My Princess, capítulo 9

Bueno, bueno, bueno… aquí hay una Bruja Avería de medio pelo que no se aclara ni con lejía.

¿Se puede ser más retorcida, egoísta y egocéntrica que esta mujer? Probablemente se podría alcanzar su nivel, o incluso rebasarlo, pero está muy complicado hacer esto…

¿Y por qué me cebo con la “intento ser estupenda pero soy una arpía”?

Pues porque después de rechazar a Park Hae Young (mmmm, Song Seun Hun, MELOCOMIBLE del todo), cuando el Presidente Kang, ya estando solos los tres, le pregunta por qué no quiere casarse, la tía le responde que sólo quiere tener una bonita proposición de matrimonio como cualquier otra chica…

Osea, hasta dónde llega a esta mujer. No sólo quiere que se case con ella, sino que esté enamorado, o por lo menos, que haga el paripé… y ella que sólo quiere al otro, al profesor Nam Jung Woo (Ryu Soo Young).

Mala, malísima.

Pero si pensaba que un diplomático de primera era más tonto que ella, se equivoca de parte a parte. Una cosa es que dejes las cosas pasar, y otra muy distinta es que no las veas. Cuando terminan de hablar con el Presidente, les toca el turno a ellos dos. Hae Young quiere saber por qué le ha rechazado. Y él le confiesa que sabe lo que hay entre ella y el profesor, y que si no la ha rechazado delante de él, era para darle la oportunidad de hacerlo ella. ¿Y cómo lo sabe? Pues porque él también está enamorado, (de Lee Seol), y ésto ha agudizado sus sentidos en lo que respecta al amor que hay a su alrededor.

Sí, loca la deja. Ella, que pensaba que estaba jugando inteligentemente a dos bandas sin que él se diera cuenta, jajaaaaa.

Además, él le dice que ya no podrán estar juntos. Han dejado de importarle Yoon Joo y sus circunstancias, ni que esté enamorada del profesor, o que quisiera casarse con él por su dinero. Y el motivo de que ya no puedan estar juntos es que ella, esa noche, ha perdido la última oportunidad que tenía con él, dado que ahora, y sin él mismo quererlo del todo, puede que sus sentimientos le lleven a proteger a Lee Seol (Kim Tae Hee). Y ambos saben que estar a favor de una, es estar en contra de la otra…

Ojalá la Princesa hubiera podido escuchar esa conversación, porque la pobre está muy mosqueada, abrumada, celosa y depre con lo que ha pasado. Poco después podemos verla preparándose uno de esos vasos de leche con chocolate… uno como el que le dió a él cierta noche. Y esto la lleva a recordar todos esos momentos especiales que han pasado juntos… incluyendo ese beso del que ninguno de los dos parece querer acordarse.

Cómo no va a estar confundida Lee Seol, si este hombre pasa de estar besándola o tonteando con ella, a querer casarse con otra…

La pobre empieza a maledecirlo en voz alta, con la mala suerte de que en ese momento él aparezca por allí, y la escuche ponerlo a caldo. Ella, al verlo malhumorado, lo malinterpreta, y piensa que está enfadado porque ha sido rechazado por Yoon Joo. Y como está confusa, a la vez que celosa, comienza a meterse con él por ello, y Hae Young la escucha, la observa, yo diría que entiende perfectamente lo que le pasa, pero no tiene demasiadas ganas de entrar en discusiones esa noche, y Lee Seol se ablanda al verlo abatido.

Así que, después de insinuarle que le entiende, porque “ella también ha sido rechazada esa noche” (por él, claro, que ha declarado que quiere casarse con Yoon Joo en sus morros), le propone enterrar el hacha de guerra, tomar un vaso de leche juntos, y pasar como puedan ese día, esperando que el nuevo sea mejor…

Y entonces él la mira con cara de lobezno degollado, y la deja KO cuando le dice: “no te han rechazado“.

¿Mandeeeeee?

No has sido rechazada“, insiste. Y después le recomienda que no se coma demasiado la bola con lo que ha ocurrido esa noche, y que se prepare para enfrentarse a la curiosidad que todo el mundo tendrá a partir de ahora sobre sus cosas personales, incluyendo sus posesiones.

Así que, al día siguiente se ponen a ello, lo que les conduce directamente al banco, donde Lee Seol anula sus préstamos y saca todo su dinero, que no es demasiado tampoco. Podemos ver, en esta escena, que Park Hae Young tontea con ella todo el tiempo, gastándole bromitas y buscando la cercanía física… hasta le acaricia el pelo, ainssssss.

Acabáramos con el lenguaje corporal coreano, diosssss. Esto lo ves en RAW y lo entiendes al milímetro, jajajaaaa.

Pero el modo “te estoy seduciendo a lo loco, locuela”, se le va a pasar muy rápido aquí al campeón, para entrar en el modo “no mires a mi hembra, tú quién eres, tío… hembra, no le mires así tú tampoco, ¡pardiez!” Cuando salen del banco, Lee Seol se encuentra con un oppa (OOOOPPAZO, maadre mía) que conoce y al que hacía mucho que no veía.

Park Hae Young se siente amenazado de inmediato por la familiaridad con la que se tratan, y más aún por el entusiasmo de Lee Seol al ver a este desconocido, sobre todo en el momento en que ella se lanza con la intención de darle un abrazo, que es cuando Hae Young la engancha por detrás para evitarlo, devolviéndola a su estado inicial, osea, junto a él, pero mucho más cerquita.

Se presenta, y evita que puedan darse más muestras de aprecio… “soy una especie de guardián de la princesa… en todos los sentidos“. Depués se las apaña para llevársela de allí lo más pronto que puede.

Esta situación, en la que los celos de Hae Young son evidentes, desemboca en que más tarde, con la excusa de recopilar información sobre la vida pasada de la Princesa, él intente sonsacarla sobre cosas personales en las que está mucho más interesado incluso que el mismo público.

Primero, le toca el turno a Hyun Woon, el oppazo anterior… cuando ella le dice que tiene una infancia llena de recuerdos con él, Hae Young insiste en que los escriba todos. Después le pregunta a bocajarro “¿quién fue tu primer amor?“, jajaaaaa. Intenta hacerlo de modo casual, pero se le ve de lejos el aaaansssiaa por saber. Y no sólo quiere saber quién fue el primero, sino todos los demás, y para que ella le conteste, la provoca: “¿qué pasa, son tantos que no puedes recordarlos?“.

Ella le dice: “mi apodo es, mujer de un sólo amor, dedicado al Sr. N?“…

Acabáramos… ahora él se rompe la cabeza para tratar de saber quién es ese Sr. N que le roba a Lee Seol pensamientos que sólo deberían ser para él… ainssss. Pero enseguida deduce que habla de Nam Jung Woo.

¿Quién es ese Sr. N? Sólo con la inicial no sirve?

La siguiente pregunta es todavía mejor, y hasta él mismo se avergüenza al hacerla: “¿Cuál fué tu último beso?“.

Y fijáos bien que no pregunta por el primero, que sería lo más interesante en cuanto a conocer las cosillas de una persona, sino por el último… por ese que sabe (y espera) que fue con él. Supongo que, cuanto mínimo, quiere averiguar si ella tan sólo se acuerda, porque el pedal que llevaba en ese momento era considerable. Y supongo que, como máximo, quiere intercambiar impresiones. Aunque queda también la tercera posibilidad, y es que quiera recordarle que se besaron, y con esto, rescatar ciertas emociones y empujarla hacia él. Y tengo una cuarta, todas las anteriores son ciertas, y él vuelve a estar en modo “tonteo a lo loco, locuela”.

Ella, para fastidiar, contesta: “mmmm, fue hace como unos tres años“.

Él, picado, se rebela: “tienes que saber diferenciar entre un besito y un beso de verdad… no ha pasado tanto tiempo” Con esto deduzco que el beso de verdad cree que fue el suyo, y los tres añitos se convierten de golpe en días. Lee Seol, que no es tan inteligente como para jugar a lo mismo, hace un débil intento de voltear la tortilla, pero no lo consigue. Ante su amenaza de machacarlo también a preguntas, él responde que no tiene nada que ocultar, y que siempre se ha comportado de manera impecable, excepto a lo mejor por una noche…

¿Qué noche?

¿Por qué lo preguntas?… ejem, ejem…

Esto último no sé ni cómo interpretarlo. No sé si le está diciendo “no seas cotilla”, o lo que le quiere decir es “¿Para qué preguntas, si estabas allí y lo sabes?”. Iluminadme, porfaplis.

Peeero nuestro gozo en un pozo porque el capi cambia de tercio en este momento, y nos quedamos sin la respuesta, aunque la escena ha sido divertidísima, sobre todo por la colección de expresiones de Hae Young… qué bueno es Song Seung Hun para la comedia, rediós.

Cambio de tercio porque, para variar en los dramas, la divertida escena termina cuando les llaman para una reunión. Así que, volvemos a tener al cuarteto amoroso completo, planeando como será el evento próximo en que la Princesa aparecerá.

Como ya es costumbre, Yoon Joo utiliza cada sílaba que sale de su boca para meterse con Lee Seol, y lo hace de una manera tan encarnizada y a veces infantil o exagerada, que hasta da asco. Cada vez que lo hace, tiene que ver cómo Nam Jung Woo la defiende, y eso le duele y la hace tomarle más manía a la Princesa. Y la cosa se acentúa cuando Park Hae Young también hace lo mismo… Sobre el esbozo de discurso de Lee Seol, que Yoon Joo lee en voz alta para avergonzarla, no pueden evitar reírse todos (sirvientes y Nam Jung Woo incluídos)… todos menos Hae Young, a quien le parece que la esencia del mismo es estupenda.

Pero Lee Seol abandona la reunión abruptamente, cuando le comunican que su hermana ha venido a verla. Ella piensa, ilusa, que se trata de una visita de cortesía, pero se equivoca. Lee Dan sólo ha venido a escupirle su odio (y envida de la buena y gorda) a la cara. Ni siquiera le deja aclararle el malentendido de la rueda de prensa, sino que, histérica, comienza a lanzar por la habitación sus objetos y vestidos mientras le grita. Y está a punto de golpearla cuando Hae Young, que aparece segundos antes y es testigo de su arrebato, la detiene.

Su mirada, como podéis ver, es de furia, y su tono, aunque le está diciendo que dos hermanas no deberían comportarse así, también. Lee Dan se marcha, y Lee Seol quiere seguirla, pero Hae Young la detiene, y la Princesa forcejea con él y le grita: “¿No es esto es lo que querías?

Sí, pero ya no puedo soportar más verlo. Quédate aquí“… que yo lo arreglaré, ya que he sido el que la ha liado parda.

Después de decirle a Lee Dan que si va a venir a visitar a su hermana sólo para hacerla sufrir, es mejor que se ahorre el viaje, Hae Young se dirige directamente a la pensión para hablar con la madre. Después de confesarle a ésta la verdad sobre lo que ocurrió en la rueda de prensa, le pide también que se mantenga alejada de la Princesa, para que ella no se sienta apoyada por alguien de fuera del palacio y esto debilite su resolución.

En estas están cuando alguien comienza a aporrear la puerta. Es Lee Seol, que se ha escapado de palacio para poder hablar con su madre. Como no obtiene respuesta, pero sabe que ella la escucha, Lee Seol comienza a hablarle a gritos desde el otro lado de la puerta. Y es que necesita poder contarle lo que le ocurre, pero ahora más que nunca. Necesita hablarle de su miedo, y de su tristeza… y también necesita hablarle de algo que no le puede contar a nadie en palacio, incluido Hae Young, es decir, sobre todo a Hae Young.

Mamá, ¿sabes que es lo más gracioso de todo? De todas esas personas a las que le gusta complicarme la vida… hay alguien que me gusta“.

Es un idiota, pero me tiene confundida…

Siempre me apuñala por la espalda y me deja tirada, pero de golpe, es tan dulce como lo era papá“.

Cuando estoy con él, el corazón se me acelera tanto, que no puedo ni correr porque me falta la respiración. Mamá… esa persona dice que se va a casar con otra, así que debería odiarle, pero aún así no puedo… Mamá, ¿qué hago? Mamá si no quieres verme… por lo menos no estés enfadada. Te echo mucho de menos. Me tengo que ir, pero volveré.

Osea que no sólo la madre, sino Hae Young, se quedan a cuadros. Ella quiere ir a abrir la puerta, pero Hae Young la detiene… “omoni“… ¿madre? ¿La ha llamado madre? Vale, ellos se tratan así, ella lo llama yerno y él madre, pero después de lo que Hae Young les ha hecho a las tres… todavía la llama madre…

Así que, después de que ella deduzca con acierto que es él quien provoca la confusión de Lee Seol, Hae Young no puede más que sentirse avergonzado y disculparse.

Peeeero la que se va a sentir avergonzada, y mucho, en breve, va a ser la propia Lee Seol. De vuelta a palacio, se dan cuenta de que el coche que llevan detrás es el de Hae Young. Lee Seol enseguida cae en la cuenta… él estaba con su madre… Y ES MUY POSIBLE QUE HAYA ESCUCHADO TODO LO QUE ELLA ACABA DE CONFESAR. Lee Seol tiene que aclararlo rápidamente. No puede dejar que él conozca esa debilidad suya.

Así que, detiene el coche, esperando ser recogida por Hae Young cuando pase, pero éste no la ve y la deja atrás. Es entonces cuando ella tiene que hacer autostop, y parar la primera camioneta que viene detrás. Cuando alcanzan al coche de Park Hae Young, para detenerlo, Lee Seol utiliza la megafonía de la camioneta…

La sorpresa de él es considerable. Y después flipa cuando ella, megáfono en mano, comienza a decirle que lo que ha escuchado en la pensión es mentira…

Para el coche, y se encuentran. Lee Seol toda azorada, y él disfrutando de la situación como nunca. Ella intenta decirle que no hablaba de él, sino de alguien que se llama Mr. P, pero Hae Young se lo está pasando pipa, riéndose de su inútil intento por ocultar la verdad.

Venga, finjamos que hay otro señor P, vámonos“. Jajjaaaa. Y luego le dice: “no es que suponga que hablabas de mí, es que estoy seguro“.

Y así llegamos al día de la inauguración, y todo está preparado para que la Princesa comparezca ante los medios. Ella sale dispuesta a comerse al mundo Mucho más, después de recibir unas flores de su madre, con un mensaje muy cariñoso. Lee Seol se recarga de energías y se dirige a la sala de prensa… donde sólo hay tres reporteros. Vamos, un fracaso en poder de convocatoria. El cruce de miradas entre ella y Hae Young no tiene desperdicio. Ella lo mira en plan “ya me la has vuelto a jugar otra vez, ¿no?”. Y él es como si quisiera decirle: “esta vez no me mires a mí”.

Sin embargo, decide comenzar a dar su discurso. Mientras habla, tanto el Presidente Kang, como Nam Jung Woo o Park Hae Young, se miran entre ellos, desconcertados. Todos están asombrados por la falta de concurrencia. Todos menos Oh Yoon Joo… ha sido ella la que ha selecionado a la prensa que debe estar presente, y si Hae Young enseguida se da cuenta de que la jugarreta ha sido suya, los demás no tendrían que investigar demasiado para averiguarlo… y espero que el Presidente lo haga, por Dios.

El caso es que Hae Young abandona la sala de prensa para indagar, y no sólo constata que la artífice de esto es Oh Yoon, sino que además, descubre que el resto de periodistas están retenidos en la zona de aparcamiento. Así que, le envía una nota a Lee Seol por medio de uno de los guardaespaldas avisándola.

Y ella no tarda en salir corriendo al encuentro de la prensa. Corre tanto, que tiene que quitarse los zapatos para que los tacones no la estorben. Cuando llega a donde están, los encuentra bastante mosqueados. Para que la vean, se sube descalza sobre una silla, y para que la oigan, utiliza un megáfono… todo parecido con la imagen de un miembro de la realeza… vale, no hay ningún parecido.

Además, con las prisas, se ha dejado su discurso en la sala de prensa, así que tiene que improvisar.

Pero precisamente estos gestos sencillos son los que comienzan a obrar un cambio en la actitud de los periodistas, que ahora están bastante receptivos. La humildad de sus palabras al reconocer que no cumple las expectativas, y al pedirles a todos que la ayuden diciéndole qué esperan de ella para poder mejorar, mientras pone todo su esfuerzo en ello, acaba por conquistar los corazones de todos los que la escuchan. Al final de su discurso, en el que da su correo electrónico para recibir las sugerencias de todo el mundo, los periodistas la jalean, y todos la miran con orgullo… sobre todo Hae Young. Del chascazo que se acaba de llevar Oh Yoon Joo también hablaría, pero me da pereza perder el tiempo con ella… anda y que la f…

Fastidien…

De vuelta al palacio, y con el gusto del triunfo todavía en la boca, Lee Seol consigue que el guardaespaldas se traicione a sí mismo, y que confiese que el autor de la nota que la sacó del apuro fue Hae Young. Una vez se queda sola, se da cuenta de que se ha roto las medias y de que lleva los pies sucios por andar descalza. En éstas, llega Hae Young. Ella se avergüenza mucho, y como no quiere que él vea la suciedad, no se le ocurre otra cosa que meterse en la fuente.

Sin embargo, lo último que a él le preocupa es que sus pies estén sucios. Le importa más que pueda resfriarse, así como decirle todo orgulloso que su comparecencia fue un éxito. Así que, le da su premio. La saca de la fuente, y la toma en brazos para llevarla a su habitación. Ainsssssss… qué monos, qué monos.

Cualquiera que los viera así, cosa que aunque fuera un escándalo, Hae Young declara que no le importa, pensaría que están MONOSÍSIMOS. Cualquiera menos Oh Yoon Joo, que observa toda la escena desde lejos y sin ser vista. Muérete de envidia, petarda.

Al día siguiente, descubren que el éxito de la rueda de prensa, se ha convertido en una gran aceptación por parte del público, que comienza a enviarle cartas, a montar fan cafés sobre ella, y a machacarle el correo electrónico con sus mensajes. Es tanta su popularidad ahora, que hasta el mismo Presidente de la República (a punto de ser Monarquía) quiere hacer uso de ella, y para eso, espera recibir la ayuda de Park Hae Young.

De sobra está decir que a él no le hace ninguna gracia que utilicen a su princesa como marioneta de los partidos políticos, que ahora pretenden que se posicione a favor de unos o de otros, pero ¿qué puede hacer para impedirlo?

Más tarde da con ella, que está en su rincón preferido: el coche antiguo. Primero, bromea sobre cómo ella lo suele buscar en la cocina cuando no lo ve cerca, y después cuando ella propone distribuir el tiempo en que utilizan el coche para no coincidir, él se empeña en usarlo justo en la franja que ella propone… ¿quién persigue a quién? Por más que Hae Young se burle y quiera fingir que sólo ella lo hace, todas recordaremos miles de momentos en los que él ha ido tras de ella. Y cada uno de los que ocurren cuando Lee Seol está en el coche, son un ejemplo de esto… pero en fin, dejémos que el chico se haga el duro y el vanidoso, dado que ahora está muy preocupado en cómo se las va a ingeniar para protegerla de la manipulación de los políticos.

Lo que Lee Seol no sabe, es que Park Hae Young se marcha directo a la tumba de su padre, a llevarle flores, a presentarle sus respetos, y a pedirle perdón (supongo que en nombre suyo y en el de su padre). Y con esto, nos da la seguridad de que él sí que se ha posicionado, y lo ha hecho en favor de ella.

Mientras tanto, Lee Seol y el profesor Nam Jung Woo, van juntos al orfanato en el que ella estuvo, en busca de sus recuerdos y de información sobre su pasado. Cuál no es su sorpresa, cuando al llegar se encuentran con Oh Yoon Joo, que resulta estar allí por el mismo motivo, pero no con las mismas intenciones.

Todos andan buscando el famoso saquito de la Emperatriz, que Lee Seol debería conservar, y que recuerda haber tenido alguna vez.

Pero la monjita que les atiende, suelta la bomba de que el saquito no pertenecía a Lee Seol, sino a Lee Dan, su hermana. ¿Es posible que Lee Dan sea la verdadera princesa? Lee Seol está segura de que ha tenido el saquito en su poder y de que era suyo, Nam Jung Woo piensa que Lee Dan se apropió de él pero que en realidad era de su hermana… pero cómo pueda Oh Yoon Joo utilizar lo que acaba de decir la monja, es bastante preocupante. Ese saquito es la clave para que Lee Seol pueda demostrar su identidad, y si hubiera alguna sospecha de que no fuera suyo, esto le allanaría mucho el camino para destruirla.

Aunque sería más bien tonto. Porque una princesa sustituiría a la otra, y el dinero de Hae Young, que a ella tanto le gusta, terminaría por volar también.

Pero bueno, ya verlas a las dos irse juntas a tomar unos tapones de soju… supongo que Lee Seol quiere aclarar las cosas de una vez por todas con Oh Yoon Joo, pero según yo lo veo, ésta podría comérsela con patatas sin demasiado esfuerzo, ya que es una calculadora consumada, y la Princesa, una inocentona.

Después de un cruce de agresividades, Lee Seol hace la pregunta clave: “¿Cuál de los dos te gusta más?”.

La respuesta la va a dejar impávida. A Oh Yoon Joo le gustan los dos. Y no piensa dejar a ninguno (por lo que espero que, siendo así, al final del drama los dos la dejen a ella, por p… petarda). También le aclara de paso, que pensar que Nam Jung Woo es su primer amor es algo que está muy lejos de la verdad. En realidad, su primer amor fue Hae Young. Por eso, no quiere renunciar ni a uno ni a otro, e incluso llega a insinuar que los dos están colados por ella.

Y para demostrarle el poder que tiene sobre ellos, les envía un mensaje, diciéndoles a los dos lo mismo: que está borracha y que necesita que vayan a por ella.

Ellos, para más casualidad, están juntos, en el palacio, buscando a Lee Seol y preguntándose por qué no ha vuelto. Park Hae Young se preocupa muchísimo más cuando se entera de que ella está con Oh Yoon Joo. Y al recibir los dos el mensaje a la vez, enseguida deduce que el de Nam Jung Woo también es suyo, así que le urge a ir juntos a buscarla.

El profesor le pregunta por qué quiere ir también… “porque hay alguien que me espera ansiosamente“. Y me jugaría todo a que se refiere a la Princesa.

Y allí las tenemos a las dos poco después, en la calle, esperando. Oh Yoon Joo convencida de que los dos irán a buscarla, y Lee Seol deseando que esto no ocurra. Ninguna de las dos sabe que ellos estaban juntos, y ninguna de las dos sabe que por quien estaban preocupados era por Lee Seol.

Así que, cuando finalmente llegan, los dos, Oh Yoon Joo le restriega su triunfo a la pobre Princesa, creyendo que ha ganado.

Pero no… nosotras sabemos que aunque la pérfida se adelante y se eche a los brazos de Hae Young, éste sólo tiene ojos para Lee Seol y para su cara de decepción.

Y también sabemos que Nam Jung Woo, aunque todavía tiene sentimientos por Yoon Joo, en realidad también estaba buscando a la otra.

Qué ironía. Los dos han ido a buscar a Lee Seol, y ésta pensando que lo han hecho respondiendo a la llamada de Yoon Joo.

¿Se aclarará este malentendido?

Lo veremos en el capi 10, chicas. Bueno, lo hemos visto ya la mayoría, ¿no? Jejjejeeeeee.

Listado de capítulos: My princess
Esta entrada fue publicada en Actores y Actrices, Doramas coreanos, Dramas, Programas de TV, revisión de dramas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a My Princess, capítulo 9

  1. cieni dijo:

    me encanto este capitulo….. en general todos…. la declaracion de amor….genial!!!! la parte de la fuente genial!!!! como me gusta cada dia mas Hae Young y sus miradas con la princesa y como la busca siempre…ahhh ese es amor del bueno y creo que el lo tiene mas que aceptado… esperemos k la princesa se de cuenta luego de que Hae Young la kiere a ella y no a la cara de sapo reventado de Yoon Joo…. y por supuesto kiero mas escenas de celos de Hae Young….muero por verlo mas celoso jajajajja

  2. lulis rubio dijo:

    me encanto este capi y en referencia el momento que mas me encanto fue cuando preparaban el discurso y el señor P dejo muy en claro que no se vale meter su cuchara en el plato de otro amo a ese oppa y a ti también unnie esta revicion me encanta

    • Nuna dijo:

      Jjajajaa, eso fue buenísimo. Ahí ya está marcando territorio a saco con el profesor, y haciendo que las dos chicas se enteren de lo que hay

  3. Glasloves dijo:

    Nuna me encantan tus revisiones, por ti me anime a ver este drama y lo mismo paso con Mary stayed out all night, me gusta como captas los sentimientos de los personajes, haces que me emocione solo con leerlos, a veces mejor que el capitulo mismo, desde Playful kiss entro a esta pagina y aunque no comente mucho me paso muy seguido para leerte a ti a todas las chingus, que escriben genial, me divierten mucho y espero la continuación de tu viaje a Corea.
    seguiré atenta para las demas revisiones, kisses!!!!

  4. Astrid dijo:

    oyoyoyoyyyyyyyyyy!!! pedazo de espoiler que me acabo de hacer, pero me da igual xDD me encantan tus revisiones y punto!! ademas, en realidad ahora solo tengo mas ganas de ver el capi, aunque ya sepa lo que pasa xD

    gracias por la “review”!!!!

    besitous!!!!! =)

  5. angelic86 dijo:

    Gracias por la revisión de este epi Nuna, como dijiste anteriormente este sacó a la luz varias cosas….
    1ro Alguien sabe como se llama el actor que la hace dl oppa que se encuentran al salir el banco??? se veia tan guapo!!
    2do Me encanta que cada vez halla más celos porque nos hacen ver no solo a un Hae Young maduro sino enamorado que puede hacer estupideces y enojarse por la persona que ama. Y que escenas tan divertidas sobre todo cuando la princess lo va persiguiendo con la camioneta y va diciendo todo por el megafono d la camioneta.. no cabe duda que es más inocente….no queria ser un poco más obvia?
    3ro Yo quiero que me carguen igual que a la princess(sobre todo si fuera ese oppa, que disfrute sería)…… k lindos se veian
    4to. Como veo en realidad van a intentar tumbar la monarquia, diciendo que la hna adoptiva en realidad es la verdadera princesa, por cierto aqui quiero hacer un paréntesis, a mi me parece que la hna tmb es una bruja y de la peores pues por lo que dijo la monja ella cuidaba a Seol cuando se enfermo (cuando eran niñas y Seol llegó al orfanato) a mi se me hace que es ahi donde robó la bolsita de la emperatriz, y como Seol no pudo defenderse fácil se pudo apropiar de ella, no cabe duda que esa es malilla desde chiquilla y cuando creció siguió portandose mala leche con Seol, es decir ha hecho maldad tras maldad desde que estaban niñas por eso a mi tmb se me hace una bruja
    5to por lo que voy viendo solo le encuentro un fin al drama y es que Seol renuncie a la monarquía y se quede con nuestro diplomático, antes claro tiene que limpiar el nombre de su familia (para ello no se si aparezca el papá de Hae Young, puesto que no esta muerto sino fuera dl pais entonces quizá pudiera regresar, el es el único que sabe si lo dl papá de Seol fue un accidente o el lo mando a matar)
    Como dije anteriormente el ultimo rey quería que ya no existierá una monarquía y apoyo la independencia dl pueblo, no quería que su hijo pasará por lo mismo, xk tenía muchos enemigos que querían acabar con el (les suena a lo k le pasa a Seol) por eso escondió a su heredero
    así que a mi me parece que ese rumbo tomará la historia…. pero mientras nos harán sufrir a nuestros 2 tórtolos…si fuera yo renunciaba a mi titulo y me quedaba él… xk aun así Seol se quedaría con su amor, con el dinero y propiedades (claro a nombre d el pero aun asi las disfrutaría) y podría seguir viviendo como una princesa, nada más que sin el titulo

  6. nea dijo:

    Me encanta este drama y la pareja protagonista^^ Espero que pronto se le bajen los humos a la bruja y que el profe se olvide de una vez por todas de ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .