My Princess, capítulo 12.

Tenso el momento con el que terminábamos el capi anterior, que se corresponde con el encuentro de los dos piolos, justo cuando ella acaba de recibir información detallada (y ladina) sobre cómo está el patio familiar de Hae Young.

Y todo bajo el atento escrutinio de este ser malévolo encarnado en mujer, que está disfrutando lo suyo y lo del vecino con la situación (que disfrute, que disfrute, que ya le llegará el momento de no haber querido disfrutar tanto).

Sin embargo, el capítulo doce nos revela parte de la conversación que tuvieron esta mujer y este súcubo antes de que él llegara.

No sólo hablaron de la (posible) implicación del padre de Hae Young (Song Seung Hun) en la persecución y muerte del padre de Lee Seol (Kim Tae Hee), sino que la cosa fue mucho más allá. El chantaje de Yoon Joo es totalmente efectivo, tanto, que parece que conseguirá su objetivo.

La cosa es que si Lee Seol no abandona el Palacio sin dejar rastro, ella filtrará a la prensa la historia de Kim Tae Joon… siendo Hae Young un diplomático, quedaría reducido a un paria si se supiera que su padre atentó contra la seguridad del heredero de la corona… probablemente no habría un rincón en toda Corea donde pudiera esconderse.

Y cuando la víbora le está preguntando qué va a decidir al respecto, llega Hae Young…

La tensión entre ellas es evidente, así como el estado de nervios de Lee Seol, y Hae Young, que empieza a deducir quién es la verdadera culpable de lo que ha ocurrido, dado que no es él, se alarma, y con motivo. Yoon Joo no está allí para nada bueno. Eso lo sabe. Y no tarda en preguntar qué está pasando.

No hay quien se crea que Oh Yoon Joo estuviera consolando a Lee Seol, que es lo que se le explica, y además, tampoco le pasa desapercibido que Lee Seol no pueda ni mirarle a la cara.

Casi con desesperación, la obliga a enfrentarse a él:

Mírame. ¡Mírame! Confía en mí. Cuéntame todo lo que has escuchado, sólo entonces podré ayudarte. ¿Me entiendes? Dímelo”.

Cuando Oh Yoon Joo la desafía para que lo cuente, Hae Young sospecha todavía más e insiste con la misma desesperación:

“Mírame, mírame con atención. Quiero oírlo personalmente. ¿Qué te acaba de decir Yoon Joo?”

¿Será que Hae Young teme que Lee Seol sepa la verdad sobre su padre? En efecto, así es… pero creo que a estas alturas a la Princesa eso le da bastante igual. Lo que quiere es protegerle a él de lo que pudiera hacer Tae Joon, así que confirma la versión de Oh Yoon Joo, y le asegura que ella sólo estaba allí para reconfortarla. Y también finge que no sabe absolutamente nada sobre su padre.

Cuando Oh Yoon Joo por fin los deja solos, segura ya de que la Princesa no dirá ni pío, y aunque Park Hae Young no crea ni una sola palabra de lo que ella le cuente, Lee Seol desvía la atención de la conversación hacia el saquito y Lee Dan, para después pretextar que está cansada, en un intento por quitarse su atenta y desconfiada mirada de encima.

Es entonces cuando Hae Young intenta confesarle lo que se dice sobre su padre, pero ella, que sabe lo que le va a decir, se lo impide, volviento al tema de Lee Dan, hasta que al fin consigue que él se marche.

Como balance, que ambos saben que el otro no ha dicho todo lo que tenía que decir, igual que ambos confían plenamente y creen el uno en el otro. Bellísimo, ¿verdad?

Pues se acabó lo bonito, porque volvemos a tener a la víbora en pantalla. Al día siguiente, Lee Seol acude a verla, para darle su respuesta.

Miradla, qué asco, en serio, cómo sonríe triunfante, regodeándose en su victoria, porque sabe lo que la Princesa viene a decirle, que no es otra cosa más que acepta marcharse para salvarle el pellejo a Hae Young. Sin embargo, Lee Seol la llega a poner nerviosa cuando le asegura que su marcha es temporal, y que piensa volver a recuperar todo lo suyo… Yoon Joo insiste con su amenaza: en el momento en que Lee Seol asome el morro por palacio una vez se vaya, la vida de Park Hae Young estará destruida. Según la visión de esta mujer, la mera existencia de Lee Seol es un problema para todo el que la rodea, para su familia, para Hae Young, para el Presidente, para ella…

Pero está equivocada. Recordemos que Lee Seol no es el problema. El problema es que existe una Familia Real, que ha sido despojada de toda su fortuna y perseguida. No es Lee Seol quien creó el problema, ni su padre… es que hay una injusticia histórica que es necesario reparar, y a aquellos que han vivido bien y disfrutado por ella, no les conviene.

Así que, mientras estas dos se lanzan sus amenazas, Hae Young se dedica a sacar su pragmatismo para arrojar un poco de luz entre tanto jaleo. Ante la idea de que Lee Seol pueda saber lo de su padre, o que, cuanto menos, no falte demasiado para que lo sepa, decide preguntar directamente a Tae Joon. Así que, llama al número de teléfono que ha averiguado y le deja un mensaje…

Para no haber hablado desde los catorce años con él, podemos decir que Hae Young aún se muestra bastante entero, debe ser que dejarle el mensaje vía contestador ayuda un poco… así que, ahí le suelta que tiene una duda muy importante, y que necesita hablar con él. Lee Seol le escucha, pues pasaba por su puerta justo cuando él hablaba. Y esto creo yo que la reafirma en la decisión que ha tomado, pero disimula cuando él va a verla momentos después.

A Hae Young se le ha ocurrido una idea. Quizás no sólo el saquito sea imprescindible para demostrar su identidad. De aquella visita que les hicieron juntos a los amigos de su padre, volvieron con esa foto de Lee Seol y Lee Han, por lo que hacerla pública, podría serles útil.

Lo que él no sabe es que a Lee Seol ya no le interesa nada permanecer en palacio, y además, ella piensa que hacer eso puede perjudicar a su hermana. Sacar la foto puede implicar que el lío se haga más gordo, así que la gente pediría más pruebas, por lo que no sería extraño que tuvieran que acabar exhumando el cadáver del pobre Lee Han para hacer exámenes de ADN… y esto Lee Seol tampoco quiere que ocurra.

Mientras que Hae Young piensa que deberían continuar hasta el final, aunque esto les obligue a exhumar a Lee Han, Lee Seol prefiere no remover las cosas, pero para que no insista, le asegura que lo meditará. Todas sabemos que en este punto ella sólo quiere evadir el tema, pues está a punto de abandonar el palacio.

Por lo tanto, Hae Young decide que seguirá investigando y que se ocupará del asunto, y la deja para acudir a una cita. Él lo arreglará todo. Además, cree a pies juntillas que Lee Seol es quien dice que es, y así se lo dice, en el momento en el que ella más necesita que alguien la crea, sobre todo si es él.

Poco después vemos que la Princesa recoge todas sus cosas y sale maleta en mano. La chica de servicio intenta detenerla, pero ella, después de darle las gracias por lo amable que siempre ha sido, le dice que tiene el permiso de Oh Yoon Joo para marcharse, y así lo hace. La bruja observa mientras ella se va, y se asegura de ponerle a alguien pegado a la chepa que la siga, y así poder saber dónde está en cada momento. Mmmm, esto me suena… amenazas, persecución… debe ser el destino de la Familia Real sufrir estas cosas.

Lee Dan, mientras todo esto sucede, está escondida, pero se impacienta. Quiere ir a disfrutar de todo lo que le pertenece a su hermana, pero a Oh Yoon Joo le interesa que permanezca oculta, así que discuten por teléfono (¿disensión en las filas traidoras? Jejejee). Están hablando cuando Hae Young empieza a aporrear la puerta, y aunque Lee Dan tiene prohibido abrir o contestar llamadas, él sabe que está dentro, así que intenta hablar con ella desde la puerta. Primero, trata de asustarla diciéndole que Lee Seol tiene más maneras de demostrar quién es, y que decir que el saquito le pertenece a ella no es suficiente.

Para mover su corazón (si es que esto es posible), también le dice que Lee Seol se niega a exhibir sus pruebas por ella, para no perjudicarla, y que es capaz de cargar con lo que quiera que venga con tal de protegerla. A Lee Dan esto le da igual… o tal vez muy muy en el fondo, dado que la conoce bien, sepa que es verdad, y algo le importe.

Pero Park Hae Young insiste en lo que ha ido a averiguar: “sé que no estás haciendo esto sola. Sólo quiero saber quién es la persona que te está ayudando. Piénsalo y llámame, sólo entonces podré ayudarte“.

¿Funcionará esto? Por ahora, no lo creo. Lee Dan está ciega por la envidia y la avaricia. Y en definitiva, Hae Young tan sólo busca la confirmación de algo que ya sabe, y es que la culpable es Oh Yoon Joo.

Por eso, se reúne con su padre. Para averiguar si sus sospechas son ciertas, para saber por qué casi sin pruebas, aceptaron desde un principio que Lee Seol era la Princesa, y para que alguien le aclare de una vez por todas qué pasó con su padre.

Pero al margen de las insinuaciones sobre su padre, y de las evasivas, no consigue mucho de este hombre, al que cada vez le tengo más y más manía.

Y es que por donde lo veáis, nenasss, es totalmente injusto que todo el mundo sepa los secretillos de Park Tae Joon, abuelo, secretario y arpía incluídos, y que a la persona más interesada en conocerlos, su propio hijo, se le niegue cualquier tipo de información. Así que, Hae Young toma una decisión. No volverá a preguntarles a ninguno de ellos, sino que lo hará directamente a quien debe, es decir, a su padre.

Cuando Hae Young pregunta si Oh Yoon Joo también conocía el asunto de Tae Joon, dando a entender, por tanto, que lo de perjudicar a Lee Seol es cosa suya, el secretario de pacotilla entra en modo victimismo: cómo puedes pensar eso, nosotros somos una familia, te vas a cargar a tu abuelo, etc. Peeeero ¿alguien ha notado el acongoje en su cara? Creo que es evidente, ¿verdad?

Saliendo de la reunión, nuestra estupenda chica del servicio le lleva a Hae Young la noticia de que Lee Seol ha abandonado el palacio con una maleta, y que según ella, contaba con el permiso de Oh Yoon Joo. El diplomático buenorro se pone las pilas ipso facto para buscarla. Lo primero que ordena, es que blinden la pensión de su madre con guardaespaldas, por si ella estuviera allí y para proteger a su familia. Pero cuando se presenta, descubre que ni Lee Dan ni Lee Seol responden a las llamadas de su madre, y que ésta está bastante preocupada. Así que, después de decirle que no debe abrir la puerta a los periodistas, y de dejarle a los guardaespaldas para proteger su casa, le asegura que encontrará a Lee Seol, y que se encargará de que nada le ocurra. Y tanto la preocupación de su cara, como la seriedad de su tono, hacen imposible desconfiar de sus palabras.

Pero, ¿por dónde debe empezar a buscarla, si ella no responde ni a sus llamadas? Su primera visita es a la tumba de Lee Han, donde encuentra flores frescas… ella ha debido pasar por allí no hace mucho rato, pero ahora no está. Así que, le promete a su padre que volverá una vez la encuentre y le presentará sus respetos como es debido. Más tarde se pondrá en contacto con sus amigas del despacho de la universidad, pero tampoco la encontrará, aunque sí verá rastros de que pasara allí la noche anterior.

Desesperado, vuelve a llamar a su padre, y esta vez pierde los nervios con el contestador automático, y acaba preguntándole a gritos si mató o no a Lee Han.

Después, en un intento por comunicarse con Lee Seol, le deja un mensaje en el Me2day, pero con esto no se queda tranquilo. Necesita encontrarla y necesita hacerlo cuanto antes. ¿Quién puede saber dónde está? Recordemos que es un diplomático brillante, así que su siguiente movimiento es totalmente acertado: hablar con Oh Yoon Joo. Con la esperanza de que, aunque está seguro que fue ella quien la echó, haya hecho seguir a la Princesa, Hae Young llama a la PETARDA y consigue que le diga dónde está.

Quiero resaltar en este punto, que me encanta ver la cara de dolor y decepción que se le queda cuando comprueba el estado de preocupación en el que Hae Young está… jejejeee, fastídiate, ¿todavía piensas que él acudirá presto cuando le llames? Las cosas han cambiado un poquito, nena.

Mientras tanto, Lee Seol no está cruzada de brazos, sino que anda buscando información sobre su pasado. Recurre a la policía para recabar datos sobre el accidente que le costó la vida a Lee Han, pero los registros han sido eliminados una vez pasó el plazo pertinente, así que no consigue demasiado.

Después recurre al matrimonio junto al que su padre y ella vivieron, de los que escucha que poco después de irse ellos, sin decir una palabra, un hombre con un coche caro y muy bien vestido, acudió allí preguntando por ellos.

Pero lo que en realidad le dará la pista para saber por dónde debe seguir buscando, es el hecho de haberles encontrado a través del anuncio del periódico. Según ellos le cuentan, llamaron muchas veces sin que les hicieran caso… ¿quién gestionaba esto? ¿Os acordáis? El secretario del Presidente Kang, ¿no? Este tío me da taaaaanta grima. Según cuenta esta pareja, se hartaron de llamar… ¿por qué no les hicieron caso? ¿Había algún tipo de interés en que no se encontrara a nadie que conociera a Lee Han?

Quién sabe, pero lo cierto es que Lee Seol ya sabe lo que tiene que hacer: pedir todos los registros de las llamadas que se recibieron sobre su padre, e ir peinándolas una a una. Las telefonistas, en principio, no quieren darle la información (por orden del secretario, y eso que se identifica como la Princesa), menos mal que la amenaza con pedirla directamente al Presidente Kang funciona, y la Princesa se hace finalmente con el listado.

Y ahí, la tenemos, haciendo llamada tras llamada en una cafetería, con poco o ningún acierto, hasta que da con un tal “James Park”, que llamó desde Estados Unidos… no hace falta ser muy avispado para imaginar quién es el tal James Park, ¿verdad?

Pues llama, y le salta el contestador, pero deja su mensaje. Se identifica con su nombre, explicando que busca información sobre su padre y datos sobre su niñez, dejando después su número de contacto.

¿Será de verdad esta persona quien creemos que es? Yo creo que sí, y creo no sólo que responderá a su llamada, sino que será clave para revelarnos muchas y muy interesantes cosas.

Eeeen fin. Nuestra Princesa, rota por el cansancio, por el mal dormir, y el dar tumbos, se queda dormida sobre todos los papeles que tiene dispersados en la mesa. Los clientes de la cafetería reparan en ella y la reconocen. La despiertan para preguntarle si es en realidad Lee Seol, y ella intenta escabullirse y negarlo, de modo que, en su precipitada salida choca contra otra clienta, la típica matona, y le tira el café encima.

Lee Seol se deshace en disculpas, pero la maromaca tiene ganas de follón, así que la provoca de malas formas e incluso está a punto de pegarle cuando entra en escena, POR FINNN, Park Hae Young, que viene en el momento justo, enviado allí por Yoon Joo, a sacarla del apuro.

Por fin, teniéndola dentro de su coche, Hae Young puede respirar tranquilo. Ahí es donde ella le dice que no piensa volver hasta que no descubra toda la verdad sobre la muerte de su padre, y ahí es donde Hae Young saca a relucir algo que los dos saben, pero de lo que no querían darse por enterados el uno frente al otro:

¿De verdad piensas que mi padre mató a tu padre? ¿Crees lo que ellos dicen?

Lee Seol no contesta…

Bien, si quieres creer lo que dicen, créelo, por mí bien. De todas formas, sin importar cuál sea el resultado final… búscalo junto a mí. Cualquiera que sea la verdad, busquémosla juntos“.

¿Crees en tu padre?

Es lo que quiero averiguar“.

Después de esto, ambos buscan refugio… en casa del profesor Nam Jung Woo!! Jejjeee. Nuestra Princesa ya tiene dos aliados seguros, y aunque ella no lo sabe, su cocinero y su doncella también están dándole caña a la gente que la critica por internet en esos momentos. El grupo de apoyo de la Princesa crece.

No acaban de llegar a casa del profesor, cuando Hae Young propone salir a comprar algo para comer. A su vuelta, la Princesa se ha quedado dormida en el pequeño sofá, y Hae Young se pone celoso cuando ve que Jung Woo la tapa con una manta usando excesiva delicadeza.

Es entonces cuando el profesor pregunta por qué han ido a su casa, y Hae Young le explica que lo ha hecho porque cree que Yoon Joo no aparecería por allí aunque supiera que están los tres juntos. El profesor no piensa lo mismo… y no sigue hablando porque sabe que en realidad la Princesa no está durmiendo, sino que está fingiendo. Y lo sabe porque, según él mismo explica, cuando le pide que no continúe haciéndose la dormida, él se ha dormido infinidad de veces ahí, y ha tenido que despertar por el entumecimiento.

De repente, tocan al timbre… El profesor está convencido de que es Oh Yoon Joo… y no se equivoca.

Jejejeee. Cuando la pérfida se enteró de que estaban allí los tres, su expresión no tenía naaada de desperdicio. “Sus” dos hombres dándole todo su ahombro a su enemiga… ainssss, ya empezamos a pagar por lo que estamos haciendo.

La tía está deseando tener una excusa para poder sacar a la Princesa de “su territorio”, así que, cuando el Presidente Kang la llama, junto con su padre, y les mete la gran bronca por haber dejado que Lee Seol se marche, a ella se le ocurre ir a buscarla para hacerla volver. Pero no definitivamente, claro está. Sólo quiere salvar su cuello, osea, que Lee Seol se presente y le diga al abuelo que se ha ido por propia voluntad porque no quiere ser la Princesa.

Es por eso que sale toda decidida, a sacar a Lee Seol de casa de SU profesor, cuando su padre la detiene, le pregunta dónde está Hae Young y si todo lo que ha ocurrido es obra suya. Ella no le afirma nada, sólo se muestra preocupada por saber si ellos han hablado y qué se han dicho… Cuando él le confirma que Hae Young sospecha que ella sabe lo de su padre, Oh Yoon Joo entiende que para él ella es la sospechosa. Que él sabe que ha sido ella quien ha confabulado en contra de Lee Seol… y que ha permanecido callada mientras a él le culpaban por todo.

Así que, allá que se dirige a casa de Jung Woo, y al tocar al timbre, éste le pregunta a la princesa si quiere o no que le abra la puerta. Lee Seol, valientemente, le dice que sí. Yoon Joo entra directamente a por Lee Seol, a quien le dice que quiere hablarle en privado afuera, y aunque Hae Young intenta impedirlo, la Princesa acepta.

El primer asalto, es para Lee Seol, sin duda:

OYJ: “el único sitio donde podías escaparte, ¿tenía que ser la casa del profesor?

LS: “¿Estás celosa? Estoy con los dos hombres que dijiste que no dejarías“.

OYJ: “¡Cállate!

Jejejjeee.

Oh Yoon Joo está bastante fastidiada, peeero sigue adelante con lo que ha venido a hacer, y le explica lo que quiere que haga: ir a ver al Presidente, y decirle que no quiere ser princesa. Y luego desaparecer, claro.

Pero Lee Seol lo que quiere saber es cómo sabe que Park Hae Young mató a su padre, como ella misma le dijo, y sobre todo, si tiene pruebas. Oh Yoon Joo le responde que sólo tiene que ir a hablar con el Presidente para averiguarlo… claro, otro que cree culpable a Tae Joon… vaya tela. Le dice que se lo pregunte libremente, y que, dependiendo de si al abuelo le da o no un buen chungo, sabrá la respuesta. ¿Se puede ser más mala?

En ese momento, Hae Young, aparece para llevarse a Lee Seol diciendo que tienen que ir a un sitio juntos. Oh Yoon Joo se niega, sobre todo cuando ve que él la coge de la mano, y le da un ataque de marcaje de territorio, insistiendo en que tiene que irse con ella a ver al Presidente.

De perdidos al océano… a Hae Young le importa un huevo de pato. Responde que puede decirle que él tiene la culpa y que se ha llevado a la Princesa a la fuerza, total, su abuelo siempre va a pensar de él lo peor. Pero Lee Seol se va con él, y de la mano, ¿arassó?

El interés que tiene Hae Young por llevarse a Lee Seol, parece ir mucho más allá de deberse sólo a librarla de la presencia de Oh Yoon Joo… se le ve nervioso y con mucha prisa. La mete en el coche y por el camino le dice que no vuelva a verse con la PÉRFIDA, y mucho menos estando las dos solas… y tiene toda la razón, esta tía pierde el respeto junto con la humanidad cuando se queda a solas con Lee Seol, y entra en modo “demonio infernal”.

Lee Seol entonces pregunta dónde van.

Vamos a un lugar que nadie conoce. Lo importante no es dónde esté, sino que nadie lo conoce. Tú y yo estaremos juntos y solos“.

Ainsss, ¿qué le quiere hacer este tío a nuestra Princesa? Ohhh, por diosss, nooooo, que no haga eso. Me sacrifico, me sacrifico. Por el bien de la única descendiente de la Familia Real, y en prueba de mi lealtad, ¡ME CAMBIO POR ELLA!

Jajjjaaaa.

Y sigue: “aunque pienso que para ti puede ser demasiado duro, a mí me dará felicidad, así que, deja que ocurra. De todos modos, pienso seguir siendo un k***on“.

Ñasss, insisto me cambio, ¡me cambio por ella!

Finalmente, cuando llegan a una preciosa casita situa en un agradable paisaje de montaña, Hae Young detiene el coche y bajan, caminando hacia ella. La puerta se abre, y aparece un hombre con la sonrisa más afable y tranquilizadora que he visto en siglos…

Es nada más y nada menos que Park Tae Joon, el padre de Hae Young.

Lee Seol se detiene en seco nada más verlo, y lo observa, bajo la atenta mirada de Hae Young, que parece querer estudiar su reacción.

¿Lo ha reconocido? Yo no veo que sienta miedo. ¿Es sólo que le extraña ver a alguien más allí? ¿Qué va a pasar?

Pues menos mal que sólo me quedan horas para saberlo, nenasssss, porque ya os dije que este final, le daba cien patadas a finales previos.

JOOOERRR, estoy deseando ver si mis sospechas sobre quién hizo qué son ciertas, y creo que, una vez ha aparecido este hombre, estamos a punto de que lo cuente todo. O de que Lee Seol lo recuerde todo… quién sabe.

Listado de capítulos: My princess
Esta entrada fue publicada en Actores y Actrices, Doramas coreanos, Dramas, Programas de TV, revisión de dramas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a My Princess, capítulo 12.

  1. Yocelyn Gonzalez dijo:

    Esperaba con ansias esta revision, me encantan… sobre el final pareciera que yo fui la unica pastel que pensó que la imagen del park tae joon era de la imaginacion de lee seol, como si ella hubiera estado antes en ese lugar… pero en todos los lugares que e leido dicen que es el actual park…. solo quiero ver el cap 13 para saber que pasara.

  2. angelic86 dijo:

    Como siempre mil gracias por la revisión!!!
    Pues este capitulo estuvo tan bueno sobre todo ese final que lo vi 2 veces jajaja.. como siempre dejo mis impresiones

    1ro Me parecio que quedarse callada Hae Young le pregunto que le había dicho la vibora fue lo mejor, sino capaz hubiera herido más a nuestro querido diplo y eso le hubiera dolido

    2do Me dan un poco d pena nuestros dos protagonistas sobre todo Hae Young que lo culpan de todo al pobre y a su padre lo acusan (se me hace que falsamente), y bueno la princess pobre que esta entre a espada y la pared, no sabe que creer pero que si empieza a recordar espero no piense tmb que el papi d nuestro diplo es culpable y quiera abandonar todo como siempre lo hac x el bien de los demás, demasiado sacrificada…. yo ya me hubiera ido y me lo hubiera llevado a él

    3ro Me encanto cuando Seol le dijo a la bruja ¿Estás celosa? Estoy con los dos hombres que dijiste que no dejarías“. Creo que eso le dolio y mucho jajaja y me dio mucho gusto a mi que Seol se defendiera tan bien. Yo kreo que la bruja esta haciendo esto más por orgullo y celos que por otra cosa… esta enojada xk los dos nenes guapos a los que tenia en bandeja d plata la han dejado sola…. y le prestan atención a la princess

    4to Con ese hombre yo tmb me sacrifico y me cambio por ella!!!!! (Ainss me pregunto si la princess tmb se imagino lo que nosotras con las palabras d oppa jajaja que pervertida soy jaja)

    5to Ese final, despues de meditarlo y platicar por otros lares kreo que es un recuerdo d Seol, ella ya estuvo ahi… y estando más tiempo ahi se me hace que va a recuperar más recuerdos

  3. Bellapotter dijo:

    Esperaba con ansias locas tu revisión de este capítulo, me encanta como lo haces, tus comentarios me doblan de risa y mi familia siempre me pregunta qué me pasa, y siempre les digo lo mismo: “Es que estoy leyendo a la chica que escribe fenomenal”, así que querida Nuna eres culpable de que mi familia me crea un poco loca.

    Aunque yo también me fuí con la pinta de que el padre del especimen Machus Coreanus Maximus (terminología sacada de un blog, no es mía) por fin aparecía ante la princesa y su hijo para aclarar todas las mentiras e injusticias que cometieron con él, en otros blogs se comenta que es tan sólo un recuerdo de Lee Seol. Ainssss tengo que esperar para poder saber la verdad!!!

    Quiero aclarar que la terminología lobula no tiene comparación, me muero de risa cada vez que la recuerdo o la leo, pero esta nueva terminología me encantó porque les juro por Dios que en Song Seung Hun encontré al primer Macho, Macho pero bien Macho Coreano, es decir parece un semental de lo buenorro que está!!! Yo también me sacrificaría por el honor de la familia real, pero ese no es sacrificio es un placer…!!!

    • Nuna dijo:

      Jejejeee, pues sobre lo del padre de Hae Young, lo tengo claro después de ver el RAW del 13, que han emitido hoy, peeero ya lo comentamos en la próxima revisión.

      Muchas gracias por el comentario, guapa. Por cosas como estas, en los días malos, pues una sigue dándole a las revisiones.

      Sobre Tae Joon sólo diré una cosa: DE TAL PALACO TAL ASTILLAZACA

  4. miachan07 dijo:

    WhoA!! peazo de revisión Nuna…. me encanta leer el modo en que narras la historia, que para mi punto de vista es la mejor serie que están transmitiendo en estos momentos en Korea.

    A la pérfida, no le queda más que contar, porque sus días como víbora malvada quierotenertodo tienen fecha de vencimiento, que mujer más odiable es… y el raw del capi 13 está sin palabras (me dejó muda de tanto gritar, sufrir y estar feliz a la vez) no crees? Acabo de terminar de ver el capi traducido e inglés y me muero de ansias de ver tu revisión… esperaré a que lo tengas listo y me uno a comentar.

  5. Gwen dijo:

    Vaya pedazo de revisión !!

    Que decir que odio a la maldita bruja!!! y creo que se ha ganado mi enemistad en próximas series T_T y que decir de la hermana … es que de verdad .. ais la daba de leches.

    Estoy sin palabras… ahora estamos en la mejor parte de la serie en el dichoso desenlace y ahora es cuando nos enteraremos de toda la mierda que hay escondida tras la muerte de “emperador” … aissss el padre de Hae Young, después de esa llamada, fijo que es el que esta en la puerta esperando… y no se porque pero seguro que es el menos malos de todos ¬¬ aunque algo de culpa tendrá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .