo de menos hasta morir!! ¿Qué hago? ¿Eh? Lee Seol… ¿qué hago?

Ainsss, se le quiebra la voz…

Lee Seol (suspiro)… Lee Seol… te quiero… Este Señor P. te quiere muchísimo“…

Por fin la puerta se abre, y Lee Seol aparece, totalmente emocionada. Nuestro chico, muerto de miedo, pero alegre de que por fin haya abierto la puerta, la mira como si fuera la primera vez en su vida que la tuviera delante.

Ella intenta hablarle, pero Hae Young no quiere escuchar. Lleva horas esperando ese momento y ahora estalla, dejándose llevar por sus emociones, y con el único deseo de calmarlas por fin. Así que, antes de que Lee Seol pueda decir más de dos palabras seguidas, ya lo tiene encima, sellándole la morrera como si éste fuera el último argumento que pudiera darle… y en realidad, después de lo que ha dicho, este es el último y mejor argumento que le queda.

Yesssss!!

Le sella la boca para que ni se le ocurra decirle nada que implique la posibilidad del rechazo, y la estruja como si no hubiera mañana, como si así pudiera evitar que ella se le escapara de entre los brazos.

Y Lee Seol responde, ¿verdad?

Como para no responderle al “oppestañote” (made in Zoak)… amos, yo le respondería aún sin que me preguntara, jajajaaaaa.

Pues así nos deja el capi 13, con la duda de si, con su confesión, habrá podido ablandarla o no. Con la duda de si Tae Joon volverá, de qué piensa hacer Nam Jung Woo para detener a la pérfida. Con la duda de qué hará Lee Dan para salir del lío en que se ha metido ella sola, o de si el abuelo saldrá de esta o no…

Muchas dudas, ¡pero qué final!

Listado de capítulos: My princess
Esta entrada fue publicada en Actores y Actrices, Doramas coreanos, Dramas, Programas de TV, revisión de dramas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a My Princess, capítulo 13.

  1. miachan07 dijo:

    Felicitaciones por la revisión, yo no hubiera podido relatar el capítulo de mejor manera que tú Nuna, me dejó elecetrificada desde el comienzo hasta el final, y deseando que eso que le ocurrió a la princesa, nos sucediera a cualquiera de nosotras (aunque aclaro que no todo lo malo, sólo la parte en que conoce al Sr. P (de papazote que buenorro estás… me pregunto si tendrá un hermano gemelo perdido en Chile) y se queda junto a él… obvio.

    Con este capítulo se nos han aclarado un montón de cuestiones, ya me moria de angustia pensando que el papá de nuestro príncipe fuera el culpable de la muerte del rey, aunque concuerdo contigo en que fue harto cruel para decirle a una niña pequeña que su padre ha fallecido, de su parte, cero tacto y eso que él también es padre y por lo que hemos visto no era malo, con el pequeño oppaquelindaspestañastienes.

    También nos han mostrado que los 5 minutos de fama de la víbora mequieroquedarcontodo están a punto de terminar y que para peor sus amores, sobre todo el profesor es quien le está poniendo la pista llena de baches e imposible de transitar por donde quiera que ella mire.

    Por último, me mató la confesión del señor P, y aunque es obvio que el derritió a Lee Seoul con su sola llegada, me recordó un poco a la peli Jerry Maguire, donde el hombre desnudaba su corazón con una confesión de Dios mío y Señor nuestro, dejandonos a todaas con la ilusión de algún día encontrar a alguien tan lindo como él y que nuestras historias sean tal cual cuentos de hadas. (Suspiro extendido como el de él… que manera de suspirar este príncipe en este episodio, sobre todo al final….<

  2. angelic86 dijo:

    No se que paso esta semana que las traducciones a español se atrasaron un buen y yo con el alma en un hilo queriendo saber que decian porque ya me había visto el raw y andaba media impaciente.. casi parecia león enjaulado x la desesperación que traía jajaja…. y bueno ayer después d trabajar un rato y ya descansando que me encuentro con tu revisión y me dije gracias Nunita eres un ángel xk por fin podía saber que habían dicho en el epi… no había comentado antes xk kería ver primero el epi y como ya me lo vi jejeje
    Considero que hasta el momento este ha sido el mejor capítulo y el más exitante de todos los que han pasado hasta el momento… Amé a Mr P en este episodio…ya quisiera yo que alguien me tratará así con tantos mimos y tanta ternura…

    Nosotras ya sabiamos que el papá de oppa no había matado a el papi d Seol pero esto lo confirma.. ainss aunque yo quiero que aparezca no que solamente llamé.. espero que pueda volver al pais pronto y que con eso Seol termine de recordar todo xk solo recordó un momento doloroso de su vida; pero el papá d nuestro diplo cuido d ella así que no todos los recuerdos deberían de ser tan malos

    Por cierto las calcomanias me recuerdan lo que había dicho e intuido antes y es d k a oppa le gusto la princess desde niños jejeje

    Me encanta como se le voltea todo a la bruja, las 2 personas en las que se apoyaba y que iban a buscarla tan pronto les llamaba ya no estan d su lado… es más Mr P no kreo que quiera saber nada d ella y para el profe ya perdió su ultima oportunidad jajajaja

    Cuando Lee Dan fue a confimar con el profe si la bolsita era real… pense que tenía que hacer algo y cambiarle la bolsita y engañarla.. pero con lo que siguió pasando pensé que el no lo habia hecho… pero ya veo que no fue nada tonto… bravo por el profe

    Y que tal Gun y la mucama d la princess (x cierto como se llama?) aqui huele a un amor naciendo

    por último que hermoso final amó a oppa me gusto mucho lo que dijo…. me conmovio que esperara todo ese ratote…que bien que le halla dicho que la ama y d ese beso, que buen beso!!! ainss que yo hubiese querido ser la princess….

    Nuna otra vez mil gracias…

  3. ElY dijo:

    Graciaz! ha sido un muy buen capitulo! xD para alegria de nosotraz.

    Elloz felices sumergiendose en ese beso q los hace volar e irse mas lejos q nadie… y aki estamoz nosotraz q dariamoz nuestra vida x estar en el lugar de lee seol!

  4. Bellapotter dijo:

    Transpiro envidia por todos mis poros!!!! Quien fuera la princesa Lee Seol, que afortunadota esta mujer, miren que atrapar a este hombre hasta hacerlo confesar y de qué manera! En serio que yo estaba babeando desde el minuto 10, cuando empezó la serie (es que no tenía el gustazo de conocer a Song Seung Hun) y con cada capítulo me enamoraba un poquito más del personaje, pero con este capítulo se voló la barda, superó todas mis expectativas, me dejó literalmente en las nubes, de inicio a fin, se puede ser más tierno?, !qué confesión tan hermosa! Sigo en las nubes después de verlo y por fin saber qué estaba confesando. Gracias Nuna!!!, espero con ansias el siguiente capítulo que está de super lujo, ya me lo ví, no lo pude resistir!!!

    • Nuna dijo:

      Queeee no tenías el gustazoooooo??? Ainsss, cómo es posible? Busca “He was cool” una peli suya que no es que sea la mejor del mundo, pero a mí su papel de malote me encanta.

      • Bellapotter90 dijo:

        No tenía el gustazo hasta que lo ví en My Princess, pero soy devoradora de Opazos, basta con que encuentre al amor de mi vida y busco hasta debajo de las piedras, muchas gracias por la recomendación pero ya me la ví, es verdad que no es un peliculón pero con sólo ver su bello rostro y su cuerpazo no necesito ni de argumento ni de super producción. La verdad me divertí un buen rato, ahora voy por Summer Scent, ya la tengo completita y me estoy preparando para ver un megamaratón de varias horas por noche, aunque al día siguiente ande como araña fumigada. Ainsssss esto de ver doramas es tan adictivo!!! Pero acepto con muchísimo gusto y agradezco en el alma que compartan conmigo todo lo referente a Song Seung Hun porque esa preciosidad is mine! (en el buen sentido del apropiamieto, ja, ja, ja, cada que recuerdo lo del apropiamiento indebido me parto de risa).

  5. Paris_Hoshi dijo:

    hey chica!!!! tu si sabes como emociionarme…creo que es mejor que ver el capi!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .