Mary stayed out all night 13. Enamorada de Jung In… no, de Moo Kyul… Diosss, aaahhggg!!

Así se les quedó la cara en el capítulo anterior. ¿Qué harán?

Correr como locos desesperados por toda la casa no parece la solución más acertada, pero que Mae Ri (Moon Geun Young) esté escondida en su propia maleta (menos mal que es chiquitilla), aunque pueda parecer drástico, no deja de ser efectivo.

Supongo que la estratagema les habría resultado si Wi Dae Han, que entra en tromba buscando a su hija, no hubiera visto las cosas de ésta por todas partes…

Así que, Moo Kyul (Jang Keun Suk) aprovecha el descuido y la confusión de éste para salir zumbando con Mae Ri, osea, con la maleta, jajajaaaaaaaa. Si éstos dos tienen algo de suerte, ésta se materializa cuando una moto se cruza en el camino de Dae Han, impidiendo que pueda seguirles, y coger así un milagroso taxi que pasaba por allí en ese momento. Su destino: la casa de Jung In (Kim Jae Wook).

Pero Dae Han no tardará en ir hacia allí también, para comprobar si su hija está donde tiene que estar, y aunque Jung In intente impedírselo, acaba colándose en su cuarto… y ella está allí!!!

Haciéndose la enferma, claro, para reforzar la mentira de que estaba allí todo el tiempo.

Wi Dae Han la levanta a la fuerza y la saca al salón para poder hablar con ella. Y Jung In se queda mirando por toda la habitación, ¿buscando tal vez a Moo Kyul? Pues sí. Allí está él, que se queda esperando a que pase la tormenta mientras curiosea por la habitación de Mae Ri.

Sólo con observar las comodidades que Jung In le ha proporcionado, ya se pone celoso hasta las cejas… y encontrar las notitas de éste en los libros que ella tiene, ayuda todavía mucho menos.

La situación se volverá todavía más increíble cuando Wi Dae Han, que sigue sin estar muy convencido, y amenaza a su hija con dejar de ser su padre si vuelve a ver a Moo Kyul, se marcha dejándolos solos.

Ante la posibilidad de que el padre esté esperando al rockero en su casa para meterle un buen paquete, Jung In decide que los tres se quedarán allí esa noche… jejejeeeee, Moo Kyul dice que va a dormir en la misma habitación de Mae Ri, y a Jung In se le queda cara de plato.

Ante su estupefacción, Moo Kyul, con excesivo deleite, le confiesa que en su casa ambos duermen en la misma cama… ohhhhhhh, Jung In flipa… y Mae Ri, avergonzada, matiza: “separados por una cortina”. Una cortina… pedazo de muro de contención, ¿eh?

Ok, Jung In no puede evitar que eso ocurra, pero sí puede evitar que ocurra en su casa, así que Moo Kyul termina durmiendo en lo que llaman “sala de audiovisuales”, osea, donde están los equipazos de música y los pantallones para ver la tele.

Jung In, todavía confundido por la confesión de Moo Kyul, calibra la situación, o mejor dicho, calibra en su aaaaancha cama, haciendo pruebas con sus propios almohadones, lo que sería eso de dormir juntos. Sabiendo que la cama de Moo Kyul ya no es que sea pequeña, sino que es ínfima, e imaginando que el “muro de contención” no impide nos obligados roces, se pone a imaginar cosas… Cosas como que Moo Kyul pueda abalanzarse peligrosamente sobre ella en cualquier momento, y que la chica, tan cándida e inocente, se vea arrastrada bajo su maligna influencia. La secuencia de Jung In es un tesoro, y verle haciendo registros cómicos me está gustando cada vez más:

Ainssss, me he reído bastante con las expresiones de Jung In. Jejjeeeeee.

Ya de madrugada, Moo Kyul despierta muerto de sed. No encuentra el frigorífico, así que va a despertar a Mae Ri (su habitación sí que la encuentra, ¿eh?, al frigorífico tampoco es que lo buscara demasiado, supongo), para que ella le ayude. La chica, que debe estar medio dormida, le tira encima accidentalmente el zumo que acaba de servirle, así que, como no hay mudas a la vista, decide que ella misma lavará lo que lleva puesto.

Jung In escucha ruidos y se despierta… o quizás su subconsciente esté alerta ante sonidos sospechosos y le da la señal de alarma, jejejeeeee. Se incorpora… ¿es agua lo que oye?

Sigilosamente se acerca al baño.

¿Son las voces de Mae Ri y Moo Kyul, que están despiertos y juntos?

“Quita la mano…” ¿Mae Ri?

“Ahhhhh, está calentitoooo” ¿Moo Kyul?

¿¿¿???

¿¿¡¡QUÉ ESTÁN HACIENDO!!??

Y la frase de Mae Ri que le hace irrumpir en el baño es: “lo estoy haciendo lo mejor que puedo…”

Jejejeeeeee. Menos mal que no encuentra lo que imaginaba que iba a encontrar. Mae Ri sólo está lavando la ropa de Moo Kyul, porque le ha tirado el zumo encima y no tiene otra cosa que ponerse… Jung In suspira aliviado, les echa la bronca por armar jaleo en lugar de utilizar la lavadora, y se va creo yo que porque no le queda más remedio, si no, anda que no iba a vigilar bien a éstos dos.

Inciso: *loca con la clavícula de Ares, pero loca, loca*

Pero bueno, el caso es que los chicos tenían razón al sospechar que Wi Dae Han iría a casa de Moo Kyul a buscarle, aunque éste acabará por contra inteceptando no al chico, sino a su madre…

Pelean, discuten, se echan en cara cosas. Cada uno de ellos culpa al hijo del otro por la situación. Incluso Wi Dae Han responsabiliza a So Young de ser ella quien dio la idea del divorcio, cuando ella le dice que es Mae Ri la que debió solicitarlo antes de empezar a salir con Moo Kyul.

Lo que sí queda claro, es que So Young es incapaz de recuperar el anillo, pero a pesar de esto, todavía tiene que cumplir la parte del contrato que la obliga a intentar todo lo posible para que Moo Kyul y Mae Ri acaben separados. ¿Cumplirá con esto y pondrá esfuerzo en ello? ¿Será tan sumamente egoísta como para acceder a pisotear los sentimientos de su hijo? Pues no sé cómo deciros que de ella me lo espero todo, aunque confío en que algo de instinto maternal le quede, aunque sea en la profundidad más profunda de su despreciable ser.

Y así, todos posicionados en sus posturas, amanece un nuevo día, en el que Seo Joon (Kim Hyo Jin) nos sorprende por su cambio de actitud. Ha ido a grabar la canción de Moo Kyul y Mae Ri. Sin embargo, no es capaz de darle el sentimiento necesario, así que Moo Kyul, con la intención de demostrarle cómo debe hacerlo, la interpreta, dejando a Jung In (y a nosotras, pardiez), totalmente KO.

La conclusión del “príncipe perfecto” es obvia: será Moo Kyul quien finalmente la cante, puesto que de todas formas el sentimiento que quieren transmitir es el amor del personaje masculino por el femenino. De esta forma, la canción estará perfecta y Seo Joon no tendrá que pasar por el mal trago.

Las cosas van saliendo adelante con el drama, pero ahora Jung In está inmerso en un festival emocional. A sus sentimientos por Mae Ri, se le añade lo que siente al no saber exactamente por qué su padre tiene una foto de la madre de la chica, algo que ha relacionado inmediatamente con el hecho de que Jung Suk esté empeñado en que se case con ella.

Así que, aprovecha la primera oportunidad para preguntarle. Jung Suk no niega, sin embargo, que hubiera algún tipo de relación entre él y la difunta, pero tampoco admite nada, así que le deja todavía más confundido. Espero que por fin se le caiga el padre del pedestal, porque ahora está viendo una parte de él que no conocía y que le está decepcionando muchísimo. Cuando esto ocurra, el yugo que Jung Suk tiene sobre su hijo comenzará a desmoronarse.

Pero Jung In necesita saber, por eso su próximo paso será el de hablar con la señora Yoon, la fiel sirviente de la familia. Las respuestas que obtenga, le dejarán más desorientado si cabe. Ella le dice que sus preguntas la ponen en una situación muy complicada, y más aún, lo único que puede aclararle, que no es poco significativo, es que esa foto Jung In la ha llevado consigo durante la friolera de treinta años… Es para sospechar, y mucho.

Mientras esta conversación tiene lugar, a pocos metros está Mae Ri, rodeada de vestidos de novia, en plena prueba para elegir uno de ellos, pero sin un ápice de entusiasmo. Podemos verla aparecer PRE CIO SA con uno de ellos, aunque su expresión no es nada acorde con la que debería tener cualquier novia feliz que estuviera en su lugar.

Jung In y Mae Ri salen a la puerta para hablar. Mae Ri quiere aclararle que sólo está haciendo eso para continuar con la farsa, lo que no significa que sus sentimientos por Moo Kyul vayan a cambiar. Él le responde que lo sabe perfectamente y que no debe preocuparse por eso… pero Moo Kyul llega en ese momento, sorprendiéndolos de esta manera:

El ataque de celos es inmediato. Ni Mae Ri ni Jung In tienen tiempo de explicarle que todo forma parte de la farsa, y a éste último se le parte el corazón, no sólo de ver el dolor que siente Mae Ri, sino por el suyo propio.

Ella sale corriendo en pos de Moo Kyul. No sé si sabéis, chicas, lo complicado que es correr con un voluminoso vestido de novia y sus correspondientes tacones, pero lo es, y mucho. Por no hablar del frío que debe estar pasando. Mae Ri es incapaz de alcanzarle. Moo Kyul está escondido en un recoveco de la calle que ella ve vacía cuando dobla la esquina casi sin aliento.

Y mientras la chica llora desesperada, Jung In llega para cubrirla con su chaqueta. Moo Kyul, que espía en su rincón, espera a que ellos se marchen para salir furtivamente y largarse.

Aunque a mí no me preocuparía mucho. Moo Kyul sabe que Mae Ri es leal. Sólo se ha descontrolado un poquito porque está celoso y muy presionado por la situación, y a la larga, creo que es mucho mejor que este chico no hable con el subidón que lleva. Imagino los gritos y las palabras que podrían salir por su boca, así que, aunque Mae Ri llore unas lagrimitas, por lo menos no serían tantas como las que derramaría si Moo Kyul tuviera una explosión celosa en caliente. Y él también se ahorra la posterior disculpa.

Tendré paciencia y confianza en que el amor y la necesidad mutua de estos dos es mucho más fuerte de lo que ellos mismos se imaginan.

Mae Ri no se rinde, y en cuanto tiene la más mínima oportunidad, va a buscarlo. Pero a quien encuentra es a So Young. Ésta, cumpliendo con la palabra dada a Dae Han, le dedica palabras muy duras para echarla, tales como su matrimonio con otro hombre, o la multitud de problemas y sufrimientos que le está causando a Moo Kyul. Aquí veremos que, con muchísimo respeto, Mae Ri saca algo de carácter y se defiende diciendo que es So Young la que le ha causado problemas con el asunto del anillo… BIEN POR MAE RI.

Aunque finalmente, y sin conseguir ver a Moo Kyul, ya que este está en plena depresión alcohólica con los miembros de su grupo y la acoplada de turno (Seo Joon), vuelve a casa con las manos vacías, y allí piensa en las palabras que la madre de su novio le acaba de decir. Está a punto de mandarle un mensaje, pero finalmente desiste.

Lo que no sabe, es que él está allí, en la puerta, a pocos metros de ella, intentando escribir un mensaje idéntico que tampoco envía. Moo Kyul ha llegado a su casa, donde encontró a So Young, que le explicó cómo había echado a Mae Ri. Ya no hay celos en él, sino el pánico a la posibilidad de que ella escuche a su madre y se rinda.

Mae Ri, totalmente insomne, va a la cocina a buscar algo de beber, y encuentra a Jung In en una situación en la que no lo había visto nunca antes: totalmente borracho y hecho una piltrafa emocional.

Intenta ayudarle a llegar a su habitación, pero él la rechaza con un manotazo, por el que rápidamente pide perdón. No soporta el contacto, no quiere ningún acercamiento que pueda desbocar los sentimientos que tiene ocultos hacia ella. Pero sí puede, como ha hecho otras veces, desahogarse con esta chica siempre dispuesta a escuchar. Mae Ri no entiende demasiado bien a lo que él se refiere cuando habla, aunque sí comprende que está muy deprimido.

“¿Sabes lo que se siente cuando estás atrapado en un sitio al que no puedes entrar y del que no puedes salir?” Esto se refiere totalmente a la situación con ella, está claro, pero Mae Ri no lo comprende.

Después divaga sobre su padre, y sí, nenassss, Jung Suk ha caído totalmente del pedestal. Su hijo todavía se siente un poco culpable al tener que desobedecerle por primera vez en su vida, pero está dispuesto a hacerlo, porque ahora entiende que él puede ser imperfecto, cometer errores, y caer en falta.

Finalmente, la ebria verborrea del chico le lleva a mencionar el divorcio de sus padres, del que ahora, secretamente, está culpando a Jung Suk y a su obsesión por la madre de Mae Ri.

Una de vosotras una vez comentó que odia que en los dramas existan los personajes secundarios a los que los guionistas ponen a sufrir como cosacos. Y aunque en otros dramas yo lo tenía medio asumido (medio asumido, que tengo mi corazón, joer, y no me gusta ver la tristeza ajena), en esta ocasión debo coincidir con ella. Ya me ocurría en Bad Guy con Tae Sung, el personaje de Kim Jae Wook, pero en el caso de Jung In, estoy total y absolutamente de acuerdo con mi chingu. Odio que este muchacho sufra tanto. No hay derecho a que todas y cada una de las personas que se cruzan en su vida le traigan problemas o sufrimientos, y espero que los guionistas sean benévolos y le den a su personaje el fin alegre que se viene mereciendo. Y por fin alegre (y esta vez con quien coincido es con Zoak), no me refiero a que lo enreden con la niñata malcriada y egoísta de Seo Joon, advierto que me mosquearía sobre manera. Como dice mi gemela Zipi, Jung In se merece muchísimo más, y de una princesa de verdad de la verdadera no me bajo. ¿Arassó?

Pero volvamos al lío. Jung In, haciendo verdaderos esfuerzos por mantenerse firme y no llorar, le dice a Mae Ri que cuando termine el asunto del drama, devolverá la inversión que su padre hizo en él, y entonces podrá ser libre (para correr junto a Moo Kyul…)

Muy digno, Jung In intenta marcharse, pero ni siquiera puede andar derecho, así que Mae Ri corre a ayudarle y a prestarle su ahombro (ya sabéis que utilizo siempre ahombro, puesto que el apoyo lo dejo para situaciones menos propias de emisión en dramas coreanos, y no digo más).

Pero claro, con un tío tan grande como Jung In (os prometo que debe andar por el metro noventa más o menos… ainsssss, guapo, guapísimo, joer, me acuerdo y me cantidadenamoro por diez minutos en su caso), la cosa no podía ser fácil, así que, cuando él da un tropezón, Mae Ri no puede sostener su peso, y acaban rodando por el suelo juntos.

Benditas puertas abiertas de los dramas coreanos, joer. ¿Es que nadie tiene la costumbre de cerrarlas en este? Moo Kyul llega en ese preciso momento y los encuentra en el suelo, Jung In sobre Mae Ri, sin poder levantarse.

Ooootro ataque de celos bestial de Moo Kyul, nenas. Menos mal que esta vez no le pega, como yo temía, sino que se limita a apartarlo con violencia de Mae Ri, quien intenta explicarle lo que ha pasado. Y aunque al principio todo son gritos, al final, viendo a Jung In totalmente inconsciente a causa de la bebida, acaba por comprender, e incluso es quien, con la ayuda de Mae Ri, lleva a Jung In a su cuarto para que duerma la mona.

Moo Kyul es bueno y comprensivo, pero hasta cierto punto. Y después de lo que ha visto, y de comprobar las situaciones a las que Jung In y Mae Ri pueden llegar juntos, aunque sea por accidente, tiene muy claro que debe sacar a su novia de esa casa. Y lo va a hacer como Siwon manda.

Y así se lo explica a Mae Ri: va a aprovechar la oportunidad del drama para prosperar y demostrarle a Wi Dae Han que es merecedor de su confianza, y va a ser un músico que triunfe para darle a Mae Ri la vida feliz y decente que ella merece.

ME LO COMOOOOOOO. Qué ADOREIBOL.

Cantidadenamorada, chicas, y como todavía no han pasado los diez minutos de Jung In, ando two-timing sin piedad.

Moo Kyul se pone las pilas. Se encierra en casa y comienza a trabajar con tesón. Tiene muy claro sus objetivos, y está dispuesto a alcanzarlos. Aunque no sabe que hay alguien por ahí que tratará de impedirlo utilizando los métodos que sean. Jung Suk le ha puesto vigilancia a Mae Ri, y sabe todo el asunto que se llevan ella, su hijo y Moo Kyul entre manos. Él y Dae Han acuerdan que si vuelven a tener noticias de Mae Ri y el rockero viéndose a escondidas, Jung Suk utilizará métodos más definitivos para quitar a Moo Kyul de en medio. Y esto, chicas, viniendo de Jung Suk, no me gusta nada.

Me da igual que So Young nos dé una mínima alegría, al exigirle a Dae Han que acepte la relación si Moo Kyul y Mae Ri continúan juntos, a pesar de las últimas palabras que tuvo con la chica. So Young es una torpe, y lo que sea que haga sólo puede perturbar momentáneamente a nuestra parejita… pero Jung Suk es peligroso.

Como quiera que sea, el asunto del drama comienza a materializarse. El rodaje se pone en marcha, y todos los implicados se lo toman con muchísimo entusiasmo, incluido Lee An, que desobedeciendo las órdenes de su ladina mánager, se presenta al rodaje con mucha fuerza y determinación. Acabará por caernos bien, y qué demonios, a ver si consigue que Seo Joon se fije en él de una vez y nos la calma un poco. Hacen una pareja estupenda.

Mae Ri pasará también por algún momento de celos, sobre todo cuando Moo Kyul, que se encuentra allí con su grupo para grabar imágenes de la canción, tenga que hacer de doble de las manos de Lee An con Seo Joon, ya que a éste no se le ve demasiado diestro en las tomas con la guitarra. Pero no le faltará el consuelo amigo (o no) de Jung In, y la situación que vendrá a continuación hará que se olvide completamente de sus celos.

La mánager Band irrumpe en pleno rodaje, totalmente descontrolada, y tratando de sacar a Lee An por la fuerza del mismo. El resultado de su forcejeo será que tiren parte del decorado, y que este caiga directamente sobre la pobre Mae Ri, que pasaba por allí.

Sin embargo, ésta saldrá indemne, porque con la rapidez del rayo, Moo Kyul se interpondrá entre ella y el pesado artefacto, protegiéndola con su propio cuerpo.

El acto de Moo Kyul es noble, pero no es menos noble la preocupación que Jung In siente por él en esos momentos. Este chico me derrite cuando pone a los demás por delante de sí mismo.

Y aunque Moo Kyul insiste en que está bien, lo cierto es que tiene su mano derecha herida, así que éstos cuatro acaban en el hospital.

Afortunadamente, la lesión no es seria, y parece que Moo Kyul podrá tocar en el espectáculo de presentación al público del drama, que tendrá lugar al día siguiente. Al salir de la sala de urgencias, es Seo Joon la que acude corriendo hacia él, pero es agarrado a Mae Ri como sale del hospital, jejejeeeeeee. Un gesto es muchísimo más explícito que mil palabras, a ver si la cansina entiende ya que está sobrando, y mucho.

Ya en casa, Moo Kyul se dedicará a descansar para restablecerse totalmente, no sin los cuidados de su Merry Christmas, que no se separará de él en ningún momento, dispuesta a cumplir todos sus caprichos, empezando por tumbarse a su ladito en la cama, como antes, y sin cortina, jejejeeeee.

Allí, juntitos, y mirándose a los ojitos, se dirán unas palabras que nos dejarán derretidas.

“Mary, deseo que cada vez que abra los ojos estés siempre a mi lado. ¿No te irás, verdad?”…

“No te preocupes, estaré siempre a tu lado y cuidaré de ti”.

Ainssssssss.

Y Moo Kyul va a actuar al día siguiente sí o sí. Tiene que ir porque dice que justo antes de tocar “Hello, hello” debe hacer una confesión pública. Todas sabemos a lo que se refiere, lo tenemos clarísimo, ¿pero no estamos locas por escucharlo? SIIIIIIIII.

Un escenón romántico que nos deja con el amor a flor de piel y rebosando, ¿verdad?

¿Pensábais que esta bonita estampa no iba a ser destrozada por el de siempre? Ainssss, seguro que también lo estábais viendo venir. Wi Dae Han los pilla totalmente en plena situación, esta vez no pueden engañarle.

Moo Kyul intenta hablar con él, contarle los planes que tiene para hacer feliz a Mae Ri y darle todo lo que merece en la vida, pero Dae Han no escucha, y se lleva a su hija por la fuerza, encerrándola en casa, y pasándole después el parte a Jung Suk para que intervenga.

El día de la presentación llega, y todo está preparado para que “Wonderful Day” tenga un lanzamiento abrumador. Moo Kyul, a quien todavía le molesta la lesión de su mano, está dispuesto a darlo todo… pero cuando sale de su casa, unos tipos lo meten en un coche a la fuerza.

¿Qué será de él? Son los hombres de Jung Suk, ¿verdad?

De nada sirve que Mae Ri, quien ha conseguido engañar a Dae Han y escapar de casa, lo presencie todo. Es inútil que ella trate de impedirlo, interponiéndose en la trayectoria del vehículo y gritando el nombre de Moo Kyul con desesperación, mientras él hace lo propio desde dentro, viendo cómo ella se está poniendo en peligro para salvarlo.

El vehículo consigue escapar de ella y sale zumbando calle abajo, para impotencia de Moo Kyul, que está siendo retenido por varios tíos, y para desesperación de Mae Ri, que lo ve alejarse sin poder hacer nada, y sin que nadie a su alrededor responda a sus gritos de socorro.

Y así termina este capítulo, en el que pasan cosas muy absurdas, cosas muy bonitas, y cosas muy muy tristes.

Nos quedan tres, chicas, a ver cómo nos resuelven el lío.

Listado de capítulos: Mary Stayed Out All Night.
Esta entrada fue publicada en Actores y Actrices, Doramas coreanos, Dramas, Jang Keun Suk, Marry me, Mary, Mary stayed out all night, Música, Programas de TV, revisión de dramas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Mary stayed out all night 13. Enamorada de Jung In… no, de Moo Kyul… Diosss, aaahhggg!!

  1. Ariane dijo:

    LOL, de este capítulo me llamó la atención la escena del baño : ¿por qué Sukki lleva puesta una toalla en el atada en el pecho, como si fuera una chica?. ¡Odio al nuevo guionista!.
    La verdad es que otra cosa muy curiosa y original del drama es que los malos entendidos duran exactamente un minuto. Nadie se enfada nunca de verdad y es muy raro escucharlos gritar. En general me está pareciendo super-tierna, y estoy deseando conocer el final 🙂
    Ains, qué sinvivir…

    • Nuna dijo:

      Pues yo me hice la misma pregunta que tú, pero achaqué el detalle al pudor que tienen ellos. No les he visto nunca demasiado dados a enseñar pechámen así porque así.

      • LiaWon dijo:

        Hace poco me recomendaron este drama y he intentado verlo, pero las páginas que he encontrado son de malisima calidad xS!! x eso me re alegré cuando vi que habias hecho revisiones de los capitulos, me encanta como escribes 😀 es casi como ver el drama, solo me hace falta escuchar esa voz de infarto de Sukkie oppa 😛 ahhhh!! me morí de la risa cuando vi que habias escrito “como Siwon manda” xD!! ^.^ escribes super bien, son muy divertidas tus revisiones 🙂 sigue asi unnie!! fighting!! ^.^ saludos desde El Salvador 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .